Bienestar

Empresas gay friendly en México

Uno de los mercados más importantes para diferentes marcas es la comunidad LGBTTTI. Distintas corporaciones están comenzando a sumar normas y políticas a favor de la inclusión y la diversidad para que más empleados gay puedan desarrollarse sin padecer la terrible experiencia de ser discriminados o vistos de forma excluyente.

En México, esta tendencia es el resultado de un trabajo colectivo entre diferentes empresas, gracias a que en 2014 se fundó la Federación Mexicana de Empresarios LGBT, la cual promueve el empoderamiento económico no sólo de las personas a cargo, sino también de los emprendedores, profesionistas y el talento que se identifica como parte de esta comunidad. Algunas de las empresas más reconocidas dentro de esta asociación son IBM, Scotiabank y Google.

Iniciativas como éstas representan un paso gigantesco para quienes se dedican a difundir la diversidad, ya que, según la Encuesta Nacional sobre Homofobia y Mundo Laboral en México, alrededor de 35% de los empleados encuestados han sido discriminados en su lugar de trabajo por su orientación sexual, de los cuales 15% tuvo que renunciar.

 

Las empresas más LGBTTTI friendly en el mundo

Si te interesa trabajar en una empresa que apoye la igualdad de derechos, revisa las políticas de este listado, ya que son las que cuentan con las mejores calificaciones del Índice de Equidad Corporativa (CEI, por sus siglas en inglés):

  • Airbnb
  • Adidas
  • Walmart
  • Facebook
  • Paypal
  • General Motors Co.
  • Twitter
  • PepsiCo
  • Ford
  • Deloitte
  • Diageo
  • American Eagle
  • Mastercard
  • Mattel
  • AT&T
  • McDonald’s
  • MetLife

 

¿Sus ventajas?

  • Al difundir un ambiente de igualdad y respeto en el corporativo, cada empleado y elemento que pertenece a la empresa se siente con mayor confianza y libertad para desempeñar sus labores, y esto desencadena una mejor productividad y creatividad.
  • El impacto de la marca no sólo repercute en personas que pertenecen a esta comunidad, sino en todos los que apoyan la diversidad, incluyendo los familiares y amigos de los empleados que se reconocen como gay.
  • El consumidor final de las marcas gay friendly es más receptivo a los mensajes de igualdad y no discriminación, y lo demuestra siendo leal a la hora de comprar.
  • Si el target de la marca se dirige a esta comunidad, al contratar a empleados que se identifican con diferentes orientaciones sexuales, logra comprender con mayor claridad al consumidor y esto genera una ventaja competitiva sobre otras compañías.
  • Este tipo de empresas consiguen atraer mayor talento, ya que al ser incluyentes abren las oportunidades para quienes podrían sentirse rechazados en otros mercados.
Finanzas

¿Cómo ser un freelance exitoso?

En México, las personas que deciden dejar de ser “Godínez”, por lo regular, son mal vistas o causa de lástima. Muchos consideran que quien consigue mantenerse en un trabajo estable por décadas, es un suertudo e, incluso, escuchamos que eso de andar de “creativo” y “emprendedor” es para los tipos buena onda que nunca se van a casar y que están condenados a rentar.

Por ello, si también has decidido cambiar el cubículo por el escritorio de tu casa, te compartimos tres consejos que te ayudarán abrirte camino en la vida profesional independiente.

 

  1. No debas dinero. Si eres de los incrédulos que creyó que ese préstamo personal con interés “bajísimo” o las compras a meses intereses te iban a llevar al éxito y la felicidad, lamento romper tu burbuja, pues para los freelance esto no sirve. El crédito bancario es una herramienta que puede resultar muy útil; sin embargo, 98% (igual que el costo anual total de tu préstamo) de nosotros no sabemos usarlo.

El consejo es muy simple, aléjate de los meses sin intereses, de las rebajas sobre rebajas, de los “pagos chiquitos” o de cualquier producto bancario con eslogan demasiado prometedor. Así, cuando lleguen las oportunidades y tengas que invertir, por ejemplo, en una computadora nueva, será mucho más sencillo contratar un crédito y no caer en el abismo de un mal historial. Si ya debes, paga lo más rápido que puedas, verás que vale la pena. Cuando ya no tengas deudas podrás invertir, y ahí cambia la cosa.

 

  1. Deja de buscar un jefe. Para los simples mortales, la disciplina personal es una de las cosas más difíciles. Si no puedes tener pequeñas metas de tu elección, como leer, hacer ejercicio, llevar una dieta, es mejor que dejes a un lado los planes de negocio y consideres la posibilidad de que una empresa, que de inicio sólo dependa de ti, quizá no es la mejor opción para tu futuro.

En lugar de presentarte como freelance, maneja tu proyecto como una empresa ajena, y tu labor en ella como la tarea más trascendente para su éxito y crecimiento. Levántate todas las mañanas y dedícate a eso para lo que crees que tienes talento o por lo que sientes gran pasión. Si no crees en tu trabajo, nadie lo hará. Valora tu oficio y su producto final, no los tomes como un pasatiempo o algo a lo que te dedicas mientras le pegas al gordo.

 

  1. Olvídate del dinero y sé capaz de crecer. No estoy diciendo que aceptes la idea de comer de los tuppers que tu mamá te dona o que te resignes a una vida de austeridad. Pero tampoco caigas en el extremo de creer que cursar una materia online te convertirá en el mejor empresario del año.

Antes de inscribirte a todos los cursos digitales gratuitos, sé honesto contigo mismo. Evalúa cuáles son tus objetivos y define las herramientas con las que ya cuentas, y las que -en verdad- necesitas ahora. Una vez que lo tengas identificado, comprométete a resolver esta exigencia, sin miedo a equivocarte.

Bienestar

¿Qué oportunidades de trabajo tienen las personas con discapacidad?

México es un país diverso en costumbres, tradiciones y experiencias; sin embargo, también es una nación profundamente indiferente. Existen sectores de la sociedad que no sólo se ven gravemente afectados por la apatía, sino que prácticamente están olvidados: los homosexuales, los indígenas y las personas con discapacidad física -por mencionar algunos- son mexicanos que (sobre)viven en silencio, en la mayoría de los casos.

Las personas con discapacidad se encuentran desprotegidas en muchos aspectos. En el plano político, carecen de una genuino respaldo y apoyo por parte de partidos, que siguen viendo la discapacidad como un “problema” que debe abordarse mediante acciones aisladas, sin estructura o seguimiento transexenal. Sin embargo, cabe señalar que esta situación no se debe atribuir solamente a las instituciones, funcionarios públicos o gobiernos en turno; es la sociedad mexicana la que afianza este maltrato y olvido a través del clasismo, la discriminación, el racismo y la exclusión.

Para acceder al mercado laboral se requiere ser competitivo, y la única vía probada para serlo es la educación. Las personas con alguna discapacidad enfrentan complicaciones para ingresar y permanecer en el sistema educativo, por ello se requieren esquemas con herramientas que respondan a sus diferentes condiciones y hagan mucho más fáciles su acceso.

Nuestra nación ha sido una de las grandes promotoras de los derechos de este sector. La propia Constitución prohíbe cualquier tipo de discriminación debido al origen étnico, género, edad, discapacidad, entre otras. En 2007 se aprobó la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y su Protocolo facultativo, y en mayo de 2011 se publicó la Ley general para la inclusión de las personas con discapacidad, que busca fomentar que organizaciones, instituciones y empresas integren en su plantilla a personas con capacidades diferentes.  

Además, existen asociaciones que fomentan el respeto y la inclusión de las personas con discapacidad emitiendo recomendaciones o, en casos graves, acompañando a las víctimas de exclusión ante las autoridades judiciales.

Agustín Marte Pérez Córdoba, miembro de la Liga Peatonal, menciona que en materia de inclusión laboral y de movilidad para personas con discapacidad: “Sí ha habido cambios, pero no hemos llegado a una verdadera inclusión. Los gobiernos creen que con dar una beca o una silla de ruedas ya están atendiendo al sector, y no es así”.

Las personas con discapacidad pueden realizar prácticamente casi todas las actividades en los campos técnico o profesional. Si su movilidad es muy reducida, pueden ser contratados para labores de supervisión de documentos o captura de datos; en cargos medios y altos, prácticamente no tienen ningún impedimento para desempeñar labores de gran responsabilidad si cumplen con el perfil profesional que la empresa requiere.

Por otro lado, cada vez existen más empresas con programas sólidos de inclusión laboral, pero la infraestructura ciudadana está rebasada y dificulta que una persona con capacidades diferentes llegue a su centro de trabajo.

México requiere políticas de inclusión no asistencialistas en todos los niveles, para que el tema de la discapacidad sea atendido de manera sistemática, y así proteger los derechos de ciudadanos valiosos y con ganas de superarse.

  • Según datos del INEGI de 2014, en México existen 7.2 millones de personas con discapacidad física (5.6% de la población).
  • Entre los diferentes tipos de discapacidades, la más común es la que le impide al individuo caminar o subir escaleras usando sus piernas (64.1%).
Bienestar / Especial / S1NGULAR

4 trucos del lenguaje corporal que pueden beneficiarte

Aunque existen varios mitos sobre la importancia del lenguaje corporal, como aquél -totalmente falso- que dice que en la comunicación cara a cara el 93% es no verbal; no hay que desmeritar su importancia.

La kinésica o cinésica, la disciplina que estudia los gestos y movimientos corporales, es extraordinaria y en las condiciones adecuadas, puede abrir un montón de puertas y ayudar a generar empatía con los demás, en especial, si se trata de quien puede ser tu futuro nuevo jefe o alguien que te interesa de manera personal.

Por ello, basados en el libro de Leil Lowndes, How to talk to Anyone, te compartimos cuatro trucos de lenguaje corporal que pueden resultar realmente beneficiosos en cualquier situación.

1. Nunca sonrías de inmediato cuando saludas a alguien porque puedes darle a entender que es un gesto que ya tienes ensayado y que así lo haces con cualquiera que conoces.

Detente y mira a la otra persona a la cara por un segundo antes de darle una sonrisa genuina. De esta manera darás a entender que es algo espontáneo y personalizado, y esto te dará puntos a favor sobre cómo te perciba.

 

2. Al conocer a alguien, imagina que es un viejo amigo, así, tu cuerpo desencadenará reacciones inconscientes en el cuerpo (desde la alineación de tus pies hasta la postura de tus cejas) que te harán mostrarte con más en confianza hacia esa persona y, a la vez, facilitará que él/ella se sienta con mayor libertad de acercarse.

Esto también funciona cuando alguien te atrae. “Todo se reduce a que el respeto genera respeto, la atracción genera atracción y el amor genera amor”, según menciona Leil Lowndes.

 

3. Si no hay una interacción directa con la persona que te interesa, por ejemplo, en una junta o cualquier reunión, muestra tu interés en él/ella. Si no exageras al punto de hacerlo/a sentir incómoda, esta técnica puede resultar muy favorable.

El truco está en no verlo/a todo el tiempo, sino por momentos, como mientras participa o expresa alguna opinión.

 

4. Esto es algo sabido por todo el mundo: siempre mantén contacto visual con tu interlocutor.

El problema está en que a  muchas personas simplemente no se les da. Si a ti también te cuesta trabajo, se vale hacer pausas para que el contacto visual sea menos intimidante. Lo importante es mostrarte interesado, incluso cuando la otra persona deje de hablar. ¿Un tip adicional? Cuando apartes la mirada, hazlo de manera lenta, forzada, como si no quisieras, así expresarás que te importa la conversación y la persona por igual.

Especial / S1NGULAR

3 cosas que te dan un boost de energía en el trabajo

Ya sea por haber dormido mal, por una carga abrumadora de trabajo o por una mala alimentación, todos hemos pasado por días que parecen interminables, pero ¿qué hacer cuando no hay escapatoria y las responsabilidades requieren que estés con más del cien por ciento?

Un par espressos son un recurso comprobado, sin embargo, cuando el suministro de cafeína termina, el bajón es aún pero. Así que siempre que sea posible, lo mejor es recurrir a estrategias sostenibles de forma natural.

1. Toma un shot de nutrientes

Un desayuno saludable es, sin duda, un buen inicio, pero una de las maneras más rápidas de iluminar la mente es con una dosis extra de nutrientes, considera un smoothie, un bol de acai o quizá ya hayas escuchado sobre los suplementos llamados nootrópicos, si no, sólo diremos los jóvenes empresarios de todo el mundo han recurrido a estos para obtener cierta ventaja mental, en especial los chicos de Silicon Valley.

2. Da un paseo
Levantarte del escritorio y caminar (sin importar que sea alrededor de los cubículos) tiene beneficios que no imaginas; esto se debe a que el movimiento físico hace que la sangre circule y ello desencadena la liberación de sustancias químicas activadoras en el cuerpo. Además, también se ha demostrado que caminar estimula el pensamiento creativo y la resolución de problemas, no por nada era el hábito por excelencia de artistas como el escritor Robert Louis Stevenson y el cineasta Luis Buñuel.

3. Bebe agua

Incluso una deshidratación leve puede provocar una serie de síntomas como dolores de cabeza, mareos, letargo y somnolencia. Tomar agua a lo largo del día es una forma sencilla y eficaz de mantener la energía. Intenta beber un vaso de agua antes de elegir una barra de chocolate.

Con información de Entrepeneur

S1NGULAR / Techie

¿Un robot puede hacer tu trabajo?

¿Recuerdan Charlie y la Fábrica de Chocolate (2005)?, ¿recuerdan al señor Bucket, padre de familia honrado y trabajador, que perdió su empleo como colocador de tapas de dentífricos, sustituido por un brazo robótico? Ahora piensa qué tan probable es que tú te conviertas en el Sr. Bucket.

La ciencia ficción nos enseñó a temerle a los robots humanoides capaces de alcanzar y hasta mejorar las capacidades propias del ser humano, sin embargo, nada nos dijo de los pedazos alargados de metal, de esas máquinas rotatorias o de los programas computacionales diseñados para superar nuestro desempeño laboral.

Sí, la tecnología ha llegado a hacernos la vida más sencilla, pero tampoco podemos negar que ya ha sustituido miles de empleos y que lo seguirá haciendo, cada vez con mayor frecuencia.

Se estima que el 70 % de las máquinas robóticas están en los sectores de electrónica, audio, metales, maquinaria industrial y en el sector automotriz, que, por cierto, para el 2015 fue el cuarto generador de empleos más grande en México.

Además, se sabe que por cada mil trabajadores un robot le quita el empleo al menos a seis personas y el salario disminuye 0.75%, según un artículo publicado por los economistas Daron Acemough del M.I.T. y Pascual Restrepo de la Boston University. Dicho estudio es el primero en analizar el efecto directo y negativo de los robots.

De acuerdo al Banco Mundial 77 % de los trabajos en China, 85 % en Etiopía y 69 % en India se ven en riesgo debido a la amenaza mecánica. América Latina y México no se ven registrados en el estudio, sin embargo, la falta de especialización y el gran porcentaje de mano de obra que se dedica a la industria puede darnos una idea de cómo la problemática está latente y con gran fuerza.

Pero entonces, ¿qué podemos hacer ante el agigantado paso robótico?

Es cierto que el progreso económico depende en gran parte de la evolución tecnológica y que la inmediatez con la que las máquinas se abren paso en el mundo laboral está afectando a cientos de familias alrededor del mundo. Sin embargo, no todo está perdido, pues si bien los robots están ganando terreno en los ámbitos previamente mencionados, éstos han permitido que las profesiones dedicadas a las humanidades (incluidas las financieras) tengan una mayor proyección.

Bienestar

5 maneras de evitar que tu trabajo arruine tu vida personal

Para muchos de nosotros, es complicado sentir cuánto nos apasiona lo que hacemos y, al mismo tiempo, saber que nuestro trabajo es la principal razón de ese continuo estrés y  la gastritis que ya no nos deja dormir.

Somos conscientes de que el hartazgo laboral puede afectar significativamente nuestra productividad, eficiencia, creatividad, nuestra salud física y hasta emocional, pero ¿qué se puede hacer para evitar que esto suceda sin renunciar a ese dream job?

 

1. DESCONÉCTATE. Saliendo de la oficina, olvídate contestar mensajes, llamadas o correos que tengan que ver con trabajo. Si no puedes, marca un horario determinado en las noches o los fines de semana para revisar estos pendientes y respétalo.

2. PRESTA ATENCIÓN a las señales que te envía tu cuerpo. Los malestares, muchas veces, son consecuencia del estrés de todos los días, desde dolor de estómago hasta torceduras en el cuello.

3. BUSCA APOYO de tus pareja, amigos o familiares en quienes confíes y te ayuden a distraerte.

4. ORGANÍZATE. Muchas veces no nos angustia la cantidad de trabajo, sino sentir que nada tiene pies ni cabeza. Establecer tiempos de lo que debes hacer y ordenarlo por prioridades, puede hacer tu vida mucho más fácil.

5. RELÁJATE. Así como tienes decenas de citas en tu schedule, dedica un tiempo determinado a actividades como leer un libro, salir a caminar, tomar un masaje o lo que sea que te ayude a liberar estrés.

 

S1NGULAR / Sexualidad

6 maneras de darte cuenta de que estás harto de tu trabajo

¿Sientes que tu trabajo es demasiado estrenaste? Lamentamos decirte que no eres el único; 48% de los estadounidenses aseguran que su empleo mantiene sus nervios al borde, pero lo importante es reconocer si es momento de hacer algo al respecto.

Éstas son algunas señales para saber si tu situación va más allá de una mala racha.

1. Tu salud se comienza a ver afectada, física y psicológica. Algunos malestares comunes son dolor de espalda, obesidad, depresión o sentir debilidad de manera constante.

2. Si empiezas a olvidar cosas, te cuesta mucho trabajo tomar decisiones y controlar tus emociones, éstos son efectos del estrés en tu corteza frontal.

3. No puedes dejar de pensar en trabajo, aún cuando estás fuera de la oficina y en días de “descanso”.

4. Te sientes cansado todo el tiempo y la fatiga te acompaña 24/7.

5. Siempre tienes una actitud negativa, nada te pone de buenas y respondes con pésima actitud a cualquier comentario o instrucción.

6. Notas que tu desempeño laboral está viéndose afectado. Ya no das el 100% en lo que haces.

Viajes

¿Por qué las mujeres millennials viajan menos que los hombres?

Un estudio realizado en Estados Unidos (The State of American Vacation) señala que, aunque las mujeres consideran que un descanso es necesario para un buen desempeño de sus actividades, es precisamente el género femenino quien menos toma vacaciones por sentir culpa y compromiso. Para las mujeres, tener un empleo es sinónimo de suerte, mientras que para los hombres, se trata de algo que merecen.

¿Alguna vez te has sentido culpable por pedir vacaciones? A la mayoría de las personas les pasa, y no es otra cosa mas que querer ser llevar un ritmo y estilo de vida que define a las personas exitosas. Según esta investigación de 2016, sólo el 44% de las mujeres usó su periodo vacacional el año pasado, en cambio, el 51% de los hombre decidió darse un break de la rutina. ¿Por qué?

El 37% de las mujeres en esta encuesta demostró que la razón es una completa dedicación a su trabajo. Pero, el 35 % de las millennial mencionaron que se sentían culpables por tomar vacaciones, cifra contrastante al 25% de los hombres que compartieron esa respuesta.

Sin embargo, “no sólo los empleados no salen adelante sacrificando sus días libres, sino que estos mismos hábitos pueden atentar contra sus carreras”, mencionó Cait Dabaun, Directora de comunicaciones de Project: Time off.

Y tú, ¿cuándo fue la última vez que saliste de vacaciones? Recuerda que este periodo es una recompensa a tu esfuerzo diario, así que no dudes que lo mereces y mejor, ocúpate en pensar cuál será tu próximo destino.

Bolsa de trabajo

5 formas de prepararte para el trabajo de tus sueños (aunque tengas otro ahora)

Si sientes que cada día en tu cubículo es más triste que el anterior y crees que no falta mucho para que recojas el sacapuntas que llevaste a la oficina y azotes la puerta de tu jefe después de renunciar, lo mejor es que estés preparado. Hay muchas cosas que puedes hacer desde ya según la coach de liderazgo Jennifer Davis. ¿Aún no sabes por dónde comenzar?

1. Averigua cuáles son las habilidades que necesitas para llevarlo a cabo.

Lo mejor es hablar con alguien que se dedique a eso para que te lo diga de experiencia propia.

2. Desarrolla un plan para trabajar estas habilidades.

Practica todos los días y cada semana hasta que las domines. No dejes de hacerlo sin importar los cambios, mantenerte firme hará que estés preparado para enfrentar cualquier obstáculo.

3. Tómate un serio la retroalimentación.

La crítica constructiva será tu mejor aliada para mejorar en tus áreas de oportunidad y crecer.

4. Acércate a los líderes en tu rubro y conviértelos en tu guía.

Aprende lo más que puedas de ellos y aprovecha su círculo de relaciones para adentrarte aún más en la dirección.

5. Explota todas las oportunidades que hay en tu trabajo actual para aprender más.

Talleres, conferencias, seminarios, todo, todo puede darte nuevos skills.

S1NGULAR

Tanta positividad enferma

Hay una epidemia de positividad en las oficinas de todo el mundo y nadie se ha dado a la tarea de erradicarlo. ¿Quién no ha caído en esta tendencia de repetirse hasta el cansancio que su desempeño laboral depende en gran parte del estado de ánimo? “Todo es cuestión de actitud”, ¿cierto?

Por desgracia, rara vez esto es real y aparentar ser eternamente felices y optimistas nos está carcomiendo por dentro de manera lenta y dolorosa.

Simplemente pensemos que la jornada de trabajo de muchos implica regalar sonrisas y buen humor a quien sea que cruce por los pasillos, como si de reinas de carros alegóricos se tratara, y que incluso estamos dispuestos a responder con un sublime “muy bien. ¿Y a ti?” cuando, en realidad, en una cantidad considerable de estos momentos ni estamos bien ni tenemos el más mínimo interés por saber cómo está nuestro interlocutor.

Esta positividad es un aliado fundamental de los asesores de imagen y de los coaches motivacionales que contratan las pequeñas y grandes corporaciones, ¿por qué? Estratégicamente, hacer sentir a los empleados que la empresa se preocupa por su bienestar psicológico y emocional, los convierte en trabajadores incondicionales. Además, lograr un ambiente en apariencia feliz da un aspecto de estabilidad y eficacia.

Sin embargo, poco se sabe de los beneficios de la ira y el mal humor en nuestra productividad. Al respecto Joseph Forgass, profesor de psicología en la Universidad de Nueva Gales del Sur, sostiene que mientras el buen humor puede ayudar a nuestra creatividad y a la cooperación, nuestras habilidades de comunicación, atención y pensamiento crítico tienden a aumentar cuando la felicidad disminuye. Así, su estudio reveló también que un clima nublado o lluvioso mejora nuestra memoria mientras que los días soleados nos vuelven más olvidadizos.

No se trata de ser un malhumorado y descortés con todos y todo el tiempo, sino de descartar la idea de que ser sinceros con nuestros sentimientos únicamente está permitido en nuestras casas y alejados de la sociedad. Piensa que maquillar de un falso bienestar tus emociones puede tener efectos perjudiciales, que van desde depresión y problemas cardiovasculares hasta, claro, a una falta considerable de motivación en el trabajo.

Especial / Psicología

Siéntete orgulloso de “perder el tiempo”

¿Qué deberías estar haciendo en lugar de leer esto? Todos tenemos una lista infinita de pendientes por hacer, tareas que parecen interminables y deberes que siguen ocupando el espacio de tiempo libre que parecía verse, por fin, a la distancia.

El agobiante día a día, nos hace sentir culpables por los mínimos escapes que nos damos para disfrutar una película, salir a caminar, tomar una siesta o cualquier cosa que se pueda considerar “perder el tiempo”.

Sin embargo, al pensar que “perder el tiempo” es algo negativo, en realidad estamos afectando nuestra creatividad, claridad mental y hasta fuerza física.

Reducimos a tal punto el derecho al ocio, que nos privamos de periodos sanos de descanso, y -paradójicamente- la saturación de trabajo nos lleva a hacer constantes pausas para ver videos de gatitos, que terminan por interrumpir y retrasar las entregas.

En cambio, perder bien el tiempo, nos da la oportunidad de liberarnos de la carga mental de todas las labores, funcionando como un reset para volver con más energía.

Así que, por extraño que suene, perder el tiempo mejora tu productividad y la calidad de tu trabajo. ¿Sigues sin creerlo? Hay muchos ejemplos exitosos de quienes gustan de perder el tiempo. Noruega, uno de los mejores países para vivir de acuerdo a datos de U.S. News & World Report, tiene una jornada promedio laboral a la semana de 33 horas, con un mínimo de 21 días de vacaciones y una media salarial de 44 mil dólares al año. Carlos Slim, por su parte, alguna vez propuso un modelo laboral de entre 30 y 33 horas trabajadas a la semana, divididas en tres jornadas diarias de 10 u 11 horas y cuatro días de descanso.

Date la oportunidad de cambiar tu idea sobre el ocio.

Bolsa de trabajo

6 maneras de ganar dinero sin un título profesional

Los tiempos han cambiado y lo que antes era básico -como ir a la universidad-, ahora no lo es tanto.

Cada vez más personas prefieren ahorrarse los cuatro años -o más- de deudas escolares y aprovechar ese tiempo en encontrar su pasión o emprender su propio negocio.

Sujan Patel, empresario y co fundador de ContentMarketer.io, compartió algunas formas de ganar dinero y hacer lo que te gusta, sin la necesidad de tener un título profesional enmarcado en la pared.

1. Crea un producto y véndelo en línea. Libros, música, arte o tu mejor invento. Existen miles de sitios online donde puedes encontrar clientes que busquen justo lo que tú ofreces.

2. Renta tus cosas, puede ser desde antigüedades para decorar el set de una película hasta tu propia casa. Hay gente que ha construido negocios de renta de equipos empezando por rentar los propios.

3. Si eres aventurero, ¡ese es tu negocio! Si nadie cree que tengas futuro porque lo que más amas es lanzarte del paracaídas, quizá ese es tu futuro. Explota tu pasión: organiza retiros en grupos, consigue certificaciones.

4. Ofrece servicios de consultoría, desde contaduría hasta comunicación. Estos trabajos son muy bien pagados y te dan flexibilidad de tiempos. Pero, por supuesto, tienes que esforzarte por ser el mejor de tu ramo.

5. Abre un negocio de servicios. Piensa en algo que sepas hacer y que la gente esté dispuesta a pagar una y otra vez. ¿Diseño web, mercadotecnia, un despacho contable? Hay muchos nichos de oportunidades.

6. Busca trabajos que no requieran un título… y de verdad existen muchos. Para ser desarrollador web o hasta pilotos, lo único que requieres es certificaciones y entrenamiento, pero no asistir a una universidad.

Especial / Psicología / S1NGULAR

No tener objetivos en la vida te hace multipotencial

En la actualidad no es raro conocer a alguien que es arquitecto, activista por los derechos ambientales y socio de una tienda de bicicletas; sin embargo, la educación tradicional nos sigue diciendo que lo “correcto” es elegir qué quieres ser en la vida y definirte por ello.

“¿Qué quieres ser de grande?” nunca ha sido una pegunta exclusiva de los niños. Muchos adultos enfrentan cierto grado de ansiedad pensando a qué les gustaría dedicarse al salir de la Universidad, después de un empleo e incluso, mientras tienen uno; y es una constante que vivan afligidos creyendo que son buenos para tocar la guitarra mientras pasan ocho horas del día en un despacho contable, pero ¿por qué no ser/hacer ambas?

Durante el Renacimiento, una persona respetable era una persona multidisciplinaria, que lo mismo dominara las leyes de la época que pudiera pintar un fresco en la Capilla Sixtina.

De acuerdo con Emilie Wapnick, autora de Cómo ser todo: una guía para aquellos que (todavía) no saben lo que quieren ser cuando sean grandes, ser multipotencial tiene grandes ventajas como:

  • Aprovechar las intersecciones. Haberte dedicado 3 años a la industria farmaceútica puede tener una utilidad que no te imaginas el día que quieras abrir una joyería. Todo lo que aprendes en un área puede trasladarse a otras completamente diferentes y, finalmente, enriquecerlas.
  • Aprender con mayor rapidez. Tener muchos intereses y haber iniciado varias veces desde cero, te da la habilidad profundizar con mayor velocidad en distintos campos, aún sin tener ningún antecedente en ellos. Lo mismo puedes pasar una noche leyendo la obra de un autor que acabas de descubrir, que viendo un documental sobre la dinámica de la economía global.
  • Adaptarte. Según la revista Fast Company, ser una persona capaz de adaptarse a nuevas condiciones es el skill más importante del siglo XXI. Los constantes y drásticos cambios del mercado exigen que las empresas -y sus líderes- puedan reaccionar de manera adecuada y favorable a las necesidades de los clientes.

Así que quizá antes de coartar la ilusión de cualquier niño por ser veterinario, chef y astronauta, deberíamos preguntarnos en qué nos hemos limitado consciente o inconscientemente a nosotros mismos y comenzar a llevarlo a cabo.

Salud

Las profesiones que más engordan

Aunque no lo creas, tu profesión puede ser la responsable de esos kilitos, de los que parece imposible deshacerse. Una investigación hecha por la empresa Harris Interactive demostró que tu trabajo puede afectar directamente tu peso, ¿cómo? El estudio elaboró una lista de los empleos que más generan sobrepeso, asociados con factores como el estrés laboral y el sedentarismo.

¿Será que estás a punto de encontrar al responsable de tus kilitos Godínez?

  1. Agente de viajes

Atender al cliente, complacer y organizar sus viajes genera dos de los factores en cuestión: presión, por alcanzar los objetivos de las ventas, y sedentarismo, al pasar horas sentado.

  1. Abogado

En esta profesión el estrés está presente siempre y mantener una rutina no es fácil. Comer a deshoras, comer por ansiedad y no tener control o registro de la ingesta, lo hace uno de los trabajos con mayor sobrepeso.

  1. Trabajador social

Al igual que los agentes de viajes, éste es uno de los trabajos con mayor sedentarismo.

  1. Profesor

Además de dar clases, un profesor también debe hacer la parte administrativa: preparar las clases, hacer correcciones, calificaciones, asistencias, etc, todo esto desde la silla de un escritorio.  Eso sin contar con la frustración que muchos sienten con la educación en general según el contexto social en el que vivan.

  1. Artista, diseñador y arquitecto

Estos empleos se caracterizan por no respetar horarios. Además, muchos de estos profesionistas trabajan de modo independiente, así que la alimentación pasa a un segundo plano. También, viven sujetos a tiempos de entrega, por lo que el estrés está presente en sus vidas.

  1. Asistente administrativo

Sujeto a una silla y a órdenes, el estrés, ansiedad y permanencia estática son el pan de cada día. Comer junto a la computadora es un clásico.

  1. Físicos y científicos

Lo intelectual generalmente va de la mano con la falta de movilidad y, a veces, el ansia por conocer hace que se pierdan de vista los hábitos saludables.

  1. Policías y bomberos

La clásica la imagen del policía comiendo tortas, tamales, y donas -en versión gringa- no está tan alejada de la realidad. Esta profesión es una de las más estresantes, y la comida es una escapatoria; esto junto al trabajo de oficina, facilitan el aumento de peso.

  1. Marketing y Relaciones públicas

Se caracterizan por no tener horarios fijos, por lo tanto es muy complicado seguir hábitos saludables. Además, los constantes eventos con grandes agasajos gourmet son bastante comunes, por lo que la comida está incorporada al trabajo.

  1. Tecnología e información

Extensas horas frente a la computadora y jornadas larguísimas conllevan a un total desfase de horarios y comidas.

S1NGULAR

Lo que tienes que hacer en una entrevista de trabajo

Envías tu CV -destacando tantas cosas buenas, que no entiendes porqué ahora estás buscando trabajo-; esperas, recibes un mail, concretan una cita, preparas tu outfit, das la mejor entrevista de tu vida -mejor que la de Frost a Nixon-, esperas, esperas, esperas, esperas… Y empieza todo otra vez.

¿Qué fue lo que falló? ¿Dije algo que me hizo sonar racista? ¿Mis exámenes psicométricos señalan que soy un asesino en potencia? Si por más que le das vueltas al asunto no terminas de encontrar cuál fue la razón por la que “no eres el mejor candidato”, quizá te sirva leer de Sara McCord, experta en Recursos Humanos de la empresa The Muse, las cosas en común que encuentra en las personas que finalmente son contratadas:

Sé tú mismo

De acuerdo con McCord, la gente pasa tanto tiempo preparándose para dar las respuestas “correctas” en la entrevista que termina por memorizar una especie de discurso que no refleja su personalidad y los hace perderse en “el montón”. Lo ideal es confiar en que hay una razón por la cual la empresa está interesada en tu perfil y ser honesto. Seguramente si eres sincero al responder ¿por qué te interesa trabajar aquí? Podrías causar un mayor impacto en el reclutador.

Escucha

Tal vez tú piensas que pones atención, pero en la experiencia de McCord, la mayoría de los postulantes hacen preguntas para mostrarse interesados y antes de que la otra persona termine de responder, interrumpen con una distinta. Su recomendación es que de verdad te esfuerces y pongas toda tu atención en las palabras que salen de su boca, sólo así podrás crear una verdadera conversación y un ambiente de confianza.

Da seguimiento

Ok, tienes un excelente CV -mejor que el de todos los demás postulantes-, dominas tres idiomas y, quizá, eras el mejor peinado; pero no todo se trata de los skills que posees, hay muchos factores como expectativa económica y actitud que también están en juego a la hora de elegir a la persona que se integrará al equipo.

Mostrar un poco de interés y humildad no hace mal a nadie, por lo que enviar un correo -uno, sin llegar a ser invasivo- y preguntar cómo va el proceso si no tienes respuesta en el tiempo que te indicaron, puede provocar un giro en su decisión.

 

Con información de Fast Company

Psicología / S1NGULAR / Tendencias

“Tocar las pelotas” desestresa

La empresa española Imaginarte creó un accesorio de oficina para ayudarnos a hacer más llevaderas las horas de trabajo.

Niceballs es una prótesis colgante que se pega debajo de tu escritorio. Tanto su forma como el color simula la forma de los testículos, y su textura (arena contenida en plástico) invita a que, literalmente, toques las bolas cada vez que necesitas desestresarte.

Muchos estudios han demostrado que si la pasamos bien mientras trabajamos somos mucho más eficientes, pero quién iba a decir que, al final, “tocar las pelotas” iba a incrementar nuestra productividad. “Es una invención que puede hacer realidad el sueño compartido por millones de personas durante siglos: ser productivo mientras juegas con tus pelotas”, han dicho los creadores.

Por el momento, el accesorio aún está en fondeo, pero si eres de las personas que muere por este producto anti estrés puedes apoyarlo aquí.

Bienestar

4 señales que te dirán si debes renunciar ya a tu trabajo

¿Cuántas veces te has cachado pensando si debes o no cambiar de trabajo? Actualmente, el número de personas que genera antigüedad en una empresa ha disminuido. De hecho, la generación conocida como millennials tiende a cambiar de una a dos veces de empleo al año, pero ¿por qué pasa esto? De acuerdo con la especialista laboral Suzy Welch, es importante analizar ciertos aspectos del trabajo actual para poder determinar si conviene seguir o, de lo contrario, urge cambiar de trabajo. Los puntos más importantes son:

1. No tener crecimiento laboral

Es importante tener posibilidades de crecer dentro de una empresa, aspirar a puestos más altos, pues éstos sirven como motivación para tener un mejor desempeño laboral.

Cuando los puestos gerenciales son ocupados por familiares o amigos de los dueños o de quien tiene mayor poder dentro del lugar de trabajo, el interés por ser eficiente se va deteriorando, ya que esos lugares se ven inalcanzables, motivo por el que muchos prefieren irse a otra empresa.

2. Reputación y prejuicios

Siempre se tiene que lidiar con la fama, más cuando se escala de lugar, pues siempre aparecen los cuestionamientos: ¿Cómo hizo para pasar de asistente a mánager? ¿Cómo puede ser que este niño tenga más poder que yo, que hace años que estoy aquí?, etc. Estos prejuicios pueden ser muy duros al momento de enfrentarse con los compromisos diarios.

“Di que comenzaste como asistente, y algunas personas te verán siempre así. O quizás formaste parte de un proyecto que salió mal. A menudo los fracasos se adhieren a uno, incluso cuando no haya sido nuestra culpa”, dice Welch.

3. Fin de la emoción

Si cada que vas al trabajo te da pesadez, las actividades que alguna vez te emocionaron ahora son una tortura y, peor aún, la pasión se terminó, entonces estás cometiendo un error quedándote donde estás.

4. Mayor interés por otra actividad

Cuando pasas más tiempo pensando en otra actividad que en tu trabajo pendiente, e incluso esas ideas te hacen vibrar más, es momento de cambiar, darle un giro a tu vida y probar cosas nuevas.

Finalmente, Welch también aconseja buscar una alternativa antes de tomar una decisión determinante, “si te sientes indiferente respecto a tu trabajo, quizás estés aburrido o estresado. Y querer ser tu propio jefe tampoco es una razón lógica para partir. Quizás seas el próximo Mark Zuckerberg, pero ser un entrepeneur no es una elección de vida. Es el resultado de una idea brillante. ¿Tienes alguna?”.

 

 

 

Tendencias

Lap – dance: el baile prohibido

El término lap es una voz inglesa que significa “regazo”. Y es que no existe una definición mejor para este baile, nacido en la ciudad de Las Vegas, en el que el bailarín o bailarina se mueve sensualmente al ritmo de la música, con sus caderas encima del vientre y las partes nobles del espectador.

Un estudio aplicado en la Universidad de Leeds, Inglaterra, a 197 bailarines, determinó que la ganancia promedio para los ejecutantes del lap-dance oscila entre los 37 mil y los 74 mil dólares anuales, y se estima que en una noche ganan alrededor de 300 dólares.

Algunos bailes suelen ser más caros, como el clásico “privado”, que llega a costar entre 200 y 250 dólares por media hora, y 25 dólares si es en público. El lap-dance está muy ligado al strip-tease, ya que la bailarina, además de moverse sobre el cliente, en muchas ocasiones, según las expectativas, se quitan la ropa, hasta quedarse completamente desnuda.

El estudio realizado por la Universidad de Leeds también reveló que la mayoría de las bailarinas están satisfechas con su trabajo, ya que un 74% dice que no dejaría esta industria, la cual genera más de 300 mil millones de dólares al año.

S1NGULAR

Karoshi: la epidemia que ya está cobrando vidas en Japón

La epidemia conocida como Karoshi existe desde 1987, el año en el que trabajo empezó a matar a cientos de japoneses y, de acuerdo con el Ministro del Trabajo en Japón, en el 2015 fallecieron cerca de 2,310 personas. “Este fenómeno ha estado atacando a los japoneses por su obsesión a la excelencia y productividad. Ahora podría amenazarte si no tomas las precauciones adecuadas”, dio a conocer el Ministro.

Además, se estipuló que si un juez determina que el empleado murió por exceso de trabajo, la empresa deberá pagar la familia una indemnización de 1.6 millones de dólares y 20 mil dólares por parte del gobierno.

Sin embargo, este padecimiento ya no sólo es exclusivo de los nipones, pues en China ya se tienen el registro de 1,600 decesos al día por la enfermedad que ahí conocen como gualosi.

 

Varios estudios han comprobado que las personas que tienen jornadas laborales de 55 horas o más a la semana, son más propensas a sufrir un infarto debido al estrés acumulado. Lo ideal es trabajar en promedio 40 horas a la semana, cambiando el chip de que los trabajadores que llegan primero y se van al último son los más productivos.

 

 

Bienestar / Salud

El estrés laboral es el peor enemigo de tu estómago

Un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer que el estrés puede provocar varios efectos negativos en las personas, entre los cuales se destacan la falta de concentración, irritabilidad, depresión, trastornos digestivos como diarrea o estreñimiento, inflamación, síndrome del intestino irritable, así como, dolores agudos de estómago, padecimientos que podrían afectar tus actividades diarias, tanto laborales como personales.

Entre las actividades que más estrés causan, están las responsabilidades laborales, pues en los últimos años, los horarios de oficina han ido en aumento, de ahí que muchas personas consideren su lugar de trabajo como su segundo hogar, pues pasan más tiempo ahí que en algún otro sitio, incluyendo su propia casa.

Por ello, te compartimos algunos tips que pueden ayudarte a manejar mejor el estrés y tener una buena salud digestiva:

1. Tómalo con calma
La salud digestiva pocas veces se encuentra entre las prioridades, sin embargo, aunque no pareciera, es muy importante para que puedas realizar las actividades diarias. Si te sientes presionado, haz una pausa, bebe un vaso de agua y realiza 5 respiraciones lentas y profundas, concéntrate en ellas, podrás notar cómo recuperas tranquilidad y tu energía aumenta.

2. Actívate
La actividad física, ya sea clases de baile, zumba, kick boxing, capoeira, yoga, etc., te ayudarán a liberar tensiones, incluido el estrés acumulado a lo largo del día. Si no eres muy afecto a una actividad como tal, una simple caminata a la tienda o a casa te hará sentir más tranquilo y te ayudará a destensar los músculos.

3. Protégete
“Más vale prevenir que lamentar”, es un dicho que también aplica para la salud digestiva. En ocasiones nos resignamos o dejamos pasar las molestias digestivas, pero no debería de ser así. Por eso, no está de más incluir algunos probióticos (muchos yogurts contienen) en una dieta sana que fortalezca y restaure la flora intestinal.

4. Descansa
El sueño es un factor muy importante para fortalecer el sistema inmunológico y, en consecuencia, el organismo. Además dormir bien te ayuda a aclarar la mente y encontrar una mejor solución a los problemas que aparecen.

 

Salud

8 consecuencias de no dormir bien

Los periodos de descanso son muy importantes para el cuerpo, pues es cuando logra reponerse del desgaste diario. De acuerdo con los expertos, las personas deben dormir en promedio 7 u 8 horas para conservar un equilibrio entre el estado físico, emocional y mental.

Sin embargo, actualmente, este equilibrio pareciera casi imposible, pues el estilo de vida que llevan las personas a diario es cada vez más intenso, reduciendo cada vez más los periodos de descanso.

En los últimos años, las personas prefieren dormir más tarde o levantarse más temprano, con tal de terminar todos los pendientes –o los más posibles-, y como resultado, al despertar sienten que no hemos dormido nada, en un principio pareciera no tener “tanta importancia”, pero ¿cuáles son las consecuencias de este “nuevo” estilo de vida que involucra el no dormir?

  • Enfermedades constantes

El sistema inmunológico está estrechamente relacionado con el sueño. Si se duerme poco, para el organismo es más complicado enfrentar las enfermedades.

  • Incrementa el riesgo a padecer cáncer
  • Aumento de peso

Esto ocurre cuando las personas duermen menos de 5 horas diarias.

  • Envejecimiento prematuro

No tener un descanso adecuado, provoca la aparición de arrugas de forma prematura, los vasos sanguíneos son más notorios y puede reaparecer el acné.

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Dificultad al pensar/ concentrarse

Tomar una decisión se vuelve más complicado, más lento, ya que se complica la reflexión, aplicación de la lógica y reaccionar de forma ágil.

  • Menor deseo sexual

Cuando se duerme menos de cinco horas, la cantidad de testosterona en la sangre disminuye, por ende, el nivel de las hormonas sexuales también.

  • Se olvidan constantemente las cosas

Psicología

¿Cuánto dura la magia del amor?

El éxito de esa casi “mágica” palabra de la que tanto gozamos, amor, depende de una traducción altamente exitosa de los componentes en acción -deseo, enamoramiento y apego-. Los estudiosos del comportamiento humano, desde la psiquiatría, han encontrado que el amor romántico suele durar entre 6 meses y 3 años; por supuesto, también está psicológicamente probado que varía drásticamente dependiendo de quiénes son los personajes involucrados.

Sin embargo, el amor romántico no se ha desarrollado para ayudarnos a mantener una relación de pareja estable y duradera. El tipo de amor cambia con el paso del tiempo. Se puede convertir en un amor más profundo, o menos intenso, puede pasar por la pasión desaforada, el anhelo y hasta los pensamientos obsesivos. Es que, al final, todo se disuelve. Inclusive son pocos los poetas, compositores o escritores que dediquen tiempo a este tipo de emociones.

amor-3-an%cc%83os

No hay nivel de amor que dure lo que dura una vida, siempre estando en la misma línea y porcentaje, en el mismo nivel de entrega: todo tiene una fecha de caducidad. Lo que nos resulta   más seductor de nuestra pareja   suele ser precisamente   lo   más ambivalente. Es decir, las cualidades identificadas por los miembros de la pareja como más atractivas, con el curso del tiempo suelen ser las mismas que más tarde se convierten en motivo de conflicto.

De este modo, las cualidades originalmente “fascinantes” pueden ser reetiquetadas más adelante y terminan transformándose en los aspectos más problemáticos y negativos de la personalidad y de la conducta de pareja. Sólo nos resta que, a partir del trabajo mutuo, del compromiso para activar las hormonas encargadas de mantenernos felices y satisfechos, el amor del que se goza ahora también se goce mañana, aunque sea de forma distinta y con la veracidad de que algún día acabará y se trasformará.

Tendencias

Razones por las que no extrañas ser estudiante

Seguramente más de una ocasión al llegar al trabajo te ha pasado por la cabeza el pensamiento: “cómo quisiera regresar a la escuela, en lo único que me preocupaba era terminar la tarea antes de que la revisara el profesor, o pasar los exámenes”, o “los mejores años de mi vida fueron en la escuela”, de hecho hay varias razones que te hacen extrañar la época estudiantil. Pero también existen varios motivos por los cuales no hay que dejar de hacerlo y disfrutar la adultez.

Levantarse temprano

Aunque te sigues levantando temprano para ir a trabajar, seguro no es a la misma hora, porque la hora de entrada a la escuela normalmente es a las 7am, mientras que la mayoría de los trabajos inician a las 9.

Además no vas con la preocupación de haber olvidado la cartulina para exponer, o haber estudiado para los 20mil exámenes que tenías en un día.

La tarea 

Llegar a casa cansado, hasta el gorro de las matemáticas o las lecturas forzosas, y aún así tener que hacer ejercicios o contestar cuestionarios interminables.

Adiós a los exámenes

Todo el estrés, las horas extra de tareas y estudio para poder pasar los exámenes es algo que definitivamente agradecerás ya no tener.

El uniforme

Seguro a veces no sabrás ni qué ponerte para ir a trabajar, pero usar el mismo uniforme durante casi 10 años no está tan padre y menos cuando tenías clase de educación física y el pants era el más horrible, además de que cómodo no era su definición.

El dinero

O lo mismo que la famosa etapa de “estudihambre”. Qué tal cuando te querías ir de fiesta, invitar a tu ligue a salir, ir al cine o a un concierto, nunca tenías dinero y no neguemos que pedirle a nuestros papás era todo un drama, suertudo cuando tenías beca y no necesitabas gastarlo en materiales escolares.

Tu look

Si eres fan del maquillaje, las perforaciones, tatuajes, cabello largo (en hombres), rastas o cabello teñido, difícilmente podías usarlos. En la mayoría de las escuelas, hasta la prepa, debías llevar un look bastante natural y para nada extravagante, es cierto que en algunos empleos tienes que mantener una línea, pero ya puedes ponerle tu sello personal.

Los que te caen mal

Es típico que cuando un niño o niña te cae mal en el salón, los maestros y los papás hagan sus mayores esfuerzos porque se relacionen todos en armonía y se lleven bien. Pero la verdad es que no entienden que aunque eres niño, también te pueden caer mal otros, no por tener menos de 18 años eres optimista y te llevas bien con todos.

Los profesores frustrados

Cómo olvidar a los profes que pareciera no tenían otra opción que la docencia y la verdad la ejercían muy mal, de inmediato se les notaba el desagrado y sólo se dedican a hacerte la vida de cuadritos sin razón alguna.

Los libros

No todos, pero aceptémoslo, la mayoría de los textos que dejan en esta época no son los mejores, muchas veces siquiera entendemos lo que el autor quiere decir y lo peor es la premura con la que los profes dejan las lecturas, además de un resumen de mil páginas con su respectivo análisis y de paso un cuestionario. Eso en más de una materia.

Reprobar

El sentimiento de estrés, estómago retorcido y manos sudorosas era lo peor que te podía pasar en la vida mientras el profe decía las calificaciones finales. Sabías perfectamente que pasar o no era sinónimo de cómo pasarías tu vacaciones.

Los baños

Es todo un tema, porque pareciera que es los baños en las escuelas es sinónimo de sucio. Rara es la institución que mantiene los sanitarios impecables, o al menos que se puedan usar sin temor a ensuciarte o pescar alguna infección.

 

Salud

10 tips para que tu trabajo no te mate

Las oficinas de Google Australia se han convertido en el sueño de cualquier persona, sea o no Godín. Cuenta con instalaciones increíbles, en las que no sabes si vas a jugar, a pasarla cool con tus amigos, o en verdad las personas van a trabajar, pero qué pasas si no estamos en la ciudad de los canguros ni trabajamos en el buscador, ¿nos matamos? Pues ¡claro que no!, puedes modificar algunas actividades que te ayuden a sobrevivir la jornada y no morir en el intento.

1.- Levántate de la silla

Es malísimo para la salud estar más de 45minutos sentados, para empezar el colon no se puede mover de manera libre, lo que provoca que te estriñas, la sangre no pude viajar por completo en el torrente sanguíneo, dando como resultado las terribles varices, el cuello y los músculos de la espalda están todo el tiempo, o casi todo, tensos por eso es que después de un rato nos sentimos adoloridos y fatigados. Ahora ya lo sabes, procura caminar cada 30 minutos aproximadamente, aunque sea al baño, pero muévete.

2.- Usa las escaleras

El elevador es un invento maravilloso para llegar rápido a los pisos altos, pero cuando nos referimos a altos es a un 5° o 6° piso, de lo contrario puedes subir tranquilamente las escaleras, es verdad que muchas veces dan flojera, pero ¡vamos!, todo el día sentados, no nos caería mal un poco de ejercicio, sirve que estiramos los músculos y si le damos un poco de técnica hasta buenos resultados tendremos en las piernas y el trasero.

3.- Desayuno

Por lo que más quieras, no salgas de casa sin desayunar, a muchos no nos da hambre a horas muy tempranas, pero este alimento es el más importante del día. Para empezar si nos vamos a la etimología, es quitar el ayuno de, en promedio, ocho horas. Se sustituyen vitaminas y minerales en el organismo, activa el cerebro, previene los altibajos de glucosa (traducción, previene la diabetes) y como plus, evita los kilitos de más.

4.- Compra una lonchera

Aceptémoslo, una vez que empezamos la vida laboral es también la bienvenida a la vida de “Godín”, y con orgullo, hay que utilizar la lonchera, además de cuidar los toppers. Piensa en todo el dinero que te puedes ahorrar por llevar tu propia comida y dejar para de vez en cuando las visitas a la fondita. También es por salud pues tú sabes cómo lavas los alimentos, los preparas y, sobretodo, si son de buena calidad o están en buen estado.

5.- Camina

Normalmente cuando terminas de comer aún te queda tiempo antes de regresar a tus actividades, aprovecha esos minutos para dar la vuelta. Estira las piernas, reposa tu comida y ¡despéjate! Dale un giro a tus momentos, deja que entre oxígeno a tu cerebro, te aseguro que cuando regreses a tu rutina lo harás con mejor humor y todo se esclarecerá mejor.

6.- Bebe agua

Este líquido es súper importante en nuestro cuerpo, previene el mal humor (ahora, ya sabes que quizás tu jefe no sea tan amargado y sólo está deshidratado). Revitaliza las células, te ayuda a verte más joven, limpia el torrente sanguíneo y ayuda a la digestión.

7.- Procrastina

No seas tan exacto. Si bien no quieres llegar a tu dead line, al menos tómate diez minutos o veinte y date un break. Esos pequeños descansos ayudan demasiado para despejar la mente, estimular la creatividad y aumentan la productividad en el trabajo.

8.- Relaciónate

La convivencia entre el personal evita los ambientes laborales tensos, este punto no es sinónimo de fiesta cada fin o chacotear todo el día. Puedes aprovechar los encuentros casuales en el sanitario, en la comida, al llegar o salir de la oficina para conocer más a tus compañeros y, así, evitar las malas vibras.

9.- No trabajes más por el mismo sueldo

Nunca aceptes trabajar horas extras si no existe también un pago extra. Existen otras formas para demostrar interés y entusiasmo en un empleo que gastando todo tu día en la oficina.

10.- No contribuyas a un ambiente laboral hostil

Sin llegar a ser sangrón, sé selectivo en tus amistades laborales, evita a toda costa las personas tóxicas que se involucran en chismes o participan en algún tipo de acoso laboral y si conoces casos así, cuéntaselo a quien más confianza le tengas, pero no le pongas de tu cosecha, se prudente, se trata de ayudar no de perjudicar.

No existe el hilo negro como tal para hacer de tu ambiente laboral algo más ameno. Pero si de verdad los empiezas a considerar y llevar a cabo, notarás una mejor armonía en tu espacio.

Recuerda que ahí te pasas la mayor parte de tu vida y es la gente con la que muchas veces convives más que con tu familia. Entonces, lo mejor es mantener un buen ambiente, tanto personal como en el equipo.

Tendencias

Ejecutivos alto nivel, los que más contratan servicios de coaching

De acuerdo un estudio elaborado por la academia internacional Smart Coach a partir de entrevistas realizadas a ejecutivos de alto nivel, el modelo de coaching es considerado el más efectivo, y es más contratado por hombres con posgrado (53%).

“Las organizaciones requieren resultados en tiempos más cortos y que puedan ser medibles. Es muy difícil lograr eso cuando el foco está en el descubrimiento del ser, en cambio cuando se persiguen metas concretas, la persona también se potencia a sí misma logrando resultados observables”, expresó el director ejecutivo de Smart Coach, Isaías Sharon, respecto a la preferencia por el servicio.

A este modelo le sigue el neuro-lingüístico con un 22% de adeptos y el ontológico, con un 19%.

Respecto a la participación de hombres con estudio de posgrado en procesos de coaching, según el informe “un 81% de personas de sexo masculino han pasado por algún proceso de entrenamiento de esta disciplina“.

De esa cantidad, la mayoría lo hace a nivel individual (53%), y no en el marco de equipos de trabajo (37%).

“Esto también pudiera dar algunas luces sobre el desarrollo del coaching como una disciplina más indivual que colectiva, ya sea por requerimiento de las organizaciones o por la poca existencia de profesionales realmente capacitados para la facilitación de procesos en equipo”, añadió Sharon.

Asimismo, expresó que el 58% de los hombres y el 39% de las mujeres prefieren programas de certificación internacional al momento de aprender esta disciplina. En cambio, el 63% de las personas con posgrados también prefieren este tipo de programas”.

Por otro lado, Sharon comentó que en la actualidad esta disciplina se ha ganado un espacio en las empresas, universidades y en el desarrollo personal.

“Es muy importante que las personas y organizaciones puedan conocer más sobre qué realmente es el coaching y cuáles son sus beneficios, como también sus aplicaciones más útiles, de forma de poder distinguir dentro de una oferta cada día más amplia, pero también repleta de falsas promesas, profesionales no certificados y empresas que con tal de vender o subir sus precios han llamado coaching a cualquier cosa. El desafío de seguir aprendiendo está en nuestras manos”, agregó.

El estudio arrojó que las principales características que debe tener un coach son tres: “saber acompañar, saber escuchar y que respete la visión del cliente”.

Fuente: La Tercera

S1NGULAR

Madres solteras buscan trabajo… ¡y no se los dan!

“Las madres solteras cargan con un estigma súper injusto, ya que generalmente son vistas como personas de dudosa moral o se les culpabiliza por no mantener a su pareja a su lado, cuando muchas veces es una elección de cualquiera de los dos –señala Manuel Turrent, psicoterapeuta especializado en género y pareja–. En contraste, los padres solteros gozan de muy buena fama. Lo que a las mujeres se les condena, a los hombres se les condona”.

Además de injusto, este prejuicio multiplica los problemas de las madres solteras. A la monumental tarea de cuidar a un hijo se le suma la de conseguir un empleo digno, que ofrezca un sueldo que pueda alcanzar para los dos y que tenga un horario que, al menos, se ajuste a los de una guardería.

«Lo que a las mujeres se les condena, a los hombres se les condona.»

Desafortunadamente, en muchas ocasiones, dichos empleos resultan inalcanzables para estas mujeres, precisamente por su condición de madres solteras. “Desde que dices que eres madre soltera y que tu hijo es pequeño, creen que faltarás a cada rato. Me tocaron jefas que eran señoras con hijos y se quejaban de las empleadas que pedían permiso para ir al festival del 10 de mayo. Durante el tiempo que estuve pidiendo empleo sí me sentí discriminada”, dice Alicia Torre, madre soltera.

La dificultad de encontrar un empleador libre de prejuicios va de la mano con las pocas oportunidades laborales que cuenten con las características que una madre soltera requiere para mantener y cuidar a su hijo. “Buscar trabajo es difícil cuando no tienes quien te apoye para cuidar a tu hijo, porque no puedes aceptar cualquier cosa. Si el horario es muy matado, te complica muchísimo la vida; entonces acabas en un trabajo con muy poco ingreso, pero lo aceptas con tal de tener un horario que te permita estar llevando y trayendo a tu hijo de la guardería a la casa”, asegura Alicia.

S1NGULAR

¿Qué tan difícil es ser gay en el ambiente laboral?

El trabajo sigue siendo uno de los lugares más difíciles para salir del clóset. Un 55% de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero en México dice que nadie o pocos compañeros de oficina saben de su orientación sexual o identidad de género, mientras que 35% han sido víctimas de algún tipo de discriminación en su espacio laboral, revelan los datos de la Primera Encuesta Nacional sobre Homofobia en el Trabajo.

“En el proceso de selección de mi primer empleo nunca me preguntaron si era gay, pero cuando mi jefe lo supo, cambió su trato hacia mí, al extremo de que tuve que renunciar porque me resultaban incómodas cosas como pedirle una junta”, relata Raúl, experto en Finanzas, que ha trabajado en tres empresas durante los últimos ocho años.

“Sufrí tanta presión, que en mis otros dos empleos preferí ser más discreto porque no quería volver a vivir cosas, como que siempre que tenía que hablar con un director le pedía a la secretaria que se quedara”, dice el ahora gerente de una empresa de telecomunicaciones, en la que ha optado por salir del clóset de manera “paulatina”.

“Mis jefes directos saben que soy gay, y ellos me sugirieron que no lo ocultara, pero que era preferible que las personas conocieran primero mi trabajo y luego cualquier otro aspecto de mi vida personal”, apunta.

En esta Encuesta, realizada por la organización Espolea AC, Foro Enehache y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, también se encontró que a 14% de los entrevistados se le ha negado un empleo a causa de su orientación y que a 20% de las personas LGBTTTI se les ha preguntado sobre su orientación sexual o su identidad de género antes de ser contratadas.

s19-singular-trabajo-gay-int

En México, las empresas no están obligadas a incluir temas de inclusión laboral que se refieran directamente a las personas LGBTTTI; únicamente la Ley Federal del Trabajo prohíbe cualquier práctica de discriminación.

“Seguramente hay muchos más casos de discriminación laboral en el sector público y privado contra la comunidad LGBTTTI de los que no tenemos conocimiento, ya que no se denuncian”, subraya Alfonso García Castillo, coordinador de Atención y de Educación por la Igualdad y la No Discriminación del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México (Copred).

“A veces, la manera en la que una persona se expresa es motivo de burla, pero el caso más grave es el de las personas trans, quienes llegan a vivir situaciones de rechazo mucho más evidentes y que se presentan desde la dificultad de tener acceso a un trabajo”, indica García Castillo.

Ante este vacío legal, Copred, que es una dependencia del Gobierno de la Ciudad de México, además de participar en iniciativas que impulsen la creación de las políticas necesarias de parte del Estado, lleva a cabo diversas acciones, como invitar a las empresas a que se integren a un pacto en el que se comprometen de manera voluntaria a implantar programas de inclusión de todo tipo, incluyendo a la comunidad LGBTTTI.

Ilustraciones de Abraham Bonilla Nuñez.

Psicología

Carta de una ama de casa a una madre que trabaja y viceversa

Mucha rivalidad hay entre las mamás que trabajan y las que se dedican a sus hijos. ¿Pero qué pasaría si se escribieran una carta mutuamente? En el portal Healthy Doctor, se hizo la prueba. Éste fue el resultado:

Querida mamá de tiempo completo,

Algunos te han cuestionado qué haces todo el día en tu casa. Yo sé lo que haces. Lo sé porque yo también soy mamá y por mucho tiempo lo hice.

Sé que tu trabajo no es remunerado económicamente, y muchas veces tampoco agradecido. Empieza desde que despiertas y no termina cuando te vas a dormir. Sé que trabajas fines de semanas y noches, sin ningún horario de salida. Sé que las recompensas son muy buenas, pero pocas.

Sé que rara vez  tomas el té o café caliente. Que tu atención siempre está dividida. Sé que probablemente no consigues ningún tiempo de inactividad cuando estás en tu propia casa, a menos que tengas un solo niño que todavía tome siestas en el día.

Sé los desafíos a los que te enfrentas diario, normalmente sin ningún apoyo de otros, ni respaldo. Las rabietas de los niños, los accidentes del baño, las batallas en la comida, los crayones en las paredes, la rivalidad entre hermanos, el bebé que parece que nunca deja de llorar. Sé que parece que el trabajo nunca acaba, como un círculo infinito –compras la comida, la preparas, la cocinas, tratas de que tus hijos la coman, la limpias del piso, lavas los trastes, y repites en tres horas–.

Yo sé lo que haces. Lo sé porque yo también soy mamá y por mucho tiempo lo hice.

Sé que fantaseas sobre tener una hora para ti, para comer en paz, o dormir en la tarde. Sé que a veces te cuestionas si todo esto vale la pena, y sientes envidia de tus amigos que están tomando un café en el trabajo. Sé que a veces cuando regresa tu esposo a casa, después del trabajo, quiere poner sus pies arriba, justo en el momento en el que tú necesitas un respiro de todo, y esto puede hacerte llorar.

Sé que eres incomprendida por tantos, que no entienden las dificultades de cuidar a niños pequeños tú sola, todo el día. Imaginan que pasas todo el día tomando café en lo que tus hijos juegan, en silencio. Sé que extrañas tu independencia económica. Sé que te irrita cuando la gente dice “¡gracias a dios que es viernes!”, porque para ti, todos los días son iguales. No hay viernes, ni horas de salida en tu trabajo. Sé que muchas personas no entienden que tú, en efecto, trabajas. Nada más que es un trabajo sin paga en tu casa.

Mamá de tiempo completo, no sé cómo le haces. Admiro tu infinita paciencia, tu habilidad de enfrentar cada día con una sonrisa y de llevarles felicidad a tus hijos, aun cuando ellos te acaban. Admiro tu dedicación de ser una presencia constante en la vida de tus hijos, aun si no siempre es fácil. Admiro la forma en la que trabajas sin expectativas de ser recompensada –no ascensos, no fama, no salario–. Sé que quieres que tus hijos se sientan importantes y amados, y eso… es lo que mejor haces.

Sólo quería que supieras que lo entiendo. Las dos somos mamás. Y lo sé.

Saludos desde las trincheras,

La madre que trabaja.

Querida Mamá que trabaja,

Sé que a veces eres juzgada por otros por dejar a tus hijos en manos de otros, para trabajar. Algunos incluso insinúan que no amas a tus hijos tanto como las mamás de tiempo completo, y que es mucho mejor para los niños estar en casa con sus madres.

¿Cómo pueden decir esto sobre ti? Yo sé que amas a tus hijos tanto como cualquier otra mamá. Sé que la decisión de regresar a trabajar no fue fácil. Consideraste los pros y contras, mucho antes de siquiera concebir al bebé. Ha sido una de las decisiones más importantes de tu vida.

Sé que a veces eres juzgada por otros por dejar a tus hijos en manos de otros, para trabajar.

Te veo en todos lados. Eres la doctora a la que llevo a mi hijo cuando se enferma. La especialista en alergias, la que le diagnosticó a mi hija la reacción alérgica al cacahuate. Eres la psicoterapeuta que trató la espalda de mi esposo. La contadora que hace nuestros impuestos. La maestra de primaria de mis hijos. La directora de nuestro centro de cuidado. La maestra de gimnasia de mi hija. El agente de vienes raíces que nos vendió la casa. ¿Qué clase de mundo sería si no pudieras estar ahí para nosotras? Si hubieras sucumbido a la presión de los que te insistieron que el lugar de una madre es en la casa.

Sé que consideras a tu familia en cada trabajo que tomas. Sé que te paras una hora antes que nadie, para poder hacer ejercicio y tener un tiempo para ti. Sé que vas a juntas después de haber estado toda la noche despierta por tu bebé. Sé que cuando regresas a la casa en la noche, empieza tu segundo “trabajo”. Los que están en contra no entienden que atiendes una casa y mantienes un trabajo. Llegas a la casa, cocinas la cena, bañas a los niños y les lees historias. Los tapas y les das el beso de buenas noches. Pagas las cuentas, haces la compra del súper, lavas la ropa, los platos, tal como cualquier otra mamá.

Sé que seguido te sientes culpable sobre pasar tiempo lejos de tus hijos, así que sacrificas tu propio tiempo. Sé que no puedes tomarte “un día libre” para ti, cuando tus hijos están en la guardería o la escuela. Sé que aceptas que el trabajo es tu “tiempo libre”, por ahora. Sé que cuando estás en el trabajo no malgastas ni un solo minuto. Sé que comes en tu escritorio, no sales por café, y eres completamente dedicada y concentrada en tu trabajo. Al final, tú decides estar ahí. Quieres estar ahí.

Sé lo exigente que eres sobre la gente que cuida a tus hijos, y que esas guarderías ofrecen excelente cuidado. Sé que sólo dejas a tus hijos en un lugar en el que estás segura que son cuidados y amados. Sé que pasas muchos días cuidando a tus hijos cuando están enfermos, y sacrificas parte de tu quincena. Sé que secretamente te encantan esos días, y disfrutas estar con tus hijos.

Sé que a veces te sientes culpable de no estar ahí todo el tiempo. Pero, madre que trabaja… estás poniendo un ejemplo maravilloso a tus hijos. Les estás demostrando que una mujer puede tener una carrera y contribuir de cierta manera fuera de la casa, y aun así ser una madre amorosos. Les estás enseñando a tus hijas que pueden hacer lo que sea que se propongan en la vida. Estás mostrando fortaleza, dedicación, tenacidad, y lo haces con mucho gusto y amor.

Sólo quería que supieras que te entiendo. Porque las dos somos madres.

Saludos desde las trincheras,

Madre de tiempo completo