Ya sabemos la imagen que tendrá el gobierno de la CDMX en los próximos seis años. Adiós al rosa, hola al verde. Sin embargo, si desde que se presentaron los diseños finalistas ya se señalaban presuntos casos de plagio, el ganador tampoco se salvó.

Para nosotros, a primera vista son dos clips entrecruzados, aunque apunta a una referencia histórica, mucho más antigua que todas las presuntamente afectadas. Se trata del Códice Mendocino, ordenado tras la conquista española de México-Tenochtitlan, por el entonces virrey Antonio de Mendoza, con el fin de conocer el panorama político, económico y social de este imperio mesoamericano.

Ahí se ve un glifo de oro que en el nuevo logo de la GCDMX se simplificó más, algo más conceptual, pues el autor de la propuesta también incluye el tejido social. Ahí está el detalle, diría Cantinflas.

El diseño es similar al de una banda de metal progresivo de Monterrey, Neural FX. Ellos aseguran que la han usado desde 2009 y que tomarán cartas en el asunto si es necesario.

En una publicación en Facebook este martes, el fundador de la agrupación, René Montt, agradeció al fan que haya hecho posible esta viralización. Incluso hicieron una encuesta en Twitter en la que han participado más de 4 mil personas, de las cuales más del 80% ve plagio en el logo.  

Pero a ver, dejemos a un lado las teoría de conspiración, los memes siempre nos tienen la respuesta indicada para todo.

El logo puede que sea una alusión al poder Godín y sus herramientas más representativas.

A lo mejor es una inspiración que encontró en algún lado nuestra próxima Jefa de Gobierno.

Esa marca de detergente, la del chaca-chaca, también debería poner una queja.

Algo tendrá que contarnos la Sociedad Numismática de Puebla, de seguro ya era bien metalera desde su fundación.

¿Y qué nos dice Natalia Lafourcade de este polémico asunto?

Sea lo que sea, no hay nada nuevo, por lo que reiteramos nuestra petición a la Jefa de Gobierno electa al estilo de Puri: “¡Contéstame Claudia!”