Aunque no estuvo cerca de una medalla en los Juegos Olímpicos de Río 2016, el simple hecho de clasificar a la máxima justa deportiva internacional y representar a México en la rama femenil ya era un gran logro para la gimnasta Alexa Moreno.

Pero en aquel entonces, la atención de algunas personas en el país no se enfocó en la presencia de una atleta mexicana, sino por su físico. Con una estatura de 1.47 metros y un peso de 52 kilos, llegó a ser comparada con otras competidoras hasta convertirse casi la cosa en bullying.

“No soy un robot que no siente”, dijo entonces la gimnasta en una entrevista para la BBC, sobre los comentarios negativos que inundaban las redes sociales.

Este viernes 2 de noviembre, Alexa vuelve hacer noticia, al hacer historia en el deporte nacional al ser la primera mexicana en subir al podio de un campeonato mundial de gimnasia. La joven de 24 años se colgó la medalla de bronce en la prueba de salto. Alexa compartió el podio con la estadounidense Simone Biles, quien se quedó con el oro.

“Tenemos esa posibilidad de estar en el alto nivel, y es impresionante porque, sabiendo que podemos estar ahí y puede ser real, puedo seguir soñando. Porque puede ser verdad”, fueron las declaraciones de la gimnasta tras la premiación.

Alexa obtuvo una puntuación de 14.600 en su primer salto, mientras que en el segundo fue de 14.416, logrando un promedio 14.508 aseguró el bronce en la prueba de salto de caballo.

Ver esta publicación en Instagram

WWC 2018

Una publicación compartida de Alexa Moreno (@alexa.moreno8) el

Ahora sí que este resultado se convierte en una verdadera bofetada para quienes la criticaban hace dos años.