En mayo, este hombre ganó la alcaldía de Sheffield, en Inglaterra. Se volvió noticia por ser inmigrante, musulmán, negro y el más joven alcalde que ha tenido esta ciudad.

Se llama Magid Magid y en unas semanas su forma de ser empezó a cautivar al mundo tanto como hizo con sus electores. En cuclillas, con sus Dr. Marteen y una cadena ceremonial que siempre usa, una foto suya en el día de su toma de posesión se ha hecho viral.

“No tengo idea de por qué subí allí, amigo”, le dijo a un reportero de The Guardian en mayo. “No fue planeado. Sólo fui yo mismo. Hubo 121 señores alcaldes antes y los respeto a todos, pero quería mostrar que haré las cosas de manera diferente. Simplemente salió de eso. Quería decir que esta ciudad nos pertenece a todos”.

@MagicMagid/ Twitter
@MagicMagid/ Twitter

Y así lo está haciendo, pues sus posturas antirracistas y a favor de los migrantes no se quedan sólo en su ciudad. Resulta que apenas hace unas semanas, en el marco de la visita de Donald Trump a Reino Unido, Magid anunció en el consejo de su ciudad que el presidente de Estados Unidos tiene prohibido entrar en Sheffield.

Claro, él sabía que Trump no visitaría la ciudad y que es poco probable que lo haga después. Sin embargo, el mero acto fue su manera de mostrar sus ideas políticas y sociales.

La mejor parte viene a continuación, pues lo hizo en franco apoyo a los migrantes mexicanos. Para eso se puso un sombrero de charro y en su playera se leía la frase “Trump es un desecho”. Para redondear todo, ese día actuó en el consejo el grupo Son de América y Magid les agradeció en redes sociales los tradicionales bailes mexicanos que realizaron.

@MagicMagid/ Twitter
@MagicMagid/ Twitter

También publicó en su Twitter cinco razones (“de cientos”, aclaró) para decir que Trump “es un desecho”. Sus políticas de separación de niños y sus padres inmigrantes son algunas.

Por si fuera poco, declaró el 13 de julio como el Día de la Solidaridad con México. Ese día hubo degustación de tequila y antojitos mexicanos en varios establecimientos de la ciudad. También lanzó los hashtags #LoveTrumpsHate y #MexicoSolDay y convocó a una protesta en el centro. 

@MagicMagid/ Twitter
@MagicMagid/ Twitter

De película

Magid Magid llegó a los cinco años a Sheffield con su mamá y sus hermanos. Provenían de un campamento para refugiados somalíes huyendo de la guerra. Ella consiguió empleo haciendo limpieza y así comenzaron su vida en la ciudad.

Antes de lanzarse en la política, Magid estudió Biología Marina y recorrió el mundo gracias a su gusto por el alpinismo. La última cima que alcanzó fue el Kilimanjaro en Tanzania.

Regresó a Reino Unido y ante la creciente ola antiinmigrante decidió hacer algo. Se unió al Partido Verde de su país, donde comenzó en marketing digital. “Este creciente lenguaje xenófobo nos afecta a mí y a mis seres queridos… Sentí que no podía quedarme al margen y dejar que ese lenguaje no se cuestionara. Legitima el racismo y necesita ser abordado. Yo quería tener voz en el debate”.

Sin embargo esa voz es agradable, cool, y no se queda sólo en los temas de xenofobia, por ejemplo dice que Liz (la reina Isabel II) es genial, pero él piensa que los jefes de Estado por herencia ya no pertenecen a esta época.

@MagicMagid/ Twitter
@MagicMagid/ Twitter

Sus posturas (políticas y físicas, literal) se están haciendo populares. Basta revisar su Twitter para ver a sus admiradores que publican sus fotos junto a él o sentados en cuclillas para hacer referencia a esa primera foto de él como alcalde.

Como en una película, hoy este hombre de sólo 28 años se está volviendo un referente desde su pequeña ciudad inglesa.