Ya como comisionado de cultura en la Cámara de Diputados, el legislador y actor Sergio Mayer ha querido demostrar que está en el lugar correcto ante las críticas. Esta vez quiso compartirnos un poco de “cultura gratuita” con links para descargar libros.

Sólo un pequeño detalle, las ligas que subió llevaban a un sitio que no tenía permisos de las editoriales para sus descargas (tenemos un diputado pidata). Así que de nuevo, Mayer, quien ha dicho que no se necesita ser Sócrates para presidir la cultura en el país, fue la comidilla en redes.

El diputado de Morena borró el tuit y puso uno nuevo con ligas de libros de dominio público, ya para no meterse en problemas. 

La verdad es que no sabemos si compadecer al pobre o seguir burlándonos de él, pues las discusiones con los tuiteros no han sido sobre el futuro del país, sino correcciones sobre sus tuits (no olvidemos su reclamo a la Profeco por la muerte de los manatíes).

Unos tuits antes de las famosas ligas (no las de Bejarano), el debate de nuestro Sócrates se había enfocado en la palabra en inglés “library” que Mayer tradujo literal como “librería” en un live que hizo desde Washington.

La justificación del legislador morenista hizo más grande la bola de nieve de los trolleos cuando dijo que en el inglés no existe la palabra “biblioteca”. Al final agradeció las “opiniones” e invitó al “diálogo”, y no de Platón.

Ahora seguimos esperando cuál será su próxima metida de pata.