S1NGULAR

La Diva Salvaje y Miss Gaviota, luchadores exóticos

Hay entre los luchadores una categoría que rompe con todos los estereotipos: los Exóticos. Afeminados y/o homosexuales, los Exóticos son una representación de feminidad en el cuadrilátero. ¿Los conocen?

“Un luchador Exótico debe ser elegante, debe tener glamour, personalidad, pero lo más importante: debe saber luchar. Nadie se puede subir al ring diciendo que pertenece a los Exóticos si antes que todo no es un verdadero luchador”, dice La Diva Salvaje quien llegó a la Ciudad de México hace casi 9 años. “Siempre he creído que soy una persona fuerte, vivo bajo la idea de que “Al son que me toquen, bailo”. Es como mi lema. Es decir, quien quiera verme luchar en clásico, yo lo hago. Si quieren verme luchar en strong style, también. Si quieren que me suba a jotear, me subo y joteo”.

Miss Gaviota, es la única mujer transexual en las luchas libres mexicanas. “Desde que tengo memoria he sido niña, desde que tengo uso de razón me han gustado los niños. Soy la única chica trans en las luchas mexicanas, la única que tiene pechos, pero me convertí en luchador a arrastradas”.

“Mi nombre es Miss Gaviota porque siempre me he sentido una Miss Universo. De lunes a sábado me encuentras cortando el pelo. Hay que hacerle de todo, de las luchas no vivo. También soy artista. Hace años que empecé a vestirme para hacer show travesti. Antes trabajaba en discotecas, ya no, pero fue una época divina, entre flores, copas, música ¡y hombres!”

Agenda / Cine

Cinema Uno

Ver lo que no estamos viendo es la misión de Cinema UNO, una plataforma de cine independiente que entre sus adeptos tiene distintas secciones para seguidores de cintas contemporáneas y novedosas, pero también de nicho. Por ello su catálogo cuenta con siete categorías: estreno, galas, horror, cine vanguardia, Queer, grandes directores y cine del mundo. Platicamos con Paula Astorga, cineasta y también directora del Festival Distrital, para que nos contara el detrás de esta iniciativa y de Queer, una de sus secciones estrella para la comunidad LGBTTTI.

¿Por qué apostar por el cine independiente?

Llevo muchos años haciendo festivales de cine y si de algo estoy segura es que hay un público para todo; evidentemente las tendencias y el mercado de entretenimiento tienen muy copada la oferta y siempre es un reto trabajar con estas condiciones. Hay que insistir de manera muy consistente en buscar estos espacios porque va a existir un público mientras haya una oferta.

Platícame sobre la sección Queer

La sección tiene agenda LGBTTTI y a mí me encanta porque tiene una vocación incluyente y es un espacio para todo el público; es algo que hace falta porque genera apertura contra la discriminación y eso es fundamental en la sociedad mexicana. Creo que es muy importante entender que hay una diversidad increíble y que, por supuesto, hay cine para todo el mundo.

¿Qué cintas recomiendas para entender la diversificación del género y del público?

Sin duda, los filmes de Julián Hernández son un representante fantástico, con una filmografía muy sólida de lo que es el cine gay en México; es un referente y un icono del tema. Películas como Mil nubes cerca del cielo y Jamás dejarás de ser amor son indudablemente un parteaguas del género, sin olvidar el cortometraje llamado Un muchacho se masturba en la barra con rabia y osadía. Además, Quebranto, de Roberto Fiesco, es un documental que ha resultado muy inspirador para toda esta comunidad.

Web: www.cinemauno.com

Suscripción mensual: $69 pesos

Películas individuales: $25 pesos

Especial LGBTTTI

Nací en un cuerpo diferente y lo amo

El calor y sus 32 grados bajan, o quizá es el tono de la charla lo que nos despreocupa del clima, así que Ali Monterrosas toma del perchero una chaqueta de tres cuartos color blanca con negro, se la sobrepone en los hombros y continúa contándome de cuando volvió a México y le tocó vestirse por primera vez como mujer. Según ella fue toda una osadía, el único acto dentro de su narración que no puedo imaginarme, porque al menos yo, el mesero y quizá los demás comensales, seguimos atónitos con la elegancia que porta como mujer.

Su nombre en papeles oficiales es Pablo Alberto, pero hoy, para mí (en esta mesa), y para la industria de la moda entera, es Ali Monterrosas, una de los modelos andróginas más conocidas en nuestro país, ahora con 23 años y con miras a convertirse en un referente en el extranjero.

¿Cómo lograste tu primer trabajo?

En cuanto empecé a hacer book me llegó un casting porque estaban buscando un travesti para un comercial. Me llevé unos tacones y una camiseta, tenía una inseguridad impresionante de salir vestida como mujer a la calle; entré al casting, estaba súper nerviosa, tenía que simular ponerme unas medias, ese era el acting: simular. Estaba sudando, nerviosa, mirando al director del casting y todo su equipo; mientras simulaba ponerme las medias, me fui de lado porque me estaba cayendo. Salí pensando que me había ido fatal. Lo chistoso fue que me llamaron diciéndome que les había encantado y que comenzaba a filmar la semana entrante un comercial para HBO. Esa grabación catapultó todo, de ahí vinieron muchísimos proyectos más. El director del comercial fue el reconocido director venezolano Hernan Jabes; ahora es un buen amigo y de hecho tengo un nuevo proyecto con él.

s27-principal-ali-int3

¿Cómo forjaste la fortaleza para estar en esa industria?

No ha sido fácil, he tenido mis depresiones por cómo la gente piensa que debo ser, pero hoy en día, cuando escucho que me dicen que debo ser cual o tal, no me importa para nada, ya definí mi persona.

En su momento me cerraron varias puertas cuando les contaba de mi trabajo a las agencias y a las marcas, pero ahora que ya soy más visto y llamado, muchas de esas mismas personas que me rechazaron me están buscando. Cuando me pasa esto recuerdo mucho a una de mis musas, la modelo Doutzen Kroes, que en algún momento hizo casting para Gucci: ellos tenían un parámetro de tallas alrededor de 0 a 3 y Doutzen siempre ha sido una mujer con curvas, así que Gucci le dijo: No, muchas gracias, estás gorda. Tiempo después, Doutzen se volvió Doutzen la supermodelo, así que la gente de Gucci la llamó muy interesada, pero ella sólo dijo: “Gracias, pero estoy gorda para ustedes”. Así es esta industria, ¿sabes?, hay que permanecer con quien eres desde el principio.

«Nunca seremos más atractivos para otra persona o para nosotros mismos que cuando nos aceptamos. Sólo al estar cómodo puedes brillar».

Hay que darle a la gente el valor que quieres que te den a ti. Cuando iba caminando en la acera de la Avenida Álvaro Obregón, en la colonia Roma, para llegar a nuestro lugar de encuentro, creí que iba a entrevistar a alguien que me contaría que había nacido en el cuerpo equivocado. No sabía qué errada estaba…

¿Tú alguna vez llegaste a odiar tu cuerpo?

No, quizá me sentí frustrado cuando quería ser modelo masculino; recuerdo que estaba en la escuela de modelos de Glenda Reyna (empresaria y modelo mexicana), estudié con Daniela Blanco, Columba Díaz, varios de los modelos que estaban en el auge. En la escuela me decían que tenía que ser más masculino, hacer pesas, comer más arroz, de todo. Con tal de seguir esa línea empecé a tomar proteína, me metí al gimnasio, ¡hice un montón de cosas!, pero mi cuerpo no dio volumen, ¡porque mi cuerpo no es para volumen! Tengo las manos chicas, los pies también, biológicamente soy un hombre, pero tengo curvas. En la industria de la moda, los modelos sólo tenemos dos caminos: si no tienes un carácter fuerte, te tiras, o bien, generas una personalidad muchísimo más fuerte, porque las críticas te destruyen y te construyen.

s27-principal-ali-int1

¿Por qué buscas otro país? ¿México no está preparado para los modelos andróginos?

Al principio creía que la industria en México no estaba preparada. Alguna vez cuando me hicieron una entrevista, para un diario nacional, recibí comentarios diciendo que yo era el que estaba mal mentalmente por ser y actuar así. Pero yo no me quiero ir por el juicio en México, sino por las oportunidades de trabajo; pensaba en Corea, por ejemplo, porque en la cultura asiática los hombres pueden usar maquillaje, hay muchos modelos duales, puedo tener mayor apertura. Sin embargo, por ahora no viajaré, la llamada de la agencia norteamericana cambió mis planes. Yo me siento cómodo en el medio

¿Qué tiene Ali que no tiene Alberto, y viceversa?

Alberto es el hermano mayor, se preocupa mucho, piensa, planea el cómo lograr lo que quiere. Sin embargo, Ali es el valor, la valentía para hacer las cosas, es la arriesgada. Un complemento.

En alguna ocasión te etiquetaron como una persona intersexual, ¿qué es eso?, ¿tú te identificas con esta definición?

Yo no me considero una persona ni intersexual ni transexual, no soy un hombre, pero tampoco quiero ser una mujer. Sólo me identifico con las mujeres transexuales por la discriminación que a veces sufrimos, pero realmente no soy transexual; en todo caso, soy una persona tránsgenero, dejé de ser un hombre mentalmente, hice una transición, sólo dejé de pensar y actuar como mi género biológico.

s27-principal-ali-int2

A decir verdad, todos tenemos transiciones en la vida, heterosexuales u homosexuales, todos pasamos por etapas, lo importante en la vida es que estés feliz con quien eres en este momento.

No me remito a una persona intersexual porque ese término tiene mayor relación con lo hermafrodita. Yo soy andrógino o transgénero, no hermafrodita. Cuando la gente me pregunta qué soy, sólo respondo: Yo, Ali.

¿De tu familia has obtenido el mismo juicio?

A los 18, cuando hice mis primeras fotografías vestido de mujer, empecé a hablarles a mis padres sobre lo que estaba ocurriendo en otras partes del mundo. Hacía comentarios como “¿sabían que hay un grupo ucraniano de unos chavos que cantan y usan tacones?” o también “mira, papá, hay un modelo sirio que está trabajando como mujer”.

Y tuve toda la suerte del mundo, siempre me han apoyado, creo que ellos ya sabían que yo era diferente antes de que yo mismo lo insinuara, pero siempre respetaron lo que buscaba. He triunfado gracias a ellos también. Gracias a todo lo que he vivido aprendí que cuando alguien más te diga que no puedes hacerlo, es que sí puedes lograrlo.

¿Qué le dirías a quien cree que su cuerpo es su peor enemigo?

Creo que todos en algún momento tenemos que ser contemplativos con nosotros mismos. Hay que mirarnos en un espejo, debes observar cómo eres, si tienes la nariz grande, los ojos chiquitos, la espalda ancha, si tienes la cadera angosta… Debes conocerte y, una vez hecho eso, seguir con lo más importante: quererte. Tu cuerpo es tu templo. Es el reflejo de ti mismo. No podemos dañar lo que somos.

Por supuesto que es aceptable que existan quienes quieren cambiar cosas de ese cuerpo que ya conocen, pero debemos antes preguntarnos quiénes somos y quiénes queremos ser, sólo así tendremos la transición que buscamos. No hay un deber ser con el cuerpo. Todos somos distintos, ¿y sabes?, es increíble ser distinto. La belleza está en la diversidad.

Nunca seremos más atractivos para otra persona o para nosotros mismos que cuando nos aceptamos. Sólo al estar cómodo puedes brillar.

¿Qué es lo que más amas de ti?

Mi fortaleza. Porque me ha costado.

s27-principal-ali-int4

Especial LGBTTTI

Endodiscriminación en la comunidad LGBTTTI

Cuando comencé a interesarme por este tema, reparé en su complejidad y en todas sus implicaciones, lo cual exige un estudio detallado y a profundidad, que unas cuantas páginas no permiten.

Por ello, en este caso sólo dejaré sobre la mesa una problemática que no sólo concierne a la comunidad, sino que también le compete a la población heterosexual: desaprender la noción que tenemos de los roles tradicionales de género, dejar de dar por sentado que somos tal o cual porque así debe ser, y aprender, más que a tolerarnos por nuestras diferencias, a respetarnos y a aceptarnos por ellas.

Presupuestos

Quizá algunos tendrían la idea de que, por ser una comunidad, cada uno de sus integrantes debería apoyarse, respetarse, estar unidos y ser congruentes en cada una de sus acciones, en pro de su movimiento y de los derechos que exigen a la sociedad. Sí, suena bellamente poético pensar que, sólo por el simple hecho de pertenecer a una minoría, existe unión y armonía en todos sus sentidos.

Bajo esta noción un tanto ingenua y miope, no alcanzamos a ver algo mucho más profundo y complejo: sí, es una minoría que lucha por combatir la falta de derechos y de respeto, las agresiones, la no inclusión, entre muchas otras cosas importantes y esenciales, pero al mismo tiempo es una minoría compuesta por seres humanos. Así de sencillo: por personas que han crecido en una sociedad que tiene como base y casi decreto que el mundo se divide en lo masculino y en lo femenino. Partimos de que así son las cosas: hombre y mujer, cada uno con sus propias características, obligaciones y expectativas sociales, culturales, sexuales, biológicas, de identidad, etcétera.

s27-fija-endo-int

Quienes integran a la comunidad no se ven exentos a este tipo de presupuestos, a esta formación y educación que se mama desde el hogar, desde pequeños, y que se alimenta conforme vamos creciendo. Se repiten patrones y formas aprendidas de discriminación, independientemente de su identidad de género y orientación sexual.

Según Iván Tagle, Director General de la asociación Yaaj México y Secretario General en Jóvenes LGBT México, la discriminación “no es algo que sea exclusivo de la comunidad LGBT, sino que viene de la cultura en la que estamos sumergidos […] Dentro de la misma comunidad existe el machismo, porque vivimos en una sociedad machista”.

Mujer recatada, atractiva, femenina.Hombre varonil, guapo, masculino

Desde el núcleo familiar y socialmente aprendemos que un hombre, por ser tal, no sólo debe comportarse de cierta forma, sino además tiene la obligación de hacer y ser un número de cosas. Lo mismo en el caso de las mujeres. Si nos detenemos a analizar esto, no hay razón evidente para esperar que la población LGBTTTI estuviera más libre de prejuicios que los heterosexuales. Todos parten de los mismos prejuicios aprendidos, de una sociedad machista y misógina, y asimismo existe mucha falta de información, de sensibilidad, de empatía, y de interés por modificar lo aprendido.

s27-fija-endo-int2

Por ejemplo, entre los mismos hombres gay hay discriminación hacia los que se comportan afeminados. Al respecto, Antonio Bertrán Rodríguez, periodista y escritor de la columna Nosotros los jotos, menciona que, debajo de este ataque a los homosexuales afeminados está la idea de que haber nacido hombre es un privilegio y cómo osan aquéllos en parecer mujeres, en mostrarse afeminados. Para este periodista, existe esta discriminación porque así se nos educa: “Siempre dicen que la discriminación o el rechazo es como el miedo al otro, y el miedo viene muchas veces de no entender, de tener estereotipos o pensamientos mágicos, mitológicos, primitivos”. Sin embargo, para Bertrán, una forma de hacer frente a esto es mediante la educación (o información), la normalización (es decir, hacer de la comunidad algo normal, algo que no necesita una sección aparte), y teniendo sentido del humor: “Javier Lizarraga dice algo fundamental que yo adopté como divisa: «El sentido del humor es un arma cargada de futuro»”. Para Antonio, sí es necesario tomarse en serio ciertas cosas y actuar para que haya respeto entre todos dentro de la comunidad, pero también menciona que hay que aprender a reírnos de nosotros mismos; que sí hay que hacer activismo, pero no dejar de lado el sentido del humor.

Formas de endodiscriminación

Las lesbianas forman parte de los grupos más atacados: por ser mujeres y por no seguir el rol “que les toca”, que es estar con un hombre. Sin embargo, también entre ellas hallamos otro tipo de discriminación, que justamente está relacionada con esta división entre lo femenino y lo masculino: las femmes y las butches, como se suelen llamar. A grandes rasgos, las primeras son las más “femeninas” y las segundas, las que tienen una apariencia y comportamiento más “masculino”. Entre sus grupos, si una de ellas entra al otro (en un bar, por ejemplo) es mal vista o incluso atacada por ello. En el caso de las butches, porque ¿cómo osan comportarse como el hombre, el “enemigo”? Es decir, los mismos prejuicios y patrones que podemos presenciar en el mundo heterosexual se repiten en estos grupos.

s27-fija-endo-int3

Asimismo, las personas bisexuales suelen ser muy criticadas dentro de esta comunidad, debido a que se piensa que necesitan definir su preferencia: hombres o mujeres, pero no ambos. De alguna manera, a causa de que este grupo representa mayor ambigüedad, también implica mayor crítica y discriminación porque “no se la creen”, por ejemplo, los hombres gays, que otro hombre sea bisexual (y lo mismo entre las lesbianas con una mujer), porque piensan más bien que no ha salido del clóset. No obstante, ¿por qué tiene que ser de una manera en específico: por qué a fuerza hombre o mujer y no ambos?

Quienes también se ven más atacadas dentro de esta comunidad son las personas trans, que se dividen en transgénero, transexuales y travestis. Son quienes carecen de más derechos en general, aunque, según Iván Tagle, está habiendo un avance desde afuera: “Hasta hace un año, más o menos, se empezó a hablar más del tema trans. Incluso el gobierno, las fundaciones o las organizaciones internacionales se han enfocado mucho más al tema. Ahora dan prioridad a los proyectos LGBTTTI si se incluye lo trans”. No obstante, sigue habiendo muchos prejuicios, aunque esto no es nuevo. Desde la primera marcha gay en México, en 1978, muchos de los activistas y participantes se negaban a que “las vestidas” encabezaran el desfile porque se decía (y muchos siguen pensándolo hoy) que hacían quedar mal al movimiento en general.

Qué hacer

Es utópico pensar que la endodiscriminación en esta comunidad se va a erradicar completamente, lo mismo si pensáramos que dejará de existir el odio, las guerras, la violencia. Pero ayudaría que cada grupo que la integra se informe sobre identidad de género y sexual, que tenga presente que no se trata de tolerar al otro, sino de respetarlo (incluso aunque no compartamos sus elecciones o manifestaciones), de aceptarlo, y, por supuesto, de estar dispuesto a modificar nuestras conductas.

Especial LGBTTTI / Sexualidad

LGBTTTI: Todos para uno y uno para todos

Agrupar a las personas con ciertas etiquetas es odioso pero, a veces, resulta una buena forma de conseguir objetivos en común. Tal es el caso de las siglas LGBTTTI, que agrupan a lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, transexuales, travestis e intersexuales.

“Estas siglas engloban la diversidad sexual; es un conglomerado de identidades y de grupos marginados sexualmente, que abarca personas que aspiran a ser una comunidad, sobre todo en términos políticos porque, aunque entre ellas no necesariamente se reconocen como iguales, van juntas en la lucha por ciertos derechos y reivindicaciones”, explica Rodrigo Laguarda, profesor-investigador del Instituto Mora, experto en temas de homosexualidad.

“El lado bueno es que, mientras otros problemas de la humanidad han crecido en las últimas décadas, como la desigualdad social o la devastación del planeta, la lucha de la comunidad LGBTTTI ha sido de éxitos”, afirma el también historiador egresado de la Universidad Iberoamericana.

Para conocer mejor sus afinidades y sus puntos disímiles, aquí un repaso de los grupos que integran el colectivo LGBTTTI:

Lesbiana: Mujer homosexual, es decir, que se siente atraída erótica o afectivamente por otras mujeres.

Gay: Es la definición mundialmente aceptada para “homosexual”, pero es más utilizada para definir al hombre que se siente atraídos por personas de su mismo sexo.

s26-esp-lgbttti-all-int

Bisexual: Quien siente atracción hacia personas de su mismo sexo y del sexo opuesto por igual.

Travesti: Al que le gusta usar vestimenta del sexo opuesto, es decir, hombres vestidos de mujeres y mujeres vestidas de hombres por diversas razones, como diversión o fetichismo.

Transgénero: Cuando una persona se autoidentifica como hombre o mujer, pero no corresponde al género con el que nació. Es decir: alguien que nació hombre pero se siente mujer o alguien que nació mujer pero se siente hombre.

Transexual: Persona que nace con un sexo que no corresponde al que desea ser. Es diferente al transgénero porque sí aspira a someterse (o ya lo hizo) a un cambio de genitales (operación de cambio de sexo) con todos los tratamientos psicológicos y hormonales necesarios.

Intersexual: Quien presenta simultáneamente características de ambos sexos en su cuerpo; por ejemplo, tener mezcladas partes de ambos genitales, aunque también puede presentarse a nivel hormonal o genético. Antes, se le confundía con hermafrodita, que sería aquel que tiene completos tanto los genitales femeninos como los masculinos.

Es cierto que puede haber otras similitudes y diferencias entre estos grupos (ese es el límite de las definiciones), pero estas son las características más relevantes que señalan algunas instituciones, como el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México, la Clínica Especializada Condesa, la Comisión de Derechos Humanos del DF, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el Sida.

La importancia de las siglas LGBTTTI radica en que unifican una lucha de todos para un mismo objetivo y un mismo objetivo para todos; así que, a lo largo de la historia, sus puntos en común han sido más importantes que sus diferencias.

Las tareas pendientes

Aunque en cerca de cuatro décadas se ha avanzado bastante en los derechos de la comunidad LGBTTI, todavía falta mucho por lograr, como lo revela la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México, elaborada por Conapred.

Siete de cada 10 personas de la comunidad LGBTTTI están totalmente de acuerdo con la afirmación de que en México no se respetan los derechos asociados con la diversidad sexual.

Uno de cada dos miembros de la comunidad LGBTTI considera que el principal problema que enfrentan es la discriminación, seguido de la falta de aceptación y las burlas.

Cuatro de cada 10 mexicanos dicen que no estarían dispuestos a permitir que en su casa vivieran personas homosexuales.

S1NGULAR

Los artículos más leídos esta semana

Preguntamos a una psicoterapeuta cómo salir del clóset, entendimos el orgullo de ser uno mismo, supimos a qué edad dejan el nido los jóvenes en varios países latinoamericanos, reseñamos una obra de teatro y hablamos del «Pink Plastic Money»

1. ¿Cómo salir del clóset? Preguntas a una psicoterapeuta.

s26-sexualidad-closet-hero

2. El orgullo de ser uno mismo

s26-editorial-gay-hero

3. ¿A qué edad dejamos el nido para comenzar una vida independiente?

s26-s1ngular-dadaRoom-hero

4. El amor de las luciérnagas

s26-agenda-luciernagas-hero

5. Pink Plastic Money

s26-opinion-eduardo-int

Especial LGBTTTI

La bandera gay: el orgullo que vino del arcoíris

Es el símbolo internacional que aglutina a todos los miembros de la comunidad LGBTTTI. A finales de los 60 y principios de los 70, el arcoíris era utilizado (especialmente por la comunidad hippie) como símbolo de unidad entre todos los pueblos del mundo, pero esta bandera se usó por primera vez para identificar a la comunidad gay durante el Festival del Orgullo, realizado en San Francisco el 25 de junio de 1978.

Fue creada por Gilbert Baker, un artista plástico que también era activista por los derechos civiles.

El significado de los colores

El diseño original de la bandera del arcoíris consistía en estos colores y significados:

Rosa-Sexualidad

Rojo-Vida

Naranja-Salud

Amarillo-Sol

Verde-Naturaleza

Turquesa-Arte

Azul-Serenidad

Violeta-Espíritu

Opinión

PINK PLASTIC MONEY

Hoy en día, el “Pink Plastic Money” (el dinero invertido por la comunidad LGBTTTI en belleza, turismo, salud y diversión) es un gran mercado dentro de la cirugía plástica y reconstructiva. Sin duda, este nicho es uno de los más importantes y adentrados en la industria de la belleza y la cirugía plástica.

El ser humano por naturaleza desea conservar la salud y buscar la belleza. El papel de la cirugía plástica es facilitar esto último por medio de opciones que dependen de cada caso, pueden ser tratamientos poco invasivos con resultados inmediatos o cirugías más elaboradas.

Por tal razón, la sensibilidad que como cirujanos tengamos al proceso médico de cada paciente, es muy importante. Muchas veces olvidamos (cuando hablamos de pacientes de la comunidad LGBTTTI) que cada una de las siglas que la integra corresponde a un grupo de personas con características distintas y que a pesar de pertenecer a la misma comunidad, no tienen los mismos deseos ni necesidades. ¡No todos quieren el mismo molde, cada paciente es diferente!

«Los seres humanos venimos en todos los colores, sabores, tamaños y pensamientos. Son esas diferencias, las que nos enriquecen y complementan».

Por otro lado, la conexión o afinidad médico-paciente y el respeto entre ambos son factores imprescindibles, porque sentir confianza hacia la persona a la que le confiamos nuestra imagen es algo que no podemos dejar en segundo plano. Exigir que el médico al que acudimos cuente con la certificación respectiva es un requisito no negociable.

Y es que desafortunadamente, la charlatanería está por todos lados y hay quienes se aprovechan del miedo al rechazo de un médico certificado para llevar procedimientos estéticos no adecuados. No nos dejemos engañar y busquemos la mejor opción. No caigamos con estas personas que, más allá de ayudarnos, atentan contra nuestra salud y ponen en riesgo nuestra vida.

s26-opinion-eduardo-int

Es de suma importancia reconocer la diferencia entre médicos esteticistas y cirujanos plásticos: los primeros no pueden realizar procedimientos quirúrgicos, los segundos sí. Asegurarse de esto ya no es difícil, basta con corroborar los datos del profesional en el sitio web www.amcper.com.mx

Todos esto nos recuerda que cada paciente debe ser tratado de manera singular. Por supuesto, siempre dentro de los cánones y técnicas descritas en la cirugía plástica. No podemos generalizar los deseos de los pacientes sólo por estar dentro de una comunidad. Los seres humanos venimos en todos los colores, sabores, tamaños y pensamientos. Son esas diferencias las que nos enriquecen y complementan. 

Tendencias

Doritos Rainbow ha levantado comentarios homofóbicos… Y así les contestaron en redes sociales

Doritos lanzó una nueva edición especial llamada Doritos Rainbow la cual, consta de un empaque especial de color blanco con un logotipo exclusivo inspirado en la bandera del Orgullo LGBT y totopos de maíz con los colores del arcoíris que incluyen: naranja, amarillo, verde y morado.

Esta es una iniciativa que busca generar conciencia acerca de la diversidad y la inclusión, así como promover el respeto hacia las comunidades que merecen igualdad, como lo es la comunidad LGBT (Lésbico, Gay, Bisexual y Trans. Es una apuesta por lo diferente, por no etiquetar ni encasillar, sino valorar las diferencias que nos hacen únicos. Las ganancias del producto también servirán para el mismo propósito.

Sin embargo, la iniciativa por parte de Doritos ha levantado algunos comentarios homofóbicos en redes sociales. Así es como la marca está callando elegantemente a los haters, ¿tú qué opinas?

Twits-Doritos-Haters-2

Twits-Doritos-Haters-1

Twits-Doritos-Haters-3