Para Keith Richards, el mítico guitarrista de The Rolling Stones, la vida es fácil. Según él, no hay nada que le moleste y tampoco gasta energía en enojarse. De hecho, asegura, lleva tres décadas con esa mentalidad.

Pero la última vez que perdió los estribos fue por Donald Trump, reveló este martes según el diario Excelsior, que retomó una entrevista de Radio 4 de la BBC.

Según el músico, el ahora mandatario y antes empresario fue patrocinador de la banda en un concierto en Atlantic City, Nueva Jersey, con la que en 1989 promocionaban el álbum Steel Wheels.

“Estaba anunciado como: ‘Donald Trump presenta a los Rolling Stones’, esto último escrito en miniatura. Nunca tenemos que tratar mucho con los patrocinadores, pero éste se quedó conmigo. Fue la última vez que me enfadé”, dijo.

Publicidad

En la charla, Richards opinó que entonces debían librarse de él, misma recomendación que ahora hace a la gente de Estados Unidos.