Por Aldo Villagrán
 
Creado en la década de los 40, el Guasón es un villano muy reconocido y querido por la mayoría de los fanáticos de la industria del cómic (y algunos cinéfilos que lo han visto en la pantalla grande y se han enamorado de él en un instante). Hablar de su historia es tan complejo como lo es comprenderlo.
 
Oficialmente no existe ninguna historia verídica del pasado de este peculiar personaje y como él describe con sus propias palabras “cada vez recuerdo algo diferente y prefiero que mi historia sea una respuesta de opción múltiple”. Desde un accidente químico hasta agresiones por parte de su padre, El Guasón es probablemente el personaje más complejo de la ficción jamás creado así que partiendo de ahí, imagina el reto que debe ser interpretarlo.
 
Muchos grandes lo han hecho de manera efectiva y algunos otros han caído en el intento. ¿Por qué? La respuesta es simple. El Príncipe del crimen ha sido escrito de muchas maneras distintas en la historia del cómic. A veces como un sencillo comediante que gusta de hacer bromas y algunas otras como un oscuro asesino psicópata capaz de matar niños con el simple objetivo de gozar con lo que hace. Así sin motivos.
 
El turno es de Joaquin Phoenix y el reto es grande, pues en esta ocasión su personaje estará basado en la historia más fuerte y reconocida del personaje, la escrita por Allan Moore para “The Killing Joke”.
 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Arthur.

A post shared by Todd Phillips (@toddphillips1) on

 

La historia del Guasón

 
En esta peculiar historia la naturaleza del payaso es desarrollada al límite contando uno de los posibles orígenes del mismo cuando años atrás trabajaba como comediante y el dinero era insuficiente para mantener a su esposa embarazada. Estos hechos lo llevarían a involucrarse en un crimen y a sufrir el terrible accidente que desfiguraría su rostro y torcería su mente por completo.
 
Debido a las fuertes imágenes y violencia que se presentaron en la historia, esta no vio la luz hasta 5 años más tarde y todos pudimos observar con cada viñeta el sadismo a todo su esplendor.
 
Un disparo a quemarropa a Bárbara Gordon (la hija del famoso comisionado) la dejaría paralítica para después fotografiarla desnuda y torturar con ello a su padre con el simple afán de “demostrarle al mundo que es más sencillo acercarse a la locura y un mal día puede hacerse que hasta el más cuerdo de los hombres enloquezca”.

Guason

¿Logrará el éxito obtenido por algunos de sus predecesores como Jack Nicholson y Heath Ledger? ¿O se quedará en el intento como nuestro querido Jared Leto?
Lo que es un hecho es que nuevamente un gran actor versátil y quien no necesitará mucho maquillaje que digamos, interpretará al payaso en la pantalla grande y a nosotros sólo nos resta esperar la versión mas sádica y caótica del personaje.