Yo soy Simón es la historia de un adolescente en su último año escolar antes de ir a la universidad, quien entabla una conversación vía correo electrónico con un compañero del colegio que utiliza el seudónimo Blue para salir parcialmente del clóset en un blog escolar y que al final desemboca en un enamoramiento.

Estamos ante una película bastante edulcorada y casta, centrada mucho más en el romanticismo que en el despertar sexual, pero una de sus premisas es cierta: “todos merecemos una gran historia de amor”, también la merece quienes son afeminados, quienes son estrambóticos, quienes no forma parte de una vida privilegiada y quienes viven fuera de las convenciones.

Estas son las razones por las que esta película basada en Simon vs. the Homo Sapiens Agenda, el libro debut de Becky Albertalli, es una recomendación S1ngular.

1. La voz en off

yo soy simon
Cortesía

Su narración en off deja las cosas claras desde el principio “Soy igual a ti… pero tengo un secreto gigantesco.”

2. Lejos del cliché

Esos roles en los que eran encasillados los personajes homosexuales a lo largo de la historia del cine -ya sean cómicos, expertos en tendencias de moda, música pop, con guiños amanerados y personalidades estrambóticas- quedan lejos en esta cinta donde la diversidad sexual es retratada en la cotidianidad de su protagonista.

3. A Simon no lo atormenta su preferencia sexual

yo soy simon
Cortesía

A diferencia de otros personajes LGBT+ en el cine, lo que al protagonista de Yo soy Simón realmente le preocupa, no proviene de su interior si no de su entorno, cuando la pregunta no es ¿por qué soy gay? sino ¿por qué debería ser esto un secreto?

4. Un idilio conocido pero diferente

Nunca se habían visto romances adolescentes en un entorno escolar protagonizados por la diversidad sexual, lo cual parece darle a la película del director Greg Berlanti un matiz de transgresión.

5. Una millonaria salida del clóset

yo soy simon
Cortesía

Yo soy Simón marcó la salida del closet de 20th Century Fox, al ser el primer gran estudio de Hollywood en aventurarse con una producción del género protagonizada por un joven homosexual. La cinta le ha representado ganancias mundiales cercanas a los 50 millones de dólares, según el portal IMDb.

Por Jonathan Saldaña