Especial / S1NGULAR / Sexualidad

4 cosas que nunca debes hacer después de un truene

Lágrimas, gritos, despedidas, pasamos por ello y, una vez que termina, nos sentimos fuertes y nos decimos a nosotros mismos que es lo mejor para ambos. Entonces, ¿por qué regresamos al lugar de los hechos y nos quedamos ahí hasta encontrar señales de vida de esa relación?

Estas son cuatro de las cosas que debes evitar a toda costa porque, seamos honestos, ¿cuándo ha funcionado alguna?

1. Mantenerse en contacto

Esto no es necesariamente malo; sobre todo, si ambos entienden lo que está sucediendo y han terminado con respeto. Pero, si has estado del otro lado y la ruptura fue lo peor que te ha pasado, los mensajes, chats, llamadas por teléfono y el contacto en redes sociales no son una buena idea. La mayoría de las veces, terminas por sentir que siguen juntos.

2. Seguir teniendo sexo

Empezando por enfrentar que la persona con quien, en algún momento, compartías algo tan íntimo de forma exclusiva, ahora es tuy@ y de otr@s tantos.

3. Aprovecharse de quien está más enamorado

Saber que la otra persona aún está enamorad@ de ti y abusar de esa disposición es simplemente deshonesto. Puedes justificarte diciendo que es su responsabilidad decidir hasta qué punto involucrarse, pero es tu responsabilidad tomar ventaja de alguien vulnerable.

4. Regresar, terminar otra vez y… regresar de nuevo

¿Cuántas veces te has convencido de que lo mejor es acabar con esa relación, pero cuando están juntos lo olvidas y piensas que todo puede mejorar? Sabemos que no es así. Si se tratara de un tema que pueden arreglar quizá ya lo habrían resulto. Recuerda que el amor no es suficiente para mantener una pareja, se necesita confianza, respeto y apoyo, entre otras cosas que son necesitan trabajo de ambos. 

 

Bienestar / Psicología

Las 5 fases de duelo en el amor

No muchas veces se está preparado para que la persona de quien estás enamorado te anuncie la mala noticia de que ya no existe ningún tipo de interés romántico o sexual entre ambos. El impacto de este acontecimiento puede generar en ti uno de los sufrimientos emocionales más profundos y perturbadores que puede soportar una persona: el desamor.

Estas emociones pueden afectar tus hábitos cotidianos, como comer, dormir, concentrarte o funcionar adecuadamente en tu vida laboral, académica o social. Por ello, en ocasiones puede resultar perturbador lo que podemos llegar a hacer con tal de evitar sufrir una pérdida amorosa: somos capaces de exponernos a cometer arrebatos que nos impiden resolver un proceso de duelo y es peor si no fuimos nosotros quienes elegimos la separación.

El duelo significa ponerse en contacto con el vacío que ha dejado la pérdida. Hay que valorar su importancia y traspasar el dolor y la frustración. El proceso de duelo posee al menos cinco fases y su duración depende de la cultura y la historia previa de la persona que se considera abandonada.

1. Negación

Pensamos que se trata de un error, que no puede estar ocurriendo, es algo que no estaba previsto. La primera etapa se caracteriza por incredulidad ante una nueva realidad, consiste en un intento de autoprotección contra el dolor y contra la fantasía de sufrir.

Se requiere de un gran esfuerzo adaptativo para vivir sin la pareja, el cerebro entero debe de reconfigurar sus conexiones. Mientras éste realiza esta actualización, podemos considerarnos discapacitados física, emocional y cognitivamente. Nuestro cerebro necesita del tiempo y de las condiciones adecuadas para realizar este trabajo. Cuando se consigue traspasar esta etapa de incredulidad, entonces podemos llegar a intentar negociar esta decisión.

2. Negociación

La antropóloga Hellen Fisher ha denominado a esta etapa como fase de protesta, en la cual los amantes abandonados intentan obsesivamente recuperar su relación. Cuando te empiezas a dar cuenta de que la persona a quien amas está pensando en terminar la relación, generalmente entras en un estado de intensa inquietud. Invadido por la añoranza y la nostalgia, entonces dedicas tu tiempo, energía y atención a la persona que está a punto de abandonarte.

Se cree que la reacción de negación y protesta está asociada con niveles elevados de dopamina y de norepinefrina, mismos que incrementan el estado de alerta y estimulan a la persona abandonada a buscar y reclamar ayuda. Sin embargo, después de haber llorado, irremediablemente, llega un momento de ira.

3. Ira: La furia ante el abandono

El intento de recuperar al ser amado, la necesidad de él, la ansiedad ante la separación y el pánico por la inminente pérdida son reacciones que tienen un sentido. Muchas personas pasan de sentir pena a experimentar un sentimiento de ira incontenible, ¿por qué? Debido a que tanto el amor como el odio se encuentran estrechamente ligados en el cerebro humano, los circuitos primarios del odio/furia atraviesan la región cerebral conocida como amígdala y llegan hasta el hipotálamo, prolongándose hacia otras áreas del cerebro. Y, cuando comenzamos a darnos cuenta de que una recompensa esperada es inaccesible, los centros de la corteza cerebral prefrontal envían señales a la amígdala y desencadenan la furia.

El amor romántico y la furia del abandono se encuentran íntimamente conectados en el cerebro y tienen muchas características en común: ambos están asociadas con la excitación corporal y mental; ambos producen una energía excesiva; ambos nos inducen a centrar obsesivamente nuestra atención en el ser amado; ambos generan conductas dirigidas a unos objetivos y ambos producen un intenso anhelo, ya sea de unión con la persona amada o de venganza hacia el amante que nos abandona.

4.Depresión

En diversos estudios realizados a hombres y mujeres rechazados por su pareja se ha identificado que un porcentaje significativo experimenta sintomatología clínica que corresponde a un episodio depresivo mayor, una fase que se caracteriza por un estado de ánimo francamente abatido y que no sólo es identificada por la persona afectada, sino es visible ante los demás. En esta etapa se puede experimentar una marcada disminución del interés en actividades que anteriormente generaban placer; además de pérdida significativa de peso o incremento/disminución en el apetito; insomnio o somnolencia excesiva; agitación o retardo psicomotor; fatiga y sentimientos de culpa.

El estado de depresión en este proceso de duelo es una señal sincera y creíble de que algo se encuentra terriblemente mal. Es importante que en el momento en que estos síntomas afecten la calidad de vida, las relaciones sociales, de trabajo y otras áreas del funcionamiento psicosocial, se busque ayuda para sanar lo que está perturbando nuestro sentir, y es preferible que se lleve a cabo el duelo de la mano de un especialista, ya que, cada persona procesa el dolor de forma distinta.

5. Aceptación

Se puede decir que un duelo se ha completado cuando somos capaces de recordar a esa persona sintiendo poco o ningún dolor, cuando hemos aprendido a vivir sin él o ella, sin eso que no está. Cuando hemos dejado de vivir en el pasado y podemos invertir de nuevo toda nuestra energía en nuestra vida presente y en lo que existe alrededor.

 

Bienestar / S1NGULAR / Salud

Cómo superar a tu ex en 10 pasos

Todos hemos pasado por un truene, es parte de nuestra vida y desarrollo como seres humanos. Además, ya no estamos en la época donde el primer amor es el que nos acompaña el resto de la vida, quizás aún hay casos, no lo vamos a negar, pero vamos, son muy pocos e incluso extraños.

Terminar con una pareja es doloroso, sentimos un vacío en el pecho difícil de explicar, es como si nos estrujaran y, en ocasiones, no nos deja respirar. Por ahí dicen que el tiempo lo cura todo, es verdad, pero ¿qué hacer para que esa sanación sea más rápida?, que no nos duela mucho tiempo. De acuerdo con los autores Tere Díaz Sendra y Manuel Turrent Riquelme los 10 pasos fundamentales a seguir son:

1.- Evitar en el enojo y transformarlo en tristeza, ésta última es más fácil de tratar y superar.

2.- Evita todos los excesos, éstos sólo te provocan cruda moral y psicológica cuando estás tratando de olvidar a alguien.

3.- Por las noches escribe todo lo que sientas por 21 días seguidos y en 5 minutos, no más.

writing

4.- Elimínalo de todas las redes sociales, y  nada de stalkear desde las redes de otras personas.

5.- Escribe sus defectos como persona y como pareja.

6.- Si sales de fiesta, para nada le mandes mensajes o lo llames, si es posible apaga tu celular, bloquéalo o baja alguna aplicación para bloquear a tu ex, por ejemplo Ex lover blocker.

drunk

7.- Mantente en sintonía con tus emociones, llora, sufre y acepta la pérdida. El duelo depende de la intensidad de la relación amorosa, pero si consideras que ya ha pasado mucho tiempo acude con un especialista.

8.- Identifica tu emoción o emociones principales, así podrás atender la necesidad de sanar.

9.- Acepta que lo vas a extrañar, es parte del proceso de superación. Después distraete, mantén tu mente y cuerpo ocupados en otras cosas.

10.- Vive el presente, haz nuevos proyectos de vida, con nuevas ideas. Planear tu futuro de ayuda a no estar atado al pasado.

proyectp

Bienestar

Consejos para renovar tu hogar tras una ruptura amorosa

En años recientes, el divorcio ha ido en aumento considerablemente. Según el Inegi, en 2012 se registraron 99,509 rupturas matrimoniales en nuestro país. Pero esto no es exclusivo de México. Se trata de una tendencia global. Por ello, un grupo de diseñadores de interiores de todo el mundo ha hecho de los recién divorciados un nuevo nicho: aquellos que están listos para dejar el pasado atrás y han decidido comenzar redecorando su hogar. A continuación, te dejamos algunos de los consejos en los que coinciden la mayoría de los expertos.

1. Cambia por completo tu recámara. Comienza por el espacio en el que pasaste más tiempo con él o ella. Cambia tu colchón, las sábanas, las almohadas y la colcha. Deja atrás los fantasmas del pasado y reacomoda todo lo que puedas.

2. Guarda todas las fotos viejas. Si quieres comenzar una nueva vida, lo mejor que puedes hacer es no tener a la mano imágenes que te recuerden a tu antigua pareja.

3. Reacomoda tus muebles. Suena absurdo, pero si liberas espacio y puedes caminar por zonas diferentes de tu casa, parecerá que estás en un hogar nuevo o distinto.

4. Deshazte de los muebles que nunca te agradaron. Igual que con las fotos, los objetos están llenos de recuerdos, así que lo mejor es que vendas tus muebles viejos a alguien que pueda aprovecharlos mejor, y adquiere unos nuevos. Trata de complacerte, piensa sólo en ti mismo, en tus gustos, en lo que siempre has querido.

5. Cambia el color de las paredes. Está comprobado que el color de los muros que te rodean puede influir de forma positiva o negativa en tu estado de ánimo. Elige tonos que te hagan sentir bien.

Opinión

Los “no” en el Arte

Esta colaboración ésta regida por la directriz editorial que en esta ocasión ha decidido analizar la utilización del “no” y su práctica en los diferentes ámbitos que cada uno de sus colaboradores conocemos; en mi caso se remite directamente al Arte y su Historia.

El mundo de la Historia del Arte está plagado de la palabra “no”. Esta ha servido para inaugurar nuevos movimientos, estilos, tendencias, ideas, resoluciones estéticas y propuestas, así lo que conocemos como devenir del arte está basado en la negativa de las resoluciones artísticas de sus creadores, quienes han construido lo que conocemos como “Historia del Arte”: la síntesis de los “no” en las propuestas resolutivas de la estética dentro de todas las expresiones artísticas conocidas.

Existen diversas formas y categorías del “no”: los de polaridad de contenidos, los de antagonismo, los delimitativos, los de historia, los de acervos, los de acción, los despectivos, los de aniquilamiento, los de ética, los de moral, los ideológicos, los de expresividad, los de doble negación que implican la expresión de la no existencia de algo o la no realización de una acción. En la Historia del Arte el hilo conductor de todos ellos son las rupturas de creación y el desapego de modelos anteriores que son rechazados en algún periodo y donde se instaura una nueva opción o un nuevo modelo desde la misma negación de lo ya establecido o del estilo quo.

«Los “no” son muy importantes para los creadores, porque más allá de servir como límites, son un instrumento de selectividad para la realización del objeto de arte».

La Historia del Arte es una actividad de las ciencias sociales que se dedica a recabar y estudiar la evolución de expresiones comunicativas a través del tiempo. En ella podremos contemplar muchas rupturas de negación inaugurando nuevos modelos, desde el manierismo, el expresionismo, el romanticismo, el nihilismo, el idealismo, la ilustración, el vacío el horror, lo decorativo, las gráficas y un largo etcétera de negaciones a través de la historia. Todas ellas, expresiones entendidas como cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con la finalidad estética comunicativa, a través de la cual se expresan ideas, emociones y sobre todo una visión del mundo peculiar y propio.

Todas estas expresiones son realizadas a través de diversos recursos, plásticos, lingüísticos, sonoros, auditivos, y o mixtos. La historia de la cultura reúne todos los no que han surgido a través de las ideas y el pensamiento; sobre todo en las ramas de: literatura, filosofía, psicología, ciencias, las religiones, teoría de las estéticas etcétera…

Los “no” son muy importantes para los creadores, porque más allá de servir como límites, son un instrumento de selectividad para la realización del objeto de arte. Es ahí donde el creador define utilizar unos y no otros productos para poder llevar a cabo su idea plástica, es ahí donde decide conformar desde la paleta hasta la constitución básica del soporte, en una acción de ir descartando e ir negando otras fuentes hasta contar con la única que es válida para si en el momento de creación.

Asimismo, el “no” ha sido un prefijo y un sufijo muy valioso para el desarrollo profesional del quehacer artístico. Como todos los límites, hay algunos que son inamovibles y otros móviles y negociables. Para el artista un “no” se constituyen en una expresión de la construcción misma del quehacer creativo y la realización plena de la obra.