Comer chiles, actualmente, es para estómagos de hierro. Ya es poca gente joven la que acostumbra la comida muy picosa. Pero en China es una actividad que podría ser extrema. Mientras nadan en una alberca de chiles, los competidores de un festival tienen que ir comiéndolos. Al mismo tiempo sudan, lloran y luchan por ver quién come más chiles en menos tiempo.

Sí, parece un concurso un poco absurdo, y lo es, como muchos de los juegos y competencias que existen en China, donde no es raro poner a competir a un hombre contra un chimpancé en algún juego de destreza, así que, tomando eso en cuenta, esto parece bastante normal.

El concurso se realiza en la ciudad de Hunan, en China y consiste en meterse a una alberca poco profunda llena de chiles rojos y comer todos los que el cuerpo aguante. La persona que come la mayor cantidad de chiles se gana una moneda de oro de 24 kilates. 

Comer chiles, ¿deporte extremo?

Comer chiles puede ser deporte extremo Foto: Getty Images
Comer chiles puede ser deporte extremo. Foto: Getty Images

El concurso se llevó a cabo a principios de este mes y el valiente vencedor fue Tang Shuaihui, quien soportó 68 segundos nadando entre estos picosos chiles rojos y logró comerse 50 sin siquiera parpadear y no creas que se trata de chiles de los que no pican, ya que, según información de los organizadores del festival, los chiles utilizados tenían entre 30 mill y 50 mil grados en la escala de picor Scoville.

En Hunan, China, el concurso de comer chiles rojos premia al ganador con una moneda de oro. Foto: Getty Images

Este festival de chiles termina en agosto y todos los días hay alguna competencia de este tipo. Los chinos sí que saben cómo divertirse. Not.

En México tenemos muchas variedades, quizá los más picosos los habaneros, pero están los serranos, jalapeños, de árbol y más. ¿Y tú eres fan del picante? 

Por Paulina Castellanos