Nadie dijo nunca, que fuera una buena idea que Sergio Mayer se postulara como diputado federal por Morena. Peor tantito, que resultara electo. Pero ya entrados en el optimismo que invadió a algunos mexicanos el pasado 2 de julio, nadie creyó que el exgaribaldi fuera a regarla, o por lo menos no tan rápido.

Sin embargo, la vida no es perfecta y tan pronto como pudo, se fue a poner en el ojo del huracán. Y como era de esperarse, las redes sociales se han encargado de reprocharle sus deslices.

Por si no te acuerdas, estas son las tres veces (hasta ahora) que Sergio Mayer la riega de manera pública.

Confundir a Profepa con Profeco

Todo ocurrió en su cuenta de Twitter cuando intentaba hacer la buena labor del día, denunciado la muerte de manatíes en Tabasco.

Publicidad

Hasta ahí, todo bien. El problema es que en lugar de hacer el reclamo ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), arrobó a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para que se encargara del problema.

Después del resbalón, Mayer borró el tweet, pero el daño ya estaba hecho. Mientras, los trolls se encargaron de exhibir su error.

No le alcanzará el sueldo como diputado

Apenas habían pasado unos días, cuando volvió a causar gran polémica. Esta vez el exstriper para señoras dijo que su sueldo como legislador no le alcanzará para solventar el tipo de vida que lleva. Por eso, lo seguiremos viendo (por desgracia) en programas de televisión. Eso sí, sólo será cuando se encuentre en receso porque su deber con la ciudadanía es primero.

Confundir a Jordi El Niño Polla (actor nopor) con un estudiante destacado

Pues ya en el marco de las confusiones, y haciendo segunda a Marcelo Ebrad cuando confundió a Mia Khalifa con una “alumna destacada”, nuestro querido diputado también cayó en la trampa.

Resulta que un internauta muy listillo le mandó un mensaje en el que le decía que su hermano (El Niño Polla, que obvio no es su hermano) era un gran estudiante que se había ganado una beca para estudiar en Harvard, tras ganar el primer lugar en un concurso de física cuántica.

Entonces, muy en su papel como servidor público retuiteó la publicación, y mejor aún para los bullys, agregó de su cosecha un bonito pensamiento.

¡Ay nuestro Sergio! Pero esta vez fue más astuto que el día de Profeco y borró el mensaje a los tres minutos. Pero bueno, qué le decimos si existen los screenshots así que aquí va la imagen que lo comprueba todo.

Aunque es triste tener gobernantes de ese nivel, lo único bueno es que ya sabemos quién va a suplir a Peña Nieto en el meme nuestro de cada día.