S1NGULAR / Sexualidad / Tendencias

Bolas anales, el juguete sexual favorito de muchos

Los juguetes sexuales son la forma ideal de evitar la rutina y mantener el deseo; pero desde hace un tiempo, las bolas anales se ha convertido en la opción favorita de cientos de personas. ¿Sabes por qué?

 

¿Qué son?

Las bolas anales son una tira de esferas unidas por una cuerda o por un soporte rígido o semi rígido. Generalmente van de la más pequeña a la más grande, pero también pueden mantener un tamaño uniforme.

Lo más común es que estén hechas de PVC o ftalato, aunque también hay de acero inoxidable, madera o vidrio; sin embargo, la sexóloga Alessia Di Bari recomienda que sean 100% de silicón con calidad quirúrgica.

Su objetivo es estimular la zona anal. Las puedes utilizar como un tapón o consolador anal; o como juego previo a una penetración anal ya sea del pene o de un juguete de mayor tamaño. Las que van aumentando de tamaño son ideales para dilatar el esfínter anal poco a poco sin causar incomodidad.

¿Cómo usarlas?

El primer paso es sentirte cómodo para dejar que tu zona anal sea explorada. Hay que tener a la mano lubricante, ya que el ano no tiene una lubricación natural. Si te asusta que no te guste el juego con otra persona, puedes intentarlo solo/a antes.

Lo más recomendable es que en caso de que sientas dolor, te detengas, uses un poco más lubricante y vuelvas a intentarlo. Pero si la incomodidad es excesiva, lo ideal es no forzarlo. La idea es que lo disfrutes, no que lo sufras.

Es importante que recuerdes que el ano está lleno de terminaciones nerviosas, lo cual provoca excitación, tanto durante la inserción como en la extracción del juguete. Una de las prácticas más comunes -aunque lo puedes usar como mejor te acomode-, es sacarlas durante el orgasmo, ya que esto produce una sensación muy intensa.

Agenda / Sexualidad

Acóplate con tu pareja: claves para un mejor sexo

Si algo aprendemos en nuestras clases de secundaria es que la química sí existe, y más cuando se trata de intimidad.

Sea cual sea el tipo de encuentro que tengamos, hay que partir de dos premisas indispensables: la interacción debe establecerse sin engaños ni falsas expectativas y siempre comprendiendo que no somos objetos de consumo mutuo, sino sujetos generadores y receptores de placer.

Acoplarse en términos sexuales toma tiempo porque armonizar los deseos de cada persona es un proceso complejo. Para ello, Antoni Bolinches, terapeuta y sexólogo catalán, señala cinco variables que se deben conciliar en los encuentros eróticos para lograr el acoplamiento sexual.

  1. La iniciativa. Una propuesta es bilateral facilita que ambas partes se sientan deseadas.
  2. La frecuencia. Lo ideal es que esté marcada por el propio deseo, pero a veces éste puede ser caprichoso y variar con el tiempo y con cada persona, así que lo ideal es hablarlo y quizá establecer una cantidad que satisfaga a ambos.
  3. Los rituales. La variedad de prácticas y conductas hacen que el acoplamiento sea algo diverso y satisfactorio.
  4. La resolución. Cuando un encuentro sexual difícilmente culmina en el orgasmo produce tal frustración que puede causar resentimiento: no se trata de “llegar juntos, siempre y con la misma intensidad”, sino de lograr una descarga placentera .
  5. 5. La afectividad posorgásmica. Sobra decir que el acoplamiento sexual no solo depende del antes y del durante, sino también del después. Las muestras de afecto posteriores incrementan o reducen la receptividad sexual y facilitan o dificultan la disposición para los próximos encuentros.

Confiar en la dimensión erótico sexual es una de las tareas más desafiantes, pero también genera vínculos duraderos, por eso los encuentros casuales pueden devenir —cuando salen bien— en pasiones formidables.

Trabajar y esforzarte en tu vida sexual es algo que te beneficia directamente y que, de paso, tu pareja agradecerá. Aplícate, conversa y consulta; da un paso más allá con la conferencia: Claves para el acoplamiento sexual, que S1ngular impartirá este próximo 25 de marzo.

Para inscribirte o pedir mayor información, escribe a esther@s1ngular.com o llama al
5616 8552.

 

Sexualidad

12 hábitos que te ayudarán a tener una mejor erección

¿Cuántas veces piensa una persona en sexo? Estudios han demostrado que son 19 veces al día en las que el tema pasa por la cabeza, y cómo no si está en todos lados y a todas horas, lo vemos en la televisión, la publicidad, el cine, en las calles, revistas, etc., y es que “el sexo vende”.

Son varios los temas que se desprenden de esta actividad, sin embargo, uno de los que más atañe y preocupa a los hombres es la duración y el placer en la cama, la cual está íntimamente relacionada con la erección, para ello, estos consejos te servirán para lograr una mejor.

1. Come alimentos altos en carbohidratos
Ayudará a que la sangre circule en la zona pélvica y aportan la suficiente energía para maratónicas sesiones de placer.

2. Cambia de posición
De acuerdo con el sexólogo y doctor Deepak K. Jumani, la mejor posición para tener una erección grande y firme es estar arriba, porque permite que la sangre fluya mejor hacia el pene. Pero evita las que sean riesgosas para el miembro, de lo contrario puedes sufrir dolorosos accidentes. También realiza la penetración cuando la vagina se encuentre bien lubricada.

3. Consume alimentos que contengan Zinc
El zinc es esencial para la producción de testosterona, líquido seminal y esperma, que ayudan a mantener por más tiempo la erección. Este elemento lo podrás encontrar en pescados, atún, chicharos y frijol.

4. Mucho sexo
El doctor Jumani recomienda aumentar la cantidad de encuentros para poder elevar los niveles de testosterona.

 5. Evita grasas
Los alimentos altos en grasa disminuyen la testosterona, bajan la libido y dificultan las erecciones, por eso evítalas lo más que puedas, sobre todo previo al sexo.

6. El juego previo
La estimulación a través de los juegos previos al coito son de suma importancia para las mujeres, pues ayudan a generar la expectación, la lubricación es mejor y sin duda el sexo será más placentero.

7. Evita la ropa ajustada
Los pantalones y la ropa interior ajustada obstruyen el flujo de la sangre en las áreas requeridas para el sexo.

8. Elimina el cigarro de tu vida
Además de que para muchas personas no es agradable estar con alguien que huela a tabaco, es una de las principales causas de impotencia, pues el cigarro provocan un daño severo en las venas sanguíneas y en el tejido del pene, provocando erecciones más débiles. También, se ha visto que el pene de las personas que fuman tiende a reducir su tamaño.

9. Controla tu peso
Entre los múltiples riesgos a la salud que provoca el sobrepeso están la diabetes tipo 2, problemas cardiovasculares y disfunción eréctil.

10. Medita
Realizar esta actividad te ayuda a estar consciente de la respiración y por ende, incrementar el nivel de oxígeno en la sangre, también disminuye el estrés, logrando así una mayor erección.

11. Evita ingerir alcohol
Aunque a veces cueste mucho trabajo, dejar el alcohol es algo sumamente benefactorio para la salud, más en la vida sexual, pues uno de los efectos que tiene es adormecer el cuerpo y evitar las erecciones por el ineficiente flujo sanguíneo.

12. Come chocolates oscuros
Este delicioso dulce cuenta con un ingrediente –flavonoide- que ayuda a liberar químicos para que la sangre fluya mejor hacia el pene.

Sexualidad

¿El sexo te produce melancolía?, se llama disforia postcoital

El sexo es, para muchas personas, un tiempo en el cual se pueden relajar, satisfacer sus deseos, compartir con la pareja varios sentimientos y emociones, conocerse, explorarse; algo que los hace sentir bien. Sin embargo, está el otro lado de la moneda, pues existen varios hombres y mujeres, mayor porcentaje en ellas, que durante y al final del encuentro -sin importar si fue o no satisfactorio- sienten una inmensa melancolía, ansiedad, tristeza. A situación se le conoce como disforia postcoital.

De acuerdo con un estudio realizado por investigadores del Instituto de Tecnología de Queensland, Australia, a 200 chicas, el 32.9% de ellas admitió haber sentido melancolía después del sexo al menos una vez en su vida. Por otro lado, el 10% dijo que ese sentimiento era frecuente. Algunos de los factores por los cuales se da son:

  •  culpa o vergüenza
  • haber tenido relaciones sin ganas de hacerlo
  • baja autoestima
  • historial de abuso sexual
  • miedo

Pero también se puede presentar por un desequilibrio hormonal, consecuencia del orgasmo, sí ese momento tan placentero y de éxtasis, puede ser el “culpable” de la tristeza posterior, aunque aún no hay muchos estudios que lo comprueben, no se descarta por completo.

La buena noticia es que la disforia postcoital es tratable con ayuda de un sexólogo o psicólogo quienes ayudan a encontrar el origen y causa de esta sensación.

Sexualidad

¿Qué diablos es el squirting y cómo se consigue?

En el 2001 se reconoció la existencia de la “eyaculación” femenina. Los videos explícitos, así como cursos para lograrlo, empezaron a causar furor y esa respuesta fisiológica se conoció cada vez más como squirting: el mítico chorro que lanzan las actrices porno y que, según datos de Pornhub, está entre las diez categorías más buscadas.

No todo lo que salpica es orgasmo

Frida Esban, terapeuta con especialidad en sexología, asegura que todas las mujeres tienen capacidad eyaculatoria y que para lograrlo se necesita el conocimiento del cuerpo y la estimulación óptima del clítoris, acompañados de una excitación intensa. En el proceso, las glándulas de Skene producen líquido que se compone de glucosa, fosfatasa, urea, creatinina, y sí, rastros de orina; una vez llenas, la sensación es muy similar a las ganas de hacer pipí, razón por la cual muchas féminas se contienen.

Una eyaculación, por más increíble que sea, no es sinónimo de un orgasmo más potente

El Departamento de Ginecología y Obstetricia, en el Hospital Privé de France, realizó una serie de pruebas con ultrasonidos para hallar que hasta 54% de las mujeres han experimentado alguna vez la eyaculación, pero pocas lo hacen de manera espectacular como en el porno, ese género que frecuentemente tomamos como guía y no como lo que es: entretenimiento y material masturbatorio.

Pero no todo lo que salpica es orgasmo y la mayoría de las veces ni siquiera es real. La expornstar Silvia Saint ya había explicado que prácticamente todas sus eyaculaciones eran fingidas y lo que se veía era una de las formas más usadas hasta la actualidad: inyectarse agua antes del rodaje.

interior

Los 5 pasos para conseguir un squirting

Si ya decidieron que quieren probarlo o mejorar sus habilidades, la sexóloga Esban da un serie de estrategias, paso a paso:

  1. La primera es ubicar el llamado punto G, que se sitúa en el primer tercio de la vagina, detrás del hueso púbico.
  2. Con o sin ayuda de un lubricante, hay que introducir los dedos medio e índice hasta palpar las glándulas de Skene (su consistencia es firme y rugosa).
  3. Una vez ubicadas, se trazan círculos que se combinan con movimientos hacia adelante y hacia atrás (se puede imitar la señal de “ven”); el clítoris es muy importante, por lo que no debe olvidarse su estimulación.
  4. Los movimientos deben ser rítmicos, firmes, hay que variar la intensidad y la rapidez sin imitar la crudeza del porno (a no ser que eso prefieran).
  5. Una vez que se alcanza la sensación que se tiene cuando queremos orinar, hay que relajar y soltar en lugar de retener.

A veces también es práctico tener buena compañía, pues es más fácil relajarse y dar instrucciones, que concentrarse en mantener la respiración, la ubicación de las glándulas, la lubricación y demás. Y no hay que olvidar que la expulsión del chorro y su potencia es sólo un camino más, una posibilidad de tantas para explorar, para conocernos sexualmente, experimentar nuevas sensaciones y, por qué no, para divertirnos.

S1NGULAR

15 canciones para sentir un orgasmo de piel

Hay canciones que nos colocan en un estado de excitación y placer que pueden provocarnos orgasmos de piel o frissons (escalofríos), un tipo de excitación que causa el mismo placer, efímero e intenso, que un orgasmo. Esto lo asegura un estudio de 2014, realizado por Psyche Loui (profesora de Psicología, Neurociencia y Comportamiento) y otros colegas.

¿De qué depende?

Digamos que si tu date es alguien imaginativo, curioso, sensible a la belleza y ávido de nuevas vivencias, y que además es capaz de sumergirse intelectualmente en la música (es decir, se concentra en las canciones en lugar de simplemente oírlas), entonces es muy probable que sea de aquellos con la virtud de sentir un frisson. Claro, además de la personalidad, también influyen otros factores, como la experiencia de vida o los gustos musicales de cada quien.

1. Déjate ir

No hay nada como esta canción para ir preparando el terreno…

 

2. Si la baladita es lo que te pone en el mood ideal.

 

3. El ritmo de Nina se presta tanto para un baile privado, como en pareja.

 

4. Para los románticos.

 

5. Para aquellos a los que les guste hacer la danza de los siete velos.

 

6. Ideal para la fiesta donde puedes conocer a tu date de esa noche.

 

7. Voz y ritmo mezclan a la par melancolía, sensualidad y misterio.

 

8. Sexy, clásica e imperdible.

 

9. Porque el erotismo no tiene barreras.

 

10. Este beat puede acompañar cada uno de tus movimientos…

 

11. Comienza la noche con esta seductora voz.

 

12. Para aquellos a quienes les gusta iniciar más lento.

 

13. Un clásico para abrir “apetito”.

 

14. Súper sensual para bailar pegadito.

 

15. Para tomarse un vino y dejarse seducir.

Sexualidad

Orgasmos de otro planeta: Tips para ellas y ellos

Todos queremos llegar a ese momento cumbre de placer, pero no siempre es tan fácil. Aquí te damos los tips infalibles para tenerlos y, sobre todo, disfrutarlos al máximo.

Lo curiosos acerca de los orgasmos es que (tanto a hombres como a mujeres) toda la vida nos han dicho que somos bien diferentes y, en realidad, no lo somos tanto. De hecho, hombres y mujeres percibimos (y describimos) de la misma manera un orgasmo: generalmente es una sensación que empieza en la zona genital y se va expandiendo a todo el cuerpo, junto con un bienestar casi inmediato; es como una ola expansiva de calor.

Y sí, nadie dijo que fuera fácil, pero tampoco es una empresa imposible de la cual nunca lograremos salir triunfantes.

El primer paso que necesitamos tener claro es que vamos a requerir mucha paciencia (para intentarlo una y otra vez, las veces que sea necesario) y autocompasión para tratarnos suave y amorosamente, aun en esas ocasiones que no salen como nos gustaría y donde no nos estamos sintiendo como esperaríamos.

Tips para ellas…

¡Suelta el control! La fórmula perfecta para no alcanzarlo es buscarlo incesantemente… Deja que llegue.

¡Olvídate del glamour! Los orgasmos no son como en las películas; cuando tenemos un orgasmo cualquier cosa puede ocurrir. Lo importante está en abrazar la incertidumbre y disfrutar de ella.

¡Anímate a jugar! Lánzate a una sex shop y cómprate un vibrador… Es la mejor inversión que puedes hacer. Créeme, no te vas a arrepentir.

Tips para ellos…

¡Eyaculación y orgasmo, no es lo mismo! Aprende a diferenciar entre ambos, la eyaculación está más centrada en los genitales y el orgasmo se siente en todo el cuerpo.

¡Muévete! Cuando sientas que estás cerca de alcanzarlo, cambia de postura, esto intensificará la sensación al momento de llegar.

¡Dile adiós a los tabúes! Haz lo que sea que se te antoje; no hay prácticas exclusivas para cada preferencia genérica… Lo que sea que te guste, eso está chido.

Lo que no debe faltar…

¡No te saltes los preliminares! Si eres mujer, te ayuda a ir calentando motores y estar lista para el momento de la penetración. Si eres hombre, aprende a disfrutarlos. Alargar los juegos previos hará que tu orgasmo sea mucho más intenso y explosivo.

¡Se vale tocar! Además de conocerte y saber cómo funcionas… es un must al momento de querer alcanzar el orgasmo. Es la manera más fácil en la que logramos llegar al clímax (hombres y mujeres): nadie te va a tocar mejor que tú.

¡Bajan! El sexo oral es como un vasito de agua: ¡no se le niega a nadie! Es ideal para olvidarte de todo y dedicarte a disfrutar del festín que tu pareja te está regalando.

Sexualidad

¿Por qué ellos siempre quieren sexo?

Desde hace décadas se tiene la idea de que los hombres se interesan más que las mujeres en tener sexo y, aunque ningún estudio ha logrado determinar con certeza ésta cuestión, el especialista Robert T. Gonzales, comparte 6 aspectos que pueden ayudarnos a entender la diferentes actitudes entre géneros con respecto al sexo:

1. Diferencias culturales:  De acuerdo con un estudio de la BBC, la mayoría de los hombres -sin importar el país- reportaron más deseo sexual y actitudes más abiertas. La disposición de las mujeres, en cambio, variaba dependiendo del país en el que vivían, la igualdad de género y el desarrollo económico, aunque el nivel de deseo era igual.

2. Tienen una vida sexual más extensa: La mayoría de los estudios sugieren que los hombres quieren más sexo que el género femenino, sin importar su edad o la etapa de la relación en pareja (su deseo es casi igual ya sea en el comienzo de o después de 20 años de matrimonio).

3. Se masturban más: Es sencillo, y casi lógico, provocarte de manera voluntaria el estado de excitación, causa que tu cuerpo se acostumbre a esa sensación y lo busque de forma recurrente.

4. Buscan tener más parejas sexuales: Debido a que tienen mayor deseo sexual que las mujeres, también quieren tener significativamente más parejas sexuales. De acuerdo con una encuesta, las mujeres en edad universitaria quieren tener 2.7 parejas sexuales durante toda su vida. Mientras que a los hombres de la misma edad, desean un promedio de 64 parejas sexuales en la vida.

5. A ellas no les importa no tener sexo: Varios estudios indican que para las mujeres es más fácil llevar una vida en celibato que los hombres de, aunque no se sabe si es una cuestión cultural o biológica.

6. El deseo sexual de las parejas gay: Las investigaciones sugieren que ellos desean sexo con mayor frecuencia que las mujeres, independientemente de su orientación sexual.

Un estudio de Blumstein y Schwartz reportó que los homosexuales tienen relaciones sexuales con mayor frecuencia, en cualquier etapa de la relación y con distintas parejas, en comparación con las lesbianas, quienes no lo hacían con otras personas, incluso cuando dejaron de tener sexo con su pareja.

 

Es importante destacar que el hecho de que los hombres tengan mayor deseo sexual no quiere decir que tengan mayor capacidad para tener relaciones sexuales o disfruten más el coito. De hecho, las mujeres son físicamente capaces de tener más relaciones sexuales y de tener más orgasmos.