Podría uno pensar que nadie querría tener en su vitrina una estatuilla Razzie, pero los siguientes famosos se lo tomaron con buen humor.

Por Enrique Navarro

 

Escuchar tu nombre, levantar la estatuilla, dar un discurso de agradecimiento, no hay artista involucrado en la industria cinematográfica que no quisiera vivir esto… salvo que se trate de los premios Razzie.

Desde 1981 esta ceremonia, creada por el publicista John Wilson, premia con un racimo a lo peor –y más aburrido- de la industria cinematográfica.

Publicidad

Por eso, lo común es que los nominados a esta gala, previa al Óscar, pretendan olvidarse de ello y simplemente no les importe si “ganan” o no. Pero hay algunos que lo toman con humor y que hasta preparan unas palabras antes semejante “reconocimiento”. Aquí algunos ejemplos.

Halle Berry

En las repisas de esta actriz hay dos figuras que brillan. Una está bañada en Oro, y es su Óscar a Mejor Actriz por Monster’s Ball y otra es una pieza pintada con spray dorado y se trata de su Razzie a Peor Actriz por Catwoman.

Cuando en 2005 se hizo de este honor, la actriz apareció con los dos premios simulando una emoción incontrolable.

Sandra Bullock

Esta ganadora de la Academia no se salvó de los Razzie. Por eso, en 2010, cuando llegó  por su premio por All About Steve, se burló del comité que la eligió como Peor Actriz. “Sé qué hay 700 miembros aquí y si gané, es porque la mayoría votó… eso serían como 352 personas”, dijo.

Ben Affleck

El actor tiene más premios Razzie que Óscares. En 2004, los organizadores le otorgaron un racimo dorado por tres películas que lanzó en el mismo año: Pacychek, Daredevil y Gigli. Ben apareció públicamente con su “premio” en el show Larry King Live. Curiosamente, la estatuilla fue subastada en eBay, por The Golden Raspberry Award Foundation, consiguiendo mil 375 dólares, que se usaron para rentar el Teatro Ivar, para la ceremonia del año siguiente.

Bill Cosby

Por Leonard, en 1988, el comediante ganó en un solo año el Racimo de Oro a Peor Película, Peor Guión y Peor Actor. Cuando supo de su hazaña, el también actor contactó a John Wilson y le exigió una estatuilla y amagó: “y si no es de oro, iré a la prensa”.

Tom Green

Peor Guión, Peor Director, Peor Película, Peor Pareja en Escena y Peor Guión. Y todo esto por la cinta Freddy Got Fingered. A esa ceremonia, realizada en 2002, el cómico llegó con su propia alfombra roja y la desenrolló frente el teatro para desfilar en ella. Luego, al recibir sus premios, tocó la armónica sin decir nada más.