¡Ya llegó la llamada Cuarta Transformación!… Y no nos referimos a otra cirugía de Lucía Méndez o la Vero Castro, pues ellas ya están más allá. Hablamos de una de las promesas de AMLO y su nuevo gobierno que entró en funciones este sábado.

En el Palacio Legislativo de San Lázaro, el tabasqueño tomó protesta como presidente de México, un momento que ya soñaba desde hace tiempo. Incluso, ya se había puesto una banda “pidata” en el 2006, cuando fue presidente legítimo.

Y todo era felicidad al principio. Peña entregando la banda presidencial, aplausos, sonrisas, hasta que López Obrador tomó la palabra y empezó a hablar de los robos por parte de gobiernos “neoliberales”… entre ellos el saliente .

Publicidad

Gasolinazo, reforma energética, para el ahora expresidente parecían pedradas y pedradas que no tenían fin.

Sí, las caritas de Peña siempre serán buenas para memes.

No tuvo de otra más que hacer dibujitos para entretenerse.

Ni como escaparte de ese momento incómodo, lo bueno que sólo será hoy.

Porque AMLO aseguró en su discurso que no se dedicarán a perseguir los delitos de administraciones anteriores.

Pero hubo otro personaje que llamó la atención de muchos en la toma de protesta de nuestra cabecita de algodón, y no, no fueron los invitados de renombre en la ceremonia.

Muchos quisieron ser su incondicional.