Bienestar / Especial / S1NGULAR / Salud

Vive como verdadero yogui

Practicar yoga no sólo consiste en lograr asanas (posturas) perfectas. Desde su origen esta práctica ha sido una filosofía de vida basada en la “unión” (eso significa la palabra en sánscrito) entre el cuerpo y la mente.

Patanjali, supuesto autor de los Yogasutras (un texto en el que se exponen las bases de la escuela filosófica de yoga), identificó cinco “restricciones” o yamas, que debemos aplicar en nuestro día a día y que son la clave de la felicidad, el equilibrio y la plenitud.

  1. Ahimsa. El principio de la no violencia.

Es el pilar de la práctica del yoga: no hacer daño. Se basa en ser compasivos y conscientes de que todo está interconectado. Si herimos a alguien más (física, mental y emocionalmente) nos lastimamos a nosotros mismos y viceversa. Esto se puede incluso trasladar a la práctica física, pues “forzar” a nuestro cuerpo a realizar algo para lo que no está preparado es violentarlo.

  1. Satya. Verdad de pensamiento, palabra y comunicación.

Consiste en comunicar con sinceridad, informar las cosas como son, en lugar de la forma en la que nos gustaría que fueran. Es un principio que se rige por la honestidad, pues implica valor y dominio de sí para armonizar los actos que se ejecutan con las palabras que se emiten.

  1. Asteya. No tomar lo que no es dado libremente.

El impulso de robar surge de un sentimiento de infelicidad, de estar incompletos y de envidia. Se trata no sólo de no robar algo físico o aprobar y dejar que otra persona lo haga, sino también de ser excesivamente generosos con nuestro tiempo y gratitud.

  1. Brahmacarya. Moderación.

Mientras tenemos control sobre nuestros impulsos logramos alcanzar el conocimiento, el vigor y la energía. El objetivo es ver nuestro interior y así lograr un equilibrio de nuestros sentidos. Para romper con los lazos que nos unen a los excesos y a las adicciones, necesitamos coraje y voluntad. Cada vez que logramos dominar el deseo de más, no convertimos en persona fuertes, sanas y sabias.

  1. Aparigraha. Principio de la no codicia.

Cuando somos codiciosos y avaros, perdemos la capacidad de ver nuestra posesión eterna: nuestro verdadero Yo. Se basa en aceptar lo que se necesita y rechazar el resto, y en no gastar energía deseando lo que otros poseen (envidia). Consiste también en comprender que lo terrenal no puede ser poseído, ya que cambia todo el tiempo y, en algún punto, desaparece.

 

Aplicar estos principios a la vida diaria, cambiará tus actitudes hacia los demás y hacia ti mismos y te llevarán a redescubrir la sensación de plenitud en la vida.

Agenda / Bienestar

Wanderlust 108: La mejor versión de ti mismo

La nueva edición de Wanderlust 108 está por llegar a México. Se trata de un triatlón “consciente” en donde podrás ejercitar tu cuerpo y mente.

El día comienza con una carrera de 5 km seguida por dos clases de yoga, para después finalizar con una sesión de meditación guiada. La oportunidad perfecta para exigirle a tu cuerpo, calmar tu mente y conectarte con los demás.

Además de realizar este triatlón, podrás disfrutar de música en vivo, diferentes actividades como hula hula, aeroyoga, acroyoga y talleres de mantras, y podrás consumir alimentos saludables y orgánicos, así como productos de artesanos locales.

Este evento internacional, se realizará por segunda ocasión en la Ciudad de México el próximo 30 de abril en el Campo Deportivo del Estado Mayor Presidencial en la Ciudad de México, y el 13 de mayo en Guadalajara.

Para conseguir tus boletos y consultar el lineup completo (integrado por DJ Taz Rashid, Durga Stef (yoga), Fer Ruz (hooping & slacklining), Gabriel Morfin (músico) y Oscar&Oliva (acroyoga), entre otros), da click en el siguiente link:

https://wanderlust-108-cdmx.boletia.com/

Salud

Practicar yoga ayuda a activar la digestión

La salud es uno de los aspectos más importantes, pues sin ésta, la calidad de vida puede cambiar de forma abismal. Sin embargo, y aunque todas las personas lo sepan, pocas son las que realmente se preocupan por mantener sus niveles adecuados, simplemente, ¿cuándo fue la última vez que te realizaste un estudio general, el famoso check up?

Cada inicio de año el cuidado de la salud sigue sigue siendo uno de los propósitos, y eso está bien, pero es tiempo de que dejen de ser sólo eso y te pongas en acción. ¿Por qué no empezar con la salud digestiva a través del yoga?

Ana Paula Domínguez, Directora del Instituto Mexicano de Yoga te comparte estas 4 prácticas rutinas para que inicies este 2017 renovado y sintiéndote en excelente estado:

1. Yoga para movilidad intestinal
Este ejercicio se llama Uddiyana Bandha y te ayudará a tener mejor movilidad intestinal.

  • De pie con las piernas separadas a lo ancho de la cadera. Los brazos paralelos al piso y las palmas de las manos viendo hacia el frente.
  • Empieza a subir los brazos y cuando estén paralelos al piso comienza a inhalar por la nariz y mira hacia el techo, junta las palmas de las manos por arriba de la cabeza.
  • Exhala, baja los brazos al mismo tiempo que flexionas las rodillas ligeramente y apóyalas sobre ellas.
  • Cuando saques todo el aire, jala ligeramente el ombligo hacia la columna vertebral, mete la barbilla hacia el cuello y mantén el aire fuera por 5 segundos.
  • Posteriormente, estira las rodillas y lentamente repite la inhalación; sube los brazos por arriba de la cabeza, exhala y repite 5 veces más el ejercicio.


2. Yoga para activar tu metabolismo
Para lograrlo, puedes realizar la respiración Bhastrika Pranayama. Esta postura la puedes hacer sentado sobre una silla o con las piernas cruzadas.

  • Toma una respiración profunda y al exhalar, saca todo el aire y jala el ombligo hacía la columna vertebral.
  •  A partir de este momento, concéntrate en exhalar rápidamente con la intención de jalar el ombligo hacia la columna vertebral, como si estuvieras bombeando.
  • Tu atención debe de estar en la exhalación rápida y continua, hazlo 50 veces.
  • Importante. Esta respiración no está indicada en caso de embarazo o presión arterial alta.

3. Torsiones para activar tu digestión
Antes de realizar esta torsión, bebe una taza de agua tibia a sorbitos, posteriormente acuéstate sobre la espalda y respira profundo.

  • Dobla tus rodillas. Inhala profundo y en la exhalación gira las rodillas hacia el lado izquierdo y estira tus brazos en forma de cruz a los lados del cuerpo.
  • Gira tu cabeza hacia el lado derecho. Toma cinco respiraciones profundas y posteriormente regresa las piernas al centro.
  • Repite la postura en la otra dirección. Descansa y luego bebe otra taza de agua tibia a sorbitos.
  • Puedes practicar esta postura todos los días y es ideal en caso de tránsito lento.

4. Postura para mejorar la digestión y reducir el estreñimiento
Esta postura se llama Supta Pawanmuktasana, mejora la digestión, liberar gases y reducir estreñimiento.

  • Comienza acostado sobre la espalda. Flexiona la rodilla derecha trayendo el muslo hacia el pecho y con las dos manos, la pierna izquierda se mantiene en el piso estirada.
  • Inhala llenando los pulmones lo más posible; sostén el aire dentro, eleva la cabeza y los hombros fuera del piso, tratando de tocar la nariz con la rodilla derecha.
  • Lentamente exhala; relaja el cuerpo. Repite tres veces con la rodilla derecha y tres veces con la rodilla izquierda.
  • Por último, dobla las dos rodillas y llévalas al pecho. Inhala y eleva la cabeza y hombros para que tu nariz quede entre las dos rodillas.
  • Mantén el aire dentro y exhala lentamente. Repite tres veces.
  • Importante. Esta postura no está indicada en casos de presión arterial alta o ciática.

Recuerda, además de integrar estas rutinas a tu vida diaria, te recomendamos complementar con probióticos (como Sinuberase), que ayudará a restaurar tu flora intestinal y fortalecer tu salud digestiva.

 

Bienestar / Salud

5 mantras que te ayudarán a liberar la mente

Un mantra es una oración corta de origen hindú y budista con vibraciones sonoras que se repiten una y otra vez para ayudar a calmar la mente, alcanzar la tranquilidad, la iluminación, para elevar la conciencia a un plano superior o espiritual.

Existen diferentes mantras, dependiendo las necesidades, por ejemplo, los hay para alejar los malos pensamientos, para relajarse, para prepararse para el trabajo; mantras para hacer ejercicio e incluso para aumentar el amor.

Te compartimos cinco mantras que te pueden ayudar:

1. Om

En el hinduismo, este mantra es el símbolo de lo esencial, representa el sonido del universo, es la primera y original vibración que significa el proceso infinito de nacimiento, muerte y resurrección.

Es ideal para comenzar y finalizar una práctica de yoga o meditación, o simplemente cuando necesites relajarte.

2. Om Namah Shivaya

El shivaísmo es una rama del hinduismo que venera a Shivá como el Dios supremo de la transformación. Este es un mantra que ayudará a confiar en uno mismo.

Se recomienda repetir este mantra todos los días, como un experimento para explorar las intenciones propias de interacción con otros.

3. Lokah Samastah Sukhino Bhavantu

Su traducción es: que todos los seres en todas partes, sean felices y libres, y que mis pensamientos, palabras y acciones, contribuyan de alguna manera a alcanzar la felicidad y la libertad de todos.

Este mantra nos inspira a vivir sin hacer daño a los demás, en armonía con el medio ambiente, los animales y los humanos. Fomenta la cooperación y la compasión.

4. Shanti

En sánscrito, significa “paz”, de tal forma, se puede interpretar como  paz en el cuerpo, habla y mente, o como un deseo de paz individual, colectiva y universal.

Es el mantra perfecto para iniciar un nuevo día o incluso emprender un nuevo negocio, ya que unifica a los participantes, el trabajo y los objetivos. Se repite tres veces: shanti shanti shanti

5. Om Gum Ganapataye Namah

Su Traducción es: “me inclino hacia la deidad del rostro de elefante (Ganesh), quien es capaz de remover todos los obstáculos. Rezo por bendiciones y protección”.

Dentro de las enseñanzas hindúes, Ganesh es conocido como el dios de la sabiduría y el éxito, y como el destructor de todos los obstáculos.

Este mantra nos ayuda a mover energía negativa, a despertar y así lograr nuestros objetivos, también nos ayuda a dejar el pasado atrás.

 

Bienestar

5 lugares para consentirte y tener una rutina más sana

¿No estás harto de ver toda las semana las mismas cuatro paredes de tu oficina? ¿Qué me dices del estrés del trabajo? Eso de estar a las carreras de lunes a viernes es cansado, y lo peor… ¡el fin de semana se va como agua!

Pero podemos hacer que esa agua valga la pena y nos purifique, dejándonos con el 100% de energía, buen humor, sin tensión muscular y lo mejor es que para conseguirlo no necesariamente debes salir de la ciudad: 

1. Ganesha Yoga

Este lugar se encuentra en General Juan Cano 74, en San Miguel Chapultepec. Con la simple ubicación puedes imaginar la cantidad de árboles que rodean el sitio. Son espacios en lo que podrás sentirte relajado, además de tomar clases de yoga, que te ayuden a concentrarte más, tener una mejor respiración e aumentar tu flexibilidad.

 

2. Hare Krishna

Si a ti la tranquilidad te entra por el estómago, éste será tu santuario. Este lugar se encuentra en Tiburcio Motiel 45, en San Miguel Chapultepec, y los domingos (como en toda religión) son sagrados, pero aquí es por la gastronomía que ofrecen, pues para las personas de este lugar, los alimentos permiten la sintonía de acuerdo a cada uno de los elementos del Krishna.

hare-food

3. El Bonito Tianguis

Si la palabra orgánico significa mucho para ti, aquí será tu lugar ideal. Encontrarás hortalizas de la mano de productores, mieles, mermeladas, lácteos, entre otras cosas. Lo interesante de este lugar es que no es fijo, así que debes checar las fechas en su página.

Pero si se te fueron los días y no pudiste visitar el Bonito Tianguis, no te preocupes, también puedes ir a Así o Más Verde, donde puedes comprar desde la comodidad de tu casa o ir a que tus sentidos se enamoren. No dudes en probar las botanas, están deliciosas y serán lo más nutritivo para picar entre comidas.

el-bonito-tianguis

4. Kura

Siempre que estamos enfermos o hace mucho frío, lo que más nos reconforta son los calditos calientitos, quizás porque nos recuerda al calor de hogar o nos lleva a recordar cuando mamá nos cuidaba de pequeños. Para seguir con ese mood no puedes dejar de ir a Kura, que se encuentra en la calle de Colima 378, en la colonia Roma. Es un lugar japonés, en el que amarás la receta del ramen.

kura-japane

5. Temazcal

¿Qué tal, después de una larga semana laboral, tomar un delicioso temazcal? Además de relajarte con un buen masaje, podrás aliviar algunas tensiones musculares, en el cuello, espalda, hombros, todos esos lugares donde se acumula el estrés. Adiós a la migraña, el mal humor, depresión y mala digestión, y hola a la buena vida, vibra y energía.

Si no puedes salir de la ciudad, debes ir entonces a Meic, en Santa Fe, donde podrás tener un día para consentirte y salir como nuevo.

Pero si puedes darte el día, o mejor dicho el fin, no lo dudes y corre a Temazcal Teohuitzilli, y ya que estás ahí, no olvides pasar a las pirámides de Teotihuacán para terminar de cargarte de energía.

Música

Escucha Moby y calma tu estrés

Si estás de malas: música. Si estás de buenas: música. Si estás triste: música. Y si estás estresado… también ¡música! Se ha comprobado que escuchar algunas canciones nos ayuda a mantener el cuerpo tranquilo, la mente estable y el alma en paz.

Hay muchos remedios para combatir el estrés, y entre ellos se encuentran los temas del nuevo álbum de Moby, Long ambients 1: Calm. Sleep.

Desde hace dos años, el músico estadounidense se ha encargado de componer tracks bastante relajados, que muchas personas ya están ocupando para hacer yoga o meditar. ¿Te imaginas el grado de tranquilidad que te pueden proporcionar sus canciones? Ahora sí podrás estar en completa armonía en tu trabajo, pues sin importar todos los pendientes que tengas, te podrás olvidar de la ansiedad.

La ausencia de percusiones, sonidos bruscos y la voz, te ayudará a concentrarte de forma consciente en tus acciones; incluso, se puede convertir en la cura para dormir profundamente y tener un sueño verdaderamente reparador.

 

Si quieres enterarte de otros lanzamientos musicales de este mes, lee el artículo Sumérgete Sin Prisa, de Rulia Ávila, en la edición S1ngular de octubre. 

Opinión

El método y nuestra constante búsqueda del equilibrio

Ser maestro

En 2011, decidí dedicarme a dar sólo certificaciones de maestros para así, poder dedicar mis horas de trabajo a personas que estuvieran interesadas en aprender yoga; aprender leyendo, haciendo tareas, preparándose para exámenes pero principalmente, dispuestas a adquirir conocimientos con objetivos claros y concretos que les funcionen para aplicar el yoga en todos los aspectos posibles de su vida.

Me encanta cuando las personas se inscriben a estos programas de certificación con el interés de aprender para obtener conocimiento de esta ciencia milenaria. Siempre serán bienvenidas todas las personas que a través del yoga desean conocerse a sí mismas y ven en esta ciencia las herramientas para lograr el equilibrio.

Por esta razón, el propósito del programa “500 horas” y de todo el yoguis journey que ofrecemos en la escuela, es brindar una experiencia de transformación diseñada para formar seres humanos más responsables de sí mismos y capacitados con el objetivo de apoyar a todos los que buscan este sagrado equilibrio en la vida.

Creo que los seres humanos tenemos en común más que el hecho de tener cuerpos similares o motivaciones básicas e instintivas parecidas.

Esta actitud de servicio la entiendo como la personificación de la compasión a través del ejemplo, la comunión en la disciplina y el compromiso con el proceso del despertar de la conciencia.

Creo que los seres humanos tenemos en común más que el hecho de tener cuerpos similares o motivaciones básicas e instintivas parecidas. También compartimos aspiraciones que son inspiradas por la intuición y oportunidades que presenta el proceso natural de evolución.

Tengo 42 años y la pregunta que más me ha cautivado es justamente esa: saber cuál es el factor común que tienen todos los procesos de evolución. Después de un largo proceso de búsqueda creo haber encontrado la respuesta: el método.

¿Pero qué es el método?

El método no solo ha guiado ciertas preguntas e inspiraciones que han sido fundamentales para los humanos en todas las culturas, tiempos y espacios. Así, tarde o temprano la mayoría de las sociedades a lo largo de la historia hemos llegado a conclusiones similares.

Estas experiencias han sido definitivas para todos nosotros como individuos y como grupos en nuestros procesos de evolución; por lo que al vernos a los ojos y hablar nuestras verdades encontramos que somos similares hasta en nuestras diferencias más radicales.

Así, hace milenios que habiendo encontrado estos factores comunes entre culturas hemos hecho anotaciones para que los que quieran saber más (y resolver más fácil los problemas) puedan hacerlo sin tener que pasar por tantas experiencias dolorosas de error.

Estas anotaciones a veces son de orden técnico como las matemáticas, moral como los mandamientos y en otras son ética pura como los valores, reglas que casi siempre se nos enseñan juntas. Nos toma mucha introspección, prueba y error definir para nosotros mismos cuál es la fórmula que nos funciona. Pero sin estos legados es muy doloroso llegar a conclusiones funcionales que provean equilibrio y armonía a nosotros mismos y a nuestros seres cercanos. Podemos evitar el sufrimiento no manifiesto aprendiendo modelos coherentes y haciéndolos nuestros progresivamente, probándolos con disciplina y la actitud del buscador que explora y se explora hasta lograr cierta certeza.

Pero los procesos son naturalmente de evolución y generan sorprendentes contradicciones, ambigüedades e incertidumbres. Estas cuestionan los principios morales que hemos adquirido en el proceso de desarrollo en etapas anteriores y experimentamos por ellos un enorme apego casi devocional e incuestionable. Es aquí donde se rigidiza este proceso de búsqueda y nuestros aciertos del pasado ejercen una tiranía impune sobre los nuevos procesos de aprendizaje. Perdemos la habilidad de aprender y adquirir conocimiento nuevo complementario y negamos nuestras áreas de oportunidad con una aprehensión nostálgica que nos enferma y así se pierde la coherencia de nuevo, se pierde la salud y se pierde la vida. Toda muerte es suicidio, y la muerte es nuestro derecho de vida, lo podemos ejercer con libertad y lo gestamos en ocasiones con total autoría desde nuestra mente.

Abracemos la convivencia de nuestras contradicciones conscientemente, al final nos tienen a nosotros mismos en común. No permitas que la nostalgia sea mas que una imagen bella y pasajera de tributo a aquello que nos ha traído hasta aquí. Agradecidos y des identificados observemos fluir la compasión.

El método no es algo rígido, tampoco lo es la disciplina, sólo son fórmulas funcionales para descubrir nuestra libertad, sabiduría y felicidad. Con las practicas de yoga podemos evitar el sufrimiento no manifiesto y ser maestro es compartir esta oportunidad con el que busca.

Bienestar

¿Cómo evitar lesiones en los pies? Aquí una rutina de estiramientos

Cuidar bien de los pies no sólo quiere decir usar el “equipo” adecuado (calcetines y zapatos) sino también, hacer los estiramientos y ejercicios necesarios para mantenerlos fuertes y sanos. El yoga es una de las disciplinas más completas para fortalecer el cuerpo. A continuación, te proponemos una serie de ejercicios para mantener en forma esa parte del cuerpo que a veces desatendemos sin querer.

Pose del héroe (Virasana)

Vajrasana

Comienza arrodillado en el suelo, con las rodillas y los tobillos abiertos a la distancia de las caderas. Siéntate en las pantorrillas empujando los glúteos hacia el suelo. Si no puedes llegar al suelo con el trasero o si sientes dolor en la rodilla o el muslo, trata de sentarte sobre una manta o bloque. Presiona la parte superior de tus pies en el suelo y mantén la postura por un minuto.

Levantamientos de yemas de los pies

Arrodíllate en el suelo, con las rodillas, los tobillos y los pies juntos. Acerca los pies a tu trasero, alza las yemas de los pies y empuja utilizando la fuerza de cada uno de tus dedos. Trata de mantenerte en esta posición entre 5 y 10 segundos, mientras se estiran tus pies.

Pose de guirnalda (Malasana)

guirnalda

Empieza en Postura de la montaña: de pie, con los pies abiertos a la distancia de tus caderas. Ponte de cuclillas, con el trasero hacia el suelo, manteniendo los talones y dedos de los pies en el suelo. Separa las rodillas ligeramente más allá de tus caderas y lleva tus codos y torso hacia adelante entre tus muslos. Asegúrate de mantener la espalda y el cuello rectos. Se sentirá un estiramiento, tanto a lo largo como en la parte inferior y superior de tus pies. Trata de mantener esta posición durante 30 segundos.

Cuando termines, ¡qué mejor recompensa que un buen baño y Ammens Deo en aerosol! Puedes aplicarlo directamente en tus pies, aproximadamente a 10 cm de distancia, para darles una agradable sensación refrescante y eliminar el mal olor y la sudoración después de estos ejercicios. También puedes aplicarlo antes de esta rutina; te ayudará a tener un efectivo rendimiento al mismo tiempo que cuidará tus pies.

Opinión

¿Por qué el yoga es parte de nuestra sociedad?

Parte del juego que implica la experiencia humana es recordar que somos un espíritu en un cuerpo humano. Este cuerpo es una vía para reconocer el espíritu. En nuestra cultura Occidental la cultura física es popular a partir de las guerras del siglo pasado, y conocida como una fuente de deseos e impulsos pecaminosos.

El yoga ha devuelto la espiritualidad a la experiencia corporal. La conciencia corporal es el ingrediente que le faltaba a nuestro modelo occidental y este es el momento en que estamos reintegrando la perspectiva holística en toda nuestra perspectiva de vida en Occidente.

«El yoga ha devuelto la espiritualidad a la experiencia corporal».

El hatha yoga o yoga de las posturas y prácticas físicas despierta la sensibilidad espiritual del cuerpo. En la cultura de occidente el desarrollo del cuerpo es un síntoma de salud física y corporal. Hay un tiempo que dedicamos a hacer ejercicio, y así muchas personas conocen al yoga por sorpresa en un gimnasio o por un preparador físico y, ¡PUM!, sienten su energía y la quietud de la mente.

También hay muchos doctores que recomiendan practicar yoga porque de sólo respirar profundo y estirar el cuerpo, la salud mejora. Incluso sabemos que tranquilizando a la mente se calman los síntomas de las enfermedades.

La anatomía del espíritu la puedes experimentar plenamente con las prácticas y herramientas de yoga y aún más claro si estudias los conceptos para poder reconocerlos en el cuerpo a través de los sentidos y de los efectos de cada acción que hacemos con el cuerpo. De hecho, al estudiar yoga, las personas pueden conocerse mejor a sí mismas y tomar mayor responsabilidad sobre los síntomas de su vida y así sostener conscientemente su plenitud.

El yoga está en el centro del movimiento global que celebra el bienestar holístico.

Bienestar

7 razones por las que deberías estar haciendo yoga

Además de relajar el cuerpo, la mente y el espíritu, practicar yoga ofrece beneficios a todos tus órganos y tiene un impacto positivo en la salud.

Se dice que el yoga nos ayuda a detenernos y pensar qué necesitamos cambiar, conocer nuestros miedos, fortalezas y formas de reaccionar. Pero esta práctica milenaria no solo hace bien al espíritu, también tiene impacto positivos en tu salud. Aquí 7 razones:

  1. Porque aleja la depresión al producir un aumento significativo del nivel de serotonina y una disminución de los niveles de monoamina oxidasa (enzima que anula los neurotransmisores).
  2. Porque el córtex prefrontal izquierdo del cerebro aumenta su actividad con la meditación, lo que está relacionado con la sensación de bienestar y una mejor función del sistema inmunológico.
  3. Porque disminuye el nivel de cortisol, sustancia conocida como la “hormona del estrés”. Cunado estamos estresados las glándulas adrenales secretan cortisol, lo que, a su vez, deprime el sistema inmunológico.
  4. Porque reduce el riesgo de síndrome metabólico al incidir en forma benéfica en los factores de riesgo como síndrome metabólico, cardiopatías, hipertensión, obesidad, presion arterial, colesterol y glucosa alta en sangre y/o diabetes.
  5. Porque incrementa la coordinación, el tiempo de reacción, la memoria y el coeficiente intelectual. De acuerdo con el doctor Timothy McCall, especialista en Yoga Terapéutico, las personas que practican meditación demostran mayor habilidad para resolver problemas y recordar información.
  6. Porque protege los pulmones y aumenta la cantidad de oxígeno en los tejidos. Los practicantes de yoga toman menos respiraciones con mayor volumen, lo cual es calmante y más eficiente.
  7. Porque promociona la respiración por la nariz, que filtra el aire, lo calienta y lo humedece. Esto funciona como barrera para el polen y suciedad, que si penetran en los pulmones pueden causar asma, alergias u otros trastornos.
Bienestar

Yoga para curar el dolor

El yoga ayuda a aliviar el dolor de espalda, entre otros beneficios como la reducción del estrés, la flexibilidad y nos pone en contacto con nuestra mente.

El yoga, disciplina milenaria que tiene su origen en India, penetra cada vez con más fuerza en la cultura occidental. Varios estudios científicos reflejan sus beneficios para aliviar el dolor de espalda.

Malas posturas, lesiones o cargar con un peso excesivo son algunas de las causas que pueden desencadenarlo. En cualquier caso, el dolor de espalda es un problema común “que carece de opciones de tratamiento altamente eficaces”, expone la revista Archives of Internal Medicine. Este medio ha publicado un estudio que compara la eficacia del yoga, de los estiramientos y de los libros de autoayuda para combatir el dolor de espalda.

Dicho trabajo, liderado por Karen Sherman, profesora de la Universidad de Washington, tenía como objetivo determinar si el yoga era más efectivo que los ejercicios de estiramiento convencionales  y que los libros de autoayuda para los pacientes con dolor crónico en la parte baja de la espalda.

Con este fin, los investigadores distribuyeron en tres grupos y de manera aleatoria a un total de doscientos veintiocho adultos que sufrían dolor crónico en esta zona de la anatomía. Noventa y dos pacientes recibieron clases de yoga, noventa y uno practicaron ejercicios de estiramiento convencionales y a los cuarenta y cinco restantes se les dio un libro de autoayuda.

Según publica la revista Archives of Internal Medicine, las clases de yoga fueron más efectivas que el libro de autoayuda. La eficacia del yoga fue similar a la de los estiramientos convencionales en lo relativo a la reducción de los síntomas que causa el dolor lumbar crónico.  La revista aclara que los beneficios duran, al menos, varios meses.

Otro estudio, realizado por investigadores de la Universidad de York (Reino Unido), también  sugiere que el yoga puede ser un buen tratamiento para el dolor de espalda. Los científicos estudiaron durante doce semanas a dos grupos de pacientes. Ambos recibieron asistencia sanitaria pero sólo uno de ellos practicó yoga. Los investigadores pudieron constatar que quienes practicaban yoga necesitaron menos días de baja laboral que los pacientes del grupo de control.

Cambiar la mente es la clave

Para Mayte Criado, directora de la Escuela Internacional de Yoga de Madrid y presidenta de la Federación Española de Yoga Profesional, el yoga es “un camino de crecimiento y evolución para el ser humano. Cambia nuestra mente y nos ofrece las pautas que pueden convertir nuestra existencia en una experiencia integradora, abierta y serena”.

La especialista explica que no es cuestión de creencias. “Sean cuales sean las creencias que uno tenga, el yoga pone al alcance de cualquiera diferentes fórmulas de transformación”, afirma.

“Una de esas vías de cambio es el hatha yoga, el llamado yoga de las posturas o yoga físico. Está destinado a tomar conciencia de uno mismo a través del cuerpo y de la respiración. Es la parte del yoga que más conocemos en occidente”, señala.

En palabras de Criado, hoy hay muchos estilos de yoga. Unos están destinados a la precisión, otros a lo dinámico, unos pocos la restauración postular y algunos al ejercicio puro y duro para liberar el estrés. Hay yoga para embarazadas, para niños, para atletas, etc.

“Cualquiera de los estilos de hatha yoga que se proponen en la actualidad son válidos si su objetivo principal sigue siendo la transformación de la persona, su bienestar físico y mental y, en definitiva, el despertar de sus potenciales”, comenta.

Cualquiera puede practicar yoga

Criado asegura que el yoga está al alcance de todo el mundo. “Cualquiera puede encontrar un yoga que se adapte a sus peculiaridades, tanto físicas como funcionales o mentales, e incluso a su forma de pensar y a su estilo de vida”. Para ello, considera necesario hallar a un profesor de yoga capacitado para adaptar las técnicas a cada persona.

Respecto a las ventajas que esta disciplina puede aportar, la directora de la Escuela Internacional de Yoga de Madrid subraya que los primeros beneficios del yoga siempre tienen que ver con la salud.

“Un buen yoga comienza con la enseñanza de la respiración. El objetivo es recuperar la respiración natural e incorporarla con atención a la vida cotidiana. Además, hemos de tener en cuenta que el yoga muestra la manera de incluir pautas de relajación miofascial y  mental junto a diferentes ejercicios, movimientos y posturas de revitalización”, expone.

La especialista afirma que “el yoga mitiga y alivia las dolencias, enseña a gestionar el dolor, mejora la respiración, elimina las señales del estrés y crea flexibilidad tanto en el cuerpo como en la mente”. Asimismo, incrementa la energía y la vitalidad, aumenta la resistencia, mejora la circulación de la sangre y las condiciones cardiovasculares. Además, Criado destaca la capacidad del yoga para “crear  una mayor atención, mayor conciencia de uno mismo y del mundo y, en definitiva, paz interior”.

Yoga para el dolor de espalda

Concretamente para el  dolor de espalda, la directora de la Escuela Internacional de Yoga de Madrid aconseja el yoga restaurativo. Sin embargo, los ejercicios recomendados dependen de la causa de la dolencia.

“Hay personas con escoliosis de columna que deben aprender a compensar las posturas y así estabilizar al máximo su cuerpo. A quienes vienen con hernias discales tenemos que tratarlos con esmero para enseñarles a estirar y a encontrar la posición ideal de descompresión. Por otra parte, a las personas contracturadas hay que proponerles las posturas de distensión que relajan las zonas afectadas”, puntualiza.

Algunos tienen dolor de cuello, pues “sus cervicales sufren las consecuencias del estrés o de las malas posturas frente a la computadora, así como otras dolencias derivadas de la vida sedentaria que tenemos hoy en día”, recalca.

“En todos los casos, proponemos un yoga a través de soportes, movimientos y posturas que toman en cuenta que el cuerpo funciona como un todo”, describe. Criado asegura que la clave es la sensibilidad.

“Mediante la sensibilidad enseñamos a los alumnos a proteger su espalda y, por supuesto, intentamos transmitirles la esencia del yoga que consiste en pautas de conciencia, atencion y autoconocimiento”, concluye.