Dos kilos de cadera no es cadera… ni un kilo tal cual. El próximo viernes 16 de noviembre, científicos de varios países del mundo se reunirán en París para hacer modificaciones al Sistema Internacional de Unidades (sí, ese que te hacían aprender a la fuerza en la primaria), entre ellos el kilogramo.

Sabemos que la doña de las tortillas o en el mercado nunca te dieron el kilo correcto, y alguna vez quisiste hacerte como #lordsecancelatodo buscando las mañas en las básculas del súper, pero quizá vivíamos en el error sobre el verdadero peso de las cosas.

Publicidad

Todo esto se realizará en la Conferencia sobre Pesos y Medidas en el Palais des Congrès en Versalles.  Según la Oficina Internacional de Pesas y Medidas (BIPM, por sus siglas en franchute) la decisión se basará en definir las unidades en términos de constantes que describan el mundo natural y ya no en objetos materiales como ha sido hasta ahora.

Sí, así nos quedamos también nosotros, pero según describe una científica al periódico Clarín, estas constantes se refieren a la velocidad de la luz, la carga del electrón y la constante de Planck… Ok, seguimos igual, aunque este último concepto, perteneciente a la física cuántica será la nueva referencia en cuanto al peso.

Pues bien, la constante de Planck sustituirá al kilogramo, que no es más que un cilindro hecho de platino e iridio que resguarda el mismo BIPM, y que ha sido el referente de peso en casi todo el mundo por más de 130 años. Igualarlo de manera exacta, obvio es imposible, pero la “constante” de la física cuántica puede usarse donde sea y cuando sea.

Lo mismo pasará con las revisiones de otras unidades como el kelvin, la mole, el ampere, todo esto con el fin de que también sean compatibles con las nuevas tecnologías, incluyendo las cuánticas.

Así que por ahora sigue preocupándote por esos kilitos de más que pueden subir en este Guadalupe-Reyes, porque este ajuste (de aprobarse) se dará hasta mayo de 2019.