S1NGULAR

¿Por qué amamos los conciertos?

Las experiencias en vivo son una forma de enriquecer nuestra vida por los valiosos recuerdos que nos generan. No es casualidad que, de acuerdo con una encuesta realizada en 20 países por el marketplace Starhub, el 35% de las personas asegura recordar más su primer concierto que su primer beso.

Brincar frente al escenario de nuestro cantante favorito o gritar apoyando al equipo del que portamos la camiseta impacta directo en nuestras emociones y memorias, por lo que, a corto y largo plazo, influye en nuestra felicidad y las conexiones sociales que establecemos. ¿Increíble, no?

Los encuestados afirmaron que los eventos en vivo tienen prioridad sobre su rutina diaria, pero ¿qué somos capaces de ofrecer a cambio de estas experiencias?

Con tal de ver a su artista preferido tocar en vivo: 

  • 42% borraría sus redes sociales por un mes.
  • 35% dejaría de usar su celular una semana .
  • 33% sería capaz de dejar de beber un año completo.
  • 26% renunciaría al sexo por un mes.
  • 12% no se bañaría por un mes.
  • 7% se atrevería hasta a cortar con su pareja.

Y por ver jugar a su equipo:

  • 31% borraría sus redes sociales por un mes.
  • 28% dejaría de usar su celular una semana .
  • 27% sería capaz de dejar de beber un año completo.
  • 19% renunciaría al sexo por un mes.
  • 15% no se bañaría por un mes.
  • 7% se atrevería hasta a cortar con su pareja.

¿Tú qué estarías dispuesto a hacer?

Agenda / Sexualidad

Acóplate con tu pareja: claves para un mejor sexo

Si algo aprendemos en nuestras clases de secundaria es que la química sí existe, y más cuando se trata de intimidad.

Sea cual sea el tipo de encuentro que tengamos, hay que partir de dos premisas indispensables: la interacción debe establecerse sin engaños ni falsas expectativas y siempre comprendiendo que no somos objetos de consumo mutuo, sino sujetos generadores y receptores de placer.

Acoplarse en términos sexuales toma tiempo porque armonizar los deseos de cada persona es un proceso complejo. Para ello, Antoni Bolinches, terapeuta y sexólogo catalán, señala cinco variables que se deben conciliar en los encuentros eróticos para lograr el acoplamiento sexual.

  1. La iniciativa. Una propuesta es bilateral facilita que ambas partes se sientan deseadas.
  2. La frecuencia. Lo ideal es que esté marcada por el propio deseo, pero a veces éste puede ser caprichoso y variar con el tiempo y con cada persona, así que lo ideal es hablarlo y quizá establecer una cantidad que satisfaga a ambos.
  3. Los rituales. La variedad de prácticas y conductas hacen que el acoplamiento sea algo diverso y satisfactorio.
  4. La resolución. Cuando un encuentro sexual difícilmente culmina en el orgasmo produce tal frustración que puede causar resentimiento: no se trata de “llegar juntos, siempre y con la misma intensidad”, sino de lograr una descarga placentera .
  5. 5. La afectividad posorgásmica. Sobra decir que el acoplamiento sexual no solo depende del antes y del durante, sino también del después. Las muestras de afecto posteriores incrementan o reducen la receptividad sexual y facilitan o dificultan la disposición para los próximos encuentros.

Confiar en la dimensión erótico sexual es una de las tareas más desafiantes, pero también genera vínculos duraderos, por eso los encuentros casuales pueden devenir —cuando salen bien— en pasiones formidables.

Trabajar y esforzarte en tu vida sexual es algo que te beneficia directamente y que, de paso, tu pareja agradecerá. Aplícate, conversa y consulta; da un paso más allá con la conferencia: Claves para el acoplamiento sexual, que S1ngular impartirá este próximo 25 de marzo.

Para inscribirte o pedir mayor información, escribe a esther@s1ngular.com o llama al
5616 8552.

 

Sexualidad / Tendencias

‘Bud sex’: prácticas homosexuales sin etiquetas

Actualmente existen diversos términos para describir la variedad de preferencias sexuales, una de ellas es el “bud sex”, la cual se refiere a la prácticas entre homosexuales y heterosexuales, pero sin ser con considerados bisexuales.

La tendencia no es nueva, se sabe que desde el inicio de la humanidad, algunos hombres disfrutan de estar tanto con personas de su mismo sexo como del opuesto, sin tener que sacrificar su condición de “macho alfa”.

El sociólogo Tony Silva realizó una investigación con un grupo de hombres de Missouri, Illinois, Oregón y Washington, quienes se catalogaban como seres heterosexuales, conservadores y muy machos; incluso, varios de ellos contaban con una familia, sin embargo, eso no era impedimento para que gozaran del sexo con personas de su mismo género, incluso varios aceptaron que eran compañeros del trabajo.

Silva concluyó que se puede mantener la actividad sexual sin incluir el factor romántico, ni la relación de los conceptos feminidad u homosexualidad.

 

Opinión / Sexualidad

Ojalá lo hiciera como mi ex

Descubrir esas pequeñas cosas, como si está circuncidado o no, si estás depilada o no, si tiene lunares o cicatrices. Sentir el peso de su cuerpo sobre el tuyo. Descubrir si embonan. Cuánto dura el juego previo. Si la excitación te hará lubricar. Si su erección será rígida. Un sinfín de cosas.

Tal vez no sean preguntas tan específicas las que pasan por nuestra mente. Pero, aunque uno no lo desee, aunque nos digamos que no las haremos, siempre vienen las comparaciones. Las terribles y odiosas comparaciones. Porque, de entrada, es posible que no salga bien parado (es decir, sí, pero de otra forma). Sobre todo si vienes una relación larga. Tal vez tu ex ya sabía cómo hacerte llegar al orgasmo. Conocía los botones que debía apretar. Y es como comenzar de cero.

Claro, puede pasar lo contrario: que te guste más la nueva experiencia. Pero siempre habrá algo que te guste más del anterior. Y la nostalgia aflorará.

En mi caso, puedo decir que de Mario me encantaba el sexo oral. No sé cómo demonios lo hacía, pero era perfecto. A diferencia de Luis que, cuando comenzaba, prefería decirle que ahí la dejáramos y que mejor se dedicara a penetrarme. De perrito, por favor. La especialidad de la casa. Cuando estuve con Fernando, lo mejor sucedía cuando yo estaba arriba. Me encantaba tener el control total de los movimientos hasta el punto de explotar.

Algunos han destacado por ser más arriesgados; mientras que otros por su timidez, aunque lo compensaban de distintas y especiales maneras. Pero todos tenían algo especial, algo que los hacía cogibles. Algo que siempre extrañaré y recordaré con cariño. Si pudiera crear a mi amante perfecto, lo haría con cada una de sus fortalezas a la hora de coger. Sí, es utópico. Y mientras esto no se pueda realizar, soy feliz con lo que tengo y trato de guiar a mi pareja a esa perfección. Porque, al igual que ellos, no soy esa chica ideal.

 

Opinión

Si algo envidio de los hombres es su capacidad de olvidarse de todo a la hora del sexo

Cuando ellos cogen, no les importa si están gordos, flacos, si se les nota la lonja, si se rasuraron, si se bañaron o no… o si tú tienes estrías en las nalgas. Cogen y lo disfrutan. Claro, están los metrosexuales o los que son la excepción de la regla; tampoco hay que encasillar. Pero, con las mujeres, la excepción seríamos quienes no nos preocupamos.

Todas, en algún momento de nuestra vida, sin importar la edad que tengamos, nos hemos visto envueltas en conversaciones sobre ejercicios, cremas, champús y un amplio espectro de recetas y artilugios de belleza, lo que indica la importancia que le damos a sentirnos bellas. ¡Cuántas revistas no sobreviven gracias a las recetas de todo tipo de menjurjes para sentirnos mejor con nosotras mismas! No es que esté mal, pero es que, en ocasiones, le damos tanta importancia que llega a influir en nuestras formas de relacionarnos en la cama.

A la hora de revolcarme con alguien, sólo pienso: “Que no note el gordito de mi cadera o la celulitis de mis muslos…”

En cambio, en las conversaciones masculinas, abundan las cosas sin importancia, como los deportes, el cine y, sí, que si alguna que otra mujer está buena.

Siempre sentí que tenía muslos de jamón de puerco. Me veo al espejo y… así esté en mi peso ideal… definitivamente hay algo que no me gusta. Siempre existe la comparación con las demás. Pero sé que no soy la única. Las amigas como quienes desearía estar yo se sienten igual; y son estas pláticas donde una se da cuenta de eso.

A la hora de revolcarme con alguien, sólo pienso: “Que no note el gordito de mi cadera o la celulitis de mis muslos; que no se dé cuenta de que se me ven las venas o que tengo pechos pequeños”. Pero he aprendido que a ellos, la verdad, la verdad, les vale un reverendo comino cómo nos veamos.

Llevo muy bien grabada aquella ocasión en que salieron unas fotos de Scarlett Johansson en bikini, tomadas por paparazzi, donde criticaban su celulitis. Cuando se las mostré a unos amigos, haciendo hincapié en lo asquerosa que se veía, ellos sólo dijeron: “¡Qué sabrosa!”. Así funciona su mente. A partir de ahí, comencé a relajarme.

De las parejas que he tenido, sólo una me ha dicho que el aspecto físico le interesa ante todo. Las demás, en general, hasta me pedían que no me cuidara tanto, porque les gustaba “la carnita”. No, no pretendo hacer de esto un curso de superación personal, un “ámate como eres”, porque eso es casi seguro que jamás lo lograremos.

Lo que intento decir es: ¿Acaso, a la hora de la pasión, nosotras nos fijamos en si los hombres engordaron, enflacaron o lo que sea? No. A la hora de coger, lo que importa es la química, la lubricación, las sensaciones. Olvidémonos de cómo lucimos y disfrutemos más a la hora de coger.

Tendencias

Rumuki: la app ideal para grabaciones íntimas

Aceptémoslo, a todos en algún momento nos han dado ganas de protagonizar un video sexual con nuestra pareja, si no, al menos intercambiar imágenes con poca ropa, ya sea por simple curiosidad o porque es una forma de mantener encendida la llama de la pasión. Sin embargo, esta actividad suele ser bastante riesgosa, pues al tener material “indebido” en nuestros celulares o tabletas, corremos el riesgo de que alguien más lo vea. Por ello, y por fortuna, ya existe Rumuki, el mejor aliado para mantener la multimedia candente de forma privada.

Este software  lo que hace es encriptar los videos e imágenes para poder mantenerlos a salvo y evitar que alguien más vea el contenido. Para poder grabarse, así como reproducir los materiales, es necesario que los involucrados sincronicen sus equipos y pongan una contraseña. Por el momento sólo se encuentra disponible y sin costo para iOS.

Lo que sí se puede hacer de forma independiente, y esto al igual es una maravilla, es eliminar el contenido del equipo, brindando mayor seguridad por si un dispositivo se pierde o es robado.

Tendencias

‘Love mist’: congelar tus genitales por placer

Mejorar los encuentros sexuales es algo que pone a trabajar duramente tanto a hombres como mujeres, llevándolos incluso a probar cosas impensables como: congelar los genitales para incrementar el placer. A esta tendencia se le conoce como Love Mist. 

Este servicio que se ofrece en Cryotherapy UK, un centro especializado para aliviar dolores y moldear la figura a través de tratamientos con nitrógeno líquido que provocan un descenso de temperatura a -71ºC, y al emplease en los genitales, incrementa el flujo de la sangre, las endorfinas y por ende, el estado de ánimo.

Otro beneficio que se tiene a partir de este tratamiento es la producción de colágeno, el cual, ayuda a retrasar los signos de envejecimiento y dar aspecto más juvenil. El costo $62 dólares aproximadamente.

Tendencias

Youporn recompensará a quien logre hackear el sitio

El sitio de pornografía más reconocido del mundo, Youporn, se encuentra evolucionando constantemente para que la seguridad de su plataforma sea tan buena que ninguna persona pueda extraer videos o datos personales. El portal está tan interesado en ser impenetrable que incluso se está ofreciendo una recompensa a quien logre hackearlo.

Youporn -que hoy pertenece a MindGeek, una compañía que también alberga los sitios RedTube y Pornhub-, entregará entre $50 y $25,000 dólares a los hackers que consigan burlar los puntos de seguridad de su plataforma y logren robar materiales pornográficos.

El tema de la privacidad de datos personales ha cobrado gran importancia, pues se han dado a conocer diversos casos de robo de bases de datos de grandes empresas, tanto de la industria bancaria como de entretenimiento, además de páginas para encontrar pareja. Esta situación sin duda perturba a más de un usuario, ya que existen miles de episodios de extorsión, robo de identidad, entre otros delitos que se desencadenan a partir de la extracción de información.

 

Sexualidad

Rough Sex, ¿qué es?

El rough sex no se trata de un ataque o de violencia sexual. Más bien, es una experiencia exquisita donde si aprendes a manejar los límites y a jugarlo (bien y bonito), tu apertura erótica te dejará sentir éxtasis inimaginables.

Aunque ahora muchos se autodefinen como raros, especiales, únicos y diferentes, todos hemos querido encajar en esa extraña categoría conocida como “normalidad”, ajustarnos a las reglas, al canon.

Afortunadamente, hay un aspecto de nuestras vidas en donde todo es posible: el sexual. No sólo nos devuelve la capacidad de jugar, sino que nos arroja a nuestra animalidad y nos quita (aunque sea por un instante) varias de las cadenas y convenciones a las que vivimos atados.

En el sexo nada es anormal; sin embargo, hay prácticas más peculiares que otras. Hablar de rudeza es subjetivo; para algunos quizá un tirón de cabello es demasiado, una mordida o una nalgada algo impensable, aunque unos más no pueden imaginar un encuentro erótico sin golpes, amarres o electricidad.

Además de la mezcla de placer y dolor, el rough sex involucra: juegos de rol, sumisión y dominación, petplay, en el que los participantes se disfrazan y actúan como animales, especialmente como perros o caballos. También, nalgadas (con la mano u otros utensilios, como bastones o paletas), mordidas, arañazos, cachetadas, escupitajos, asfixia erótica, empleo de pinzas en genitales y pezones; inmovilización, humillación y degradación, tanto física como verbal, postergación o negación del orgasmo, así como penetración y masturbación forzadas e inserción total del puño, ya sea vaginal o anal. De igual forma, es común eyacular u orinar en el rostro.

El sexo duro está muy ligado al Bondage y al sadomasoquismo, sin embargo, su rama más oscura, el edge play, es algo que incluso pone en conflicto a la comunidad BDSM, pues, como su nombre lo indica, se trata de actos extremos. Entre éstos, beber sangre, usar excremento, realizar heridas con agujas, cuchillos, uso de pistolas, etc. Además, este tipo de sexo implica la ausencia de palabras de seguridad o consensual non-consent, rape play o la recreación de violaciones, la cual, según estudios realizados el año pasado en la Universidad North Texas, es una fantasía común en las féminas.

Sin embargo, este estudio concluyó que lo anterior no quiere decir que las mujeres deseen ser abusadas o que disfruten un ataque sexual, más bien, es un reflejo del deseo por ser dominadas y sentirse deseadas, lo que representa apertura sexual o todo lo contrario: pudor.

Adentrarse al rough sex requiere de comunicación, respeto y confianza, de hecho, kinkly.com, uno de los sitios más especializados en el tema, recomienda evitar practicarlo con desconocidos, parejas casuales o en fiestas sexuales, ya que puede ser sumamente riesgoso y se aleja de una de las normas más básicas del BDSM, la llamada SSC: Seguro, Sensato y Consensual. Todo lo que no se haga con autorización y acuerdo previo se considera un abuso, lo mismo si la persona se niega a detenerse o a usar la palabra de seguridad (en caso de establecerla) o realiza heridas de gravedad.

Tendencias

Los tatuajes son sinónimo de ¿atracción sexual?

Llevas un rato pensando en tatuarte, pero ¿no estás seguro de hacerlo? Quizás algunos prejuicios sociales como el que no te contrate en un trabajo, te corran, te confundan con un carcelero, etc., son las ideas infundadas desde hace tiempo y, que te detienen dibujar tu piel. Pero ¿cómo te caería un poco más de sexo? Sí, así como lo leíste, un estudio reveló que a muchas mujeres estas le son más varoniles los hombres con tatuajes.

La investigación fue realizada por científicos del Colegio Médico de la Universidad Jagiellonian en Polonia, y éste también se dio a conocer que quienes poseen alguna imagen en el cuerpo, intimidan potencialmente a sus rivales masculinos. Para llegar a dichas conclusiones, el personal mostró a 2,369 mujeres y a 215 hombres fotografías de varones con y sin tatuajes, para que expresaran cuál de los dos tipos eran los que más llamaban su atención.

Las categorías eran: masculinidad, dominancia, agresión, salud y compañía sexual, “resultó que las mujeres no encontraban a los hombres con tatuajes más atractivos, pero creían que eran más masculinos y dominantes, lo que es más o menos lo mismo”, dieron a conocer los investigadores.

Pero, no sólo las mujeres fueron quienes encontraron más atractivos a los hombres con tintas en la piel, ellos también, por lo que se cree que éste es un factor importante para sentir celos y deseo de golpearos, pues los ven como una amenaza.

 

Sexualidad / Tendencias

5 cosas que no sabías del condón

El condón se ha convertido en uno de los inventos más importantes en la historia de la humanidad, incluso el Día Mundial del Condón es el 13 de febrero,  y marcas como Sico®  han creado campañas importantes como “Póntelo para ponerle”, la cual busca concientizar a los adolescentes y población en general sobre los embarazos no deseados en adolescentes e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) VIH/SIDA, pues en celebraciones como el Día del Amor y la Amistad, una de las principales actividades para festejar es la sexual.

En México, la maternidad adolescente es un problema de salud pública y  a nivel mundial, de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), lidera este problema. Por otro lado, Censida calcula que en e país existen alrededor de 180 mil adultos y niños viven con VIH y SIDA, y un 37% no sabe que está infectado.

Te compartimos 5 datos curiosos del Condón.

1. Es de los métodos más antiguos

El condón masculino fue creado hace 12,000 ó 15,000 años atrás. En ese tiempo utilizaban tripas, tejidos y algunos órganos de animales, por ejemplo de cerdo para poder manufacturarlos.

2. Pueden aguantar mucho líquido
Estos preservativos pueden soportar en su interior hasta 4 litros de líquido antes de que se rompa.

3. Eran usados para la guerra
Algunos soldados los utilizaban para mantener seguras sus armas en la arena, detener sangrados, guardar agua, como guantes quirúrgicos o para guardar algunos objetos y mantenerlos secos.

4.  Los más usados en el mundo
Se estima que en el mundo se utilizan más de 5,000 millones de condones cada año.

5. Se puede confeccionar ropa
Estos preservativos son tan resistentes que, incluso, se han utilizado como materia prima para crear prendas de vestir. Por ejemplo, la diseñadora brasileña Adriana Bertini realizó varios vestidos con condones.

Ahora corre a nuestra cuenta de Facebook para conocer cómo ganar uno de los 10 kits que SICO y S1ngular tienen para ti. Recuerda #PónteloparaPonerle

Sexualidad / Tendencias

Conoce cuáles son los países que más porno ven

Los materiales pornográficos son de lo más comunes en nuestra vidas, más en la etapa adolescente, en la que incluso nos encerrábamos en nuestros cuartos con amigos para ver las revistas o algunos videos prohibidos, sentir la adrenalina ante le miedo de que nos cacharan y, claro, el morbo de ver cuerpos desnudos del sexo opuesto.

Todos alguna vez en nuestra vida hemos visto porno, quizás no coleccionamos videos o estamos pegados a la pc visitando páginas con estos materiales, pero sin duda es algo que todos los hombres, y también mujeres, alrededor del mundo hacen. Incluso, estamos seguros que más de una vez te has cuestionado qué países consumen más archivos para adultos.

Para que no sigas con esa duda, de acuerdo con el sitio PornHub, alrededor de 92 millones de videos se han reproducido en la plataforma, de los cuales 23 millones fueron del año pasado, es decir, 44,000 visitas por minuto y los principales consumidores fueron: Estados Unidos, seguido por Reino Unido y Canadá.  

 

 

Sexualidad

5 mitos de la infidelidad

Solteros o no, nuestra condición de seres fieles o infieles siempre se cuestiona. ¿Estaremos programados para tener múltiples parejas? ¿Contaremos con todo lo necesario para ser monógamos? Conoce la respuesta.

1. Las mujeres casi no son infieles.
Los países desarrollados han demostrado, con estadísticas, que la infidelidad entre hombres y mujeres es muy parecida en porcentaje. En México, lo vemos cada vez más en el consultorio y en los talleres.

2. Las fantasías son infidelidad.
Muchas parejas consideran infidelidad que el otro fantasee con personas que conoce o que se masturbe pensando en alguien más. Las fantasías son parte de la sexualidad de cualquier persona y están lejos del control de su pareja.

3. Las infidelidades deben confesarse.
Hacerlo es un gran error. Las personas lo dicen porque sienten culpa o porque desean (inconscientemente) lastimar a su pareja. Cuando alguien lo hace por culpa, le transfiere un peso al otro para sentirse mejor.

4. La infidelidad implica falta de amor.
No necesariamente. Existen parejas que se aman y que pactan no tener una exclusividad sexual. En otros casos, se experimenta una gran atracción por alguien, pero sin la intención de sustituir el vínculo amoroso que se tiene con la pareja.

5. El infiel siempre será infiel.
Las circunstancias cambian; la infidelidad es algo muy complejo, no es lineal.

Sexualidad

Nos asusta… pero nos gusta

El miedo y el sexo han tenido, durante muchos años, una relación de lo más cercana y disfuncional.

Por momentos, en la historia de la humanidad, esta relación ha logrado cosas más o menos valiosas, pero nunca sin que todos terminemos pagando algún precio (aunque ni la debamos ni la temamos). Juntos, el miedo y el sexo son tan raros como esas parejas que uno termina por dejar de invitar a las reuniones porque siempre hacen alguna escena que incomoda a los demás. Se necesitan, se odian, se dañan y no se atreven a dejarse. Y, en su caso, más que seguir juntos “por los hijos”, este binomio subsiste porque cohabita y se alimenta de la vida sexual de muchísimos de nosotros.

Así, si entrevistáramos a cualquier terapeuta sexual sobre los motivos de consulta más frecuentes de sus pacientes, el miedo estaría entre los tres motivos más populares y seguro sería el resultado directo de todos los demás.

Iniciamos nuestra vida sexual con miedo a que me duela, al embarazo… la vivimos con miedo a que me rechacen, a que no se me pare, a que no me lo pida, a que me lo pida… y tememos el día en que termine

Miedo al sexo, miedo al desempeño, miedo al deseo, miedo al qué dirán, miedo a la censura, miedo a las disfunciones, miedo a las infecciones… la lista es larguísima. Lo he visto cientos de veces: iniciamos nuestra vida       sexual con miedo (a que me duela, al embarazo…), la vivimos con miedo (a que me rechacen, a que no se me pare, a que no me lo pida, a que me lo pida…) y tememos el día en que termine.

Como tal, el miedo no es absolutamente malo. El sentido de su existencia es preventivo: nos mantiene en alerta, nos hace huir de las vergüenzas (y a veces lo logra) e, idealmente, nos debería mantener saludables. La salud sexual implica, entre otras muchas cosas, la prevención de infecciones a través de, por ejemplo, el sexo protegido y el uso del condón.

Pero aquí es donde este matrimonio miedo-sexo se vuelve complejo, porque el motivo que tiene una persona para usar condón siempre y el motivo que hace a otra no usarlo nunca, es el mismo: el miedo. Esto es, a algunas personas, el temor a una infección o un embarazo las lleva a nunca querer descuidarse, mientras que, a otras, el miedo a negociar, comprar o exigir su uso puede más que su sentido de responsabilidad. Entonces, en ciertos casos, en vez de que el miedo se vuelva nuestro motor para actuar, nos paraliza y nos hace retroceder.

Si tuviéramos que darle un par de consejos a esta pareja disfuncional, podríamos plantearle que equilibrara la posibilidad de disfrutar del placer que da el sexo y la cautela que lo transforma en bueno, bonito y saludable. Esto, sin duda, resultaría en el abandono de inhibiciones que nos impiden vivir con plenitud nuestra vida sexual, y en la concientización de que no somos inmunes a las infecciones y a las disfunciones; que somos capaces de acumular tantas enfermedades como orgasmos y que ser cautelosos, a la larga, nos da la confianza suficiente para dar rienda suelta a todos nuestros deseos.

S1NGULAR

La comunidad LGBT es más vulnerable a la venganza pornográfica

Subir fotos íntimas a las redes sociales se ha convertido en la venganza más recurrente, especialmente en la comunidad LGBT, pues de acuerdo a un estudio realizado en el Centro de Investigación Innovadora en Salud Pública y el Instituto de Investigación de Sociedad y Datos en Estados Unidos, este grupo es más vulnerable al “Revenge Porn”.

Esta investigación se realizó en más de 3,000 personas mayores de 15 años, en la cual, se puede apreciar que sólo el 4% del público heterosexual ha sufrido este tipo de venganzas, en contraste con el 17% de la población LGBT.

“La pornografía no consensual puede tener un efecto devastador y duradero en las víctimas, por lo que es vital que entendamos lo común que es esto y quién es afectado. Nuestros resultados demuestran que grupos particulares – como los adultos jóvenes, gays, lesbianas y bisexuales estadounidenses – no sólo son mucho mas propensos a ser víctimas de pornografía no consensual, sino que son más propensos a experimentar una serie de acoso y abuso en línea. Esto incluye otros tipos de violaciones de privacidad, tales como tener su actividad en línea o por teléfono supervisada, o tener sus contraseñas robadas…” Dio a conocer Amanda Lenhart del Instituto de Investigación de Sociedad y Datos.

También, esta investigación dio a conocer que el 10% de las mujeres menores de 30 años han sido amenazadas por las personas que tienen sus fotografías en paños menores, o totalmente desnudas, siendo la extorsión uno de los principales delitos que se comete.

De tal forma y por prevención, en algunos países como en Reino Unido es ilegal compartir ese tipo de materiales, sin embargo, aún falta más ciudades que se sumen a este tipo de acciones para poder erradicar la pornografía no consensual.

 

 

Sexualidad

¿Qué es el beso blanco y por qué es riesgoso para la salud?

El sexo se han ido transformando a lo largo del tiempo y, en muchas ocasiones, se debe a los grande fetiches que se tienen, así como a las ganas de querer probar cosas diferentes. Así es como surgió el beso blanco, una práctica que ha cobrado fama en varias partes del mundo y se refiere a la realizar sexo oral para posteriormente, besar a la pareja e introducir el semen a la boca.

Esta práctica sexual, como cualquier otra, tiene un gran riesgo pues al realizarse sin un preservativo está en contacto e intercambio de una gran cantidad de fluidos, aumentando así, la probabilidad de contagio de alguna infección, principalmente, VIH/SIDA, sífilis, gonorrea, hepatitis, VPH, herpes genital, entre otras.

La zona de la boca constantemente tiene micro heridas por las cuales se podría infectar la persona, pero si aún estás dispuesto a intentarlo, sólo ten precaución y de preferencia realízala en una relación monógama o con personas que conoces perfectamente, además de que sea un acto consensual.

Sexualidad

La vida sin sexo sí existe

Es difícil concebir la idea de que una pareja sea indiferente al sexo, en un mundo que promueve a diestra y siniestra el placer carnal. Pero sí, cada vez toma mayor fuerza una tendencia a nivel mundial que grita a los cuatro vientos: “Se puede ser feliz sin sexo”. El movimiento asexual representa ya el uno por ciento de la población mundial, según el profesor Anthony Bogaert, del área de Ciencias de la Salud Comunitaria y Psicología de la Universidad Brock, en Canadá. Según su orientación romántica, estas personas se definen a sí mismas como heterorrománticas, homorrománticas o birrománticas; aunque dicen que también existen asexuales arrománticos, que no tienen ninguna atracción romántica.

Ser asexual no significa haber dejado de tener sexo o nunca haber podido concretar esta práctica, ya sea por fobia o pánico a las relaciones; es posible que estas personas hayan reprimido sus deseos

Aunque parezca raro, no lo es. Basta con echar un ojo a una de las mayores comunidades asexuales en línea, AVEN (Asexuality Visibility and Education Network), y comprender que sus integrantes tienen las mismas necesidades emocionales que el resto de los humanos, capaces de formar relaciones interpersonales.

Para el sexólogo clínico Horacio Sánchez, “la percepción del erotismo es subjetiva y tiene que ver con el proceso educativo y de aprendizaje de la sexualidad”; por ello, si una persona tuvo una formación restrictiva en ésta (como: “No debes sentir” o “No te debes tocar”), su percepción del erotismo puede cambiar.

Pareciera que el ser asexual no está tan lejano; de hecho, se dice que varios personajes históricos lo han sido, y se especula con el nombre de Salvador Dalí, puesto que en su autobiografía, Vida secreta, hizo alusión al tema del sexo con un “aquello no es para mí”.

También, en la famosa serie de TV, The Big Bang Theory, Sheldon Cooper es tildado de asexual, ya que no demuestra atracción ni por hombres ni por mujeres. Este personaje ha dicho, en el programa, que encuentra las relaciones sexuales “increíblemente antihigiénicas”, por lo que su hipocondría podría ser un factor determinante de su inexistente interés por el contacto íntimo.

Así, aunque ser asexual no significa haber dejado de tener sexo o nunca haber podido concretar esta práctica, ya sea por fobia o pánico a las relaciones; es posible que estas personas hayan reprimido sus deseos hasta el punto de inhibirlos por ajustarse a principios morales o religiosos.

 

Sexualidad

Harmony: La primera robot sexual con emociones

Harmony, una robot sexual de la línea RealDoll, será la primera en ser programada con inteligencia artificial con el fin de mantener una “conexión humana más real”.

De acuerdo con Matt McMullen, ejecutivo de Realbotix, la compañía creadora de Harmony , “las conexiones emocionales son los fundamentos de las relaciones y eso es lo que (se está) simulando. Y son éstas las que agregan el factor X al sexo. Creo que dos personas pueden reunirse en un bar, tener sexo la misma noche y después no recordarse mutuamente, pero eso es diferente a cuando tienes sexo con alguien con quien te relacionas intelectual y
emocionalmente.”

¿Cómo funciona?

Harmony se conectará a una aplicación en la cual se podrá seleccionar uno de los 12 rasgos diferentes de personalidad, así como la zona genital e intelecto. Además, podrás calificar su desempeño y ella se podrá enamorar de su pareja. Esta hermosa y encantadora robot podrá salir a la venta en abril y tendrá un costo de $15,000 aproximadamente.

Harmony bot movement tests #realbotix #realdoll #boytoydolls #sexbot

Un vídeo publicado por RealDoll (@abyssrealdoll) el

A 16 años de que Steven Spielberg estrenara la película Inteligencia Artificial (2001), en la que el robot de un niño causó gran conflicto entre las personas, pues era el primero en tener y expresar sentimientos, pareciera que ahora sí es posible esto, pero en robots sexuales.

La Inteligencia Artificial era un tema que sólo se veía en las películas de ciencia ficción, en las cuales se mantenía el constante debate de que éstos no podrían jamás igualar al ser humano, justo porque no podían tener y manifestar sentimientos reales, sin embargo, las cosas parecen estar cambiando.

Olivia RD2 photo by @thestacyleigh #realdoll

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Cada día las muñecas sexuales son más reales, a muchas ya se les ha incorporado la capacidad de hablar y de tener genitales como los seres humanos, pero siguen siendo trozos de silicón con los cuales se puede satisfacer el deseo sexual, dejando a un lado las emociones, la ternura, las caricias y los susurros de cosas dulces al oído de vez en cuando, lo que podría hacer una persona real.

El interés de la gente interesada en mantener una relación amorosa con un robot ha ido en aumento, de tal forma que, se espera que en el 2050, incluso, se pueda hablar de matrimonio.

Star bt3 #realdoll #sexdoll #madeinusa #spinner

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Opinión

El muro de las indiscreciones

Una de mis amigas es escritora, el tipo de escritora irreverente que descubrió que Facebook no tiene pelos en la lengua.

La primera vez que leí su prosa “feisbukera” me volcó el estómago de la inquietud, la sorpresa y la curiosidad. Era marzo de 2011. Pensé que tanto impudor y tanta intimidad revelada era agobiante y no podría sostenerse cotidianamente en el muro. ¡Quién era esta mujer que rondaba los cincuenta años y que se atrevía a escribir post interminables sobre historias personales, cargados de humor y reflexión, subversivos, irreverentes, locos, amorosos, sexuales, nostálgicos y terriblemente audaces!

Pero no audaces porque escribiera temas fantasiosos o hiciera piruetas intelectuales. Eran audaces porque clavaba la observación, el detalle, el tema, en todo aquello que no nos atrevemos a mostrar, a confesar, a exhibir, a reconocer que nos rebasa y que, muchas veces, nos provoca angustia, ansiedad, fracaso, impotencia, desazón y vulnerabilidad. Hablaba de lo que nos pasa a todos. De la intimidad, de lo que le gusta, de lo que la hace feliz, de lo que le da inestabilidad, de sus fobias y sus querencias.

“Lo mío, lo mío es la gente, las personas, los afectos, las amistades y hablar”, lo ha escrito miles de veces, en su muro, Diana Solórzano. Ella asegura que esta red social la hicieron a su medida, “me regalaron Facebook, lo hicieron a mi medida, con mis especificaciones. Me lo dieron a mí”.

Y en seis años de leerla empiezo a creer que realmente Mark Zuckeberg diseñó la red social para que la yucateca-zapopana (tiene algo de yucateca y jalisciense) abriera las puertas y ventanas de su vida. Pero Diana no habla sola en esta red. No, ella no sólo recibe cientos de “me gusta”, sino que despierta una interlocución delirante con sus contactos. Los hace confesar, reconocer sus comportamientos, opinar sobre cosas que no son políticamente correctas.

Ningún tema la detiene y todos sus seguidores lo saben, la disfrutan, seguramente a más de alguno incomoda, pero ella sigue. A todos les contesta y para todos tiene una respuesta. Escribe de la ansiedad, de la gente avara, de cumplir cincuenta años, de la desidia, de la vejez de su padre (que acaba de morir), del cáncer de su madre (que falleció hace años), del dolor físico, de las enfermedades, de los pleitos conyugales, de los celos, de la superficialidad, del enojo, de la ira, de la lengua, de la timidez, de los doctores, de los niños que la aburren, de los sentimientos, de las adicciones, de los chismes, de los errores y equivocaciones. Es una observadora profesional.

Sus amigos le insistieron durante años que hiciera un libro de todos estos textos que había desquitado y alborotado en Facebook. Y lo hizo: se llama El muro de las indiscreciones (Ediciones de la Noche). Un libro donde no hay muros que la callen.

Sexualidad

Sexo de reconciliación, ¿qué se esconde detrás de esta práctica?

Del mismo modo en que existen muchos tipos de personas y gustos, también hay diferentes tipos de sexo y de motivaciones. En esta ocasión no concentramos en el make-up sex y le pedimos a Karla Barrios, psicoterapeuta sexual, que nos platicara más a detalle qué hay detrás de esta práctica que muchos disfrutamos e, incluso, quizá algunos provocan.

De acuerdo con la especialista, el sexo de reconciliación o make-up sex se refiere a mantener relaciones eróticas como interrupción de una discusión o al término de ésta, ya sea para cortar el conflicto o para subsanar y reparar lo que haya sido displacentero.

¿Qué se esconde detrás de esta práctica?¿Tiene alguna función?

Pueden existir muchos factores detrás de esta práctica y esto va en función de la propia vinculación erótica y afectiva de las personas involucradas. Algunas funciones pueden ser distender el conflicto, volver a acercar lo que parece separado, evadir una situación que parece de difícil atención, etc. Las funciones en realidad son tan variadas como tipo de personas y contextos existen.

¿Qué tipo de “demonios” podría despertar en alguna de las dos personas? O bien, ¿qué patrones de mala conducta o problemas psicológicos?

Es una respuesta difícil. De entrada, habrá que mirar que este comportamiento no únicamente se observa en la práctica de la especie humana; un referente interesantísimo es el caso de los bonobos, estos chimpancés que utilizan el sexo como resolución de conflictos, atenuando las tensiones y las situaciones difíciles. Es, además, una especie cooperativa que resuelve de manera no violenta y placentera cualquier viso de conflicto.

En este sentido, podríamos decir que el sexo de reconciliación no necesariamente despertará al monstruo de la relación, probablemente es más bien a la inversa: si la relación presenta puntos difíciles y si las personas involucradas tienen dificultad para gestionar temas escabrosos, este tipo de sexo puede ahondar más estas dificultades personales y de la relación.

Un ejemplo: si recurrentemente ante una discusión o pelea yo respondo seduciendo al otro y con ello se impide que lo de fondo sea atendido, entonces sí, en algún momento probablemente todo reventará, ya que se usa el sexo de reconciliación como sexo de evitación de algo doloroso y enojoso que está dañando la relación. Es como querer ocultar la basura debajo de la cama. Llegará el punto en el que la basura no cabrá debajo de ella y terminará por apostarlo todo.

¿Existe un tipo de personalidad más propensa a buscar o provocar este tipo de sexo?

Más que una personalidad, tiene que ver con nuestra forma de gestionar conflictos y de atender y compensar las experiencias dolorosas, enojosas, miedosas, frustrantes, impotentes, es decir, ni todo es puro placer, ni todo es puramente displacer, es más bien un ir y venir entre ambas. Cuando tenemos la disposición podemos mantener el sexo de reconciliación como un puente para distender y a la par atender aquello que requiere de nuestra atención.

También puede ser que nos mantengamos utilizando este tipo de sexo sin gestionar lo que requiere ser atendido, generando una verdadera bola de nieve que eventualmente nos tragará. Incluso, es importante ver la sinergia de la propia relación, ya que, con algunas personas o en algunos momentos, puede funcionar el sexo de reconciliación y con otra persona o en otro momento, no.

¿Existen personas que ya no les parezca placentero tener sexo si no es habiendo provocado alguna pelea?

Más bien les puede parecer menos placentero, ya que al pelear hay una activación fisiológica de ataque o huida y nuestro organismo presenta magnificación sensorial por el cambio en los niveles de los neurotransmisores. Es una respuesta orgánica, es decir, es fuerte y visceral, es una respuesta de sobrevivencia en donde se amplifica la percepción y la sensorialidad.

Por otro lado, el que el contexto sea menos cuidado o seguro también ayuda a que el encuentro sea más placentero; la estabilidad, la seguridad y lo cotidiano puede disminuir el erotismo, de ahí que pueda vivirse más placentero el sexo de reconciliación.

¿El sexo de reconciliación es una manera de evadir el problema de raíz?¿O de no resolver la causa del conflicto inicial?

Algunas personas, cuando no logran solucionar conflictos, creen que tienen tan buenos encuentros eróticos que eso afianzará la relación, lo cual no necesariamente funcionará así. Puede ser una forma de atender lo verdaderamente relevante para quienes conforman la relación. Sin embargo, el problema no es la experiencia erótica, sino cómo la utilizamos.

¿Es un arma de manipulación?

Sí hay elementos de chantaje, manipulación, coerción; en realidad cualquier elemento puede utilizarse como pretexto para violentar a la otra persona. Prácticamente todo puede convertirse en un arma, el fondo es lo que hacemos con aquello que tenemos y con nuestras posibilidades.

¿Qué es lo recomendable hacer si esto ya se convirtió en un problema? Me parece que el primer punto es reconocerlo y preguntarnos ¿qué está sucediendo?, ¿qué impacto está teniendo en mi vida?, ¿esto tiene posibilidad de atención y cómo requiero atenderla? También puede servir el socializarlo o buscar algún tipo de apoyo que sea prudente en función de mi propia experiencia.

Por ejemplo, si el sexo de reconciliación se utiliza ante la experiencia de violencias, es vital reconocer el grado de peligro para tomar medidas en donde asegure mi integridad física, emocional, económica, social, patrimonial, sexual, etc.; si, en cambio, el conflicto reside en evadir temas escabrosos como dinero, familia de origen, familia extensa, proyectos de vida, etc., puede servir una orientación, terapia, o buscar maneras de negociar aquello que se está dejando de lado. El tema es particularizar y buscar aquello que permita que la calidad de vida personal, relacional y social se mejore o ajuste a necesidades y realidades tangibles y propias.

¿Hay alguna diferencia de género: son las mujeres o los hombres quienes buscan o propician más este tipo de sexo?¿O depende más del tipo de personalidad?

Socioculturalmente en nuestro contexto el erotismo está más penalizado para las mujeres que para los hombres, por lo cual para muchos de ellos puede ser una forma de “escape” que se aprende desde los estereotipos y que socialmente posibilita la evasión de dificultades en la relación, ya que las mujeres aprendemos a verbalizar más y los hombres a actuar.

A la par, a las mujeres desde los estereotipos se nos enseña que el “sexo es amor” y desde esa traducción repetimos situaciones que nos son nocivas y nos lastiman. No es un asunto de mujeres u hombres, sino de las traducciones y la atención de aquello que nos nutre o desnutre de manera cotidiana. Más que la personalidad, los aprendizajes socioculturales, las experiencias previas, y todo aquello que nos construye y que vamos construyendo en el día a día, de lo que nos es significativo, importante y de lo que necesitamos, sentimos y pensamos abonarán en la forma de utilizar el sexo.

¿Qué otros factores intervienen para llegar a tener sexo de reconciliación?

Aunado a todo lo anterior, la perspectiva que tengamos sobre nuestro cuerpo, nuestra sexualidad y nuestro erotismo serán elementos que facilitarán o no el sexo de reconciliación y su utilización. Si vivimos la sexualidad y el erotismo con desconocimiento, miedos, ideas catastróficas y de desmerecimiento del placer o culpa del placer, el sexo de reconciliación se vivirá (muy probablemente) de la misma manera.

¿En qué situaciones el sexo sí es una opción adecuada para solucionar problemas de pareja?

El erotismo ayudará a reparar, restaurar, atender, cuidar, acompañar cuando el sexo es consensuado, cuando ayuda a resolver las dificultades y cuando no existe violencia.

Puede acercar lo que parece en otro momento irreconciliable; el erotismo puede servir como un puente de encuentro ante una experiencia amenazante y displacentera.

¿El sexo de reconciliación sólo aplica para parejas de largo plazo o para qué otro tipo de relaciones: abiertas, poliamorosas, esporádicas, etcétera?

Puede experimentarla cualquier persona que viva una relación erótica, independientemente de su configuración (o “etiqueta”).

¿Qué otros tipos de sexo existen: reconciliación, de despedida…?

¡Uf! Hay experiencias eróticas diversas y cada quien tendrá su diccionario personal sobre los significados de su erotismo.

via GIPHY

Sexualidad / Tendencias

Ya podrás oler el sexo mientras ves porno

Cuántas veces en la adolescencia escuchaste a tus amigos decir que el sexo tiene un aroma específico, y ¡vamos!, no vas a negar que en algún momento de tu vida, seguro en tu primera vez, olfateaste a tu pareja o a ti mismo intentando descubrir a qué huele el sexo.

Ahora, que seguro ya estás más grande y más experimentado, sabrás que efectivamente, después del encuentro íntimo sí queda un aroma peculiar, la pregunta ahora es ¿te gustaría tener ese olor cuando ves porno?

La compañía CamSoda pensando en ese olor que a más de uno vuelve loco, ha creado OhRoma, un dispositivo que se conecta a un set de realidad virtual, el cual permite un disfrute de imágenes sumamente realistas en 360º de entretenimiento para adultos, y no sólo eso, también libera el aroma de todas las fragancias del entorno.

Son, en principio, 30 olores entre los cuales destacan: zona genital, ropa interior, perfume, afrodisíacos y ambientes que a través de una aplicación, los usuarios podrán aumentar o disminuir de intensidad.

De acuerdo con el Presidente de CamSoda, “este dispositivo permitirá tener una sensación más realista del sexo, permitiendo sumergirse completamente en la experiencia”.

S1NGULAR

Llamar a tu pareja por el nombre de tu ex tiene explicación científica

Imagina que estás con tu actual pareja en un encuentro increíblemente pasional, el deseo entre ambos es tanto que estás a punto de entrar al clímax y de repente, ¡zas! Le dices el nombre de tu ex novi@.

Por supuesto que en ese momento la magia y la pasión del momento se esfuma de inmediato, te cuestiona con el típico ¿cómo me llamaste? Sin embargo, esto tiene una respuesta científica que hará que no te sientas como la peor persona.

ugh animated GIF

Jim Pfaus, profesor de Psicología y Comportamiento Sexual de la Universidad de Concordia Canadá explica que esta situación es biológicamente inevitable, porque “cuando estás en un estado de euforia, evocas cosas que te recuerdan otras cosas, porque estás en un estado que ha sucedido antes”.

Por otro lado, las conexiones inhibidoras que se activan durante el sexo provoca que, de forma natural, el cerebro viaje al recuerdo de encuentros previos de forma inconsciente cuando se llega al clímax. “Supongamos que la persona tenía un amante muy especial que le hizo sentir una cierta emoción. Esas emociones sexuales, la calidad de los orgasmos y sentimientos de cercanía se asocian con esa persona y su nombre”, explica el profesor.

A pesar de ser algo involuntario, Pfaus aconseja no ignorar la confusión, “deja de hacer lo que estás haciendo y habla de ello, trata de encontrar una manera de darle un final feliz”.

 

Opinión

Las ciencias sociales al servicio del ligue digital

Mientras unos satanizan el ligue digital, las estadísticas muestran que las parejas encontradas por medios en línea van en aumento.

“Interesa investigar cómo son las formas de relación y representación virtuales y mediáticas en Tinder. Se trata de un cuestionario fácil de resolver”, decía el post en Facebook y lo firmaba un investigador en el área de comunicación de la UNAM.

“El amor en tiempos de Tinder”, 14 páginas publicadas en la revista Culturas y Representaciones Sociales, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, trabajo de la socióloga argentina, Paola Bonavitta.

Por otra parte, se encuentra Jessica Carbino, doctora en sociología por la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), especialista en cómo funciona el comportamiento de los usuarios de Tinder.

Y aún hay más, la revista Vanity Fair atizó el fuego en septiembre de 2015 con un reportaje basado en estudios académicos y testimonios sobre el hábito de los millennials de fomentar “las parejas sexuales fáciles” a través de las aplicaciones digitales.

Quizás por todo este ruido los psicólogos de la Universidad Estatal de San Diego se subieron al debate y montaron su propia investigación publicada este año en Archives of Sexual Behavior, desmintiendo que sea una generación del “sexo casual”.

Resultado de imagen para tinder

Mientras el  mito es comprobado o no, las estadísticas muestran que las citas en línea han desplazado a los viejos lugares de reunión (escuela, vecindario, iglesia) para el encuentro romántico. Es la nueva Celestina que incluso ha beneficiado a la comunidad LGBT y a las mujeres mayores.

Por ejemplo, el estudio “Marital satisfaction and break-ups differ across on-line and off-line meeting venues”, publicado en 2013, en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, por investigadores de la Universidad de Chicago y de Harvard, reportó el crecimiento de las parejas que llegan al matrimonio a través de citas en línea, y de cómo se estaba viendo alterada la dinámica conyugal y sus efectos.

Todos se rompen la cabeza, invierten recursos económicos y teóricos para descifrar cuál es el futuro de las relaciones sexuales y amorosas. Los usuarios de estas aplicaciones brindan sus testimonios, especulan, sus experiencias las convierten en verdades; las empresas buscan replicar ese modelo para hacer match en otros ámbitos; los libros de autoayuda para el ligue digital proliferan en los estantes; mientras tanto el algoritmo celestino exprés calienta la plaza corporal. No es TInder solamente, es la sociedad misma la que está mutando.

Resultado de imagen para tinder

 

Sexualidad

12 hábitos que te ayudarán a tener una mejor erección

¿Cuántas veces piensa una persona en sexo? Estudios han demostrado que son 19 veces al día en las que el tema pasa por la cabeza, y cómo no si está en todos lados y a todas horas, lo vemos en la televisión, la publicidad, el cine, en las calles, revistas, etc., y es que “el sexo vende”.

Son varios los temas que se desprenden de esta actividad, sin embargo, uno de los que más atañe y preocupa a los hombres es la duración y el placer en la cama, la cual está íntimamente relacionada con la erección, para ello, estos consejos te servirán para lograr una mejor.

1. Come alimentos altos en carbohidratos
Ayudará a que la sangre circule en la zona pélvica y aportan la suficiente energía para maratónicas sesiones de placer.

2. Cambia de posición
De acuerdo con el sexólogo y doctor Deepak K. Jumani, la mejor posición para tener una erección grande y firme es estar arriba, porque permite que la sangre fluya mejor hacia el pene. Pero evita las que sean riesgosas para el miembro, de lo contrario puedes sufrir dolorosos accidentes. También realiza la penetración cuando la vagina se encuentre bien lubricada.

3. Consume alimentos que contengan Zinc
El zinc es esencial para la producción de testosterona, líquido seminal y esperma, que ayudan a mantener por más tiempo la erección. Este elemento lo podrás encontrar en pescados, atún, chicharos y frijol.

4. Mucho sexo
El doctor Jumani recomienda aumentar la cantidad de encuentros para poder elevar los niveles de testosterona.

 5. Evita grasas
Los alimentos altos en grasa disminuyen la testosterona, bajan la libido y dificultan las erecciones, por eso evítalas lo más que puedas, sobre todo previo al sexo.

6. El juego previo
La estimulación a través de los juegos previos al coito son de suma importancia para las mujeres, pues ayudan a generar la expectación, la lubricación es mejor y sin duda el sexo será más placentero.

7. Evita la ropa ajustada
Los pantalones y la ropa interior ajustada obstruyen el flujo de la sangre en las áreas requeridas para el sexo.

8. Elimina el cigarro de tu vida
Además de que para muchas personas no es agradable estar con alguien que huela a tabaco, es una de las principales causas de impotencia, pues el cigarro provocan un daño severo en las venas sanguíneas y en el tejido del pene, provocando erecciones más débiles. También, se ha visto que el pene de las personas que fuman tiende a reducir su tamaño.

9. Controla tu peso
Entre los múltiples riesgos a la salud que provoca el sobrepeso están la diabetes tipo 2, problemas cardiovasculares y disfunción eréctil.

10. Medita
Realizar esta actividad te ayuda a estar consciente de la respiración y por ende, incrementar el nivel de oxígeno en la sangre, también disminuye el estrés, logrando así una mayor erección.

11. Evita ingerir alcohol
Aunque a veces cueste mucho trabajo, dejar el alcohol es algo sumamente benefactorio para la salud, más en la vida sexual, pues uno de los efectos que tiene es adormecer el cuerpo y evitar las erecciones por el ineficiente flujo sanguíneo.

12. Come chocolates oscuros
Este delicioso dulce cuenta con un ingrediente –flavonoide- que ayuda a liberar químicos para que la sangre fluya mejor hacia el pene.

Sexualidad

5 beneficios de masturbarse

Este tema ha sido tabú durante muchos años, particularmente en las mujeres, pues han vivido en una sociedad machista que no les permite el goce sexual de forma libre, además, la masturbación ha sido tachada como algo inmoral o dañino.

Sin embargo, varios expertos aseguran que no sólo es una experiencia sumamente placentera, también tiene varios beneficios para el cuerpo, tanto en hombres como en mujeres, por ejemplo:

1. Ayuda con los dolores menstruales
Masturbarse durante el periodo menstrual ayuda a prevenir y eliminar la inflamación en la zona abdominal, disminuyendo así las molestias de estos días, ya que las sustancias químicas que se producen en el torrente sanguíneo durante el orgasmo actúan como analgésico.

2. Fortalece el sistema inmune, evita infecciones
De acuerdo con un artículo de la revista Sexual and Relatioship Therapy, la masturbación ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema inmune en los hombres, y por ende, a evitar ciertas infecciones, la gripe por ejemplo.

En las mujeres ayuda a prevenir las infecciones en el tracto urinario, pues el proceso de apertura del cuello del útero que ocurre con la excitación mejora la circulación de fluidos y éstos se expulsan junto con las bacterias que se lleguen a acumular.

3. Mejora el sueño
El Instituto Francés de Salud e Investigación Médica dio a conocer que el cerebro de los hombres entra en reposo durante el orgasmo lo que facilita el sueño.

Además, se liberan hormonas como la oxitocina y vasopresiona que están asociadas con el sueño, y éstas a su vez suelen ir acompañadas de melatonina, la hormona principal que regula el reloj biológico.

4. Genera sensación de bienestar
Con la masturbación se liberan sustancias químicas como la dopamina, la cual se asocia con el sentimiento de bienestar. Recordemos, también, que esta actividad ayuda a disminuir el estrés, pues ofrece un sentimiento de calma y alivio.

5. Mejora las relaciones de la pareja
Al hacerlo, las personas aprenden más sobre su cuerpo, las zonas que al ser estimuladas provocan mayor placer, identificar qué les gusta, qué no y conseguir que el coito sea más placentero para ambos.

Sexualidad / Tendencias

Penes biónicos la solución a la disfunción eréctil

La disfunción eréctil es una de las tantas preocupaciones de la mayoría de los hombres, pues se podría decir que ese es el tema tabú para ellos, sentir que pierden su virilidad al no lograr una erección en el momento del acto es algo que muchos no dicen por pena.

Tomar la famosa “pastillita azul”, Viagra, es una de las formas en las que se puede dar solución al padecimiento, sin embargo, no todas las personas lo pueden consumir. De tal forma, varios investigadores de urología de las universidades de Northwestern y de Southern Illinois, crearon un implante -que se instalaría a través de una pequeña cirugía- el cual podría resolver los problemas de erección para siempre.

Es una especie de “pene biónico”, que está hecho de nitinol (una aleación de níquel y titanio con forma curva), y se adapta a la perfección al pene. Su manera de funcionar es a través del calor: cuando lo detecta, se extiende de manera automática, así que si un hombre siente excitación sexual, el implante reaccionará ayudando al pene a mantenerse erguido.

 

 

 

Sexualidad

¿El sexo te produce melancolía?, se llama disforia postcoital

El sexo es, para muchas personas, un tiempo en el cual se pueden relajar, satisfacer sus deseos, compartir con la pareja varios sentimientos y emociones, conocerse, explorarse; algo que los hace sentir bien. Sin embargo, está el otro lado de la moneda, pues existen varios hombres y mujeres, mayor porcentaje en ellas, que durante y al final del encuentro -sin importar si fue o no satisfactorio- sienten una inmensa melancolía, ansiedad, tristeza. A situación se le conoce como disforia postcoital.

De acuerdo con un estudio realizado por investigadores del Instituto de Tecnología de Queensland, Australia, a 200 chicas, el 32.9% de ellas admitió haber sentido melancolía después del sexo al menos una vez en su vida. Por otro lado, el 10% dijo que ese sentimiento era frecuente. Algunos de los factores por los cuales se da son:

  •  culpa o vergüenza
  • haber tenido relaciones sin ganas de hacerlo
  • baja autoestima
  • historial de abuso sexual
  • miedo

Pero también se puede presentar por un desequilibrio hormonal, consecuencia del orgasmo, sí ese momento tan placentero y de éxtasis, puede ser el “culpable” de la tristeza posterior, aunque aún no hay muchos estudios que lo comprueben, no se descarta por completo.

La buena noticia es que la disforia postcoital es tratable con ayuda de un sexólogo o psicólogo quienes ayudan a encontrar el origen y causa de esta sensación.

Sexualidad

Meet Valerie una mujer transexual que se confiesa

Siempre he tenido la fortuna de poder conocer y convivir con todo tipo de gente. En esta ocasión, me reuní con Valerie, una mujer transexual quien se desempeña como sexoservidora, la finalidad era conocer cómo vive su realidad y cómo sortea las dificultades que ésta le trae día con día.

Valerie Escamilla, colombiana, 32 años, trabajadora sexual

Valerie, ¿me podrías compartir un poco de tu sentir como trabajadora sexual transexual?

No entiendo por qué las mujeres transexuales somos tan discriminadas en la sociedad, muchos hombres de día nos gritan despectivamente “mujer con pene” o “se te asoman los huevos”, pero de noche nos frecuentan, asisten a los sitios en donde trabajamos. Las razones por las que nos buscan siempre son las mismas por las que nos agreden. Los hombres más machos son los que más nos insultan, pero también los que más nos pagan por nuestros servicios sexuales.

¿Cómo se le aproxima sexualmente un hombre a una mujer trans?

La mayoría van directo al grano. Preguntan ¿cuánto cobras? Sin siquiera saber si nos dedicamos al trabajo sexual o no, asumen que todas nosotras somos sexoservidoras y no es así. Es triste que la mayoría de la gente se deje llevar por estereotipos.

Ahora, muchos hombres nos contratan para tener sexo pero terminan únicamente confiándonos sus historias de vida, lo que más les duele, les preocupa, sus frustraciones. Quizás se deba a que saben que nosotras hemos vivido de todo y, por lo mismo, sabemos escuchar sin juzgar a nadie. En muchas ocasiones nos toman de psicólogas.

He tenido todo tipo de experiencias con los hombres, he ejercido la prostitución por temporadas en mi vida, pero trabajo a diario por superarme, aunque todavía es muy difícil encontrar oportunidades de trabajo para nosotras. Cuando me llego a ver en situaciones económicas muy difíciles, tengo que recurrir a mi cuerpo para salir adelante. Me estoy preparando, estoy estudiando, y tengo esperanza de que pronto habrá mayores oportunidades para nosotras y podremos aspirar a alcanzar nuestros sueños y una mejor calidad de vida.

 

 

Sexualidad

El placer del “pegging”; un tabú heterosexual

El sexo anal es uno de los tantos temas tabú que envuelven a las sociedades en las que se cree que si un hombre hetero disfruta la estimulación prostática, entonces es gay, o que si una persona homosexual no disfruta de la penetración anal, entonces no es del todo gay.

Sin embargo, la manipulación manual, oral, o con algún accesorio, da como resultado un gran placer, ya que más o menos a un dedo de profundidad a partir de la abertura anal se encuentra la próstata, la cual se conoce como “el punto P”, un sitio de placer masculino semejante al famoso punto G, por eso es que las preferencias sexuales no se establecen por el placer que otorga la estimulación de la zona.

En la actualidad hay varias parejas heterosexuales que gozan de la penetración anal, incluso, existen varios hombres que disfrutan que sea la mujer quien –con ayuda de un strap-on o consolador que se le conoce como pegging- los penetre y parte de esa excitación puede radicar en la subversión que implica el cambio de roles al que se está “acostumbrado”: que sea el hombre quien recibe placer y no el que lo da .

Tendencias

Estudio comprueba relación entre la soltería y la infertilidad

Un estudio reciente demostró que más del 80% de las personas que no salieron con alguien durante el año que termina -2016-, tampoco lo hará el próximo año. Sin embargo, lo alarmante son los resultados arrojados por la investigación, pues de acuerdo a ésta, la soltería está íntimamente relacionada con la infertilidad.

De acuerdo con los científicos, las personas que no tengan pareja serán las mismas que no tenga hijos, ya que la soltería se está convirtiendo en un factor muy importante en el aumento de la tasa de infertilidad,  “la poca o nula convivencia con una pareja provoca en los hombres baja producción de espermatozoides, mientras que en las mujeres, se debilitan los óvulos evitando así la fecundación, aún con métodos in vitro”. Con esto, también se teme el incremento de casos de depresión.

Por si fuera poco, se comprobó que al no tener un contacto ‘íntimo’ que conlleve al cortejo, provoca que tanto hombres como mujeres se conviertan en personas poco atractivas, dejando totalmente de lado el deseo y la satisfacción sexual. “Las personas que no han tenido pareja en un periodo mínimo de 3 meses, máximo 6, tienden a aumentar de peso, volverse personas poco atractivas e inseguras, ya que pierden el ‘tacto’ para entablar una conversación”, aseguraron los científicos.

Estos datos son alarmantes, sobre todo para el gran número de solteros que habitan en el país, incluso el INEGI ya ha empezado a declarar su preocupación, pues la disminución de habitantes impide el trabajo estadístico que realiza el Instituto.

Hasta el día de hoy no se ha dado algún remedio o posible cura para las personas que no logren eliminar su soltería antes de que finalice el 2016.

Esta nota es falsa. ¡Feliz día de los inocentes!

 

Sexualidad

Lactancia erótica un ritual sexual del que poco se habla

La lactancia adulta o erótica es un práctica sexual en la que la pareja succiona el pecho de la otra en busca de leche, si bien no es una tendencia nueva, pocos la realizan. Sin embargo, a pesar de ser un fetiche, esta actividad podría reforzar el amor, pues en la leche materna viaja una mayor cantidad de oxitocina –la hormona del amor–, que si bien es para desarrollar el vínculo entre el bebé y la madre, también lo puede hacer con la pareja.

De acuerdo con la sexóloga Ana Sierra: “se trata de una forma más de buscar el placer, asociada a una parte erótica de la mujer como son los senos, con una connotación asociada a la lactancia”, y uno de los motivos de la lactancia adulta puede ser  el recuerdo que se tienen de la infancia. “Tenemos una memoria emocional y, aunque no seamos del todo consciente de ella, todavía hay gente que duerme como lo hacía en el útero de su madre y la lactancia adulta también provoca una sensación de protección”.

Es verdad que en esta actividad no todas las parejas conseguirán extraer leche de los senos pues, en varios casos, la pareja no ha procreado un hijo, empero, si existe en el cuerpo un aumento de prolactina en la sangre, es posible que exista secreción en el pezón.

Pero si en verdad se busca la secreción de leche, se puede conseguir a través de fármacos, los cuales no son muy recomendables porque pueden producir cambios hormonales severos. Aunque también existen métodos naturales como la fitoterapia, que es a través de plantas que ayudan a que el cuerpo produzca leche. En ambos casos, también puede existir una mastitis por la succión del pezón.

En varios casos, las parejas han optado por la lactancia erótica no sólo por placer, sino para ayudar al sistema inmune de la pareja cuando se trata de un cáncer, por ejemplo.

 

 

Sexualidad

Dacrifilia: la filia del llanto

El placer sexual que se siente una personas con las lágrimas del otro o las propias. No es una condición exclusiva de mujeres o de hombres, es una expresión más de la sexuallidad humana.

El gusto por las lágrimas durante el acto exual o como estímulo de placer (sexual o no) se denomina dacrifilia o dacrilagnia, que, de acuerdo con el Instituto Mexicano de Sexología (IMESEX), es una de las “expresiones comportamentales de la sexualidad”, definición que se utiliza para no llamarles desviaciones, perversiones o parafilias, y que busca englobar “todas las expresiones de la sexualidad que integran el universo expresivo del ser humano”, entre las que se encuentran: fetichismo, exhibicionismo, zoofilia, voyeurismo, sadomasoquismo, etc.

De acuerdo con Paulina Millán, Directora de Investigación en el IMESEX, “aunque no se tiene un estimado certero de si son hombres o mujeres quienes más prefieren la presencia de lágrimas como elemento excitante, se sabe que ambos pueden jugar roles de dominación- sumisión o de compasión – empatía. Quizá los hombres pudieran sentirse más afines con la idea de dominar a su pareja durante el coito, ejercer cierto poder e incluso agresión sobre él o ella, situación que sólo puede suceder cuando hay un sumiso que se rinde y llora como muestra de su ‘debilidad’, lo cual tendría una relación con el sadomasoquismo”.

Sin embargo, también puede existir el placer sólo con ver llorar a alguien, ya sea en una película, amigo o conocido y no sólo a la pareja. Algunos sitios web donde las personas con este tipo de filia pueden encontrar algunos materiales visuales, así como recomendaciones y foros es Crying Lovers.

 

Sexualidad

Sex selfie sinónimo de ¿poco sexo?

Las selfies tomaron gran auge en el 2014 y a partir de ese año se ganó un lugar en el diccionario, en las fiestas y viajes con amigos no podía falta el momento de la “selfie”, para facilitar la captura del momento se crearon innovadores artefactos, pero qué pasa con este tipo de fotos en el sexo, existen varios términos que las involucran, por ejemplo belfie (capturar el trasero), o sex selfie (teniendo sexo).

De acuerdo con una encuesta realizada a 76 mil personas de 26 países por el portal de citas AshleyMadison.com, el 75% de hombres y el 70% de mujeres practican sexting, 60%de hombres y 51% de mujeres se han tomado fotos teniendo sexo, y los lugares que más realizan este tipo de prácticas son Japón, Reino Unido, y Taiwán. Sin embargo, las personas practican el sex selfie aceptaron que solamente tienen relaciones de una a dos veces al mes.

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-1-28-41-p-m

Haciendo énfasis en el número de encuentros sexuales, el investigador holandés Christyntjes Van Gallagher descubrió que existe una relación entre el sexo y las ‘selfies’, que es el no poder sobrellevar las dificultades y la soledad, es decir, son un llamado ante el abandono sexual. La investigación se realizó con 800 personas que aceptaron y demostraron ser adictas a los autorretratos con conductas egocentristas, de los cuales el 83% aceptó que no mantenía una vida sexual activa.

“Los adictos al ‘selfie’ evalúan su nivel de bienestar en la imagen que construyen de sí mismos, utilizando las tecnologías para manipular la apariencia real y así poder vender algo que no existe “, puntualizó el estudio.

Sexualidad

¿Qué diablos es el squirting y cómo se consigue?

En el 2001 se reconoció la existencia de la “eyaculación” femenina. Los videos explícitos, así como cursos para lograrlo, empezaron a causar furor y esa respuesta fisiológica se conoció cada vez más como squirting: el mítico chorro que lanzan las actrices porno y que, según datos de Pornhub, está entre las diez categorías más buscadas.

No todo lo que salpica es orgasmo

Frida Esban, terapeuta con especialidad en sexología, asegura que todas las mujeres tienen capacidad eyaculatoria y que para lograrlo se necesita el conocimiento del cuerpo y la estimulación óptima del clítoris, acompañados de una excitación intensa. En el proceso, las glándulas de Skene producen líquido que se compone de glucosa, fosfatasa, urea, creatinina, y sí, rastros de orina; una vez llenas, la sensación es muy similar a las ganas de hacer pipí, razón por la cual muchas féminas se contienen.

Una eyaculación, por más increíble que sea, no es sinónimo de un orgasmo más potente

El Departamento de Ginecología y Obstetricia, en el Hospital Privé de France, realizó una serie de pruebas con ultrasonidos para hallar que hasta 54% de las mujeres han experimentado alguna vez la eyaculación, pero pocas lo hacen de manera espectacular como en el porno, ese género que frecuentemente tomamos como guía y no como lo que es: entretenimiento y material masturbatorio.

Pero no todo lo que salpica es orgasmo y la mayoría de las veces ni siquiera es real. La expornstar Silvia Saint ya había explicado que prácticamente todas sus eyaculaciones eran fingidas y lo que se veía era una de las formas más usadas hasta la actualidad: inyectarse agua antes del rodaje.

interior

Los 5 pasos para conseguir un squirting

Si ya decidieron que quieren probarlo o mejorar sus habilidades, la sexóloga Esban da un serie de estrategias, paso a paso:

  1. La primera es ubicar el llamado punto G, que se sitúa en el primer tercio de la vagina, detrás del hueso púbico.
  2. Con o sin ayuda de un lubricante, hay que introducir los dedos medio e índice hasta palpar las glándulas de Skene (su consistencia es firme y rugosa).
  3. Una vez ubicadas, se trazan círculos que se combinan con movimientos hacia adelante y hacia atrás (se puede imitar la señal de “ven”); el clítoris es muy importante, por lo que no debe olvidarse su estimulación.
  4. Los movimientos deben ser rítmicos, firmes, hay que variar la intensidad y la rapidez sin imitar la crudeza del porno (a no ser que eso prefieran).
  5. Una vez que se alcanza la sensación que se tiene cuando queremos orinar, hay que relajar y soltar en lugar de retener.

A veces también es práctico tener buena compañía, pues es más fácil relajarse y dar instrucciones, que concentrarse en mantener la respiración, la ubicación de las glándulas, la lubricación y demás. Y no hay que olvidar que la expulsión del chorro y su potencia es sólo un camino más, una posibilidad de tantas para explorar, para conocernos sexualmente, experimentar nuevas sensaciones y, por qué no, para divertirnos.

Sexualidad

Sólo quiero sexo contigo

Si las mujeres tuvieran, aunque sea por un minuto, la perspectiva de los hombres, se darían cuenta de esta sencilla verdad: es imposible confesar nuestras verdaderas intenciones.

Lo que escuchamos decir a muchas mujeres solteras (que, como muchos solteros, están en busca de amor y aventuras) es: “¿por qué si lo que quieren es sólo sexo, no te lo dicen abiertamente?” “¿Por qué no tienen los pantalones para hablar con claridad?” “¿Por qué se esconden tras una máscara de amistad y de romance cuando van a desaparecer después de la primera noche de sexo?”.

Eso lo dicen cuando se juntan a tomar café, entre un mar de risas, platicas escandalosas, chismes largos y tendidos y carrillas hacia los hombres pronunciando al unísono las palabras mágicas de la solidaridad mujeril: “¡son unos maricones!”, por no decir la palabra con “Pu…”.
Esa frase (“son unos maricones”) significa que los hombres no tienen los pantalones para hablar claramente y decir: yo sólo quiero sexo contigo.

s36-sexualidad-soloquierosetso-amiguis

“Así de simple”, declaran ellas, con rostro de asombro y de “oooobvio, no?” “¿Por qué no te lo dicen tal cual, y ya una sabrá lo que hace?”. “Yo estaría dispuesta a acostarme con todos los que me hablen claramente, si es que me gustan, pero eso de que te estén engañando, ¡es imperdonable!”.

¿A quién se le ocurre?

Pero esas frases atrevidas y supuestamente “sinceras” están bien para las pláticas de café. La realidad es muy distinta. Si un hombre le dice a una mujer que lo que él está buscando en esta etapa de su vida (o en todas las etapas) es tener compañeras sexuales, y que no busca un compromiso, y le dijera a las claras: “eres muy hermosa, me gustaría tener una experiencia sexual contigo”, esa declaración lo condenaría al fracaso instantáneo. Caería de inmediato al círculo más profundo del infierno.

«Si él dijera las cosas abiertamente… todo se caería por la borda. Todo se derrumbaría dentro de ese pobre representante del género masculino que cometió el peor pecado de todos: el de la franqueza».

Ella se sentiría “usada”, por mucho que hubiera dicho en el pasado que ella quisiera precisamente eso: que le hablen claramente. Por muy abierta que se presuma ante sus amigas de ser “muy libre” en lo sexual, por muy igualitaria que sea en sus pláticas sobre género, por mucho que fanfarronee de “no tener tabúes”, o que diga que “ella puede utilizar a los hombres tanto como éstos utilizan a las mujeres”, por mucho que sea una persona que crea que entregarse a la energía sexual no es cosa de que ellos las exploten a ellas perversamente, sino de que dos adultos se pongan de acuerdo para divertirse.

Si él dijera las cosas abiertamente… todo se caería por la borda. Todo se derrumbaría dentro de ese pobre representante del género masculino que cometió el peor pecado de todos: el de la franqueza.

Pero, ¿por qué se atrevió a hablar claro? Tal vez haya escuchado infinidad de veces a sus amigas decir, llenándose la boca de espíritu progresista: “a mí, si me hablan al chile, le entro”. A lo mejor escuchó demasiadas veces eso de: “lo que me choca es que me mientan, que te seduzcan y luego que obtienen lo que desean, se desaparezcan”.  Sí, quizá por haber oído esa frase tantas veces, se haya envalentonado y finalmente se haya decidido a decir ese: sólo quiero sexo, nada de compromiso, ¿te animas? Pero el resultado será, inevitablemente, la condena al mismísimo infierno.

s36-sexualidad-soloquierosetso-si-estuvo-bueno-y-todo-pero-quiero-a-mi-esposa

No es cierto eso de que se puede hablar de sexo con las mujeres así como si nada. Sí es posible hablar de sexo, pero del sexo de otros. Incluso del propio, si ya existe más intimidad y confianza, pero nunca decir: sólo quiero sexo contigo esta noche, nada más. Eso es imposible. Indescriptible. Suicida. Lo que todo hombre sabe, o intuye, es que se tiene que seducir a esa mujer que le gusta, para poder tener una noche apasionada con ella. Debe vencer todas sus resistencias, porque ella siempre las tendrá… ¡aunque en el fondo lo que ella quiera esa noche sea sexo y nada más!

«No es cierto eso de que se puede hablar de sexo con las mujeres así como si nada».

La naturaleza de la mujer es resistirse ante los ataques frívolos y sexosos de los hombres. La naturaleza de ellos es atacar, asediar sus murallas. Pero no con palabras explícitas, que si lo pensamos dos veces, en realidad resultan, ciertamente, vulgares. Por eso, los hombres deben de “engañar”.

El “engaño”

Pero, ¿de qué se trata este supuesto engaño? ¿Es tal? ¿No es más bien un juego de seducción? ¿Un inevitable y asumido juego en el que una de las partes quiere mostrarse indiferente a la par que verifica que el otro siga con mayor ímpetu el cortejo?

A la mayoría de las mujeres les gusta hacerse las difíciles, para que cuando llegue el momento del convencimiento, el sexo sea realmente fascinante. Es parte del jugueteo sexual, ellas esconden su deseo y ellos atacan. 

La conclusión es que la seducción es un juego, que deberíamos todos tener conciencia de ello y dejarnos jugar, llegar hasta donde queramos con quienes queramos, y no seguir repitiendo aquello de: “a mí que me hablen claramente”. Eso no existe. Aunque no estaría nada más que se pudiera confesar abiertamente… Sólo quiero sexo contigo.

Sexualidad

Cuatro cosas que podrían estar acabando con tu deseo sexual

Cuando de deseo sexual se trata, no todo es goce, existen también ciertos alimentos, actitudes y circunstancias que pueden provocar que no tengamos ganas de bajarnos los pantalones, abrir las piernas, juntar los labios, y dar rienda suelta al éxtasis. Te presentamos estos cuatro matapasiones para que identifiques qué puede estar estropeando tu libido.

Lechuga

s34-sexualidad-matapasiones-lechuga

A veces creemos que la mejor cena es aquella que se caracteriza por ser ligera, pero cuando después de esa cena podría haber un encuentro sexual, un gran error sería recurrir al menú de las ensaladas elaboradas con lechuga. Las hojas de esta planta tienen propiedades sedantes, ya que contienen lactucarium, el cual actúa como tranquilizante. Sí, por supuesto, este alimento tiene infinidad de beneficios, pero también ayuda a conciliar el sueño y puedes quedarte sin ganas de llegar al… ¿postre?

Depresión y antidepresivos

s34-sexualidad-matapasiones-depre

Un trastorno emocional más común de lo que creeríamos; de hecho, en México, entre el 12 y el 20% de la población adulta (de 18 a 65 años) sufre este padecimiento. Una de las consecuencias de experimentarla recae en la falta de deseo sexual; sin embargo, los medicamentos para tratarla suelen ser un arma de doble filo, ya que entre ellos se encuentran inhibidores de la captación de serotonina, lo que nos ayuda sí a disminuir la ansiedad y la impulsividad, pero también dañan el deseo. En estos casos, los especialistas en el trastorno recomiendan tratar los síntomas con psicoterapia y sin necesidad de recurrir a medicamentos que te harán sentir mejor anímicamente, pero entorpecerán tu éxtasis y desempeño en la cama.

Grasas vemos, deseo no sabemos

s34-sexualidad-matapasiones-grasas

Hay dos placeres a los que casi nadie se resiste: el sexo y la comida. Sin embargo, cuando no se saben combinar, ni el mejor afrodisiaco te salva. El alto contenido de colesterol en alimentos ricos en grasas hace que las arterias se obstruyan. Para los hombres, por ejemplo, las grasas son ¡las peores mata erecciones! porque perjudican la irrigación sanguínea.

Alcohol

s34-sexualidad-matapasiones-alcohol

Equivocadamente pensamos que una, dos o tres copas nos pueden ayudar a desinhibirnos para convertirnos en todos unos sementales o una expertas en el ligue; sin embargo, las bebidas alcohólicas adormecen el sistema nervioso periférico, el cual concentra y maneja las terminaciones nerviosas de nuestros órganos sexuales. Por supuesto que tras un par de cervezas nos relajamos para decir y actuar de una forma en la que quizá sobrio no lo harías, pero cuando la dosis se incrementa, se debilita el deseo.

Sexualidad

El placer de lo inanimado, ¿un hedonismo sin límites?

No hay modo elegante de decirlo: a los jóvenes japoneses les gusta el sexo, pero sin la otra persona. Adoran el placer de la sexualidad, pero incluirlo en una relación íntima les parece muy complicado.

Lo llamativo es que no se trata de otra excentricidad de la gente de ese país, sino de un fenómeno en el que se anudan las contradicciones de la cultura contemporánea con una de las necesidades más elementales del ser humano: la búsqueda del gozo. El recorrido para entender esta tendencia en la que cada vez más jóvenes optan por la soltería y renuncian al sexo cuerpo a cuerpo, pasa por varias escalas y artilugios, incluidas muñecas y juguetes, videojuegos, bares de carnívoras y grupos de herbívoros, costumbres del pasado y visiones del futuro. El camino es escabroso, así que vayamos por partes.

Placer a la carta

Sin preverlo, las exigencias del mundo laboral en Japón crearon un paraíso para los solteros, en especial en Tokio: hoteles de paso, restaurantes, máquinas despachadoras de ropa interior desechable y miles de lugares para salir en espera de la hora de regresar a la oficina; sin olvidar distritos como Kabukichō, la zona roja de la ciudad, con un menú de opciones para adultos que incluye prostíbulos encubiertos, alrededor de 2 mil tiendas de productos sexuales, clubes de striptease, salas de video, casetas telefónicas y otros servicios relacionados.

s33-sexualidad-hedonismojp-kabuchiko

En realidad, sólo hasta fechas recientes, las atracciones comenzaron a incluir a las mujeres. Los espacios estaban pensados para la generación anterior de empleados que pasaban cinco días en la urbe y regresaban los fines de semana a su casa de los suburbios para estar con la familia.

Y si alguien aún duda de la afición de los nipones por el consumo sexual, basta con saber que el valor de esta industria se estima en 15 mil millones de dólares al año y que el país produce, anualmente, cerca de 14 mil videos para adultos, comparados con los 2,500 de Estados Unidos. Además, a diferencia de lo que ocurre en la nación estadounidense, la pornografía sí es rentable en Japón. Lo curioso es que este panorama nos haría pensar que el país asiático es uno de los más activos y con mayor satisfacción sexual en el mundo, pero la realidad nos refutaría. Allá la apatía y la frustración son la regla.

«La necesidad de tener contacto físico y emocional con alguien no desaparece, lo que cambia es la forma de satisfacerla»

En cierto modo, el término mendokusai, “demasiado complicado”, resume la disposición de los jóvenes que rechazan la intimidad. Aunque sería más exacto añadir: la intimidad con otra persona. La necesidad de tener contacto físico y emocional con alguien no desaparece, lo que cambia es la forma de satisfacerla.

Tomemos el ejemplo de las muñecas sexuales fabricadas por la empresa Orient Industry, que dice producir los modelos más reales creados a la fecha. Provistas de piel y cabello sintéticos que imitan la sensación del tacto humano, también incluyen ojos que parecen mirar y una estructura interna que les permite adoptar distintas posiciones. Si el cliente lo desea, puede mandarla hacer a la medida de sus fantasías, pues hay diferentes tamaños de senos, tonos de cabello, rostros y tallas.

s33-sexualidad-hedonismojp-doll

La empresa afirma que la experiencia de estar con estas muñecas es tan verosímil, que el cliente no deseará tener novia de carne y hueso nunca más. Para las mujeres, el mercado es menor, pero no por ello menos selecto. En una sexshop enfocada en el sector femenino, los productos incluyen desde películas, lociones y cremas, hasta vibradores semejantes al mouse de la computadora, porque, según la diseñadora del producto, la forma tradicional del pene es “grotesco”.

La habilidad con que la industria ha logrado tomar los distintos aspectos de una relación para comercializarlos como productos y servicios es sobrecogedora. El mercado ha sabido aprovechar el repudio de la generación actual al compromiso y, de algún modo, quizá ha contribuido a fortalecerlo. Si observamos de cerca esta dinámica de comprar satisfacción a la medida, encontraremos la lógica del máximo beneficio con el mínimo esfuerzo, que también está detrás de los “productos milagro” para perder peso y curar enfermedades crónicas, así como de los recetarios infalibles para el éxito.

Solteros al borde de un ataque de nervios

A partir de un estudio publicado en 2011 por el Instituto Nacional de Población de Japón, los medios nipones acuñaron la expresión sekkusu shinai shōkōgun, o “síndrome del celibato”, para señalar el creciente desinterés de los jóvenes de entre 18 y 34 años por formar una pareja o incluso por tener contacto sexual con otros. La economía, la brecha generacional y hasta la obsesión de los hombres adultos que prefieren las historietas, los videojuegos y la animación en lugar del trato con mujeres reales han desfilado por las teorías que buscan explicar el fenómeno. Lo curioso es que esta situación también puso en evidencia el abismo de expectativas, conductas y temperamentos que separan a los sexos en aquel país.

«Ante una economía con dos décadas de estancamiento, un panorama laboral incierto y un escenario en el que el costo de la vida es abrumador, la soltería resulta muy atractiva».

El hombre “herbívoro” y la mujer “carnívora” (términos de la prensa japonesa): el primero, en una rebelión pasiva contra el modelo tradicional masculino que dominó después de la Segunda Guerra Mundial; la segunda, abriéndose paso en la economía, celosa de una independencia que sus madres y abuelas apenas soñaron. Los herbívoros promedio son heterosexuales, suelen tener menos de 40 años, son grandes consumidores de manga (historietas) y anime, y rehúsan asumir el papel de proveedor que implican el matrimonio y la paternidad.

Ante una economía con dos décadas de estancamiento, un panorama laboral incierto y un escenario en el que el costo de la vida es abrumador, la soltería resulta muy atractiva. En pocas palabras, las batallas de los viejos samuráis corporativos ya no son las suyas.

«El matrimonio es la tumba de la mujer»

En la otra esquina están las “carnívoras”: autosuficientes, enfocadas en su crecimiento profesional y con un horizonte más claro y mejor definido del rumbo de su vida. Si bien la idea de encontrar una pareja no carece de atractivo, el matrimonio resulta tan seductor como caminar a ciegas en un campo minado. “El matrimonio es la tumba de la mujer”, reza un antiguo dicho japonés.

s33-sexualidad-hedonismojp-host

Y no hay que ir muy lejos para entender esta postura, pues el mundo laboral del país no está diseñado para las mujeres, y los prejuicios y costumbres de la sociedad siguen arraigados en los modelos masculinos. Tener un hijo y perseguir una carrera es imposible: son más las exigencias que los servicios de apoyo a la maternidad. A esto hay que sumar que la imagen de una mujer independiente carece de atractivo para el hombre nipón. Por ello, no sorprende la proliferación de los host clubs, que son bares donde las clientes pagan por la compañía de hombres jóvenes para platicar, coquetear y beber, sin que ello implique un desenlace sexual.

Llegar a la otra orilla

Ellas en ascenso y ellos recluidos en sus mundos virtuales. Las distancias entre los sexos se incrementan a medida que los puentes para unirlos se vuelven más frágiles. Uno de los principales problemas de las relaciones de pareja en Japón es la escasez de matices. Lo tajante de su cultura se refleja en los vínculos entre la mujer y el hombre, en lo blanco y lo negro, entre la soltería y el matrimonio. La alternativa de hacer vida en común sencillamente ya no es una figura aceptada por la sociedad. Y ni mencionar otras prácticas, como el poliamor.

«Se ha preferido la docilidad de lo inanimado al desafío que representa involucrarse con alguien más».

Otra realidad es que hay pocas metas en común y una gran apatía por perseguir la intimidad que, en el fondo, se desea. En su lugar, esta generación de japoneses optó por la gratificación inmediata que ofrece el mercado, en un hedonismo fácil de consumir y que descarta cualquier esfuerzo. Se ha preferido la docilidad de lo inanimado al desafío que representa involucrarse con alguien más. Hay quien afirma que Japón está dando el primer paso hacia el tipo de relaciones que predominará en el futuro, dirigidas por la tecnología y los mundos virtuales. Y, de cierto modo, quizá este caso no sea sino un lente de aumento que magnifica las manías y contradicciones de la cultura contemporánea. Pero, a final de cuentas, la pregunta queda en nosotros: ¿estamos dispuestos a sacrificar la comunión entre los cuerpos por un hedonismo sin límites?

Opinión

I’m only happy when it rains

El amor es un pueblo miserable. Mi historial amoroso parece sacado de una película de Woody Allen. Si a alguien debe culparse de mis fracasos es al director de cine, no a mi pobre corazón. Pero, dejando de lado los gimoteos, he descubierto que mi estado ideal es la soltería. Puedo estar casado pero no oficiar de cónyuge. Lo que equivale a estar soltero.

«Si no estoy soltero la mayor parte del tiempo, me marchito».

Siempre que me involucro con una persona ocurre algo extraño. Como amigo soy poca madre; como compinche de parranda: the best; como acompañante de yonquis: se pelean por mí; pero como novio, esposo, free, movida, taco (en mi caso debe ser lonche por mi peso), etc., me invade la acción mutante. No pocas de mis parejas me han calificado de saboteador, pero lo que verdaderamente explica mi comportamiento como pareja sentimental es una canción de Garbage: I’m Only Happy When It Rains.

Como Shirley Manson, con I’m Only Happy When It’s Complicated, cuando comienzo a salir con alguien soy a toda madre. Divertido, cogelón y buena onda. Pero en cuanto agarro confianza, no estoy en paz si no estoy chingando. Sí, me transformo. Y depende de la persona, pero puedo hacer de todo. Desde bombearme a otras morras, hasta realizar performance, o convertirme en el príncipe del hielo y no dirigirles la palabra en siglos. Eso sí, me las cojo aunque no les hable. Porque una cosa no tiene nada que ver con la otra. La incomunicación no quita lo caliente. Ya sé, pensarán que estoy enfermo. Pero no, lo hago todo por una noble causa: la soltería. El compromiso es tan old fashion.

«Eso sí, me las cojo aunque no les hable. Porque una cosa no tiene nada que ver con la otra».

He discutido horas en terapia buscando una razón para mi comportamiento. Mi psiquiatra opina que soy un perverso narcisista. No lo entiendo. Soy una persona afable. Pero en cuanto alguien se me pone a un lado me descompongo. Si no fuera por el sexo, desde hace tiempo me habrían dado una medalla por buena conducta.

Una vez leí que lo que más le gustaba a Fogwill era corromper y desilusionar. Y parece que esas palabras me hicieron daño. Nunca me propuse tomármelas al pie de la letra. Pero a partir de esa fecha me he dedicado a cumplirlas. Como si mi vida dependiera de ellas.

Primero trato bien a la banda, hasta que piensa que soy un tipo bueno, porque si me lo propongo puedo resultar agradable y encantador (las corrompo) y después hago mi desmadre, para que se desilusionen y hablen pestes de mí con sus amigas. Lo cual es una excelente publicidad. Apenas saben que he cortado con alguien me mandan inbox para invitarme a salir. Pero insisto, todo es porque si no estoy soltero la mayor parte del tiempo, me marchito. ¿Ustedes no harían lo que fuera con tal de no marchitarse?

Sexualidad

3 citas, 3 nacionalidades: el arte de compartir las sábanas

Aprendí a dominar el lance sexual muy tarde; la verdad es que demasiado t-a-r-d-e. Pero, una vez que lo atrapé (el arte de compartir las sábanas), me dispuse a disfrutar cada momento, desde el primer beso antes de comenzar el jugueteo, hasta los actos que a veces resultan algo kinky. He aquí tres historias con entrepiernas de diferentes países…

Cita uno: la dominatrix

Mi primer match (justamente el que me hizo comenzar mi peculiar gusto por Tinder), resultó ser un judío originario de ese país tan amado al norte del Líbano: Israel.

Parecerá novela de Mastretta, pero no. J. resultó ser millonario y dueño de una cadena hotelera en México. Había venido a la Ciudad de México por negocios y, por supuesto, su perfil en Tinder no denotaba en absoluto algún vestigio de que fuera un apuesto judío de cartera grande. Era rico, pero no idiota, pues.

«Parecerá novela de Mastretta, pero no. J. resultó ser millonario y dueño de una cadena hotelera en México».

Fuimos a Polanco, lo cité (obviamente) en el Celtics Pub de Av. Presidente Masaryk, (digo “obviamente” porque la que esto escribe no bebe alcohol que no sea cerveza artesanal, whisky o vino).

Llegué primero; él entró con un suéter azul claro colgado al cuello y amarrado por delante. “¿Quién usa el súeter así en estos tiempos?”, pensé. Pero olvidé ese juicio cuando le vi su torneado y moreno cuerpo. Pedimos una, dos, tres cervezas… yo, porque él no salió de varios tonics.

s31-sexualidad-3hist-int1

Caminamos ya algo ebrios por esa avenida de Polanco donde desfilan boutiques de todo el mundo. En fin, a las dos cuadras escuchamos una fiesta privada en un restaurante mexicano que está casi esquina con Mariano Escobedo. Para entonces sólo me había contado de sus aventuras como empresario, no más, nada de hoteles de lujo, ni de billetes verdes a su cargo. Sin embargo, una vez sentados, esperando la siguiente ronda de drinks con algún whisky carísimo, nos besamos. Y sí, tras el intercambio de fluidos, tuvo la total confianza de acariciarme la rodilla, dejar reposando ahí su mano y contarme que era el dueño de (elija usted el nombre de cualquier hotelera millonaria) una importante empresa.

Ya para esa hora de la madrugada, el tipo me había caído tan bien y me hacía soltar tanta carcajada que acepté ir por una última bebida al sitio donde estaba hospedado. La coctelería del hotel nos preparó una margarita de tamarindo gigante, y yo, que ya estaba más que a gusto, le pedí que nos quedaramos tirados en el sofá del lounge.

Pero mis piernas no pudieron obedecer a mis palabras porque, 15 minutos después, mi ropa interior iba cayendo en la alfombra de su habitación en el noveno piso, sus ojitos israelíes me desvestían y mis manos le apretaban esos gruesos brazos.

Comenzamos con un sexo tierno, tranquilo y sobrio, hasta que saqué el papel de esa Javiera que se sabe “manosear” a su antojo. Le pedí al israelí que me mordiera, aquí, allá, más abajo, ahí, justo, más fuerte…

«Le pedí el clásico 69, pero no fue hasta que, jadeando después de varias marometas, cuando solté un “ahórcame”».

Sacó su lengua de mi boca sólo para preguntar si de verdad había dicho eso, “anda, ahórcame”, y lo hizo. No soy para nada una experta de la hipoxifilia, pero lo había probado un par de veces antes y J. lo hizo muy bien.

Después de la primera eyaculación, me abrazó y, casi sin aliento, me dijo que le di miedo, que no sabía si, por satisfacerme, me estaba mordiendo muy fuerte o que ahorcándome me mataría.

Con la mayoría de hombres me considero lo más random en la cama; nada especial, sólo gustos peculiares, pero mi cita con Mr. Israel me colocó en la posición de experta: “nunca había tenido sexo tan abiertamente y tan divertido. ¿Todas las mexicanas son como tú?”, preguntó. Reí.

Cita dos: la cursi escritora

Nunca me llamaría a mí misma “escritora”, (no hasta que logre escribir el libro que quiero escribir con la narrativa que siempre he querido escribir). Pero bueno, así me llamó él, “la escritora”, un portugués de rizos castaños. Hasta la fecha, no sé con exactitud cuál era su profesión; me limité a escucharle que algo tenía que ver con el estudio de las células.

La misma noche que le conocí por la aplicación, quedamos en vernos. Es que ese era el último día que la pasaba bajo cielo mexicano. ¿El lugar? Una cervecería internacional en la colonia Roma. ¿La hora? 8 pm ¿Las intenciones? Claras (pues ya no iba a estar en la ciudad).

«Fue como el cliché que me había hecho en la mente: R. era tierno, fanático de Saramago, de la playa de Portugal, de las historias escondidas…»

Portugal fue el hogar de uno de mis escritores de cabecera hace algunos años: José Saramago. Quizá fue mi yo lectora la que dijo: “ve a beber una cerveza con R.”, y sí, fue como el cliché que me había hecho en la mente: R. era tierno, fanático de Saramago, de la playa de Portugal, de las historias escondidas… y hasta tocaba la guitarra.

Platicamos por horas sobre las culturas de cada uno, sobre lo mucho que me costaba distinguir si Saramago estaba sobrevalorado o no. Me intentó explicar con manzanitas lo que hacía con las células en su trabajo. Y, una vez que nos corrieron del bar (porque era lunes y cerraban a las 10 pm), caminamos hasta que me llevó a un restaurante italiano, cenamos tapas, pasta y vino (como en las escenas comunes de los libros).

«Lo más “atrevido” que hicimos fue dejar los gigantes ventanales abiertos para que no entrara más luz en la habitación que la del cielo».

¿El postre? Lo dejamos para las sábanas de su hotel. El sexo fue romántico, tranquilo. Me puse “la camiseta de chica tierna”, esa que lee novelas de amor enamorado, y follamos con la luz de la luna encendida, porque lo más “atrevido” que hicimos fue dejar los gigantes ventanales abiertos para que no entrara más luz en la habitación que la del cielo.

Cita tres: flojita y cooperando (lo mejor está al sur)

“Lo único que conocía de Colombia era la historia de Pablo Escobar”, eso le dije mientras estábamos empiernados en la cama de su departamento blanco, al poniente de la ciudad.

Se llama N. De él les contaré en presente porque, mientras escribo este artículo, he quedado ya con él en Whatsapp para vernos de nuevo. Me ha gustado (eso me asusta) y me ha dejado con las piernas y la sonrisa en plena dicha.

Con N. estoy experimentando el mejor sexo oral de mi corta vida. La primera cita fue en uno de mis rincones favoritos de esta ciudad: La Graciela, en la colonia Roma. Favorito de favoritos aunque, cada vez que salgo de ahí, termino sin la mitad de la quincena.

Al punto… Después de quizá cinco horas en el bar, lo acompañé a la puerta de su departamento, que estaba a un par de cuadras. Me invitó a subir, estuvimos platicando sobre la emperatriz Carlota y un texto que había escrito yo sobre ella unos meses antes.

«Me dijo: “hazme un 14”, y yo lo primero que pensé fue en el Kamasutra»

Reímos hasta que casi sale el sol, cuando comenzamos a bromear y comparar “jergas” colombianas y mexicanas. Como cuando me dijo: “hazme un 14”, y yo lo primero que pensé fue en el Kamasutra; pero, en realidad, me contó que en Colombia esa expresión se usa como cuando acá en México uno quiere decir: “hazme un paro”.

Después de eso, ya casi para las 5 am, no nos habíamos ni rozado las mejillas, ¡ni tomado las manos! Tal vez por eso, al entrar a su cuarto, nos deseamos más.

«“Es del sur, claro que es del sur”, pensé, mientras le acariciaba la cabellera»

No hubo coito, he de confesar. De hecho… hasta hoy, siendo las 4:16 de la tarde de un día de julio de 2016, seguimos sin tenerlo; sin embargo, hay algo que no puedo dejar de quitar de mis sueños y de mis días desde el sábado pasado que lo conocí: la forma en que su lengua hacía círculos en mi vagina.

N. viajó con sus labios desde mis clavículas hasta llegar a mi entrepierna; metió su cabeza y yo sólo me dejé llevar. “Es del sur, claro que es del sur”, pensé, mientras le acariciaba la cabellera (ya sudada).

Iba y venía; sus dedos y mi cadera hacia arriba. Le devolví el placer adueñándome de su erecto pene, acariciándole su todo, haciéndolo jadear… hasta que volviera a desearme con las ganas con las que gobernó mis piernas; me las levantó por última vez, las enroscó de una forma en la que no pude más que soltar tremendos jadeos. No hay duda, N., diseñador gráfico, que partió desde Colombia hacia Chicago, y de Chicago a México, ha sido mi nacionalidad favorita en Tinder, el tipo del apartamento blanco con el que iré a la Cineteca esta noche, el colombiano que conquistó la parte sur de mi cuerpo.

Sexualidad

¿Sabes qué es la inteligencia erótica y cómo se mide?

La inteligencia erótica es la capacidad de mantener vivo el deseo y la pasión en los actos sexuales, ya sea con las parejas formales o con encuentros fortuitos.

Este tipo de inteligencia se caracteriza y se mide, a grandes rasgos, bajo los siguientes aspectos:

s31-s1ngular-intsex-int

México y su inteligencia erótica

Los datos de la encuesta sobre sexualidad de los mexicanos realizada por la AMAI (asociación profesional en Latinoamérica enfocada al sector de inteligencia aplicada en negocios y asuntos sociales) apuntan que dicha inteligencia en nuestro país es baja.

Asimismo, de acuerdo al estudio, las personas con inteligencia erótica también presentan las siguientes características:

  • Están más informados sobre temas sexuales y platican más frecuentemente al respecto.
  • Manifiestan mayor sensibilidad y disfrutan más de la vida por medio de sus sentidos.
  • Sostienen relaciones sexuales casi el doble que las personas que no las tienen.

Por otro lado, las diferencias porcentuales entre los inteligentes eróticos y los que no lo son, son las siguientes:

s31-s1ngular-intsex-int2