¿Eres de los que creen en esa teoría conspirativa de que los estadounidenses realmente no pisaron la Luna en 1969 y que todo fue un montaje? Bueno, los rusos (esos exarchirrivales de los gringos en la Guerra Fría) se han mantenido firmes en esa idea, o al menos así lo dejó ver el director de la Agencia Espacial Federal Rusa (Roscosmos) Dimitry Rogozin.

Durante una conferencia de prensa en Moldovia, Rogozin habló este fin de semana de un programa conjunto con la NASA que busca preparar a la tripulación de la Estación Espacial Internacional para trabajar bajo las condiciones extremas y “menos confortables” de la órbita lunar, considerando que la estación se debe mantener a una distancia de 400 kilómetros.

La cabeza de Roscosmos aseguró que se está desarrollando un sistema de transporte que vuele a la Luna y trabaje en su superficie, con miras a que se pueda instalar más adelante una base lunar completamente habitable. Desde 1972 no ha habido otra misión tripulada en este satélite natural.

Publicidad

A la pregunta del presidente moldavo sobre si los estadounidenses realmente estuvieron en la Luna, el directivo ruso respondió en tono de broma: “Nos hemos puesto ese objetivo para volar y verificar si estuvieron ahí o no”.

Y es que ahora que está por cumplirse medio siglo del famoso alunizaje protagonizado por Neil Armstrong, Buzz Aldrin, y Michelle Collins, todavía hay quien duda de este hecho histórico. Un montaje creado por el mismo Stanley Kubrick en el desierto de Nevada, aseguran algunos.

Entre los argumentos que se dan para esta teoría conspirativa es, por ejemplo, que la bandera de Estados Unidos se mueve cuando no debería por la falta de aire.

A los cosmonautas rusos les recomendamos que vayan viendo First Man de Damien Chazelle, pues ahí tienen una pista que al parecer dejó Armstrong y que les ayudará mucho a comprobar que los gringos les ganaron la carrera hacia la Luna.