Dicen las abuelitas que ya viene la “temporada de temblores”, como si los terremotos pudieran predecirse (de cualquier modo tocamos madera mientras escribimos esto). Lo cierto es que, aunque estamos muy acostumbrados a que se nos mueva un poquito el piso, la ciudad ha sufrido el azote de otras plagas apocalípticas. ¿No nos crees? Acá te las contamos:

Epidemia de viruela

El 20 de septiembre de 1779, el virrey Martín de Mayorga anunció que la temida viruela (que diezmó a la gran Tenochtitlan) había regresado a la ciudad. Un médico francés de nombre Esteban Morel, le propone una muy primitiva, pero efectiva, vacuna, aunque muy pocos le hacen caso y fue condenado la Inquisición. El resultado: para diciembre había 22 mil muertos en las calles

El ataque de los perros

En 1790, los perros callejeros se habían adueñado de la Nueva España. Decenas de personas habían sido atacadas por jaurías y se decretó el toque de queda. El Virrey de Revillagigedo ofreció un real por cada perro muerto. Al cabo de varios meses, más de veinte mil canes habían sido sacrificados. ¡Qué horror!

La gran montaña de caca

Publicidad

En 1890 no había un solo baño público en todo el Centro Histórico. Así que la gente que tenía necesidad, simplemente se bajaba los pantalones y defecaba a media calle. Detrás de la Catedral se hacían grandes montañas de caca que se paleaban cada ocho días. Debido a estas condiciones insalubres, una epidemia de tifoidea ¡mató a 80 mil chilangos en pocos meses!

apocalipsis cdmx

La última gran inundación

En julio de 1951 un aguacero cubrió la capital del país. Durante 40 horas llovió sin parar y el desagüe resultó insuficiente para drenar el agua. El agua subió medio metro por todas las calles y más de un millón y medio de personas resultaron afectadas. Se cayeron casas en la colonia Guerrero y el gobierno tuvo que poner en marcha un sistema de lanchas. Pasaron tres semanas antes de volver a la normalidad.

La rata gigante

En marzo de 1981, los periódicos daban la noticia de que los locatarios de La Merced habían visto una rata de 1.50 metros de largo. Presumiblemente, pesaba más de 50 kilos. De repente dicho animal fue visto en el mercado de Aragón. El pánico se apoderó de la gente, aunque las autoridades dijeron que era falso. Se dice que la capturaron, y se exhibió en el zoológico de Aragón, pero no hay fotos que lo demuestren.

apocalipsis cdmx

Lluvia de ceniza

El 30 de junio de 1997 la CDMX despertó casi a oscuras. Los noticieros informaban que el Popocatépetl había arrojado una gran columna de ceniza que cayó sobre el valle. Las casas, autos y calles se cubrían de un polvo grisáceo de varios centímetros de espesor. De inmediato, las autoridades pidieron a la población que barrieran todo, porque algunos estaban echándole agua, causando una pasta que tapó coladeras. Un desastre. Este evento se repitió con menor intensidad en 2003.

Trompetas del apocalipsis

En 2012 se oyó un sonido similar a una trompeta en los cielos de Monterrey, Mazatlán y la CDMX. Hay muchos videos en YouTube que registran este fenómeno (que algunos llaman “cielomoto” o terremoto del cielo), aunque muchos de ellos son falsos. Los científicos dicen que son sonidos naturales causados por la corteza terrestre. Misteriooo.

La pandemia de influenza AH1N1

El 29 de abril de 2009, la OMS declaró que la influenza causada por la cepa AH1N1 (también conocida como gripe porcina), se elevaba al nivel de pandemia. La CDMX se volvió loca. Se cerraron las escuelas, la gente no salió a las calles y solo se trabajó lo indispensable. Al final murieron cerca de 400 personas y, aunque muchos dicen que solo fue un invento del gobierno, no sabemos qué habría pasado de seguir las actividades con normalidad.

apocalipsis cdmx