Bienestar

4 señales que te dirán si debes renunciar ya a tu trabajo

¿Cuántas veces te has cachado pensando si debes o no cambiar de trabajo? Actualmente, el número de personas que genera antigüedad en una empresa ha disminuido. De hecho, la generación conocida como millennials tiende a cambiar de una a dos veces de empleo al año, pero ¿por qué pasa esto? De acuerdo con la especialista laboral Suzy Welch, es importante analizar ciertos aspectos del trabajo actual para poder determinar si conviene seguir o, de lo contrario, urge cambiar de trabajo. Los puntos más importantes son:

1. No tener crecimiento laboral

Es importante tener posibilidades de crecer dentro de una empresa, aspirar a puestos más altos, pues éstos sirven como motivación para tener un mejor desempeño laboral.

Cuando los puestos gerenciales son ocupados por familiares o amigos de los dueños o de quien tiene mayor poder dentro del lugar de trabajo, el interés por ser eficiente se va deteriorando, ya que esos lugares se ven inalcanzables, motivo por el que muchos prefieren irse a otra empresa.

2. Reputación y prejuicios

Siempre se tiene que lidiar con la fama, más cuando se escala de lugar, pues siempre aparecen los cuestionamientos: ¿Cómo hizo para pasar de asistente a mánager? ¿Cómo puede ser que este niño tenga más poder que yo, que hace años que estoy aquí?, etc. Estos prejuicios pueden ser muy duros al momento de enfrentarse con los compromisos diarios.

“Di que comenzaste como asistente, y algunas personas te verán siempre así. O quizás formaste parte de un proyecto que salió mal. A menudo los fracasos se adhieren a uno, incluso cuando no haya sido nuestra culpa”, dice Welch.

3. Fin de la emoción

Si cada que vas al trabajo te da pesadez, las actividades que alguna vez te emocionaron ahora son una tortura y, peor aún, la pasión se terminó, entonces estás cometiendo un error quedándote donde estás.

4. Mayor interés por otra actividad

Cuando pasas más tiempo pensando en otra actividad que en tu trabajo pendiente, e incluso esas ideas te hacen vibrar más, es momento de cambiar, darle un giro a tu vida y probar cosas nuevas.

Finalmente, Welch también aconseja buscar una alternativa antes de tomar una decisión determinante, “si te sientes indiferente respecto a tu trabajo, quizás estés aburrido o estresado. Y querer ser tu propio jefe tampoco es una razón lógica para partir. Quizás seas el próximo Mark Zuckerberg, pero ser un entrepeneur no es una elección de vida. Es el resultado de una idea brillante. ¿Tienes alguna?”.