Este lunes más de 25 millones de alumnos regresaron a clases. Más allá del caos vial que ocasionaron, al menos en la CDMX, nosotros encontramos similitudes entre el regreso a clases y la vida godín.

¿Coincidencia? ¿Será que la vida -verdadera escuela- nos prepara para el futuro? Aquí nuestras reflexiones mientras estamos atorados en el tráfico y las señoras hacen tercera fila con sus camionetas.

Levantarse temprano

A nadie le gusta madrugar. Ni a los godínez de cepa pura, ni a los estudiantes que se desvelaron en domingo en sus redes sociales. Así, que si algo tienen en común ambos tipos de personajes, es su desagrado ante la vida a la hora que suena el despertador.

regreso a clases godin godinez

No se te olviden tus tuppers (o lonchera)

Tanto los que trabajamos, como los alumnos, tenemos una misión cada día: Cuidar los tuppers de nuestra esposa o madre. Perderlo equivale a un pecado mortal que nunca, nunca nos perdonarán. Por cierto, cuando eres estudiante no le llamas tupper, sino lonchera.

godinez godin regreso a clases

Extrañas a tus amigos

Ya sea porque te cambiaron de escuela, de grupo, de horario o fuiste expulsado de la anterior. O bien, porque le tocó recorte en la empresa a tu mejor amigo. Lo cierto es que siempre terminas extrañando a tu inseparable e incondicional hermano(a) que la vida puso en otro camino.

godín godinez regreso a clases

La ‘cooperativa’ o la señora que vende dulces

En la escuela tienes la opción de comprar dulces y golosinas en la llamada “cooperativa”. Una especie de negocio de la escuela de donde eres socio sin haberte consultado. Incluso, al menos en los 80 y 90, había ocasiones en que los propios alumnos teníamos que ayudar a vender algunas cosas a la hora del recreo.

En la oficina, no hay una “cooperativa” como tal. Pero sí alguna persona que vende dulces, golosinas, pan, refrescos, sandwiches, ensaladas y todo lo necesario para sobrevivir en la jungla godín. Por lo general guardan todo esto en alguna gaveta o cajón y hasta pueden fiarte. Te anotan tu cuenta en una libreta para que pagues en la quincena sin intereses de más.

godín godinez regreso a clases

Quincena y semana

Hablando de quincena. Tanto cuando eres alumno y tus papás te dan tu semana o quincena para los pasajes, como cuando eres godín y te pagan tu salario. Ese dinero suele durarte tres días. Lo demás es aprender a sobrevivir de manera extrema.

Regalar el lunch

Hay veces que tus papás te preparan tu lunch pero no te agrada. Otra vez sandwich de atún. Lo mismo pasa cuando eres godín. Tu pareja te prepara algo que no te gusta del todo o resulta que irán a los pozoles porque es quincena. ¿Qué haces? Regalas tu lunch a algún compañero menos privilegiado que tú.

Tareas de último minuto

Hay días que extrañamente nos paramos antes de la hora sin chistar. Sí, obviamente una noche antes te acordaste que tenías que entregar un reporte o un ensayo sobre la literatura escandinava. Así que lo mejor es ser el primero en llegar a la oficina/escuela para hacerlo e imprimirlo.

godín godinez regreso a clases

¿Qué otras coincidencias encuentras entre la vida godín y la vida escolar?