Seguramente has experimentado brain freeze más de una vez por tomar rápido algo muy frío. Pero ¿sabes si esto es malo para el cerebro?

Lo que conocemos como brain freeze o cerebro congelado, es una condición que médicamente es conocida como ganglio neuralgia esfenopalatina. No es más que una reacción del cerebro para protegerse de los cambios drásticos de temperatura.

brain freeze

Esto sucede porque hay unas arterias que se localizan en la garganta. Cuando una persona bebe un líquido muy frío, éstas aumentan el flujo sanguíneo y la presión hacia el cerebro. En palabras simples, entra mucha sangre al cerebro, que no es capaz de sacarla con la misma velocidad con la que entró. Ahí es cuando se produce la sensación conocida como brain freeze.

¿Cómo controlarlo?

Pero la realidad es que el cerebro no siente dolor. La sensación que sentimos como brain freeze es provocada porque el ganglio efenoplatino está directamente relacionado con un nervio que controla movimientos y sensibilidad de cara y cabeza. Esto permite que la información de la frente y el paladar llegue al cerebro. He ahí la razón por la que al beber algo frío se siente en la frente.

brain freeze

Aunque la sensación es molesta (además de durar máximo 30 segundos), no tiene mayor riesgo. Pero si lo odias y quieres evitar sentirlo otra vez, puedes intentar inhalar y exhalar calmadamente. Esto ayudará a que el aire caliente que entra por la nariz vuelva a regular la temperatura o lamer el paladar con la lengua para devolverle el calor.