El tabú que implicaba hablar del VIH y del sida a inicios de la década de los 80 se trasladó por años al cine y la televisión. Ya entrada esa década comenzó a hablarse del tema y a haber muy buenos trabajos que lo abordaron de forma respetuosa, seria y ética.

Aquí te presentamos seis producciones de diferentes épocas cuyas tramas y realizaciones te darán un panorama de este tema.

Élite, 2018

Es una de las series del momento y en parte se debe porque aborda temas de gente joven que, sin duda, incluyen el contagio de enfermedades y virus, como el VIH. En este caso se trata de Marina, una de las protagonistas. A sus 16 años, siendo heterosexual y proveniente de una familia clase social alta, es portadora luego de que un exnovio la contagió. Sólo sus padres no quieren tocar el tema. El personaje rompe tabúes también porque sus compañeros y parejas, que están al tanto de su situación, conviven con ella sin discriminarla.

Publicidad

Angels in America, 2003

Han pasado 15 años desde el estreno de esta miniserie que rompió esquemas con su trama filosófica enlazada con hechos concretos referentes a la homosexualidad. La aceptación de esta, los conflictos que causa y el VIH/sida, son los principales. Su formato, que podía ser visto en capítulos o como una larga película en partes, también fue innovador. Ganó prácticamente todos los premios de la televisión, y destacan los otorgados a Al Pacino y Meryl Strepp, que encabezaron el reparto. No podía ser de otra manera.

The Normal Heart, 2014

Esta película para televisión está ubicada en el centro de la crisis por el VIH/sida. 1985, un momento en que la enfermedad ya era una pandemia que, además, se relacionaba a la gente homosexual. Un grupo de activistas y médicos conscientes del asunto empieza a trabajar para eliminar el estigma de que sólo las personas gays se contagiaban. Buscaron hacerla visible, con el fin de apoyar una situación que empezaba a rebasar a la sociedad estadounidense. Mark Ruffalo, Julia Roberts y Jim Parsons son los protagonistas.

Philadelphia, 1993

Es la película que, en su momento, mostró a escala planetaria parte de la cruel realidad del sida. El rechazo a los portadores, los estigmas, los estragos físicos en el enfermo y los emocionales en su familia. La realización de Jonthan Demme, la canción de Bruce Springsteen y las actuaciones de Tom Hanks (que con esta película pasó de actor de comedia a actor “serio”) como el enfermo y Denzel Washington como el abogado que a regañadientes defiende su causa, formaron un dream team que fue más allá del cine. Creó conciencia en muchas personas sobre la enfermedad y el filme fue un éxito en taquilla, ganando dos Oscar, uno fue para Hanks y el otro para Springsteen.

Todo sobre mi madre, 1999

Es conmovedora. No sólo por el tema del sida sino por cómo lo integra a una realidad más amplia. La enfermedad es uno de los ejes, pero los otros son las emociones positivas y negativas alrededor de la búsqueda de una mujer (Cecilia Roth) del padre de su hijo para anunciarle que ha muerto. Eso la lleva a toparse de frente con alguien que padece la enfermedad (Penélope Cruz) y a la que apoya, al inicio porque al parecer no le queda de otra pero el amor y la compasión (que no lástima) la vencen. Este es un clásico de Pedro Almodóvar que conquistó al mundo. Cuando la veas sabrás por qué.

Dallas Buyers Club, 2013

No sólo fueron los 22 kilos que perdió Matthew McConaughey para hacer el papel. Esta película cuenta la historia real de Ron Woodroof, un heterosexual, homófobo y oportunista con VIH. Él empieza traficando y vendiendo drogas para paliar los síntomas del virus y la enfermedad pero termina luchando por los derechos de los enfermos de sida. En este tránsito aprende a aceptar (primero por conveniencia) y a apreciar a Rayon (Jared Leto), una mujer transgénero. No son pareja romántica, algo que hace más entrañable su relación en medio de la tragedia. La actuación le supuso un Oscar a McConaughey, quien dice que eligió el rol porque reflejaba a un hombre “increíblemente humano, sin sentimentalismos”.