Adiós EPN, el sexenio terminó. Y así como cuando acaba la preparatoria y en las reuniones de despedida comienzan a rememorar los mejores momentos de la generación, es la ocasión para recordar estos grandes momentos en los que el ahora expresidente nos dejó ver su sentido del humor y su personalidad arrasadora.

Sabemos que Enrique Peña Nieto pasará a la historia por muchas razones. Nadie negará que estas 5 son dignas de ser consideradas.

La Biblia

Todavía no era presidente de la República y ya nos había regalado un momentazo. Este hecho lo acompañará toda su vida. Una pregunta obvia a cualquier invitado a la FIL de Guadalajara es: ¿Cuáles son tus libros favoritos? Peña pensó que no era necesario formular una respuesta a este cuestionamiento y pues, siempre estará a la mano La Biblia.

Publicidad

Mordida, Mordida 

No se cumplen 49 años todos los días. Por esa razón se le organizó un bonito festejo al Presidente durante un acto público en Guerrero. En medio del tradicional “mordida, mordida”, y las fanfarrias sonando por las bocinas, la rebanada de pastel cayó al suelo antes de llegar a su boca.

Juego de manos

¿Se acuerdan cuando Enrique Obama y Justin inventaron un saludo? Ese bello momento ocurrió en Ottawa cuando el primer ministro canadiense intentó saludar a sus dos homólogos al mismo tiempo, despertando una confusión absoluta en el líder mexicano. Pero no quedó ahí la cosa. Cuando ya se despedían de los medios, Justin y Obama se regresan a platicar detalles del edificio que tienen a sus espaldas, dejando fuera de la conversación al mexicano. Feos. 

Lord Coral IFAI

Una confusión la tiene cualquiera y pues tampoco es tan fácil saberse el significado de las siglas IFAI. Lo cierto es que Enrique se puso muy nervioso cuando intento decir que el Instituto de Información y de Acceso… de Información y de Acceso a la Opinión Pública o algo así.

Todo, todo, todo lo que me sobra

Quiso caer bien y mostrar el cariño como “lo hacen los chavos”. Por esa razón, en su último Grito de Independencia se aventuró a mandar todo su amor al pueblo de México, uniendo sus manos para conformar un corazón. Nadie entendió su ternura inspirada en el gran Walter Mercado.