La actriz pidió ayuda para asimilar la vertiginosa fama que le llegó con el personaje de Rey.

Por Enrique Navarro

La fuerza es tan poderosa que si no se controla puede llevarte al lado oscuro…

Algo similar vivió la actriz británica Daisy Ridley, quien, ante la fama vertiginosa que adquirió por su papel de Rey en Star Wars: El Despertar de la Fuerza, prefirió buscar ayuda.

“Star Wars me llevó a terapia”

“Star Wars me llevó a terapia”, dijo la actriz al diario inglés The Telegraph, y continuó: “desde que era adolescente he sufrido ansiedad, tendría que haberlo hecho mucho antes, pero de repente me di cuenta de lo bueno que es hablar de estas cosas”.

Aunque aseguró se ha sentido acogida por el elenco y crew de la saga espacial, necesitaba un tiempo para sí misma.

“Vivir todo esto junto al mismo grupo de personas a veces es maravilloso, pero a veces también es muy bueno apartarte y realmente procesar lo que está pasando y cómo me sentía con todo ello.

A un par de días de estrenar Star Wars: Los Últimos Jedi, filme en el que repite su papel de guerrera, la británica reveló que lidiar con la fama fue algo que incluso compartió con su madre.

“Sé que también fue muy difícil para mi madre. Para cualquier madre, es difícil que su hija pequeña de repente sea algo de lo que la gente reclame partes. Algunas veces siente que me he limitado sobre hablar de las cosas buenas y malas porque nunca he querido parecer mal agradecida. La oportunidad que tengo es algo extraordinario, pero no siempre es fácil”, reveló.