Por: Gabriela Trujillo 

El movimiento estudiantil que sacudió al país en el 68, no habría sido el mismo sin la identidad que los estudiantes crearon para mover e informar a los ciudadanos. Las voces se hacían escuchar con carteles y panfletos anónimos que se repartían de mano en mano entre las calles. Para evitar la represión se trabajó de forma colectiva. Estudiantes y artistas plasmaron las demandas con imágenes fuertes y claras. 

A 50 años del movimiento estudiantil, no solo se reactiva la memoria. La misma máquina de impresión Chandler que ayudó a propagar el movimiento en aquella época vuelve a generar comunidad con nuevos trazos, pero con la misma convicción.

A partir de un diálogo entre alumnos de la Facultad de Artes y Diseño (FAD) y miembros del movimiento del 68, los estudiantes generaron su propia gráfica. Carteles que se entregan de mano en mano, y que por el momento solo se pueden conseguir de esa forma, definen un discurso ante el panorama político actual de una generación distinta con nuevos retos y demandas.

“El rescate de la Máquina y 45 cajas de tipos móviles (de las 120 que se tenían registradas) busca rescatar la idea de ‘patrimonio cultural’ desde lo impreso y lo ideológico como un factor de consolidación comunitario”, explica Rubén Cerrillo, Coordinador Académico de la Licenciatura en Diseño y Comunicación Visual de la UNAM.

País de creadores

Por otro lado, el Instituto de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana, convocó a una exposición colectiva que reúne el trabajo de 100 reconocidos diseñadores de 14 entidades del país, una visión y compromiso social de generaciones distintas se inaugura hoy en cinco universidades simultáneamente. 

“MÉXICO 68/18 CIEN CARTELES”  estará expuesta a partir de este 2 de octubre en la Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad de Guadalajara, Universidad Autónoma de San Luis Potosí y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Te dejamos aquí, una muestra de lo que puedes encontrar en estas exhibiciones.