Psicología / Salud

5 razones por las que sigues siendo infeliz

Sentirnos felices no es tan complicado; sin embargo, tendemos a culpar de nuestra falta alegría y satisfacción a las obligaciones, el estrés y cualquier situación que sea difícil de enfrentar porque ¿a quién no le gusta algo de drama?

Así, sorteamos los obstáculos con una terriblemente baja fuerza de voluntad y decidimos seguir adelante por pura inercia. Pero ¿qué es eso que haces sin darte cuenta y que te mantiene en un bache del que no encuentras cómo salir?

  1. Te faltan pasiones

Tener algo que te enchine la piel, te convierte en alguien con mayor seguridad porque ésta actividad se vuelve tanto una guarida como un lugar de descanso; no obstante, encontrarla y mantenerla requiere voluntad y esfuerzo. No tiene porqué ser sólo una, ni la misma a lo largo de tu vida; explora la literatura medieval, hazte un runner, enamórate de la jardinería o del arte contemporáneo; lo que sea, pero hazlo.

  1. No mantienes el control

Una de las principales razones por las que nos sentimos frustrados es no tener el control que quisiéramos sobre nuestra propia existencia, pero ésta es la vida, deal with it!

En lugar de vivir llorando por los rincones, identifica aquellas cosas sobre que dependen de ti y encárgate de ellas. En el caso de los asuntos incontrolables, reconoce hasta qué punto puedes intervenir y cumple con tu parte. No se trata de volverte una persona indiferente, sino de elegir las batallas que te corresponden.

  1. Te haces alérgico al sol

Está demostrado científicamente que entrar en contacto con la naturaleza, por breves que sean estos momentos, crea reacciones en tu cerebro que te levantan el ánimo de manera considerable. Así que inténtalo, da un paseo, aléjate lo más posible de la ciudad y descubre los beneficios que la sombra de un buen árbol te ofrece.

  1. No miras hacia adelante

¿Hace cuánto no estableces metas que quieras ver realizadas a corto, mediano o largo plazo? Tener propósitos en la vida te mantiene activo en pos de cumplirlos. ¡Ojo! No es vivir de esperanzas, sino de comenzar un camino que, llegues o no al objetivo esperado, te dará experiencias diferentes.

  1. Te esfuerzas poco en aprender cosas nuevas

Comprender otros puntos de vista y conocer distintos lugares, comidas o idiomas aumenta la confianza en ti mismo. Siempre tendrás algo de qué hablar y enriquecerá tu día a día al aplicarlos. No importa si se trata de carpintería, música o ballet, todos pueden aportar algo que no imaginas en tu trabajo, relaciones personales o salud física.

Bienestar / Psicología

Poder elegir te hace infeliz

Café, ¿americano, latte, cortado?, ¿chico, mediano, grande?, con leche ¿entera, light, deslactosada?, ¿regular, de almendras, coco o soya? Y al final ¿estás satisfecho con lo que elegiste?

El mundo actual nos ofrece opciones, muchas y en todo: ropa, comida, carreras universitarias, viajes, trabajos, parejas. Y todo es intercambiable y reemplazable a corto plazo.

En teoría, esto es una ventaja que nos haría más felices; pero de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades que más afectan a la sociedad hoy en día son patologías mentales y, como primer lugar, la depresión. ¿Por qué?

Una de las causas, según el psicólogo Barry Schwartz, es lo que se conoce como “paradoja de la elección”. Tener la posibilidad de elegir entre diversas opciones nos paraliza -antes de alegrarnos- al no saber qué escoger y, una vez que lo haces, te sientes infeliz al pensar que pudiste haber realizado una elección diferente. Es decir, no disfrutas lo que tienes porque subes las expectativas de aquello que no, de eso a lo que estás renunciando.

Actualmente, es difícil tener una experiencia placentera que te sorprenda, dice el especialista, porque al imaginar el nivel de satisfacción que pueden darte las demás cosas, los estándares están por encima todo el tiempo y, en consecuencia, vives en una insatisfacción continua. Además, al pensar que estaba en tus manos decidirte por otra opción, experimentas una especie de culpa. ¿Habías pensado en todo esto?

Por ello, concluye, una de las claves de la felicidad es aceptar las condiciones básicas que el entorno te ofrece -restando toda la complejidad- y tener bajas expectativas de tus decisiones.

Psicología

¿Por qué nos deprimimos en diciembre?

La época decembrina es una de las temporadas más bipolares que existe, por un lado las personas las esperan con emoción porque son días en los cuales pueden compartir con sus seres queridos, muchos que viven lejos, aprovechan estos momentos para reencontrarse, ya sea para la cena, vacaciones o simplemente para platicar y pasar un rato agradable.

El otro lado, y por lo cual es la bipolaridad, es que en diciembre, muchas personas tienden a revivir episodios tristes a lo largo de sus vidas, desde la pérdida de algún ser querido, hasta cosas materiales o frustraciones.

De acuerdo con la Asociación Americana de Psiquiatría, en los años 80 se definió a este proceso de tristeza como Trastorno Afectivo Estacional, y es cuando las personas sufren algunas crisis como: aumento de apetito, irritabilidad, pérdida de energía o problemas al dormir.

Estudios científicos han determinado que la relación entre la depresión y el mes de diciembre, tiene que ver con el problema de la disminución de la luz solar y el clima frío de la época; un trastorno llamado Seasonal Affective Disorder (SAD) o Desorden Afectivo de Temporada que afecta, aproximadamente, al 20% de la población en época invernal por la disminución de luz que recibe el hipotálamo, quien es el responsable de controlar nuestras emociones generando tristeza y desánimo.

Adriana Ortiz, psicoanalista de Fundación APTA, define la depresión como un trastorno que se caracteriza por la disminución en el estado de ánimo; apatía, tristeza, falta de interés por realizar actividades cotidianas e incluso puede derivar en situaciones severas como el suicidio, dependiendo de la etapa en la que ésta se presente.

En un inicio, pueden presentarse sentimientos de tristeza que suelen ser momentáneos. Posteriormente, la apatía aumenta, al igual que los sentimientos de vacío y tristeza poniendo en riesgo la autoestima de la persona. En una etapa más avanzada, la persona se encuentra angustiada, tiene pensamientos de minusvalía, culpa y hasta de suicidio.

En México, la Secretaría de Salud ha determinado que el 10% de la población padece de depresión estacional, siendo las mujeres las más susceptibles a presentarla, además de que la tasa de suicidios en el país aumenta en la época decembrina y cada vez son más los jóvenes que terminan con su vida.

 

 

 

Bienestar / Psicología

¿Miedo irracional a quedarse soltero? se llama anuptafobia

La anuptafobia es el miedo exagerado, irracional e incluso fantasioso a quedarse soltero por siempre. Existen tres formas de presentarse: miedo a no tener pareja nunca, perder la que se tiene o elegir estar con una persona incorrecta y que al final nos deje. Se asocia a problemas de ansiedad en el que las personas ven el no tener pareja como un tipo de fracaso.

Este tipo de fobia se puede identificar cuando el deseo por tener una pareja se convierte en una necesidad vital, al grado de sentir terror por no conseguirla, incluso ese sentimiento comienza a interferir con las actividades cotidianas y simples de la vida. Por lo regular se da en personas mayores de 30 años, aquellos que son dependientes emocionalmente, que viven bajo la aceptación social –no querer ser un “forever alone”- , cuando la persona crece bajo una cultura machista y en muchos casos por el llamado “reloj biológico”.

Otro punto para identificar la anuptafobia es cuando la persona empieza a salir con alguien y trata de complacerla en todo para evitar que se aparte de su lado. Son demasiado serviciales, tolerantes,“rogones”, soportan los abusos y ofensas como justificantes del “amor e interés”.

Las personas con este problema comienzan a bajar su autoestima y autovaloración. Se vuelven hipervigilantes, es decir, buscan “señales” que les demuestren que son el único y más importante ser en la vida del otro, “sinónimo” de que siempre van a estar juntos, de lo contrario, opta por buscar a alguien más y así es una y otra vez, lo que se convierte en un círculo vicioso.

Finalmente, cuando ven que sus amigos o el círculo social en el que se desenvuelven comienzan a formalizar las relaciones, inician los compromisos y las bodas, dejan de mostrar felicidad por los demás, ahora son motivos de depresión y de sentirse miserables emocionalmente, no soportar ver a las personas felices en la calle; los planes, metas, sueños y deseos personales pasan a segundo término y sólos los tienen contemplados hasta que encuentren a ese “alguien” especial con quien tener su “vivieron felices para siempre”