Especial / Opinión

Solteros y con orgullo

La soltería se ha convertido en una verdadera opción de vida para millones de personas. ¿Por qué no hay investigaciones al respecto? ¿Por qué la singularidad no se ha instaurado como una nueva línea de investigación?

Hace 15 años, cuando estaba investigando sobre la soltería moderna femenina, entrevisté a una especialista en matrimonio del Colegio de México. Al recibirme, me dijo sorprendida que no entendía qué se podía estudiar sobre la soltería y que no estaba segura si sus conocimientos me podrían servir para mi libro. Sí me sirvieron, y mucho. Entendí los prejuicios académicos sobre el tema y que estaba muy lejos de ser tomada en cuenta como una línea de investigación seria y formal.

La soltería contemporánea -representada por los s1ngulares- consiste en elegir una vida alejada del esquema tradicional, en construir una individualidad que rechaza las etiquetas y en cambiar de ruta las veces que sea necesario.

Prácticamente, en todas las estadísticas demográficas la soltería ocupa un lugar cada vez más relevante que hace necesario convertirla en objeto de estudio y despojarla de ese estado civil lastimero y de rechazo social, plagado de clichés, estereotipos y percepciones erróneas.

Se cree que la soltería es un estado de transición y de que todo mundo quiere casarse o vivir en pareja. La percepción, entonces, es que aquellos que no lo han hecho es porque no han podido -una interpretación bastante humillante y peyorativa-. ¿Para qué estudiar un estatus civil que se percibe como fracaso personal?

Michael Cobb, catedrático de la Universidad de Toronto, autor del libro Single: Arguments for the Uncoupled, señala que la razón de fondo es que la sociedad no quiere aceptar que la gente se puede organizar y ser feliz a partir de sí misma, tener el control de su vida y moverse por el mundo sin el mandato de que tiene que ser en pareja.

Afortunadamente, cada vez hay más académicos que han abierto nuevas líneas de investigación que tienen como objeto estudiar el significado de vivir en soltería y los nuevos valores y comportamientos que esta opción está desencadenando en las sociedades modernas. No es una idea descabellada que, en un futuro no tan lejano, emerja la sociología de la soltería.

Especial / Sexualidad

6 prácticas sexuales peligrosas

El sexo es taaaaan satisfactorio que muchas veces nos dejamos llevar en los encuentros. Sientes la euforia, pruebas, terminas, pero ¡quieres más! Y estamos a favor de que te conviertas en conejillo de Indias en la cama, pero experimentar sin ningún conocimiento previo, puede provocar que la experiencia sea algo desagradable o alguno de ustedes termine en una sala de Urgencias.

Si eres de quienes gustan de ese tipo de prácticas en las que el límite es la imaginación, te sugerimos revisar estos seis percances comunes para que, antes de asumir que eres un experto, te documentes bien y sepas cómo y hasta dónde…

 

Práctica: penetración brusca y descuidada

Riesgo: fractura del pene

El pene es un órgano sin hueso, pero debes tener cuidado a la hora del sexo rudo. Imagina la escena: ella encima y tu pene erecto; la fuerza del intercambio y el nivel de adrenalina les impiden notar que la posición es incorrecta, hasta que de pronto sientes un tronido y un dolor escalofriante.

No te asustes, “tu amigo del alma” se recuperará, aunque no podrás tener relaciones por un rato. Sólo en ciertas ocasiones tienen que entablillar el órgano para ayudarlo a rehabilitar y, sí se han documentado casos en los que estas rupturas tienen secuelas de por vida, pero son excepcionales.

 

Práctica: cunnilingus

Riesgo: infecciones vaginales por levaduras y embolias gaseosas

El cunnilingus es una práctica sexual que consiste en la estimulación de los órganos genitales femeninos utilizando la boca, una zona que, si no se tiene la higiene adecuada, puede causar infecciones vaginales por levaduras.

Esta actividad también resulta peligrosa si se sopla mucho aire dentro de la vagina porque genera burbujas que penetren en la circulación sanguínea y causar una obstrucción en los vasos arteriales que puede ser mortal.

 

Práctica: sexo anal

Riesgo: desgarre

No todas las parejas se atreven a tener sexo anal; sin embargo, para quienes lo practican, es necesario saber que el ano es una zona extremadamente sensible y, al realizarlo de forma tosca y sin lubricantes se puede herir el recto.

El daño puede causar desde un desgarre hasta una herida profunda, todo depende de la fuerza de la penetración. Ésta es una de esas prácticas que primero debes platicar con tu pareja para que haya un acuerdo mutuo y, así, tanto la penetración como la velocidad sean placenteros para ambos.

 

Práctica: sexo sin buena lubricación

Riesgo: coitalgia o dispareunia

Asegúrate de que antes de la penetración tu cuerpo esté listo, de lo contrario, alguno de los dos tendrá un dolor genital durante o después del coito. El dolor por lo general ocurre con la penetración profunda y puede ser más pronunciado con ciertas posiciones, como el “trapecio”. Además, esta irritación puede llegar, incluso, a una infección en las vías urinarias.

 

Práctica: hipoxifilia

Riesgo: asfixia

Aunque a muchos les causa miedo esta práctica, la hipoxifilia logra la excitación y el éxtasis sexual al impedir el paso del oxígeno al cerebro; por ello, causa un placer único que potencializa el orgasmo cuando se sabe usar bien.

La asfixia erótica consiste en el autoahorcamiento, la estrangulación, la sofocación por medio de bolsas plásticas o máscaras que restringen los movimientos respiratorios, todo mientras ocurre la penetración. Eres libre de practicarla, siempre que exista un código entre tu pareja y tú para que se detenga el acto cuando éste ya no sea satisfactorio, sino peligroso.

 

Práctica: sexo rudo

Riesgo: raspones y quemaduras

La pareja que no se haya raspado o quemado las rodillas mientras practica la posición de “perrito”, lo ha hecho muy mal, porque, como dijo Newton en una de sus leyes, “la fricción es la resistencia al movimiento que se da entre dos superficies de contacto”, y esta posición te pone en riesgo de sufrir este percance.

Incluso tus propios órganos sexuales pueden sufrir estas leves irritaciones, si no tuviste la precaución de utilizar lubricantes artificiales cuando pasaste demasiado tiempo jugando a ser una “máquina sexual”.

Especial / Psicología

Terminar una relación produce (literalmente) síndrome de abstinencia

Hay algo realmente místico en terminar una relación amorosa. Existe cierta fuerza desgarradora que nos hace sentir como una persona incompleta, totalmente fuera de sí misma y con un permanente pesar de lo que aquella relación alguna vez fue.

Todo ha terminado y ahora hay que decirle al cuerpo y al alma que vuelvan al estado de soltería donde solían estar antes de que todo comenzara, pero no es tan sencillo como decirlo. Muy a pesar del lenguaje rebuscado, de los clichés telenovelescos y cinematográficos, y las decenas de centenares de historias ajenas similares, lo cierto es que sí, al menos desde la perspectiva científica, nos arrebatan algo al terminar una relación.

Iniciar una relación requiere una gran labor cerebral. No siempre se logra, pero cuando alguien realmente nos “complementa”, el cerebro se llena de serotonina, oxitocina y dopamina, sustancias asociadas al placer, la felicidad y el bienestar. Enamorarse, incluso el simple hecho de estar cerca de esta persona, se convierte en una droga que recompensa a nuestro cerebro con todas estas sensaciones que nos llenan de éxtasis. Se genera cierta dependencia a esto que ahora es parte fundamental de nosotros. Nos acostumbramos a sentirlo y cuando todo acaba tan de tajo, resulta normal que surja una sacudida en nuestro ser como señal de alerta. Nos hemos hecho, hasta cierto punto, adictos a esta droga y cuando no nos es suministrada, aparece el síndrome de abstinencia. Quien lo haya vivido sabrá lo horrible que es esto.

Ahora bien, con síndrome de abstinencia, no quiero decir que veremos bebés caminando por el techo o que la habitación en la que estamos se contraerá y expandirá, volviéndonos absolutamente locos. Nuestro cerebro reclamará su dosis de esa persona y se servirá de cualquier cosa que encuentre alrededor para recordarnos esto. Ya sea un objeto, un aroma, o un lugar en especial, no importa. Esto sucederá hasta que nos hayamos acostumbrado de nuevo a estar sin los niveles habituales de amor.

Además, las emociones no son las únicas que se ven directamente afectadas. La memoria también sufre.

Al entablar una relación duradera, tendemos a compartir ciertos eventos en lo que podría ser llamado una memoria colectiva. Esto permite que se almacenen distintos datos en la memoria propia y en la ajena y así, cuando llegue el momento de recordar, esto se hará en conjunto y, en esencia, se recordará más y mejor. Así, en las rupturas, se nota con gran fuerza la falta de esta otra mitad complementaria, de nuevo, hasta que nos volvemos a acostumbrar a ello.

Especial / Sexualidad

Clubs swingers para mujeres solteras

Hay muchos tabús en torno a los clubes swinger pero, lo de verdad sucede en estos lugares, es algo que vale la pena experimentar. Por supuesto hay sexo, gente desnuda y sudorosa, cuartos oscuros —en donde sólo ves siluetas y no sabes ni quién te toca—; pero hay pocos peligros si tomas las precauciones adecuadas.

Ir por primera vez a un club de este tipo causa nervios y más si eres una chica sin pareja, pero, si es tu caso, ten por seguro que se trata de uno de los lugares que más cuidan a las mujeres. La primera vez que visité un sitio así fue por recomendación de un amigo, que lleva una vida swinger (y varias de sus modalidades) junto con su esposa. Yo tenía muchas ganas de ver, experimentar y, sobre todo, de reencontrar con mi lado sexual -que estaba muy apagado después de haber sido mamá soltera y con muchas más obligaciones y responsabilidades que diversión-. Así que un día simplemente fui.

No tenía pareja, pues básicamente no había alguien a quien quisiera invitar. Y me aseguraron que nadie, NADIE haría nada que yo no quisiera. ¿Qué podía perder? Si no me sentía cómoda con algo, se solucionaba al decirlo y, tal cual, la promesa no fue mentira.

Las mujeres que van solas a estos clubes son llamadas “unicornios”, pues se dice que no existen, así que cuando una se deja ver por ahí es muy asediada, y por lo mismo está muy protegida. En general, las mujeres (acompañadas o no) son parte esencial del ambiente de los clubes. Si están contentas con la música, el show de sexo en vivo o el tema de la fiesta, es muy probable que la noche sea un éxito para todos. Si no hay muchas mujeres o no están en el mood, será un fracaso rotundo. Por eso es que muchos de los esfuerzos de los clubes se enfocan en lo que ellas buscan o prefieren.

Los dueños de los clubes ofrecen varias ventajas para las mujeres: la seguridad, el no pagar la entrada (la mayoría de las veces) y dejarlas hacer, prácticamente, lo que quieran; por ejemplo, si una chica quiere ir sólo a ver sin participar, no tendrá ningún problema.

¿Cómo funciona? Casi todas las parejas que están iniciándose en la dinámica swinger, buscan chicas solas para una primera experiencia, pues les da más confianza -en especial, a la mujer de la pareja en cuestión-. Y aunque tampoco es lo más frecuente, puedes encontrar también grupos de mujeres solas, que se acompañan unas a otras para disipar los nervios.

Aquí te dejamos algunos unos tips para cuando te lances a la aventura:

  • Busca tu seguridad por sobre todas las cosas.
  • Elige bien el lugar y la pareja con la que vas a estar, en especial si es tu primera vez.
  • Desafortunadamente, hay muchas parejas que no acostumbran protegerse, por lo que lo ideal es que siempre lleves preservativos.
  • No bebas de más. Obviamente, una copa o dos pueden ayudar a desinhibirte, pero evita la posibilidad de no recordar nada de lo que pasó al día siguiente, y que se vuelva una experiencia desagradable.
  • Si vas a conocer parejas o gente del ambiente fuera de un club swinger, visita sitios de la comunidad (como pasionliberal.com, swingliving.com, fantasiasmotel.com y sdc.com); lo más importante es checar la reputación de la pareja, pues todos son calificados por las personas con quienes han sostenido encuentros. Obviamente es una medida de protección para evitar asaltos y otras situaciones de riesgo.
  • No significa NO. Ésta es una de las máximas del ambiente swinger. Incluso resulta descortés pedir explicaciones. Cualquier encuentro debe ser completamente consensuado por todos los involucrados.
  • Los hombres, como las mujeres solas, son bien vistos, aunque obviamente las exigencias con ellos son mayores.

 

Y si no tienes idea de qué lugares existen, estos son algunos en la Ciudad de México:

Coliseum

www.coliseum.com.mx

 

Líbido

www.libido.mx

 

Casa Swinger

www.casaswinger.com.mx

 

Dreams

www.dreamsmexico.com.mx

Bienestar / Especial / Psicología

¿Qué es el phubbing y por qué acaba con tus relaciones?

Las seductoras bondades de los smartphones han logrado que estemos más metidos en las pantallas que en la vida real. Las interacciones interpersonales poco a poco se vuelven más distantes y nosotros nos sentimos cómodos, seguros y con una especie de sensación indescriptible de control sobre las situaciones en casi todo momento.

Gracias a esto, a la facilidad con la que nos aburrimos y en lo sencillo que es utilizar los dispositivos móviles, es que ha surgido un nuevo fenómeno social llamado phubbing. ¿Qué es?

La palabra proviene de dos raíces de habla inglesa: phone ‘teléfono’ y el verbo snub ‘despreciar’ y hace alusión al hecho de ignorar a cualquiera persona que esté cerca, usando el teléfono. Es algo tan frecuente que seguramente tú también lo has hecho, en una reunión familiar, en el trabajo, en una cita, en la calle misma; entonces ¿cuál es el problema?

El principal efecto negativo de esta práctica es que el smartphone crea barreras de comunicación al aislar a las personas y termina por minimizar el valor de los mensajes vía oral-auditiva.

El término fue acuñado por Alex Haigh, un joven australiano que busca “evaluar la forma en que usamos nuestros teléfonos en presencia de otros”. Esto a través de su campaña Stop Phubbing, la cual, para su sorpresa, ha tenido un increíble éxito a lo largo del mundo y ha puesto nombre a una problemática existente en la sociedad.

De acuerdo a estudios realizados por la campaña de Alex Haigh (que pueden ser encontrados en la página stopphubbing.com), actualmente el 87% de los adolescentes prefieren una comunicación textual que una cara a cara. Esto permite hacer  proyecciones no sólo sobre las diferentes formas de relacionarnos, sino también en las dinámicas educativas, laborales, políticas y de todo lo que involucre un diálogo.

La Ciudad de México se ubica en el noveno lugar con mayor presencia de phubbers, de acuerdo también a lo investigado por Stop Phubbing.

Esto, en palabras de Haigh, es “el comienzo de la aislación de los seres humanos” y aunque en esta era tecnológica, el phubbing no puede ser erradicado, sí podemos reducir su impacto: un teléfono a la vez.

Bienestar / Editorial

8 preguntas para saber si el divorcio es la mejor opción

Sí, cuando eran novios todo era hermoso, el enamoramiento parecía infinito y, claro, había esporádicas discusiones, pero nada que no se pudiera solucionar con una buena charla y -maravilloso- sexo de reconciliación. Sin embargo llegó la boda, el clímax de la relación, y aunque durante los primero meses todo parecía seguir viento en popa e incluso haber mejorado, el estandarte de “marido y mujer” poco a poco se fue desgastando hasta llegar a la que parecía ser la única solución posible: el divorcio.

Llegado a este punto, las mentes están agobiadas y las susceptibilidades un poco sensibles, por lo cual parece imposible encontrar una solución que salve y hasta mejore la relación. No obstante, con terapia familiar y las preguntas adecuadas, el divorcio podría pasar a segundo, tercer, último término, o bien, si ya no hay solución, al menos puede ser más amable el proceso de ruptura.

Teniendo esto en mente, la gente del New York Times realizó una investigación con especialistas en la materia para encontrar las preguntas más convenientes antes de firmar los papeles del divorcio.

 

¿Cómo se ve el futuro sin tu pareja?

Ésta es una de las preguntas que más pueden ayudarte a tomar una decisión porque te permite poner el perspectiva, el presente y el futuro de la relación, dejando de lado por un momento las complicaciones del ahora. ¿Te ves con o sin tu pareja?, ¿te sientes pleno en ese futuro?

¿Cuál es tu mayor miedo si el divorcio se concreta?

Tal vez la soledad, la falta de apoyo o la búsqueda de una solvencia económica independiente. Sea cual sea el miedo que te provoque lo que sigue después del divorcio, considera que será algo que deberás enfrentar en caso de que la separación sea definitiva.

¿Has dejado claro lo que te molesta de la relación?

Asumir que todo está dicho es uno de los errores más frecuentes en todas las relaciones, de ahí malentendidos, interpretaciones equivocadas y todo lo que viene de la falta de comunicación. Háblenlo una vez más y asegúrense de que ambos tengan todo claro; si no hay solución, adelante, sigan el proceso.

¿Realmente estarían más felices separados?

Identifica si de verdad la situación se ha vuelto insoportable o si están atravesando por un capricho. Reflexionen y piensen cuánta felicidad podrían ganar o perder el uno sin el otro.

¿Estás preparado para cubrir los deberes de los que se hacía cargo tu pareja?

Mantén presente que una vez que se termine la relación quedarás totalmente por tu cuenta. Es decir, si tu pareja era la que se encargaba de sacar a pasear al perro o si la luz y el internet salían de su sueldo, esto no sucederá más.

¿Cómo puede llevarse el proceso para no afectar en medida de lo posible a los hijos (si es que los hay)?

Aunque los títulos de marido y mujer son fácilmente revocables, los de padre y madre estarán ahí para siempre. Si el divorcio resulta inevitable, debes tener en cuenta que muchas veces quienes se ven más afectados por esto son los hijos, por ello lo mejor es mantenerlos al margen tanto como se pueda.

¿Aún hay amor?

Muchas veces, gracias a los vínculos que se forman, las experiencias que comparten y todo lo que aprenden juntos, el amor es lo último que muere. Sin embargo, deben afrontar el problema con madurez y determinar si a pesar de cuánto se aman, es necesario y prudente continuar con la separación.

¿De verdad no hay manera de salvar el matrimonio?

Para responderla, es importante que ambos evalúen con ma mayor objetividad posible los motivos por los que han llegado a este punto. Si es difícil que lo hagan sin exaltarse, pidan ayuda de un terapeuta, dense la oportunidad de saber si las soluciones son menos complicadas de lo que parecían antes.

Bienestar / Especial / S1NGULAR

4 trucos del lenguaje corporal que pueden beneficiarte

Aunque existen varios mitos sobre la importancia del lenguaje corporal, como aquél -totalmente falso- que dice que en la comunicación cara a cara el 93% es no verbal; no hay que desmeritar su importancia.

La kinésica o cinésica, la disciplina que estudia los gestos y movimientos corporales, es extraordinaria y en las condiciones adecuadas, puede abrir un montón de puertas y ayudar a generar empatía con los demás, en especial, si se trata de quien puede ser tu futuro nuevo jefe o alguien que te interesa de manera personal.

Por ello, basados en el libro de Leil Lowndes, How to talk to Anyone, te compartimos cuatro trucos de lenguaje corporal que pueden resultar realmente beneficiosos en cualquier situación.

1. Nunca sonrías de inmediato cuando saludas a alguien porque puedes darle a entender que es un gesto que ya tienes ensayado y que así lo haces con cualquiera que conoces.

Detente y mira a la otra persona a la cara por un segundo antes de darle una sonrisa genuina. De esta manera darás a entender que es algo espontáneo y personalizado, y esto te dará puntos a favor sobre cómo te perciba.

 

2. Al conocer a alguien, imagina que es un viejo amigo, así, tu cuerpo desencadenará reacciones inconscientes en el cuerpo (desde la alineación de tus pies hasta la postura de tus cejas) que te harán mostrarte con más en confianza hacia esa persona y, a la vez, facilitará que él/ella se sienta con mayor libertad de acercarse.

Esto también funciona cuando alguien te atrae. “Todo se reduce a que el respeto genera respeto, la atracción genera atracción y el amor genera amor”, según menciona Leil Lowndes.

 

3. Si no hay una interacción directa con la persona que te interesa, por ejemplo, en una junta o cualquier reunión, muestra tu interés en él/ella. Si no exageras al punto de hacerlo/a sentir incómoda, esta técnica puede resultar muy favorable.

El truco está en no verlo/a todo el tiempo, sino por momentos, como mientras participa o expresa alguna opinión.

 

4. Esto es algo sabido por todo el mundo: siempre mantén contacto visual con tu interlocutor.

El problema está en que a  muchas personas simplemente no se les da. Si a ti también te cuesta trabajo, se vale hacer pausas para que el contacto visual sea menos intimidante. Lo importante es mostrarte interesado, incluso cuando la otra persona deje de hablar. ¿Un tip adicional? Cuando apartes la mirada, hazlo de manera lenta, forzada, como si no quisieras, así expresarás que te importa la conversación y la persona por igual.

Especial / S1NGULAR / Sexualidad

Las relaciones a distancia son mejores de lo que crees

A pocas cosas le tememos tanto cuando estamos en una relación como a la distancia. Tener una pareja lejos requiere un esfuerzo demasiado grande por parte de ambos; requiere voluntad, requiere autocontrol, confianza y cariño. Y, si bien no es el tipo de unión ideal para muchos, existen ciertas cosas que benefician y fortalecen la relación al haber una gran distancia de por medio.

Según José Bustamante Bellmunt, secretario general de la Asociación Española de Especialistas en Sexología, este tipo de relaciones hacen que en cada encuentro exista más tiempo de calidad. Las parejas tienden a exprimir al máximo los días que están juntos llenándolo de buenos momentos, de sexo apasionadas y de ‘te quieros’. Cada uno da lo mejor de sí.

Además, la distancia fomenta una mayor comunicación, pues la falta de interacción física busca ser sustituida por, en este caso, estar en contacto constantemente. Y, en la actualidad, esto no es nada complicado; un whatsapp y el emoticon correcto pueden hacerte el día.

Por otro lado, en el terreno sexual se goza de más confianza y satisfacción en comparación con quienes están cerca. Para llegar a esas conclusiones, un estudio analizó los dos tipos de relación y sus interacciones en pareja durante una semana. Aquellos que sufrían de la distancia se esforzaron por mostrar más de sí mismos al interactuar y disfrutaron más del comportamiento de su pareja.

Aunque mucho se dice y se ve a nuestro alrededor, poco se ha estudiado sobre este tipo de parejas y parece que ya va siendo hora de tomar cartas en el asunto, pues la tendencia parece ir en aumento: la tecnología nos une, y al mismo tiempo, nos aleja de quien no quisiéramos.

Sexualidad

4 consecuencias de fingir un orgasmo

Fingir orgasmos ha sido una práctica bastante común en hombres y mujeres desde siempre. Se sabe, por ejemplo, según datos de un estudio realizado en la Universidad de Kansas, que uno de cada cinco hombres con vida sexual activa ha fingido al menos un orgasmo y que, en el caso de las mujeres, menos de la tercera parte logra llegar al clímax durante el coito.

Las razones para hacerlo son muchas. Desde no herir los sentimientos de la pareja hasta terminar el acto lo antes posible. Para algunos puede ser una práctica frecuente y en apariencia inocente, pero pocos saben los problemas que esto puede traer a la vida sexual individual y en pareja.

Aquí cuatro razones por las que es preciso dejar de fingir orgasmos:

  1. Evidentemente, te pierdes de todos los beneficios.

Mucho se sabe ya de los beneficios que el disfrutar de un buen orgasmo puede traer a nuestra salud. Se mejora el flujo sanguíneo, el ánimo se ve levantado disminuye el estrés, funciona como analgésico, mejora el aspecto de la piel y, claro, te brinda un extraordinario placer. No hace falta mucha ciencia para saber que si el orgasmo es fingido, los beneficios no se hacen presentes.

  1. Maleducas a tu pareja

Ya sé que muchos dirán, respecto al punto anterior, que si el orgasmo se finge es porque a veces no queda de otra. ¿Cómo alcanzar el clímax si la pareja no hace la labor completa? Y es que sí queda de otra. Gran parte de las relaciones sexuales es emocionante por ese sentimiento de aventura, de esperar algo nuevo, que la pareja nos sorprenda, pero cuando no sucede así, la solución es, sí o sí, hablar al respecto. Mostrar en qué puntos se debería mejorar y por dónde se debe conducir para que la experiencia de ambos sea la más plena posible. Fingir orgasmos genera una falsa sensación de éxito, así que la próxima vez que tengan una velada apasionada, la pareja hará lo mismo que te llevó al “orgasmo” aunque tú ni lo disfrutes.

  1. Se generan mitos

Supongamos que las dos terceras partes de mujeres que no llegan recurrentemente al orgasmo decidan fingirlos. Esto será un problema de magnitudes colosales, pues para cada orgasmo fingido hay una persona que porta con orgullo el estandarte de “llevé a una mujer al orgasmo” y así se genera una pandemia de malos movimientos y posturas  que sólo serán erradicados cuando alguien se decida a hablar con la verdad.

  1. A quien más dañas es a ti mismo (a)

De la misma manera que sucede si te masturbas nada más a lo bruto, el fingir orgasmos genera barreras para los vínculos que tienes con tu propio cuerpo. Te niegas la posibilidad de conocerte y de conocer tu propio placer. El orgasmo es un acto de comunión con uno mismo que no puede ser dejado de lado ni tomado a la ligera.

Psicología / Sexualidad

Ésta es la edad en la que es más probable que seas infiel

A pesar de lo complicado que resulta saber exactamente las cifras de infidelidades alrededor del mundo, claro, porque siempre es algo que se quiere mantener en secreto, algunos estudios han logrado descubrir en qué edades se pueden presentar los engaños con mayor probabilidad.

IllicitEncounters.com, un sitio británico cuyo servicio principal es el de ofrecer a hombres y mujeres casados la oportunidad de conocerse, ha encontrado que aquellos con edades cercanas a una nueva década (29, 39, 49 años), principalmente los de 39, son más propensos a las infidelidades que los usuarios de cualquier otra edad, ¿a qué se debe?

Nos fascina ver las cosas cíclicamente y, por supuesto, es común que marquemos nuestra vida según estos ciclos: días, semanas, meses, años, décadas. Estamos muy acostumbrados a creer que con cada fin e inicio debe suceder dentro de nosotros que nos haga cambiar la forma de ver la vida. Con esto en mente, Alan Alter y Hal Hershfield, de la NYU y la UCLA, respectivamente, realizaron seis estudios para identificar las causas del comportamiento de los próximos a la nueva década.

Los estudios demostraron que las personas están preocupadas por el hecho de cumplir años y con cada fin de década los asaltan pensamientos sobre el sentido de la vida. Esto podría orillar a cualquiera a tener una aventura con alguien más, además de la pareja actual, claro.

Si bien el estudio, basado en las diferencias de comportamiento en general, podría sustentar la idea planteada por Illicit Encounters, aún quedan muchos cabos sueltos por atar. Por ejemplo, no contempla la idea de que los usuarios del sitio pueden modificar sus edades al registrarse en la plataforma o que existe una infinidad de limitantes para que la infidelidad se cumpla. Como ya se comentó, es complicado hacer estadísticas al respecto.

Sin embargo, no cabe duda que las crisis existenciales nos llevan a hacer locuras y a buscar aventuras que saltan de la norma preestablecida. Como dice Christin Munsch, profesor de Sociología en la Universidad de Connecticut: “la teoría de los novenos años, ciertamente es plausible”, aunque tratar de analizar el complicado comportamiento humano (además, con tanto ocultismo de por medio, en este caso) es complicado y sigue siendo un ciencia inexacta.

Abrir y cerrar ciclos será bueno siempre y cuando se haga con moderación. Y si tú, que estás leyendo esto, tienes un número 9 como segunda cifra de tu edad, despreocúpate, analiza fríamente las cosas y no olvides que allá afuera hay una década entera aún por vivir… si es en pareja mejor. Ya te corresponderá a ti elegir la pareja que más se ajuste a tus necesidades.

Especial / S1NGULAR

3 tipos de poliamor

El siglo XXI se está consolidando cada vez más y con mayor fuerza como la era de la liberación sexual. Poco a poco, nos resulta más común ver con aceptación parejas de un hombre con otro hombre, hombre con mujer, mujer-mujer, hombre-trans; sin embargo, esta evolución trae consigo la necesidad de encontrar conceptos que funcionen como las nuevas víctimas de prejuicios, por ejemplo, la monogamia.

A pesar de la fuerte tendencia que del poliamor, no hemos terminado de comprender relaciones de más de dos personas, pero seamos partidarios o no, no hay que negar que hay algo en este tipo de relaciones que nos resulta bastante atractivo.

El término fue popularizado por la predicadora Morning Glory Zell-Ravenheart (1948-2014) quien, de acuerdo al obituario que le realizó The Telegraph, fue “una bruja que criaba unicornios, enseñaba matemágicas, conjuración de hechizos y predicaba el evangelio del poliamor”.

Esta filosofía de vida ha tenido un éxito impresionante en las culturas occidentales porque, para muchos, el poliamor es el amor como siempre debió haber sido, y argumentan el carácter polígamo que el humano, biológica y psicológicamente, siempre ha poseído, muy a pesar de cuánto la sociedad se ha empeñado en negarlo.

Como seres sociales, tenemos una naturaleza poliamorosa, si ésta se entiende como la capacidad de sentir y expresar amor por distintas personas, sin importar el tipo de relación que mantengamos con ellas, es decir, no sólo vínculos afectivos, sino también los que estableces con familiares, amigos, entre otros.

Pero bien, ya a ciencia cierta, ¿qué es el poligamia? Como se puede inferir desde el nombre, es la tendencia a establecer relaciones afectivas y, en ocasiones, sexuales de manera simultánea con más de una persona y siempre con el pleno consentimiento de todas las partes involucradas. Aunque, hay que aclarar que no es lo mismo que el polisexo.

Como sucede con las relaciones tradicionales, éstas también pueden ser de distintas maneras, y aunque nunca se sigue al pie de la letra uno u otro, hay algunas clasificaciones que dependen de sus practicantes y los acuerdos que establecen de convivencia; éstas son tres categorías:

1. Poliamor jerárquico

Aquí existe una pareja a la cual se le da mayor preferencia e importancia, en comparación con las demás; es decir, aunque el poliamor está presente, existe una relación “central”.

2. Polifidelidad

En esta modalidad los vínculos están bien establecidos y, por acuerdo de todos, ninguno debe transgredir esos límites. No se puede buscar ni entablar más relaciones fuera del círculo poliamoroso en el que se está incluido.

3. Anarquía relacional

No hay restricciones ni control respecto a con quién puede uno relacionarse, sin embargo, como en todas estos vínculos, debe existir cierto grado de compromiso y, claro, amor.

 

Como en todas las relaciones de pareja, la confianza y el cariño son los pilares fundamentales de esta modalidad del amor. Esto permite que se dejen de lado los roles de género marcados y, muchas veces, hasta la preferencias sexuales, al haber comunión de todos alrededor de un mismo fuego llamado amor. Así de simple.

Psicología / S1NGULAR

8 tips para no acabar en bancarrota con un nuevo date

Cine, cenas románticas, viajes, regalos sorpresa: cuando empiezas a salir con alguien ¡tus gastos no sólo cambian sino que aumentan! Aquí te damos unos tips infalibles para que tu cartera y tu nueva conquista no se peleen.

1. Deja tus tarjetas de crédito

No se trata de que vayas por la calle sin dinero, sino de llevar sólo la cantidad que pretendas gastar. Esto te evita sufrir la cruda moral del siguiente día, cuando te das cuenta de que estabas tan emocionado que pagaste una botella de champaña para brindar, por ejemplo.


 

2. Asistan a lugares públicos

Quizá no te percates de la cantidad de eventos gratuitos que ofrece tu ciudad (cine al aire libre, festivales de música, exhibiciones, museos, etc.), y que son una excelente opción para pasarla bien. Si no quieren salir, sólo necesitan un sillón y Netflix o algunos juegos de mesa; podrían ponerse creativos y apostar prendas.

3. Hagan un presupuesto y sean honestos

Si están cortos de dinero, platíquenlo y planteen otras opciones. No se trata de no volver a salir, sino de controlar los gastos al hacerlo.

4. Aprovecha los cupones de descuento

Hay páginas de internet que te permiten ahorrar más de la mitad de lo que pagarías en algunos restaurantes o actividades ecoturísticas o incluso tours de fin de semana (Clickonero, Groupon y Cuponatic, entre otros). Ten cuidado con las letras chiquitas y con tus consumos al momento de estar en los sitios, pues hay ofertas que pueden ser engañosas.

5. Cenen antes de salir

Si van a salir a bailar o a algún bar, cenen, botaneen o precopeen en casa. La ley de “comer antes de tomar” les ayudará a no sentir los estragos de la resaca y, de paso, a ahorrar. Ya afuera, beban agua entre copas, ¡su hígado y su cartera se los agradecerán!

6. Mídete en los regalos

Cuando empiezas a derramar miel, no hay que sea suficiente para demostrar su amor, pero vale la pena pensar en la idea de invertir ese dinero en experiencias más duraderas que ambos puedan compartir como algún viaje.

7. Dividan los gastos

Platiquen la opción de repartir el total de las cuentas o intercalar los gastos.

8. Quítate la idea de que regalar es lo mejor

A veces, por querer quedar bien con alguien, compramos cosas carísimas o en cantidades innecesarias y nos olvidamos de que lo más importante no es lo material, sino el tiempo y las atenciones que les dedicamos a las personas.

 

Salir con alguien no significa tener que desfalcar tu cartera, sino aprender a equilibrar y compartir. Recuerda: la moderación es la clave.

Psicología

7 claves para ser feliz en tu segundo matrimonio

Muchas personas ven en un segundo matrimonio un comienzo nuevo y una oportunidad extra para tener su “felices para siempre”, pero lamentablemente las estadísticas apuntan lo contrario. Estudios revelan que el porcentaje de divorcio en el segundo matrimonio es de 60% y 67%, mientras que en las parejas primerizas es de 45%.

Por eso, la terapeuta y escritora Terry Gaspard decidió compartir sus recomendaciones para un segundo matrimonio:

1. No tengas miedo a ser vulnerable, esto te permitirá ser más abierto con tu pareja. Discutan pequeños temas, como horarios, comidas, y poco a poco podrán hablar también de temas más complejos, como las finanzas o la educación de sus hijos.

2. Perdona. Esto no significa que le quites importancia al dolor que te causó, sino que estás dispuesto a seguir adelante en la relación.

3. Nunca olvides que están en el mismo equipo. Por más tensión que enfrenten, esfuérzate por recordar que juntos es más fácil.

4.  Salgan sin los niños (en caso de que sean papás) y disfruten su tiempo a solas haciendo cosas en pareja.

5. Sé respetuoso. A veces la euforia y los sentimientos están a flor de piel, pero intenta ser lo más claro posible.

6. Acepta que habrán días buenos y malos e intenten ser más comprensivos el uno con el otro.

7. Saca la palabra “divorcio” de la ecuación y no te quieras abandonar el compromiso ante cualquier desacuerdo. Según el investigador E. Mavis Hetherington, ver la separación como una opción y hablarlo seguido aumenta las probabilidades de que ésta suceda.

Especial / Psicología

¿Qué hacer cuando tu pareja es tacaña?

Ok, te enamoraste y en medio de tanta miel, dejaste pasar el hecho de que tu nuevo amor aceptaba sin problema que pagaras todo y, en su mayor intento, terminaba por dividir la cuenta. Pero ahora que ha pasado un tiempo y las mariposas empiezan a perder fuerza, te está haciendo ruido. Mucho ruido.

Cuando salen, todo lo mide en términos de “cuánto cuesta” y cuestiona cualquier plan que implique el mínimo gasto, entonces te das cuenta que quizá no son tan parecidos como creías y que tienen una diferencia en el modo de ver el dinero: uno lo ve como un medio para vivir y disfrutar, y el otro, como un fin en sí mismo.

Es importante diferenciar una situación de ahorro o austeridad, por un mal momento económico, de un patrón de conducta que termina privando del disfrute cotidiano.

Si estás en pareja con un tacaño, toma en cuenta los siguientes puntos y evita que el tema se transforme en un conflicto que puede derivar inclusive en el fin de la relación.

  • El dinero es mucho más que dinero, en él se juegan cantidad de cuestiones como la historia familiar; prueba a hablar con tu pareja acerca de cómo se vivía en su hogar el tema económico. No son iguales las costumbres de una familia a la que le ha costado trabajo hacerse de algunos bienes, que de otra que vive en abundancia. Puede que conversando encuentren una explicación y él o ella, pueda modificar las conductas que pueden molestarte.
  • La “prosperidad” es una cuestión de actitud. Pensar en la falta suele atraer más carencia. Quien se siente merecedor del dinero suele ganarlo con más facilidad que aquel que todo el tiempo piensa que tiene poco. Intenta detectar cuáles son las creencias limitantes de tu pareja. Las personas que suelen ahorrar más de lo necesario suele haber crecido con ideas como que “hay que guardar para tiempos de crisis”.
  • Ser tacaño tiene un enorme costo emocional. No sólo para quienes escatiman sino para quienes los rodean. De acuerdo con estudios científicos, quien es poco suelto con el dinero suele sufrir de estrés y ansiedad. Esta actitud se proyecta a la pareja y a la familia. Si estás en el proceso de construcción de un vínculo sentimental, es importante que establezcas un diálogo sincero en el que expreses claramente que la “inversión” material va mucho más allá de lo tangible. Tiene que ver con un “depósito” de confianza en la relación.

No tengas miedo a “ahorrar” palabras ni arriesgues perder a tu pareja por cuestiones materiales. Si solos no pueden, tampoco descartes la idea de pedir ayuda a un terapeuta.

Especial / S1NGULAR

No te casaste con la persona que creías y eso está bien

El ser humano está en constante transformación. Somos resultado de nuestros cambios; no somos la misma persona que fuimos ayer y tampoco seremos el mismo mañana, pero pensándolo un momento, ¿realmente nos gustaría ser una estampa, perpetua e inmutable?

“Lo único constante en la vida es el cambio”. Así cerró su presentación Dan Gilbert, psicólogo y profesor de la Universidad de Harvard. Dicha conferencia, realizada en el año 2014 y titulada La psicología de tu yo futuro, mostró los resultados que Gilbert obtuvo en un estudio, donde se aseguraba que las transformaciones que experimentamos en una década son muchas más de las que se esperan al inicio de ella, es decir, “quienes somos ahora es tan transitorio, fugaz y temporal como todas las personas que hemos sido”, dice Gilbert. Así que uno de los mayores errores es creer que nuestro proceso de cambio está concluido y que, en adelante, seremos la misma persona que somos ahora.

El problema llega cuando pensamos que la personalidad de los demás también será eterna, en especial de nuestra pareja. Nos enamoramos de las características que predominan en el momento en que los conocemos: el guapo de la generación, la más lista, el poeta, la bailarina, el atleta y de un sinfín de etcéteras; sin detenernos a pensar que hay una gran probabilidad de que cambien y de que esto está bien; de hecho, es lo más sano.

Esta cualidad innata del ser humano es una de las principales causas de divorcio. Es lógico que si no podemos prever los cambios propios, sean inimaginables los de alguien más. Así que cuando éstos llegan nos sentimos engañados, traicionados, casi como si aquella persona hubiera mentido sobre su verdadera identidad y ahora nos mostrara un ser totalmente distinto al que fue objeto de nuestro amor en otro tiempo.

A esto se le conoce como la ilusión del “fin de la historia”. Creer que, como en La Cenicienta, habrá una leyenda que diga “…y vivieron felices para siempre”.

Heráclito lo dijo en su momento: “en los mismos ríos entramos y no entramos, [pues] somos y no somos [los mismos]”, dando a entender que jamás entras al mismo río dos veces, pues ni tú ni el río son los mismos que fueron la primera vez, y esto es bueno, porque el río fluye y cambia, está vivo y en constante movimiento, al igual que tú. Así, pues, si quisiéramos replantear la máxima, diríamos que con la persona que nos casamos estamos y no estamos, pues somos y no somos los mismos, y esto es bueno, pues la relación cambia y fluye, a veces con calma, a veces con violencia, pero siempre con vida.

 

Bienestar / Especial / Sexualidad

Unas vacaciones llenas de sexo pueden salvar tu relación

No son las camas recién tendidas ni la toalla en el suelo al salir de la regadera, mucho menos los jabones y artículos de tocador en miniatura lo que hace que el sexo mejore cuando salimos de viaje. La falta de estrés y el tiempo libre influyen, es cierto, pero el nivel de satisfacción y las ventajas que logramos en la relación van mucho más allá.

Amy Muise, profesora del Departamento de Psicología en la Universidad de York en Canadá mencionó en una entrevista realizada por el Huffington Post que “las vacaciones pueden ofrecer oportunidades a las parejas para la auto expansión”. Y ¿qué es esto?

La teoría de la auto expansión fue vista por primera vez en el libro del psicólogo Arthur Aron, Love and the expansion of the self: Understanding attraction and satisfaction (1986) y el término se refiere a la suma de satisfacciones que tenemos al adquirir conocimientos y experiencias nuevos gracias a una relación en pareja.

Es decir, embarcarte en actividades novedosas y excitantes con alguien más promueve el deseo sexual y genera mayor satisfacción en los encuentros. Éste es el efecto que tenemos cuando empezamos a salir con cualquier persona y comienza la pasión, y el que puede mantener “la llama encendida” tiempo después.

Por supuesto, esto se puede conseguir con pequeños detalles en el día a día, pero las aventuras, la playa, los hoteles otorgan un bonus extra que no puede ser desaprovechado. Vivir aventuras emocionantes con alguien más te acerca de un modo distinto a esa persona, se crea un vínculo especial que no se tiene con nadie más.

Además, estar de buen humor potencia la calidad del sexo y viceversa, un buen encuentro sexual mejora la calidad del humor. Ahora imagina qué es lo que sucede cuando sales de vacaciones, con buen humor y con todos los elementos de la auto expansión a la mano. La respuesta es fácil de imaginar y, por supuesto, gozable.

Y si la opción de unas buenas vacaciones parece distante, no hay nada de qué preocuparse. Es suficiente con intentar hacer cosas que ninguno ha experimentado antes, platicar de lo que no se había hablado previamente, conocer restaurantes distintos o salir a bailar de noche a un lugar al que no habían ido antes.

El proceso de auto expansión resulta ser bastante amable con quienes lo buscan y ésa es la buena noticia. No es algo que únicamente se pueda encontrar en el frigobar de un hotel caribeño; está en lo novedoso, en lo emocionante.

Sexualidad

Existen 3 tipos de personas que ven porno, ¿cuál eres tú?

Aunque cada persona tiene sus propios fetiches sexuales y tanto las razones como el modo en que usa el porno varía, un estudio de la Universidad Laval en Quebec, catalogó a los usuarios de esta industria en tres grupos.

En la investigación participaron 830 personas y los expertos midieron la frecuencia usan estos videos, la finalidad con que lo hacían, el nivel de estrés al recurrir a ellos y qué tan compulsivos eran al verlos.

  • Los recreativos lo usan alrededor de 24 minutos a la semana. Éste fue el grupo más grande de los estudiados, y se compone principalmente de mujeres y personas en pareja. Se trata de la categoría más saludable y la que logra mayor satisfacción.
  • Los angustiados ven menos que los otros grupos (17 minutos a la semana), pero dos de sus motivos son estrés y fatiga, por lo que no consiguen disfrutarlo del todo.
  • Los compulsivos son aquellos que ven más porno que todos (110 minutos a la semana) y según los datos de este estudio, sus relaciones en comparación con las otras categorías, son menos satisfactorias.
Psicología / Tendencias

¿Por qué te enloquecen los hombres creativos?

No es casualidad que en secundaria te gustara el baterista puberto que apenas sabía tocar tres tiempos y, en la Universidad, te enamoraras perdidamente del aquel que pintaba para ser el escritor que México esperaba. Si eres hombre, el escenario es diferente.

Un reciente estudio hecho por la universidad escocesa de Abertay señaló que los hombres creativos, que no parecían tan atractivos físicamente, obtenían el mismo grado de aceptación que aquellos quienes eran sólo considerados guapos. Por desgracia, en el caso de las mujeres, las calificaciones de los hombres dependían en gran parte de su aspecto físico e incluso, muchas veces mostrar creatividad les restaba “encanto”. ¿Cómo?

Los investigadores les mostraron una serie de fotos en las que les pedían dar notas con base únicamente en su apariencia física. Después agregaron un texto escrito por cada una de las personas expuestas, que acompañaba una imagen de la pintura Los amantes, de René Magritte.

La mitad de los textos eran aburridos o sosos (alguien escribió, por ejemplo: “¿Son rehenes?”), pero la otra mitad eran más inspirados y conceptuales, y éste fue el resultado. ¿Pero, por qué las mujeres dan tanta importancia a la creatividad en un hombre?

Christopher Watkins, el psicólogo que dirigió el estudio, apunta a que la culpa es de la biología evolutiva. Nuestro criterio animal nos llevan a buscar el mejor compañero o compañera que garantice una descendencia sana y que sea capaz de sobrevivir.

Por ello, la creatividad -y sus diferentes aplicaciones- muestra que esa persona puede invertir tiempo y esfuerzo en una tarea específica o ver las cosas de forma novedosa, aptitudes que son útiles para la supervivencia. De ahí que verbo, resolución de problemas, deportistas, músicos… maten carita.

Psicología / Salud

Gaslight: ¿tu pareja te tortura psicológicamente?

Gaslighting es una forma de tortura psicológica. El término fue tomado de la película de Hollywood Gaslight estrenada en 1944, y protagonizada por Charles Boyer e Ingrid Bergman, en la cual un hombre manipula mentalmente a su mujer para hacerle creer que está loca y así robar su fortuna, ¿cómo? Esconde distintos objetos y le dice que ella es la responsable, o baja la intensidad de la luz de gas (porque en esa época no había electricidad) y la convence de que el fuego tiene la misma intensidad.

Pocos somos dueños de una fortuna de la cual podamos ser extorsionados, pero este tipo de maltrato se da con frecuencia en relaciones de pareja, familiares, entre amigos y hasta laborales.

¿Alguna vez has reclamado a tu pareja cómo te lastimó cuando dijo ciertas cosas y su respuesta fue “estás loca, yo nunca dije eso”? o ¿tú has contestado a lo mismo diciendo “Eres muy sensible, todos saben que estaba jugando”? Pues esto es gaslighting en cierto nivel,  manipulaciones sutiles que buscan convencerte de que quien está equivocado siempre eres tú, las cuales -a corto y largo plazo- provocan un desequilibrio mental, emocional y hasta físico considerable.

Además de mantenerse en una relación tóxica, las personas que lo sufren, viven angustiadas, inseguras y con desconfianza de sí mismos; y después de un tiempo, son incapaces de tomar desiciones por sí solos e incluso comienzan a mentir también para adecuarse a la falsa situación que les imponen. ¿En cuántas de tus relaciones has sentido esto?

Bienestar / S1NGULAR

Qué debes evitar si te estás divorciando

Son muchas las pérdidas que se viven cuando un matrimonio termina. Además de la persona que creías sería tu compañero/a de vida, se pierden propiedades, objetos materiales, dinero, amistades y relaciones familiares.

No importa si no sabes por dónde empezar a poner orden en tu vida, tener claro -al menos por ahora- lo que es mejor evitar ya es un paso.

  • Fingir que que no te duele, porque esto es indicativo de que algo en ti necesita sanar. Evitarlo o negarlo sólo te lleva a posponer tu recuperación. Tú decides hasta cuándo quieres sentirte así.
  • Llenarte de culpas. Hay quienes no dejan de preguntarse: ¿si hubiera hecho esto?, ¿si le hubiera dicho aquello? Es bueno reconocer las cosas que fueron tu responsabilidad, pero recuerda que en una relación siempre hay dos personas involucradas.
  • No hablar del tema. Expresar lo que ocurrió es una forma de procesarlo. Si crees que giras sobre lo mismo sin lograr algún avance, considera la posibilidad de pedir ayuda profesional.
  • Entrar en pánico. Es probable que experimentes cambios rápidos de humor, falta de concentración, de libido y hasta impotencia o frigidez, y quizá, esto sea tan abrumador que tengas miedo de estar perdiendo la cordura, ¡tranquilo/a! Todas son estrategias del cuerpo y la mente para no sufrir demasiado.
  • Aprovecharte del enojo. Por lo regular, en una separación, al inicio experimentas algo de depresión y luego diriges ese sentimiento hacia otras personas (particularmente, hacia tu ex pareja). Un enojo mal manejado puede llevarte a querer convencer a los demás de lo terrible que era tu situación y esto no te ayudará a avanzar. Intenta expresarlo de manera constructiva y reconoce que  hay límites.
  • Auto engañarte. Llegarás a un punto en el que aún estés renuente a dejar ir la relación y empezarás a negociar en tu interior, pero cuidado, podrías regresar con esa persona por motivos equivocados como por evitar la soledad, por culpa o por promesas que son poco probables de cumplir.
  • Seguir invirtiendo tus emociones en una relación muerta. No sólo es difícil soltar los lazos emocionales, también cuesta trabajo dejar el enojo, la amargura y el rencor. Por eso, ¡presta atención! Cuando logres dejar de hablar de tu expareja, ya sea con cariño o rabia, la habrás dejado ir.
S1NGULAR / Sexualidad

5 tips para desinhibirte en la cama

La psicoterapeuta sexual, Karla Teresa Castillo Pérez, comparte cinco consejos prácticos para que comiences a perder el miedo y disfrutes tu sexualidad sola y acompañada:

  1. Hazlo con la luz encendida. Existe una diferencia muy grande entre estar a oscuras por miedo a ser vista y hacerlo por elección y porque es parte del juego en pareja.
  2. Cumple tus fantasías. Visita hoteles que tengan decoraciones que alimenten la fantasía a cumplir, desde camas de agua, hasta jacuzzi y tubos de baile.
  3. Entra a una sex shop: ¿qué te gustaría tener? Es un momento para aprender sola o en pareja.
  4. Considera la autoexploración. Cada cuerpo es diferente, ¿cómo te gustaría ser tocada? El orgasmo es asunto de diálogo y de comunicación con tu pareja, ayúdalo.
  5. Edúcate. Existe material en librerías o internet respecto a posturas en la intimidad: ¿tienes elasticidad o no la tienes, pero quieres intentarlo? Algunas serán muy difíciles, tal vez no las logres, pero te divertirás.

Recuerda que tenemos la oportunidad de aprender a cualquier edad, eliminando los mitos y alimentando las realidades que llevan a los individuos a vivir una vida libre y plena de prejuicios y estereotipos.

 

Agenda / Sexualidad

Acóplate con tu pareja: claves para un mejor sexo

Si algo aprendemos en nuestras clases de secundaria es que la química sí existe, y más cuando se trata de intimidad.

Sea cual sea el tipo de encuentro que tengamos, hay que partir de dos premisas indispensables: la interacción debe establecerse sin engaños ni falsas expectativas y siempre comprendiendo que no somos objetos de consumo mutuo, sino sujetos generadores y receptores de placer.

Acoplarse en términos sexuales toma tiempo porque armonizar los deseos de cada persona es un proceso complejo. Para ello, Antoni Bolinches, terapeuta y sexólogo catalán, señala cinco variables que se deben conciliar en los encuentros eróticos para lograr el acoplamiento sexual.

  1. La iniciativa. Una propuesta es bilateral facilita que ambas partes se sientan deseadas.
  2. La frecuencia. Lo ideal es que esté marcada por el propio deseo, pero a veces éste puede ser caprichoso y variar con el tiempo y con cada persona, así que lo ideal es hablarlo y quizá establecer una cantidad que satisfaga a ambos.
  3. Los rituales. La variedad de prácticas y conductas hacen que el acoplamiento sea algo diverso y satisfactorio.
  4. La resolución. Cuando un encuentro sexual difícilmente culmina en el orgasmo produce tal frustración que puede causar resentimiento: no se trata de “llegar juntos, siempre y con la misma intensidad”, sino de lograr una descarga placentera .
  5. 5. La afectividad posorgásmica. Sobra decir que el acoplamiento sexual no solo depende del antes y del durante, sino también del después. Las muestras de afecto posteriores incrementan o reducen la receptividad sexual y facilitan o dificultan la disposición para los próximos encuentros.

Confiar en la dimensión erótico sexual es una de las tareas más desafiantes, pero también genera vínculos duraderos, por eso los encuentros casuales pueden devenir —cuando salen bien— en pasiones formidables.

Trabajar y esforzarte en tu vida sexual es algo que te beneficia directamente y que, de paso, tu pareja agradecerá. Aplícate, conversa y consulta; da un paso más allá con la conferencia: Claves para el acoplamiento sexual, que S1ngular impartirá este próximo 25 de marzo.

Para inscribirte o pedir mayor información, escribe a esther@s1ngular.com o llama al
5616 8552.

 

Sexualidad / Tendencias

‘Bud sex’: prácticas homosexuales sin etiquetas

Actualmente existen diversos términos para describir la variedad de preferencias sexuales, una de ellas es el “bud sex”, la cual se refiere a la prácticas entre homosexuales y heterosexuales, pero sin ser con considerados bisexuales.

La tendencia no es nueva, se sabe que desde el inicio de la humanidad, algunos hombres disfrutan de estar tanto con personas de su mismo sexo como del opuesto, sin tener que sacrificar su condición de “macho alfa”.

El sociólogo Tony Silva realizó una investigación con un grupo de hombres de Missouri, Illinois, Oregón y Washington, quienes se catalogaban como seres heterosexuales, conservadores y muy machos; incluso, varios de ellos contaban con una familia, sin embargo, eso no era impedimento para que gozaran del sexo con personas de su mismo género, incluso varios aceptaron que eran compañeros del trabajo.

Silva concluyó que se puede mantener la actividad sexual sin incluir el factor romántico, ni la relación de los conceptos feminidad u homosexualidad.

 

Opinión / Tendencias

Bad boys: ¿por qué nos encantan?

Hace poco descubrí mi fascinación por una zona oscurita de ciertos sujetos. Es decir, esa tenebrosa región masculina del alma.

Recientemente me enteré de mi debilidad por tipos que mi hermana llamaría pésimos partidos (por indomables), pero que mi mejor amiga, aunque es gay, se come con la mirada mientras comenta: claaaro que saldría con él. ¿Por qué?

ES SEXY A MORIR

El llamado bad boy es un nómada sin control. Nunca se sabe qué esperar de él y eso resulta un imán. Encima, es seguro de sí mismo y sabe venderse: subraya su rebeldía, así que tal vez no se quite la mezclilla ni el pelo largo. O sí. James Bond es un individuo arrojado, imperdonablemente esquivo, a pesar del traje perfecto. El asunto es que, con lino o jeans, esa vena bravía lo hace muy deseable, porque nos imaginamos que va a ser un lujo en la cama. Y lo es, siempre y cuando sea capaz de equilibrar la tosquedad con un buen shot de ternura. Si además suma inteligencia, el combo es tremendamente seductor.

Según el neurocientífico Billi Gordon, doctor de la Universidad de California en Los Ángeles y columnista de la revista Psychology Today, las abuelas de mis abuelas preferían al vigoroso Homo Erectus que al niño bueno: daba mayor garantía de tener hijos fuertes y de proveer comida y protección. Al repetir la conducta millones de veces, a lo largo de generaciones, el principio quedó grabado en mi cerebro como los surcos de un disco LP: se convirtió en instinto.

DESCÍFRALOS

El espécimen con barba de varios días me resulta tan enigmático como un problema de álgebra, pero mucho más divertido. Según Kathy Lee, autora del libro Why Do Women Love Bad Boys, encontramos cautivantes a individuos que exhiben la Tríada Oscura, es decir, rasgos característicos de quienes buscan relaciones de corto plazo:

1. Narcisismo: seguridad, carácter dominante, autoimagen desmesurada.

2. Sociopatía: conducta errática,desafío de las convenciones.

3. Maquiavelismo: manipulación.

Este tipo de hombres resultan todo menos aburridos, esto lo confirma una investigación reciente dirigida por el psicólogo Fernando Gutiérrez, del Hospital Clinic, de Barcelona: las personas temerarias suelen tener el doble de parejas que quienes son más convencionales. Supongo que la sed de riesgo resulta embriagante.

IMPLICA UN RETO

Al tipo desenfrenado le urge orientación. Tal vez sea un jugador incontrolable, quizá caiga en excesos de alcohol o drogas, acaso sea un mujeriego-contra-su-voluntad. Lo cierto es que es un cachorro herido que clama por la mujer, la indicada para reformarlo, así que hace brotar en mí a la matrona italiana, presta a defender lo suyo como en escena de El Padrino.

Pero nosotras no tenemos la culpa, la biología lo explica. Según el doctor Gordon, la incertidumbre eleva los niveles de dopamina en el cerebro, hormona responsable del placer. Resulta que la evolución entrenó a mis antepasadas para estar alerta ante los elementos que cambiaban en su contexto y, por tanto, representaban peligro. En otras palabras, dominar lo insospechado para luego sobrevivir resulta apetecible desde hace miles de años.

De modo que aquí estoy, culpando a Darwin de mi sesgo por el caballero arrogante, sin pulir y, cómo no, muy excitante. Prometo que un día lo hablaré con mi terapeuta. Mientras, seguiré mis instintos, aunque sean salvajes.

Opinión / Sexualidad

Ojalá lo hiciera como mi ex

Descubrir esas pequeñas cosas, como si está circuncidado o no, si estás depilada o no, si tiene lunares o cicatrices. Sentir el peso de su cuerpo sobre el tuyo. Descubrir si embonan. Cuánto dura el juego previo. Si la excitación te hará lubricar. Si su erección será rígida. Un sinfín de cosas.

Tal vez no sean preguntas tan específicas las que pasan por nuestra mente. Pero, aunque uno no lo desee, aunque nos digamos que no las haremos, siempre vienen las comparaciones. Las terribles y odiosas comparaciones. Porque, de entrada, es posible que no salga bien parado (es decir, sí, pero de otra forma). Sobre todo si vienes una relación larga. Tal vez tu ex ya sabía cómo hacerte llegar al orgasmo. Conocía los botones que debía apretar. Y es como comenzar de cero.

Claro, puede pasar lo contrario: que te guste más la nueva experiencia. Pero siempre habrá algo que te guste más del anterior. Y la nostalgia aflorará.

En mi caso, puedo decir que de Mario me encantaba el sexo oral. No sé cómo demonios lo hacía, pero era perfecto. A diferencia de Luis que, cuando comenzaba, prefería decirle que ahí la dejáramos y que mejor se dedicara a penetrarme. De perrito, por favor. La especialidad de la casa. Cuando estuve con Fernando, lo mejor sucedía cuando yo estaba arriba. Me encantaba tener el control total de los movimientos hasta el punto de explotar.

Algunos han destacado por ser más arriesgados; mientras que otros por su timidez, aunque lo compensaban de distintas y especiales maneras. Pero todos tenían algo especial, algo que los hacía cogibles. Algo que siempre extrañaré y recordaré con cariño. Si pudiera crear a mi amante perfecto, lo haría con cada una de sus fortalezas a la hora de coger. Sí, es utópico. Y mientras esto no se pueda realizar, soy feliz con lo que tengo y trato de guiar a mi pareja a esa perfección. Porque, al igual que ellos, no soy esa chica ideal.

Sexualidad

5 Desventajas y riesgos del sexting

Esta práctica, desde luego, también acarrea consecuencias muy particulares. Existen diferentes peligros al “sextear”, entre los que destacan los siguientes:

1. Perder el control de la propia intimidad. El intercambio de imágenes personales conlleva el riesgo de que, al quedar bajo el control de alguien más, sean utilizadas para fines contrarios a los que el emisor desea, como la extorsión o la humillación.

2. Caer en manos de gente que ponga en riesgo nuestra integridad. Según el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI): uno de cada cinco cibernautas menores de edad en México tiene contacto con un pedófilo.

3. Sentimientos de culpa, ansiedad, pérdida de autoestima, exclusión o vergüenza. Apenas segundos después de enviar el material, los involucrados pueden arrepentirse, sentir culpa o dudar acerca de lo que el receptor pensará sobre ellos.

4. Abusar del sexting puede afectar la erotización del sujeto y estorbar su posibilidad de sentir placer en un encuentro real. Así, podrían darse fenómenos como la evitación del sexo en pareja; la disfunción eréctil o la eyaculación precoz.

5. Al no tener control completo de tu equipo, corres el riesgo de que esas imágenes lleguen a manos de otras personas, muchas veces con acciones demasiado inocentes como prestar el celular. Para ello, te recomendamos cifrar tu carrete de imágenes con una contraseña, o bien, utilizar alguna app que lo haga.

Bienestar

Hela Spa: un pequeño edén en la ciudad

Pocos son los lugares que estando dentro del caos de la CDMX trasladan tu mente a un universo de relax y armonización corporal. Hela Spa es uno de esos rincones.

Desde que llegas al lugar te hacen sentir especial, ya que te reciben en una sala donde, mientras te pones el traje de baño, te consienten con agua de infusiones relajantes.

Lo mejor de Hela es que el trato al cliente es personalizado y muy cuidadoso para que elijas el tratamiento adecuado, dependiendo de la parte del cuerpo que te duela o que simplemente desees tratar.

Este spa, con origen en Washington, ofrece desde masajes con técnicas nórdicas, hasta faciales oxigenantes y tratamientos de hidratación corporal. Para que no te quepa duda de que éste es uno de los mejores sitios para dejarte consentir por manos expertas, en 2015 Hela Spa recibió el reconocimiento Spa Awards como uno de los mejores del país entero.

SERVICIOS RECOMENDADOS

HELA GOLD: el paquete Gold incluye un facial de limpieza profunda de 50 minutos para eliminar impureza del cutis, además de un masaje de relajación de la misma duración, para que tanto cuerpo como mente estén sincronizados.

Duración: 2 horas | Costo: $2,690

SPARTIES: uno de sus servicios más deseados. Las Sparties son reuniones entre amigas para que reserven y realicen despedidas de soltera, baby showers, cumpleaños, o sólo con el motivo de hacer una “fiesta de spa” con la mejor compañía.

*El costo y duración depende de la reservación que hagas.

MASAJE A 4 MANOS: te lo realizan dos terapeutas expertos en sincronización. Este servicio logra una máxima relajación y mejora la circulación sanguínea, ya que se utiliza el exclusivo aceite elaborado a base de Azcapan Ixhua, hierba medicinal que la nobleza azteca utilizaba para conciliar el sueño y olvidar las contracturas musculares. Este tipo de servicio está diseñado para quienes llevan un día a día de estrés, ya que los expertos te ayudan a que combatas el insomnio, mejores tu circulación sanguínea, así como el equilibrio de tu concentración.

Tendencias

‘Love mist’: congelar tus genitales por placer

Mejorar los encuentros sexuales es algo que pone a trabajar duramente tanto a hombres como mujeres, llevándolos incluso a probar cosas impensables como: congelar los genitales para incrementar el placer. A esta tendencia se le conoce como Love Mist. 

Este servicio que se ofrece en Cryotherapy UK, un centro especializado para aliviar dolores y moldear la figura a través de tratamientos con nitrógeno líquido que provocan un descenso de temperatura a -71ºC, y al emplease en los genitales, incrementa el flujo de la sangre, las endorfinas y por ende, el estado de ánimo.

Otro beneficio que se tiene a partir de este tratamiento es la producción de colágeno, el cual, ayuda a retrasar los signos de envejecimiento y dar aspecto más juvenil. El costo $62 dólares aproximadamente.

Sexualidad

Rough Sex, ¿qué es?

El rough sex no se trata de un ataque o de violencia sexual. Más bien, es una experiencia exquisita donde si aprendes a manejar los límites y a jugarlo (bien y bonito), tu apertura erótica te dejará sentir éxtasis inimaginables.

Aunque ahora muchos se autodefinen como raros, especiales, únicos y diferentes, todos hemos querido encajar en esa extraña categoría conocida como “normalidad”, ajustarnos a las reglas, al canon.

Afortunadamente, hay un aspecto de nuestras vidas en donde todo es posible: el sexual. No sólo nos devuelve la capacidad de jugar, sino que nos arroja a nuestra animalidad y nos quita (aunque sea por un instante) varias de las cadenas y convenciones a las que vivimos atados.

En el sexo nada es anormal; sin embargo, hay prácticas más peculiares que otras. Hablar de rudeza es subjetivo; para algunos quizá un tirón de cabello es demasiado, una mordida o una nalgada algo impensable, aunque unos más no pueden imaginar un encuentro erótico sin golpes, amarres o electricidad.

Además de la mezcla de placer y dolor, el rough sex involucra: juegos de rol, sumisión y dominación, petplay, en el que los participantes se disfrazan y actúan como animales, especialmente como perros o caballos. También, nalgadas (con la mano u otros utensilios, como bastones o paletas), mordidas, arañazos, cachetadas, escupitajos, asfixia erótica, empleo de pinzas en genitales y pezones; inmovilización, humillación y degradación, tanto física como verbal, postergación o negación del orgasmo, así como penetración y masturbación forzadas e inserción total del puño, ya sea vaginal o anal. De igual forma, es común eyacular u orinar en el rostro.

El sexo duro está muy ligado al Bondage y al sadomasoquismo, sin embargo, su rama más oscura, el edge play, es algo que incluso pone en conflicto a la comunidad BDSM, pues, como su nombre lo indica, se trata de actos extremos. Entre éstos, beber sangre, usar excremento, realizar heridas con agujas, cuchillos, uso de pistolas, etc. Además, este tipo de sexo implica la ausencia de palabras de seguridad o consensual non-consent, rape play o la recreación de violaciones, la cual, según estudios realizados el año pasado en la Universidad North Texas, es una fantasía común en las féminas.

Sin embargo, este estudio concluyó que lo anterior no quiere decir que las mujeres deseen ser abusadas o que disfruten un ataque sexual, más bien, es un reflejo del deseo por ser dominadas y sentirse deseadas, lo que representa apertura sexual o todo lo contrario: pudor.

Adentrarse al rough sex requiere de comunicación, respeto y confianza, de hecho, kinkly.com, uno de los sitios más especializados en el tema, recomienda evitar practicarlo con desconocidos, parejas casuales o en fiestas sexuales, ya que puede ser sumamente riesgoso y se aleja de una de las normas más básicas del BDSM, la llamada SSC: Seguro, Sensato y Consensual. Todo lo que no se haga con autorización y acuerdo previo se considera un abuso, lo mismo si la persona se niega a detenerse o a usar la palabra de seguridad (en caso de establecerla) o realiza heridas de gravedad.

Bienestar

6 preguntas que debes hacerte antes de buscar pareja

¿Cómo vas a festejar el día de San Valentín? Si tienes novio(a) seguro harán algo romántico, pero si no tienes y tus amigos estarán ocupados con tu pareja, seguro te empezará a hacer ruido la idea de comenzar una relación, si en verdad así lo quieres, entonces toma en cuenta estas preguntas que la especialista de una de las plataformas más importantes de citas por internet match.com,Valeria Shapira, comparte para reflexionar si realmente se quiere una relación o sólo es momentáneo.

  • ¿Te quieres bien?

Si tu autoestima está por el piso, si te criticas por todo lo que haces o dejas de hacer, si no estás cómodo contigo, es hora de que trabajes en ti mismo antes de salir a buscar una pareja. Para atraer un buen amor primero hemos de sentirlo por nosotros. Un buen amor de pareja comienza por nuestro cuidado interior y el de quienes nos rodean.

  • ¿Te aceptas?

Aceptarnos no significa carecer de autocrítica sino entender que somos seres únicos en evolución y cambio permanente. Por lo tanto, siempre tendremos aspectos en los que trabajar para ir creciendo. Eso requiere poder observarnos, determinar qué nos gustaría modificar y accionar. Aunque suene raro, para cambiar primero hemos de aceptarnos tal como somos aquí y ahora. Y desde allí empezar.

  • ¿Sabes lo que quieres?

Quien no sabe lo que quiere encuentra lo que no debe. Cuando tenemos claridad en lo que deseamos no perdemos tiempo ni se lo hacemos perder a los demás. Un excelente ejercicio para clarificar hacia dónde queremos ir en materia sentimental es tomar lápiz y papel y anotar las cualidades que deseamos – y las que no – en una pareja y qué estamos dispuestos a brindar de nosotros a esa persona.

  • ¿Te centras en lo que tienes o en lo que te falta?

Focalizar en pensamientos positivos y de aceptación hace que atraigamos a personas que vibran en la misma frecuencia. Lo que pensamos y decimos es la realidad que creamos. Cuando nos expresamos con frases como “nunca me van a querer bien” cerramos las puertas a una buena relación. Para ser prósperos en el amor no podemos funcionar con sentimientos de carencia.

 

  • ¿Buscas a alguien que te complete?

Si estás buscando una pareja para que te haga sentir mejor, llene tus vacíos, tape tu sensación de soledad o te haga sentir “completo” estás atrayendo una relación olvidable. Nadie completa a nadie. Somos seres íntegros en nuestra individualidad y hemos de trabajar en ella. Suponer que alguien hará ese trabajo por nosotros es infantil e ingenuo. Caminar de a dos y nutrirse en ese intercambio es un paso posterior.

  • ¿Estás dispuesto a soltar?

Para comenzar a escribir una historia de amor hay que hacer las paces con el pasado y enamorarse del presente. Esto implica estar dispuesto a dejar de aferrarse a apegos de viejas relaciones. Soltar no significa olvidar sino no quedarse a vivir en los recuerdos y permitir que entren nuevas experiencias.

Recuerda, para amar bien hay que amarse bien.

Tendencias

Dos sencillas tartas para celebrar San Valentín

Celebrar el 14 de febrero en tu restaurante favorito puede ser abrumador -no sólo para ti, también para quien o quienes te acompañen- si no haces a tiempo la reservación, puesto que es común que en esta fecha todos los lugares estén saturados y las filas sean interminables.

Sin embargo, siempre existen alternativas para pasar una tarde inolvidable a lado de tus amigos, familia o pareja. Qué mejor regalo para celebrar que preparar una cena acompañada de un exquisito postre para ponerte en el mood dulce del “Amor y la Amistad”. Estas tartas que nos comparte Aspic Instituto Gastronómica, son el complemento perfecto.

TARTA DE QUESO Y CHOCOLATE BLANCO

Ingredientes:

Para la base:
1 tubo de galletas de vainilla tipo María

90 g de mantequilla

Para la crema:

300 g de chocolate blanco

350 g de queso tipo Philadelphia (a temperatura ambiente)

1 l de crema para batir

200 ml leche

20 g de grenetina natural

2 cucharadas de azúcar

Agua

Para decorar:

Almendras, ralladura de chocolate o mermelada a tu gusto.

Preparación:

  1. Triturar las galletas hasta que quede un polvo fino. Fundir la mantequilla en el microondas y la mezclar con las galletas para formar una masa. Poner la mezcla sobre la base del molde y aplastamos para formar la costra. Refrigerar por 20 minutos.
  2. En una olla poner la crema para batir con el chocolate a fuego lento y mover constantemente hasta que el chocolate se funda.
  3. Agregar el queso y el azúcar y mezclar hasta que se disuelva el queso. Apagar el fuego.
  4. Hidratar al grenetina con un poco de agua y agregar a la mezcla. Mezcla hasta que todo esté mezclado.
  5. Una vez tibia, vaciar la mezcla sobre la base de galletas, enfriar y refrigerar por al menos 6 horas. Decorar con almendras fileteadas, ralladura de chocolate oscuro o mermelada al gusto.

Tarta de frutos rojos

Ingredientes:

Para la masa:

250 g harina

125 g mantequilla

125 g azúcar

1 cdita esencia de vainilla

1 huevo

Para la natilla:

500 ml leche

100 gr azúcar

4 yemas

60 gr harina

Para decorar: Frutos rojos (frambuesa, arándanos, fresas o zarzamoras)

Preparación:

  1. Para la masa: mezclar todos los ingredientes y dejar reposar en refrigeración dos horas. Forrar el fondo del molde con la masa. Honear por 15 min. a 180°C.
  2. Para la natilla: hervir la leche junto con la esencia de vainilla y dejar tibiar. Batir las yemas con el azúcar y la harina.
  3. Incorporar lentamente la leche a las yemas, mezclar y llevar al fuego hasta que espese. Dejar enfriar.
  4. Cuando la natilla y la base estén frías, armar la tarta vaciando la natilla sobre la base y terminar con frutos rojos. Puede espolvorear un poco de azúcar glass sobre la fruta.

 

Sexualidad / Tendencias

5 cosas que no sabías del condón

El condón se ha convertido en uno de los inventos más importantes en la historia de la humanidad, incluso el Día Mundial del Condón es el 13 de febrero,  y marcas como Sico®  han creado campañas importantes como “Póntelo para ponerle”, la cual busca concientizar a los adolescentes y población en general sobre los embarazos no deseados en adolescentes e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) VIH/SIDA, pues en celebraciones como el Día del Amor y la Amistad, una de las principales actividades para festejar es la sexual.

En México, la maternidad adolescente es un problema de salud pública y  a nivel mundial, de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), lidera este problema. Por otro lado, Censida calcula que en e país existen alrededor de 180 mil adultos y niños viven con VIH y SIDA, y un 37% no sabe que está infectado.

Te compartimos 5 datos curiosos del Condón.

1. Es de los métodos más antiguos

El condón masculino fue creado hace 12,000 ó 15,000 años atrás. En ese tiempo utilizaban tripas, tejidos y algunos órganos de animales, por ejemplo de cerdo para poder manufacturarlos.

2. Pueden aguantar mucho líquido
Estos preservativos pueden soportar en su interior hasta 4 litros de líquido antes de que se rompa.

3. Eran usados para la guerra
Algunos soldados los utilizaban para mantener seguras sus armas en la arena, detener sangrados, guardar agua, como guantes quirúrgicos o para guardar algunos objetos y mantenerlos secos.

4.  Los más usados en el mundo
Se estima que en el mundo se utilizan más de 5,000 millones de condones cada año.

5. Se puede confeccionar ropa
Estos preservativos son tan resistentes que, incluso, se han utilizado como materia prima para crear prendas de vestir. Por ejemplo, la diseñadora brasileña Adriana Bertini realizó varios vestidos con condones.

Ahora corre a nuestra cuenta de Facebook para conocer cómo ganar uno de los 10 kits que SICO y S1ngular tienen para ti. Recuerda #PónteloparaPonerle

Bienestar / Psicología

Aparentar lo que no somos

En todas las relaciones, la sinceridad es importante. En el fondo, todos queremos saber qué terreno pisamos. Quizá éste será más pedregoso de lo que nos gustaría pero, a pesar de ello, deseamos conservar ese vínculo. Después de todo, ninguna relación es fácil. En todas habrá problemas. Conocer la verdadera personalidad de quien amamos, con todo y defectos, y saber que podemos vivir con ellos es, sin duda, un buen comienzo.

¿Has pretendido ser algo que no eres en una relación? Mantener tu autenticidad es más importante que intentar ser la pareja perfecta.

Desgraciadamente, muchas veces no somos sinceros. Recuerdo a una amiga que empezó a salir con un abogado que adoraba las corridas de toros y la música clásica. No se perdía una oportunidad para asistir a las faenas o a un concierto. Mi amiga se informó sobre ambos temas y, mientras eran novios, lo acompañó varias veces. Además, se esforzaba por ser la novia perfecta. Por supuesto, cuando se casaron, ella no volvió a pararse en una plaza y hacía tremendos dramas cuando él iba con sus amigos. A los conciertos asistía a veces, pero nunca con la frecuencia de antes. Sumadas a esas diferencias, como era de esperarse, surgieron otras, hasta que finalmente se dieron cuenta de que tenían muy poco en común y se divorciaron.

Él llegó a quejarse varias veces (después del divorcio) de que su ahora ex mujer había cambiado mucho. ¿Cambiado? No. Tristemente, lo que sucedió en realidad fue que, finalmente, ella tiró la máscara y se mostró como siempre había sido, como era antes de salir con él.

Aceptarnos tal como somos no es tarea fácil, pero si no lo hacemos, probablemente nadie más lo hará. De seguro han visto circulando en las redes sociales la fotografía de una gallina caminado con una especie de zancos junto a dos rosados flamencos. El texto es contundente: “Las fregaderas que hace uno cuando está enamorado”. Ni cómo criticar a la gallina. En algún momento todos (¡auch!) nos hemos puesto en una situación similar, aparentando ser lo que no somos (ni nunca seremos) para agradar a alguien, lo cual es, evidentemente, ridícu-lo para todos, menos para nosotros mismos. Aunque el texto que acompaña la imagen de la gallina dice: “por amor”, creo que debe-ría decir: “Las fregaderas que hace uno por inseguro”. Necesitamos que esa persona nos quiera y no nos importa fingir ser algo que no somos, mentir o engañar, con tal de que así sea.

El problema es que, si nos disfrazamos de flamencos, lo que estamos vendiendo y lo que los otros valoran, es una ilusión. Una cosa es adaptarse al entorno y otra, muy distinta, fingir. Como siempre sucede, tarde o temprano, la verdadera personalidad sale a la luz y empiezan los problemas. No es posible fingir para siempre.

La mayoría de las parejas no son “perfectas”. Se respetan, se aman, saben resolver sus problemas. Cuántas veces no hemos pensado: “¿Qué hace esa súper maravilla con alguien así?” Muchas. Quizá, el error está en esforzarnos para parecer un flamenco cuando, en realidad, lo único que quería el flamenco era una gallina que estuviera feliz de serlo…

Aceptarnos tal como somos no es tarea fácil, pero si no lo hacemos, probablemente nadie más lo hará.

Sexualidad

5 mitos de la infidelidad

Solteros o no, nuestra condición de seres fieles o infieles siempre se cuestiona. ¿Estaremos programados para tener múltiples parejas? ¿Contaremos con todo lo necesario para ser monógamos? Conoce la respuesta.

1. Las mujeres casi no son infieles.
Los países desarrollados han demostrado, con estadísticas, que la infidelidad entre hombres y mujeres es muy parecida en porcentaje. En México, lo vemos cada vez más en el consultorio y en los talleres.

2. Las fantasías son infidelidad.
Muchas parejas consideran infidelidad que el otro fantasee con personas que conoce o que se masturbe pensando en alguien más. Las fantasías son parte de la sexualidad de cualquier persona y están lejos del control de su pareja.

3. Las infidelidades deben confesarse.
Hacerlo es un gran error. Las personas lo dicen porque sienten culpa o porque desean (inconscientemente) lastimar a su pareja. Cuando alguien lo hace por culpa, le transfiere un peso al otro para sentirse mejor.

4. La infidelidad implica falta de amor.
No necesariamente. Existen parejas que se aman y que pactan no tener una exclusividad sexual. En otros casos, se experimenta una gran atracción por alguien, pero sin la intención de sustituir el vínculo amoroso que se tiene con la pareja.

5. El infiel siempre será infiel.
Las circunstancias cambian; la infidelidad es algo muy complejo, no es lineal.

Sexualidad

Nos asusta… pero nos gusta

El miedo y el sexo han tenido, durante muchos años, una relación de lo más cercana y disfuncional.

Por momentos, en la historia de la humanidad, esta relación ha logrado cosas más o menos valiosas, pero nunca sin que todos terminemos pagando algún precio (aunque ni la debamos ni la temamos). Juntos, el miedo y el sexo son tan raros como esas parejas que uno termina por dejar de invitar a las reuniones porque siempre hacen alguna escena que incomoda a los demás. Se necesitan, se odian, se dañan y no se atreven a dejarse. Y, en su caso, más que seguir juntos “por los hijos”, este binomio subsiste porque cohabita y se alimenta de la vida sexual de muchísimos de nosotros.

Así, si entrevistáramos a cualquier terapeuta sexual sobre los motivos de consulta más frecuentes de sus pacientes, el miedo estaría entre los tres motivos más populares y seguro sería el resultado directo de todos los demás.

Iniciamos nuestra vida sexual con miedo a que me duela, al embarazo… la vivimos con miedo a que me rechacen, a que no se me pare, a que no me lo pida, a que me lo pida… y tememos el día en que termine

Miedo al sexo, miedo al desempeño, miedo al deseo, miedo al qué dirán, miedo a la censura, miedo a las disfunciones, miedo a las infecciones… la lista es larguísima. Lo he visto cientos de veces: iniciamos nuestra vida       sexual con miedo (a que me duela, al embarazo…), la vivimos con miedo (a que me rechacen, a que no se me pare, a que no me lo pida, a que me lo pida…) y tememos el día en que termine.

Como tal, el miedo no es absolutamente malo. El sentido de su existencia es preventivo: nos mantiene en alerta, nos hace huir de las vergüenzas (y a veces lo logra) e, idealmente, nos debería mantener saludables. La salud sexual implica, entre otras muchas cosas, la prevención de infecciones a través de, por ejemplo, el sexo protegido y el uso del condón.

Pero aquí es donde este matrimonio miedo-sexo se vuelve complejo, porque el motivo que tiene una persona para usar condón siempre y el motivo que hace a otra no usarlo nunca, es el mismo: el miedo. Esto es, a algunas personas, el temor a una infección o un embarazo las lleva a nunca querer descuidarse, mientras que, a otras, el miedo a negociar, comprar o exigir su uso puede más que su sentido de responsabilidad. Entonces, en ciertos casos, en vez de que el miedo se vuelva nuestro motor para actuar, nos paraliza y nos hace retroceder.

Si tuviéramos que darle un par de consejos a esta pareja disfuncional, podríamos plantearle que equilibrara la posibilidad de disfrutar del placer que da el sexo y la cautela que lo transforma en bueno, bonito y saludable. Esto, sin duda, resultaría en el abandono de inhibiciones que nos impiden vivir con plenitud nuestra vida sexual, y en la concientización de que no somos inmunes a las infecciones y a las disfunciones; que somos capaces de acumular tantas enfermedades como orgasmos y que ser cautelosos, a la larga, nos da la confianza suficiente para dar rienda suelta a todos nuestros deseos.

Bienestar

Miedo de amar

Me digo: “Miedo de amar”, y me suena como a nombre de telenovela. Pero en el día a día observo que el temor al amor… bien que se muestra en distintas personas, con diversas facetas y a variadas edades.

Cuando navego en internet, con frecuencia se despliega ante mí un sinfín de portales que me invitan a encontrar “la pareja de mis sueños”. Ni qué decir de conversaciones que escucho entre s1ngulares que externan (explícita o tácitamente) su deseo de tener pareja… así como todos los miedos que afrontan al encontrarla.

¿Será que le tememos a esa particular fragilidad que caracteriza los vínculos humanos de nuestro siglo? Si bien la mayoría de las personas anhelamos poder relacionarnos amorosamente, al mismo tiempo cobijamos un temor y una desconfianza de relacionarnos, particularmente en términos del “para siempre”.

La semana pasada recibí la llamada de Roberto, mi vecino. En tono de sobresalto (y por aquello de que soy terapeuta) me pidió un ratito para conversar. Al minuto, toca a mi puerta y entra diciendo de corridito que, tras ocho meses de vivir con una compañera y de hacer vida “medio de pareja”, ella le preguntó qué eran y, de alguna manera, le sugirió dar un paso a un compromiso mayor. Roberto pregunta, con cara de extrañeza: “¿Por qué tan rápido subir un escalón?”. Él teme que la relación se convierta en una carga, generando tensiones que no se siente ni capaz de manejar, ni con ganas de aguantar. “¿Limitar mi libertad? ¡No!”, me dice.

Con esta anécdota presente me vino a la mente Bauman, quien afirma en su libro El amor líquido que, en este mundo de galopante individualismo y autonomía, las relaciones amorosas son un golpe de suerte… ¡a medias! Así como el “encuentro con el amor” es el proyecto de vida de miles de individuos que sueñan en conquistar la felicidad en pareja, es justo esa dificultad de encontrar relaciones satisfactorias la que genera el “miedo de amar”.

El dilema es bastante claro: queremos que una relación disminuya la inseguridad que produce la soledad, al tiempo que, al tenerla, nos genera cierta sensación de asfixia, por aquello a lo que tenemos que renunciar, así como ansiedad por lo que tememos arriesgar. ¿Solución? Quizá más que temerle al amor, habrá que aprender a tolerar la incertidumbre que implica: esa ambivalencia que se ha de soportar para no ahuyentarlo antes de tiempo, y luego esa necesaria carencia en la que vive para no saturarlo y saturarnos en él.

Y al final, en caso de que no marche la cosa, digamos como Samuel Beckett: “Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Pero fracasa mejor”.

El dilema es claro: queremos que una relación disminuya la inseguridad que produce la soledad, al tiempo que, al tenerla, nos genera cierta sensación de asfixia, por aquello a lo que tenemos que renunciar

Sexualidad

¿Qué es el beso blanco y por qué es riesgoso para la salud?

El sexo se han ido transformando a lo largo del tiempo y, en muchas ocasiones, se debe a los grande fetiches que se tienen, así como a las ganas de querer probar cosas diferentes. Así es como surgió el beso blanco, una práctica que ha cobrado fama en varias partes del mundo y se refiere a la realizar sexo oral para posteriormente, besar a la pareja e introducir el semen a la boca.

Esta práctica sexual, como cualquier otra, tiene un gran riesgo pues al realizarse sin un preservativo está en contacto e intercambio de una gran cantidad de fluidos, aumentando así, la probabilidad de contagio de alguna infección, principalmente, VIH/SIDA, sífilis, gonorrea, hepatitis, VPH, herpes genital, entre otras.

La zona de la boca constantemente tiene micro heridas por las cuales se podría infectar la persona, pero si aún estás dispuesto a intentarlo, sólo ten precaución y de preferencia realízala en una relación monógama o con personas que conoces perfectamente, además de que sea un acto consensual.

Sexualidad

La vida sin sexo sí existe

Es difícil concebir la idea de que una pareja sea indiferente al sexo, en un mundo que promueve a diestra y siniestra el placer carnal. Pero sí, cada vez toma mayor fuerza una tendencia a nivel mundial que grita a los cuatro vientos: “Se puede ser feliz sin sexo”. El movimiento asexual representa ya el uno por ciento de la población mundial, según el profesor Anthony Bogaert, del área de Ciencias de la Salud Comunitaria y Psicología de la Universidad Brock, en Canadá. Según su orientación romántica, estas personas se definen a sí mismas como heterorrománticas, homorrománticas o birrománticas; aunque dicen que también existen asexuales arrománticos, que no tienen ninguna atracción romántica.

Ser asexual no significa haber dejado de tener sexo o nunca haber podido concretar esta práctica, ya sea por fobia o pánico a las relaciones; es posible que estas personas hayan reprimido sus deseos

Aunque parezca raro, no lo es. Basta con echar un ojo a una de las mayores comunidades asexuales en línea, AVEN (Asexuality Visibility and Education Network), y comprender que sus integrantes tienen las mismas necesidades emocionales que el resto de los humanos, capaces de formar relaciones interpersonales.

Para el sexólogo clínico Horacio Sánchez, “la percepción del erotismo es subjetiva y tiene que ver con el proceso educativo y de aprendizaje de la sexualidad”; por ello, si una persona tuvo una formación restrictiva en ésta (como: “No debes sentir” o “No te debes tocar”), su percepción del erotismo puede cambiar.

Pareciera que el ser asexual no está tan lejano; de hecho, se dice que varios personajes históricos lo han sido, y se especula con el nombre de Salvador Dalí, puesto que en su autobiografía, Vida secreta, hizo alusión al tema del sexo con un “aquello no es para mí”.

También, en la famosa serie de TV, The Big Bang Theory, Sheldon Cooper es tildado de asexual, ya que no demuestra atracción ni por hombres ni por mujeres. Este personaje ha dicho, en el programa, que encuentra las relaciones sexuales “increíblemente antihigiénicas”, por lo que su hipocondría podría ser un factor determinante de su inexistente interés por el contacto íntimo.

Así, aunque ser asexual no significa haber dejado de tener sexo o nunca haber podido concretar esta práctica, ya sea por fobia o pánico a las relaciones; es posible que estas personas hayan reprimido sus deseos hasta el punto de inhibirlos por ajustarse a principios morales o religiosos.

 

Sexualidad

Harmony: La primera robot sexual con emociones

Harmony, una robot sexual de la línea RealDoll, será la primera en ser programada con inteligencia artificial con el fin de mantener una “conexión humana más real”.

De acuerdo con Matt McMullen, ejecutivo de Realbotix, la compañía creadora de Harmony , “las conexiones emocionales son los fundamentos de las relaciones y eso es lo que (se está) simulando. Y son éstas las que agregan el factor X al sexo. Creo que dos personas pueden reunirse en un bar, tener sexo la misma noche y después no recordarse mutuamente, pero eso es diferente a cuando tienes sexo con alguien con quien te relacionas intelectual y
emocionalmente.”

¿Cómo funciona?

Harmony se conectará a una aplicación en la cual se podrá seleccionar uno de los 12 rasgos diferentes de personalidad, así como la zona genital e intelecto. Además, podrás calificar su desempeño y ella se podrá enamorar de su pareja. Esta hermosa y encantadora robot podrá salir a la venta en abril y tendrá un costo de $15,000 aproximadamente.

Harmony bot movement tests #realbotix #realdoll #boytoydolls #sexbot

Un vídeo publicado por RealDoll (@abyssrealdoll) el

A 16 años de que Steven Spielberg estrenara la película Inteligencia Artificial (2001), en la que el robot de un niño causó gran conflicto entre las personas, pues era el primero en tener y expresar sentimientos, pareciera que ahora sí es posible esto, pero en robots sexuales.

La Inteligencia Artificial era un tema que sólo se veía en las películas de ciencia ficción, en las cuales se mantenía el constante debate de que éstos no podrían jamás igualar al ser humano, justo porque no podían tener y manifestar sentimientos reales, sin embargo, las cosas parecen estar cambiando.

Olivia RD2 photo by @thestacyleigh #realdoll

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Cada día las muñecas sexuales son más reales, a muchas ya se les ha incorporado la capacidad de hablar y de tener genitales como los seres humanos, pero siguen siendo trozos de silicón con los cuales se puede satisfacer el deseo sexual, dejando a un lado las emociones, la ternura, las caricias y los susurros de cosas dulces al oído de vez en cuando, lo que podría hacer una persona real.

El interés de la gente interesada en mantener una relación amorosa con un robot ha ido en aumento, de tal forma que, se espera que en el 2050, incluso, se pueda hablar de matrimonio.

Star bt3 #realdoll #sexdoll #madeinusa #spinner

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el