Sexualidad

El tamaño NO importa

De acuerdo con un estudio realizado por científicos de la Universidad Nacional Australiana, la tendencia a que las mujeres relacionen el tamaño del pene con la satisfacción sexual viene de la prehistoria. Comparando nuestra naturaleza con otras especies cercanas, como los chimpancés, antes de que los hombres vistieran ropa, las hembras utilizaban el tamaño del miembro como uno de los factores para elegir al mejor compañero sexual con fines reproductivos. Sin embargo, el sexo dejó de tener únicamente este objetivo y el placer es hoy una de las prioridades al practicarlo. Bajo esta idea, el tamaño no es sinónimo de placer, ¿cierto?

Personalmente, me había repetido en varias -muchas- ocasiones que el tamaño sí importa, y mucho, cuando hablaba de penes y la poca satisfacción que había tenido con algunos hombres. No fue hasta que tuve un encuentro sexual con alguien que tenía la polla más pequeña que había visto, cuando descubrí que -al menos en mi experiencia- si existe la coordinación, movimientos, posiciones y jugueteos correctos, el orgasmo llega y llega muy bien.

Del mismo modo, después de hablar con un amplio número de hombres, puedo decir que, en su experiencia, una vagina estrecha no necesariamente asegura mayor excitación.

Sea cual sea tu experiencia con el tamaño de los penes o viceversa, con las características de las vaginas, existen posiciones con las que puedes lograr una mayor penetración.

La carretilla

Parece complicada, pero una vez que tus brazos cobran fuerza, no hay complicación alguna. Colócate de manos con el pecho mirando al piso mientras tu pareja te sostiene las piernas y penetra.

 Bitilasana

 La postura es similar al doggy style, sólo tienes que exagerar el arco de tu espalda y levantar más el trasero.

 En cuclillas

Mientras que el hombre se sienta en la esquina de la cama, tú ponte en cuclillas delante de él como si adoptaras la posición de una rana.