Cuando eres zurda, hay días en que te preguntas si no habría sido mejor vivir y morir en la época en la que los zurdos éramos temidos y quemados por ser “adoradores del demonio”, a tener que seguir viviendo en este mundo de diestros, sobretodo, cuando te pasan alguna de estas situaciones o todas, el mismo día.

1.-El Día internacional del zurdo

Los rankings de zurdos famosos, las cosas curiosas que no sabías de los zurdos y la explicación de qué provoca la “zurdera”. Todo lo que ponen el Día Internacional del Zurdo, es tan insoportable como la canción de Señora, Señora de Denisse de Kalafe el Día de las Madres.

zurdos

2.-Conversaciones casuales con derechos

“Ay, eres zurda, dicen que los zurdos son muy inteligentes y creativos…”. La frase que los derechos te dicen cuando descubren que eres zurda. Te analizan con la mirada, y esperan a que les de una respuesta súper inteligente. Una no quiere platicar con la cajera ni con la ñora que te pregunta en un baño público sobre tu zurdera. Sin embargo, terminas oyendo qué celebridades zurdas conocen, como Justin Bieber y Lucero.

3.-La amabilidad de los diestros

Cuando los derechos quieren ser atentos. “La molesto con su firma…” y te dan el boucher (o cualquier otro documento que a firmar) totalmente inclinado a la derecha. Tratas de reacomodarlo, pero no lo sueltan. Forcejeas con ellos hasta poder acomodar el papel del lado izquierdo y firmarlo. Y todavía tienes que explicar en tono de disculpa, “es que soy zurda”.

4.-La amabilidad de los zurdos

Al encontramos con otro zurdo, la conversación siempre empieza con: “Tú también eres zurdo…”. Después intercambiamos sonrisas falsas y nos alistamos para ganar la única banca para zurdos que hay o el lugar de la mesa que está en la esquina izquierda.

5.-Chocar todo el tiempo

Si vamos caminando y otra persona viene de frente, los zurdos nos movemos a la izquierda para ceder el paso, pero los derechos lo hacen a la derecha. Aunque en el último momento cambiemos de dirección acabamos chocando, y todavía nos la mientan.

zurdos

6.-Vivir a codazos

Cuando estamos en una mesa apretada como las de los banquetes o la de los puestos de garnachas, es otro problema. Tenemos que esquivar codazos, sincronizar bocados con extraños, comer frío o no comer. Los zurdos vamos en sentido contrario a los demás comensales.

zurdos

 

7.-Ser la “especialita”

Siempre somos “los especialitos” del trabajo. Tenemos nuestro celular, mouse, libreta, plumas y taza de café del lado “equivocado” e incomodamos a nuestros compañeros más cercanos. Cuando revisan nuestra computadora tenemos que aguantar el fastidio del técnico de Sistemas al reacomodar el mouse y el teclado. Sin olvidar la célebre frase, “eres zurda, verdad”.

8.-No poder ser una finísima persona

Entre más elegante sea la mesa, es más complicada la cosa. Por ejemplo, alcanzar con la mano izquierda el tenedorcito que está en el extremo derecho de tu lugar. No puedes evitar que los demás comensales te miren de abajo para arriba. Misión imposible, cuando ponen cubiertos especiales como las pinzas de caracoles o las tijeras para ensaladas.

zurdos

9.-Todos los smart watch y gadgets que se le parezcan

No es que no queramos tener lo último en tecnología, es que todos los relojes inteligentes tienen los controles del lado derecho. Y aunque te los pongas en el brazo derecho, es imposible usarlos cómodamente. Lo mismo pasa con: controles de videojuego, cámara de video y foto, teclados y mouses.

10.-No poder tener manos de princesa

Siempre acabas con ampollas, después de usar tijeras, abrelatas y sacacorchos manuales. Rebanar y pelar se convierte en un dilema porque si usas la mano izquierda te tardas más. El filo del cuchillo o rallador queda hacia el otro lado y puedes cortarte si se resbala. Si lo haces con la derecha puedes tardar menos, pero seguro te cortarás.

zurdos

Por Alejandra Leglisse