Bienestar / Psicología

¿Compartes fotos en el gimnasio? Quizá tienes problemas psicológicos 

¿Cuántas fotos de gente en el gimnasio ves en tu muro cada que abres Facebook? Todos tenemos al menos un amigo que publica su actividad de fitness día con día, o incluso, podrías ser tú mismo.

Fotos posando junto a los aparatos, levantando un poco la playera para mostrar los abdominales o realizando posturas extrañas se han vuelto algo cotidiano. ¿Porqué será que de un día a otro pareciera que la mitad de tus contactos se convirtieron en “gurús del fitness” “runners” y “expertos” en nutrición?

La psicología Tara Marshall explica que este tipo de actualizaciones en redes sociales “reflejen ciertos rasgos de personalidad”. Bajo esta teoría, investigadores de la Universidad Brunel, junto con Marshall, decidieron hacer una encuesta que incluyó 555 usuarios de Facebook para identificar los comportamientos psicológicos de quienes transmiten una imagen de “amantes del fitness”.

El estudio encontró que las personas que constantemente comparten publicaciones acerca de su rutina de ejercicio, su dieta y su apariencia física, tienden a ser narcisistas.

Asimismo, encontró que la principal motivación detrás de este comportamiento es “su necesidad de motivación y validación de la comunidad en Facebook”.

En cuanto a los “likes”, Marshall explicó que los resultados sugieren que las publicaciones que se realizan sobre este tipo de contenido usualmente generan más “likes” y comentarios por parte de la comunidad, lo cual es una “muestra educada que los amigos del narcisita ofrecen para mostrar apoyo, mientras en realidad detestan este tipo de expresiones narcisistas”.

Al parecer, las personas con baja autoestima publican actualizaciones frecuentes sobre su actual pareja romántica; las personas con mayor consciencia suelen publicar más contenido acerca de sus hijos; y los narcisistas, publican actualizaciones sobre sus logros, dieta y rutina de ejercicios motivados por la necesidad de atención y validación de la comunidad de desconocidos.

Bienestar

5 lugares para consentirte y tener una rutina más sana

¿No estás harto de ver toda las semana las mismas cuatro paredes de tu oficina? ¿Qué me dices del estrés del trabajo? Eso de estar a las carreras de lunes a viernes es cansado, y lo peor… ¡el fin de semana se va como agua!

Pero podemos hacer que esa agua valga la pena y nos purifique, dejándonos con el 100% de energía, buen humor, sin tensión muscular y lo mejor es que para conseguirlo no necesariamente debes salir de la ciudad: 

1. Ganesha Yoga

Este lugar se encuentra en General Juan Cano 74, en San Miguel Chapultepec. Con la simple ubicación puedes imaginar la cantidad de árboles que rodean el sitio. Son espacios en lo que podrás sentirte relajado, además de tomar clases de yoga, que te ayuden a concentrarte más, tener una mejor respiración e aumentar tu flexibilidad.

 

2. Hare Krishna

Si a ti la tranquilidad te entra por el estómago, éste será tu santuario. Este lugar se encuentra en Tiburcio Motiel 45, en San Miguel Chapultepec, y los domingos (como en toda religión) son sagrados, pero aquí es por la gastronomía que ofrecen, pues para las personas de este lugar, los alimentos permiten la sintonía de acuerdo a cada uno de los elementos del Krishna.

hare-food

3. El Bonito Tianguis

Si la palabra orgánico significa mucho para ti, aquí será tu lugar ideal. Encontrarás hortalizas de la mano de productores, mieles, mermeladas, lácteos, entre otras cosas. Lo interesante de este lugar es que no es fijo, así que debes checar las fechas en su página.

Pero si se te fueron los días y no pudiste visitar el Bonito Tianguis, no te preocupes, también puedes ir a Así o Más Verde, donde puedes comprar desde la comodidad de tu casa o ir a que tus sentidos se enamoren. No dudes en probar las botanas, están deliciosas y serán lo más nutritivo para picar entre comidas.

el-bonito-tianguis

4. Kura

Siempre que estamos enfermos o hace mucho frío, lo que más nos reconforta son los calditos calientitos, quizás porque nos recuerda al calor de hogar o nos lleva a recordar cuando mamá nos cuidaba de pequeños. Para seguir con ese mood no puedes dejar de ir a Kura, que se encuentra en la calle de Colima 378, en la colonia Roma. Es un lugar japonés, en el que amarás la receta del ramen.

kura-japane

5. Temazcal

¿Qué tal, después de una larga semana laboral, tomar un delicioso temazcal? Además de relajarte con un buen masaje, podrás aliviar algunas tensiones musculares, en el cuello, espalda, hombros, todos esos lugares donde se acumula el estrés. Adiós a la migraña, el mal humor, depresión y mala digestión, y hola a la buena vida, vibra y energía.

Si no puedes salir de la ciudad, debes ir entonces a Meic, en Santa Fe, donde podrás tener un día para consentirte y salir como nuevo.

Pero si puedes darte el día, o mejor dicho el fin, no lo dudes y corre a Temazcal Teohuitzilli, y ya que estás ahí, no olvides pasar a las pirámides de Teotihuacán para terminar de cargarte de energía.

Bienestar

Consejos para mantenerte en forma

En esta ocasión decidimos darte algunos consejos para que te empieces a poner en forma y te sientas libre y cómodo contigo mismo.

Identifica las razones por las que quieres hacerlo

Antes de empezar a hacer algunos cambios en tu alimentación y de iniciar tu entrenamiento necesitas identificar cuáles son las razones por las que quieres comenzar a cuidarte. Esto es importante porque de ello depende el resultado, que bien puede ser a corto o a largo plazo.

Si únicamente vas a hacer esos cambios de manera temporal, de una vez te decimos que es un gasto de dinero y de energía inútil. Desafortunadamente, muchas veces sólo se buscan resultados inmediatos y sólo hay compromiso en el tiempo en que se consiguen, para después olvidarnos de nuestra salud, volver a consumir lo que sabemos que nos hace daño. La cuestión es decidirse a cambiar la conducta y, por supuesto, las razones por las que queremos estar sanos y en forma. No sólo para presumirnos y lucirnos, sino, además de para sentirnos bien con nosotros mismos, para tener una mejor calidad de vida a largo plazo. Recordemos que no siempre vamos a tener la misma energía ni a lucir jóvenes (lo cual no tiene nada de malo), por lo que no podemos perder de vista lo importante que es tomarnos en serio la salud.

La cuestión es decidirse a cambiar la conducta y, por supuesto, las razones por las que queremos estar sanos y en forma

Busca las razones adecuadas, y no vayas a caer en la tentación de hacerlo:

  • Para conseguir pareja
  • Para ser aceptado(a)
  • Para verte como te veías cuando eras más joven (hay que aceptar que el tiempo pasa y esto no significa que pase mal)

Lo siguiente es lo más sencillo

Una vez que tienes claro por qué estás haciendo un cambio en tu vida, inconscientemente te será mucho más sencillo evitar cierto tipo de alimentos y tener la voluntad para dedicarle tiempo a tu entrenamiento. Si lo hicieras por razones ajenas a tu propia salud (física, emocional y mental), siempre habría una parte de ti que te haría retroceder, que te haría “autosabotearte” y caer en un círculo vicioso, en el que cada fin de año tu propósito sería: “Ahora sí me voy a poner en forma y me voy a mantener así”.

Existen muchas opciones para llevar una vida mucho más sana y que te asegure sentirte mejor contigo mismo.

Ya con claridad, elige un tipo de dieta (o, mejor dicho, un nuevo plan alimenticio) de acuerdo a tus actividades y personalidad. Un nutriólogo puede darte mucha luz en esto. Lo mejor es combinar una buena alimentación con ejercicio. Igual que con el tipo de comida, necesitas buscar el ejercicio que se adecue también a tu estilo de vida. Existen muchas opciones para llevar una vida mucho más sana y que te asegure sentirte mejor contigo mismo. Sólo es cuestión de que te decidas, te comprometas y, una vez que inicies, seas constante.

Adapta tu entorno a tus objetivos

Si tu talón de Aquiles son los helados, las galletas o la comida chatarra en general (que sí, lo aceptamos, es deliciosa, pero en exceso muy dañina), lo mejor es que adaptes tu alacena a tus objetivos. No tengas ningún tipo de comida de este tipo a la vista y, mejor aún, ni siquiera la compres. Esto no quiere decir que tengas que lidiar con la ansiedad todas las semanas, negándote siquiera una migaja de pan dulce. No, pero si de plano tienes muchos deseos de comerte una hamburguesa o unas galletas, hazlo fuera de tu casa, y lo más recomendable es que sea sólo una vez a la semana y no en exceso.

s29-bienestar-enForma-int

Lo importante es que te vayas entrenando, y esto requiere tiempo y mucha paciencia, pero no tires la toalla, ni aún cuando vayas viendo resultados o llegues a tu objetivo. Adopta esa forma de vida y verás cómo impacta de manera positiva tanto en la manera de sentirte, como en la manera de verte a largo plazo.

En cuanto al ejercicio, puedes adaptar tu entorno tomando dos rutas básicas: primero, si de plano no tienes tiempo para ir a un gimnasio, busca ahorrar para comprarte una elíptica, una bici o una caminadora, y empieza con 20 minutos al menos cuatro veces a la semana. Puede ser llegando del trabajo o sacrificar sólo 20 o 30 minutos de sueño para conseguirlo y seguro irás viendo los resultados. En segundo lugar, si eso de ponerte tus propias rutinas no es lo tuyo, podrías comprar los videos de ejercicios que venden en cualquier tienda departamental. O una tercera opción mucho más económica y viable: camina por lo menos 25 o 30 minutos al día. Quizá puedas estacionar tu auto unas cuadras antes, bajarte antes del transporte público o incluso rentar una bici urbana.

Opciones hay muchas más que éstas, lo mismo que en la alimentación. Sin embargo, para poder hacer un cambio, antes se necesita de algo más complejo: la convicción de querer modificar hábitos y pensar a largo plazo en nuestra calidad de vida.

Bienestar

¿Cómo evitar lesiones en los pies? Aquí una rutina de estiramientos

Cuidar bien de los pies no sólo quiere decir usar el “equipo” adecuado (calcetines y zapatos) sino también, hacer los estiramientos y ejercicios necesarios para mantenerlos fuertes y sanos. El yoga es una de las disciplinas más completas para fortalecer el cuerpo. A continuación, te proponemos una serie de ejercicios para mantener en forma esa parte del cuerpo que a veces desatendemos sin querer.

Pose del héroe (Virasana)

Vajrasana

Comienza arrodillado en el suelo, con las rodillas y los tobillos abiertos a la distancia de las caderas. Siéntate en las pantorrillas empujando los glúteos hacia el suelo. Si no puedes llegar al suelo con el trasero o si sientes dolor en la rodilla o el muslo, trata de sentarte sobre una manta o bloque. Presiona la parte superior de tus pies en el suelo y mantén la postura por un minuto.

Levantamientos de yemas de los pies

Arrodíllate en el suelo, con las rodillas, los tobillos y los pies juntos. Acerca los pies a tu trasero, alza las yemas de los pies y empuja utilizando la fuerza de cada uno de tus dedos. Trata de mantenerte en esta posición entre 5 y 10 segundos, mientras se estiran tus pies.

Pose de guirnalda (Malasana)

guirnalda

Empieza en Postura de la montaña: de pie, con los pies abiertos a la distancia de tus caderas. Ponte de cuclillas, con el trasero hacia el suelo, manteniendo los talones y dedos de los pies en el suelo. Separa las rodillas ligeramente más allá de tus caderas y lleva tus codos y torso hacia adelante entre tus muslos. Asegúrate de mantener la espalda y el cuello rectos. Se sentirá un estiramiento, tanto a lo largo como en la parte inferior y superior de tus pies. Trata de mantener esta posición durante 30 segundos.

Cuando termines, ¡qué mejor recompensa que un buen baño y Ammens Deo en aerosol! Puedes aplicarlo directamente en tus pies, aproximadamente a 10 cm de distancia, para darles una agradable sensación refrescante y eliminar el mal olor y la sudoración después de estos ejercicios. También puedes aplicarlo antes de esta rutina; te ayudará a tener un efectivo rendimiento al mismo tiempo que cuidará tus pies.