Amada por muchos, criticada por otros tantos. La figura de Frida Kahlo no pasa inadvertida al momento de recorrer la historia de la plástica nacional. Es quizás la artista más representativa de México, también ocupa un lugar protagónico en el panorama universal.

En el que sería su cumpleaños número 111, recorremos algunos momentos importantes de su biografía y elementos que acercan al espectador a su universo.

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón

Nombre completo de la artista que nació en 1907. Hija del fotógrafo de origen alemán Guillermo Kahlo, quien centró su obra a la documentación de la obra arquitectónica de la época, y de quien recibió la educación visual que posteriormente utilizaría en sus pinturas.

Frida Kahlo
1944, Frida Kahlo con un mono araña (Getty)

Las Fridas

Pintora, feminista, comunista; simplemente una mujer atípica. Más allá de sus habilidades técnicas, logró consolidar un universo reconocible en el que habitaban las muchas Fridas, rodeadas por una fauna y flora, donde se manifestaban sus dolores físicos y sus desgastes emocionales.

Su primer dolor

A los 6 años fue diagnosticada con poliomielitis, padecimiento que afectó su capacidad para tener hijos y que se vio reflejada en problemas con su pierna derecha que era más corta que la otra y por lo que se desplazaba con dificultad.

El accidente que la llevó al arte

A la edad de 18 años tuvo un accidente vehicular en el que un tranvía arrolló al autobús en el que viajaba. Este hecho trágico fue también el inicio de su actividad como pintora. Al tener fractura en algunos huesos, permaneció en cama desde donde comenzó a ejecutar su arte en un caballete y con la ayuda de una espejo que su madre le regaló. No recibió una formación profesional.

El amor

Conoce a Diego Rivera, cuando él pintaba La creación en el anfiteatro del Colegio de San Ildefonso una de las pinturas fundacionales del movimiento mural. Ella se acercó para mostrarle obra que había producido mientras estaba convaleciente en las que Rivera reconoció su talento y entablaron una creciente relación. A pesar de varios momentos sombríos en su biografía juntos, integraron la pareja artística más famosa.

Frida Kahlo
Frida Kahlo y Diego Rivera (Getty)

Su principal modelo

Ella es, en gran medida, el personaje principal de su obra. En sus cuadros está presente el dolor -tanto el físico como el emocional- son fuentes constantes de inspiración. Su figura y su biografía forman en conjunto el gran atractivo y el punto de interés de su creación.

Su visión

A diferencia de sus contemporáneos, Frida logra integran su vida y el sentir personal a los ideales de los movimientos artísticos posteriores al movimiento revolucionario. Este grupo de artistas, integrado principalmente por hombres, buscaba exaltar los valores nacionales y colocar a la clase trabajadora al centro de su arte. Kahlo lo respeta en el sentido que retoma elementos de las expresiones populares y los integra a su visión.

Feminista

Se considera una feminista pues a través de su arte logró expresar emociones y situaciones que no se hacían públicas, que se resolvían en la intimidad y siempre de forma positiva para los hombres. También se le atribuye la capacidad de imponerse en el mundo del arte en una época dominada por la visión de los hombres.

Frida Kahlo
“The Broken Column” de Frida Kahlo durante una exhibición en Berlín (Sean Gallup/Getty)

La belleza

Tampoco se ciñó a los estándares de belleza de la época. Por el contrario creó para sí un estilo peculiar que hoy forma parte de los referentes culturales asociados a su persona: Cejas tupidas y una vestimenta cercana al folklore nacional.

De izquierda

Sus piezas poseen elementos abiertos a lecturas que podrían dar líneas claras sobre su ideología y postura política, claramente de izquierda.

Universal

La relación biográfica con su creación artística son elementos indivisibles. Quien se siente atraído por su biografía también encontrará una voz de emociones universales. No por nada, la artista es uno de los iconos del arte alrededor del mundo.    

Frida Kahlo
Exhibición de Frida Kahlo en Londres, Inglaterra (Leon Neal/Getty)

Por Jonathan Saldaña