Seis jóvenes con los jersey de sus equipos nacionales posan recargados en un vehículo aparcado en las calles de la sede mundialista. A su lado un vigilante montado en su motocicleta los mira.

Él no logra distinguir -ni siquiera sospecha- que ante sus ojos se está gestando un acto de desobediencia; una protesta en contra de la ley rusa contra la propaganda homosexual.

A través de The hidden flag, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) denuncia la persecución de la homosexualidad, así como la prohibición en algunos países de símbolos de esta comunidad.

Una ley promulgada por Vladimir Putin en 2013 prohíbe en Rusia cualquier demostración pública de apoyo a favor del colectivo LGBT+. Mostrar la bandera del arcoiris le ha costado a varios activistas pisar la cárcel.

(http://thehiddenflag.org)

Ingeniosos

Pero estos activistas de España, Holanda, Argentina, Colombia, Brasil y México recorrieron las calles de Rusia, y con las playeras de sus equipos nacionales, formaron la bandera del orgullo.

Todo lo documentaron en una serie fotográfica que circuló en su página oficial y en las redes sociales. La iniciativa ocurría a plena luz del día y en algunas ocasiones frente a las autoridades.

Una situación pacífica que no terminó en escenas violentas y encarcelamientos. Ellos son los seis abanderados de esta iniciativa, ejemplo de desobediencia y valentía.

Marta Márquez (España), escritora y presidenta de GALEHI Asociación de Familias LGTB; Eric Houter (Holanda), agente Inmobiliario; Eloi Pierozan Junior (Brasil), marketing managerGuillermo León (México), documentalista; Vanesa Paola Ferrario (Argentina), editora audiovisual; Mateo Fernández Gómez (Colombiano), publicista y director de arte.

Por Jonathan Saldaña