El arraigo de la corrupción en la cultura mexicana nos hace hasta dudar en prácticas dentro el Maratón de la CDMX. Nos referimos a aquellos que no completan los 42 kilómetros de la carrera, y presumen la medalla.

En 2017, hubo incluso cuentas en redes dedicadas a evidenciar a estos corredores. Algunos valiéndose hasta del metro para cortar su ruta. Pero llamarlos tramposos, la línea es muy delgada. El director del Maratón Telcel Ciudad de México, Javier Carvallo, asegura que aunque son miles esas cifras, “no tienen fundamento alguno”.

“Puede darse el caso de que inicies y sufras alguna molestia o lesión. En ese caso, se abandona la ruta, lo cual no se puede catalogar como trampa. Los que ingresan en algún punto distinto a la linea de salida, y cruzan la meta, definitivamente están realizando una carrera fraudulenta”, señaló.

Y si es polémico llamar “trampa”, para Carvallo es una falta de respeto. “Para quienes hemos corrido al menos uno y sabemos del esfuerzo y sacrificio que conlleva. Definitivamente es frustrante ver personas metiéndose a falta de pocos kilómetros”. Nomás imagínese a los que se meten a la cola de las tortillas.

De cierto modo es lógico, desde un principio se sabe que la carrera es de 42.195 kilómetros y la medalla es para quien la completa. Para eso existen otras carreras de otras distancias, según comenta Arturo Palafox, editor de Deportes en el Diario 24 Horas.

“El que realmente quiere correr un maratón no sólo se inscribió y lo corrió, sino que pasó meses de preparación. Por eso creo que inscribirte y no completarlo es una falta de respeto, primero para sí mismos, y después para los demás competidores”, explica. 

¿Culpable o no?

Ariel Velázquez, jefe de Información de El Universal Deportes, considera “cada quien le da el valor a sus logros como corredor”, por lo que no ve mal que alguien que no completó la ruta del Maratón de la CDMX quiera recoger una medalla. Aunque sea sólo por satisfacción. 

“Si los élite se saltaran un tramo, entonces sí podríamos hablar de trampa, pero decir que toda esta gente que no tiene el recorrido completo es tramposa no me parece bien”, comentó.

Pero esto no es un problema que afecte al Maratón de la CDMX. Y más cuando busca la etiqueta dorada de la Federación internacional de Atletismo. Realmente son otros aspectos de la carrera que el organismo toma en cuenta. Ya quedará en las consciencias de cada uno si merecían o no esa medalla con la letra “O” de México.