De ser cierto que Daniel Day-Lewis se retira con Phantom Thread, el británico lo hará como uno de los más grandes actores sobre la Tierra.

Por Enrique Navarro

 

Mientras The Shape of Water, The Post y Three Billboards Outside Ebbing, Missouri acaparan las conversaciones del Oscar, hay una cinta de extrema elegancia que podría dar la sorpresa, o quedar en la historia como un cuadro cinematográfico de profunda belleza: Phantom Thread.

Aquí te damos cinco puntos para que la consideres como una fuerte opción en esta temporada de premios.

Daniel Day-Lewis
Publicidad

El británico ha anunciado su retiro; no dio razones, pero su publicista lo confirmó a poco de estrenar Phantom Thread. De ser así, la industria cinematográfica estaría perdiendo a uno de los mejores actores de su generación y esta película lo demuestra.

Lleva a su personaje Reynolds Woodcock de la sutileza de un modisto a lo quisquilloso y controlador de un hombre que ha tenido todo. Sus gestos y andares pausados son una delicia.

Foto: cortesía IMDB.

 

Estética

En la cinta, dirigida por Paul Thomas Anderson, todo es bello y elegante. Las calles de Londres, los vestidos confeccionados por el protagonista, el acento inglés, la paleta de colores, la fotografía.

La historia

Reynolds Woodcock (Daniel Day-Lewis) es un diseñador de modas que conoce a Alma (Vicky Krieps), una mesera a quien decide llevar a casa como musa y modelo para sus creaciones. Entre ellos nace una amor incontenible, o algo parecido, manchado por actitudes perturbadoras.

Foto: cortesía IMDB.
Música

Cuando hablamos de elegancia en la cinta, también nos referimos a lo que hizo Jonny Greenwood. Sus pianos están llenos de sutilezas y acompañan cada cuadro como si las notas fueran pinceladas. Logra meter al espectador a la cinta sin que éste se de cuenta.

Sus nominaciones

Phantom Thread compite en seis categorías del Oscar: Mejor Actor, Mejor Actriz de Reparto (para Lesley Manville), Mejor Score Original, Mejor Diseño, Director y Película.