La mañana de este jueves, la tierra otra vez movió a los chilangos. Un sismo de 5.9 con epicentro en Huajuapan de León, Oaxaca puso en alerta a la CDMX.

Como ya es conocido, los nombres de estos lugares en los que se libera esa energía siempre nos suenan lejanos. Sin embargo, en los últimos días hemos leído en redes de sismos con origen en nuestra ciudad. Y no nos referimos a ese quesque se sintió con el gol de Chucky Lozano ante Alemania.

Apenas esta madrugada hubo uno en la alcaldía de Magdalena Contreras, de magnitud 2.8. El miércoles hubo otro en Álvaro Obregón, muy cercana a la otra alcaldía. 

Pero no hay que alarmarnos. De acuerdo con la jefa del Sismológico Nacional, la Dra. Xyoli Pérez Campos, en la CDMX tenemos algunas fallas locales que producen sismicidad. “Aunque no es tan frecuente, es normal que ocurran”, dijo a S1ngular.com.

Lejanos y cercanos

Nos comenta que desde 1974 se han registrado 225 sismos con epicentro referenciado en la capital, así que no cunda el pánico. El más fuerte que se ha detectado fue uno de 4 grados en noviembre de 2003.

“No debe alarmar a la población porque es una actividad normal, pero no debemos bajar la guardia en ningún momento, estamos en una ciudad que le afectan los sismos no necesariamente los locales, como los sismos de septiembre”, precisa.

Sobre los sismos que se han registrado recientemente en algunas partes de la ciudad y la Zona Metropolitana, parecen ser de una misma falla por la cercanía de los epicentros. No obstante, no se cuenta con un dato preciso sobre cómo se distribuyen estas fallas.

Por Jorge Gómez