Bienestar / Especial / Psicología

6 frases que tus hijos NUNCA deben escuchar

Ser padres no es sencillo. En lo que a educación corresponde, todo el tiempo nos preguntamos si enseñarle tal o cual cosa es correcto, e incluso después de tomar una decisión cuestionamos si es lo mejor que podemos hacer por ellos. ¡Tranquilos! Es válido tener errores, siempre que estemos dispuestos a reconocerlos y a intentar ser mejores, siempre.

Por ello, si en algún momento te has descubierto diciendo alguna de estas frases, replantea en qué momentos y con qué intención las has dicho, y esfuérzate por evitar que aparezcan.

1.Tenme confianza, soy tu mejor amigo.

Esto no es verdad, eres su mamá o papá, y eso quiere decir que entre ambos existe otro tipo de vínculo. Por supuesto, de ti depende que sea una relación llena de comunicación y confianza, pero un amigo no tiene tu criterio ni la autoridad para intervenir en caso de que sea necesario.

2. ¿Eres tarado(a) o qué?

Ningún insulto es válido, ninguno. Si tu hijo crece acostumbrado a este tipo de agresiones, cuando sea adulto no podrá defender su integridad ante nadie, porque ni siquiera se sentirá ofendido; ¿te imaginas?

3. Si no me dices, no te puedo ayudar.

Hay situaciones que para los niños pueden resultar vergonzosas y, es necesario reconocer, que la mayoría de las veces, los padres están fuera de contexto de lo que sucede. Si el niño se rehusa a platicar contigo, puedes buscar apoyo de alguna persona de cercana con quien tu crío se sienta en confianza (un tío o sus abuelos) o de un especialista. No dejes pasar el incidente, pero tampoco lo fuerces.

4. No vas a la escuela a hacer amigos, sino a estudiar.

¿Tienes idea de cuánto puede limitar su capacidad de socializar?

5. Luego me platicas, ahorita tengo muchas presiones.

Por trillado que suene, es importante que recuerdes que tu hijo es una prioridad. Su educación y formación como persona requiere de tu apoyo y atención, especialmente en sus primeros años. No se trata de dejar a un lado tu vida profesional o de descuidar la relación con tu pareja, sino de buscar el mayor equilibrio posible, en donde logres hacerlo sentir siempre presente.

6. Ojalá fueras como…

Ten cuidado con estas referencias. Si lo que quieres es que tenga ciertos modelos favorables a los cuales aspirar, regálale un libro o llévalo a ver una película en donde se reflejen las conductas que te gustaría que adoptara y permite que lo asimile por sí mismo. Poner expectativas que quizá ni siquiera corresponden a su personalidad sólo le hará sentir que no está a la altura de lo que quieres y enfrente problemas de autoestima.

Opinión / S1NGULAR

También hay vida sin hijos

No querer hijos es un tema que sale cada vez más del clóset. Por ello, ahora existe una multitud de investigaciones, libros, estadísticas, ensayos, blogs y grupos en redes sociales dedicados a intercambiar experiencias y apoyarse ante la presión social y cultural de formar una familia con niños.

En los últimos 50 años, las academias internacionales han buscado las razones de los bajos índices de natalidad mundial. Las líneas de investigación casi siempre han dado prioridad a los enfoques económicos y demográficos, pero con el tiempo se han incorporado otros aspectos que enfatizan el punto de vista y la individualidad femeninos. Las mujeres que eligen voluntariamente no ser madres le dan prioridad a un determinado estilo de vida y le declaran al mundo que la identidad femenina no se basa en tener hijos.

La investigación “Teoría de las preferencias”, realizada en 25 países,  encontró que lo que se imponía detrás de la voluntad de millones de mujeres que no quisieron tener hijos, era un estilo de vida con el que no concordaban. La antropóloga Yanina Ávila González, autora de Mujeres frente a los espejos de la maternidad: las que eligen no ser madres, reconoce que estamos ante una etapa histórica que cuestiona la maternidad como núcleo de la identidad femenina; “son mujeres que le están diciendo NO a los mandatos sociales y culturales. Y eso es una gran transformación”, menciona.

Hace algunos años, el Centro de Investigaciones Pew —institución líder en el monitoreo de tendencias sociales y estilos de vida— encuestó a estadounidenses para medir la creencia de que los hijos eran el eje central de un matrimonio y en qué medida la decisión de no tenerlos era un acto individual. Descubrieron que la presión social sobre las mujeres para tener descendencia había disminuido, ya no consideraban que los hijos garantizaran la estabilidad en una pareja y que la decisión de tenerlos o no era individual.

En 2015, la socióloga israelí Orna Donath publicó un libro que llevaba el peso subversivo en el título, Madres arrepentidas, en el cual recogió el testimonio de 23 mujeres que, bajo el anonimato, explicaban por qué se arrepentían de su maternidad. Orna —que no tiene hijos— ha dicho que su texto no ataca la maternidad, sino que busca visibilizar una realidad que existe y que es tabú: si las mujeres pudieran volver a tomar la decisión de ser madres, no lo harían. El ideal de la “madre perfecta” pesa demasiado y hace sufrir a millones de mujeres que no se atreven a cuestionarlo.

S1NGULAR

5 tips para viajar sol@ con tu hijo

Claro que viajar con un hijo no se parece en nada a vacacionar solo, pero eso no significa que no pueda ser divertido. Tú y tu pequeño pueden pasar momentos inolvidables y alejados de los inconvenientes, si prevés todo con calma.

Destino

Elige un destino en el que ambos se la pasen increíble. La playa es una gran opción, pues los niños se divierten muchísimo jugando con la arena; además, casi siempre ofrecen actividades como acuarios, paseos en barco y un largo etcétera.

Si tu crío tiene entre 2 y 3 años de edad, es importante tomar en cuenta lo que tu quiera hacer si tiene, porque es la etapa en la que comienzan a opinar. Cuando tiene 7 u 8 años, los parques de diversiones pueden resultar la mejor idea, aunque necesitarás un poco  más presupuesto por los gastos de las entradas, los suvenires y las comidas.

Recuerda hacer un itinerario. Quizá cuando viajabas solo podías tomar decisiones a la ligera, pero ahora es importante planear las actividades y mantener lo más posible los horarios a los que está acostumbrado.

Hotel

Busca hoteles “family friendly”, porque éstos ofrecen opciones para quienes viajan con niños pequeños que otros sitios no tienen. Por ejemplo, algunos tienen club de juegos, donde las cuidadoras se encargan de ellos y los entretienen con actividades, mientras tú tomas un masaje en el spa. Hay muchos sitios en donde te prestan cunas, te hacen las papillas e incluso hay niñeras que los cuidan por la noche sí quieres salir de fiesta.

Otra opción son los tiempos compartidos, con los que puedes localizar lugares con las especificaciones que necesitas, como tener un cierto número de habitaciones o comodidades que harán más placentera su estancia.

Seguridad

Estar de vacaciones no significa que no corremos peligro. De acuerdo con la UNICEF, un millón 200 mil niños desaparecen cada año debido a la trata de personas, así que, sin importar a donde vayas, no pierdas de vista a tu crío.

Evalúa opciones como localizadores con GPS o brazaletes con la información básica grabada en caso de que se pierda, y enséñale algunas formas de tener precaución; por ejemplo, si alguien se lo quiere llevar, debe gritar frases como “Soy (su nombre) y me están robando”. Quizá suena paranoico, pero siempre es mejor prevenir.

¿Qué empacar?

Depende de la edad de tu hijo. Entre más pequeños, necesitan más cosas. La recomendación es realizar una lista con todo lo que ocupas durante una semana, porque es muy probable que uses lo mismo.

Ten en cuenta que casi todos los aeropuertos y aerolíneas permiten pasar a través del control de seguridad leche y comida para bebés; incluso hay compañías de transporte aéreo que te prestan una cuna para que tu peque descanse durante todo el vuelo. Revisa las políticas de la compañía que utilizarás para asegurarte.

Empaca ropa adecuada para cualquier clima. No porque vayas a un lugar de calor dejes de llevar un suéter ligero, y si vas a un sitio de nieve, no olvides el traje de baño… nunca sabes cuándo se necesite.

Trata de viajar lo más ligero que puedas y renta el equipo que requieras en tu destino. El sitio travelmamas.com renta prácticamente cualquier cosa que necesites en muchísimos lugares, por ejemplo, una silla para el auto.

 

 

¿Un tip extra?

 

Si es su primer vuelo, puede ser que le moleste la presión en los oídos o se aburra de estar en el asiento y se ponga a llorar. Prepara bolsitas con “favores”, es decir, una nota o disculpa anticipada para que los pasajeros cercanos a ustedes sepan que lamentas la situación. Incluiye unos tapones de oídos y un chocolate o algún detalle.

 

Especial / Psicología / S1NGULAR

Sé un papá feminista

Es innegable la importancia de ambos padres para el desarrollo de los hijos, sin embargo la inclusión de los hombres en las labores domésticas y de crianza sigue siendo bastante desigual.

A pesar de que la cantidad de papás involucrados en el cuidado diario de los niños va en aumento, menos del 7 % reduce sus jornadas laborales o dedica un tiempo adicional para hacerlo.

Ahora se sabe que ambos pueden y deben aportar en partes iguales al desarrollo de los más pequeños, y que incluso éste un factor determinante para darles una formación plena: física y mental.

Aquí es donde el término de paternidad positiva sale a colación. La paternidad positiva ocurre cuando el padre se implica de manera activa en las labores de crianza, desempeñando roles y prácticas igualitarias. Esto, a su vez, empodera a su pareja y  promueve que ambos tengan el mismo nivel de autoridad en la familia.

Pero la relevancia de estos hombres no queda únicamente en el plano familiar sino que permea hasta el social, pues ellos son pieza fundamental en la transformación de los paradigmas hacia un trato más justo e igualitario con ambos géneros.

Mayor ejercicio de la paternidad positiva en las diferentes sociedades, representaría mejorías a nivel familiar, social y hasta económico. Según datos recogidos por el Panorama del Estado de los Padres en el Mundo (State of the World’s Fathers), el género femenino invierte de dos a diez veces más tiempo en labores no remuneradas de trabajo doméstico y ganan de un 10 a 30 % menos que los hombres por realizar el mismo trabajo. Por ello, si tuvieran la misma participación en el mercado laboral que ellos, el Producto Interno Bruto (PIB) de los países aumentaría de manera considerable: 5 % en los Estados Unidos, 9 % en Japón y 34 % en Egipto, por poner algunos ejemplos.

Además, la violencia de género que se transmite de generación en generación podría romper el ciclo con una correcta paternidad positiva. Cuando los niños son testigos de violencia, tienen 2.5 más probabilidades de replicarla en sus familias al crecer. Y no son pocos los niños que experimentan algún tipo de violencia en casa: cada año, una de cada tres mujeres sufre violencia por parte de su pareja a nivel mundial y más de 275 millones de críos la viven.

La paternidad positiva es feminismo en su estado más noble y puro: acciones que empoderan a mujeres y niñas. Así que anda, anímate y sé un padre feminista. Tu familia -y el mundo- lo agradecerá.

 

Opinión

La vida de mis hijos, ésa donde no hay un camino único

Ya tengo mis añitos, pero aún recuerdo un programa de televisión de mi niñez que daba “clasecillas” de moral e instruía sobre “lo que no se debía hacer”. A mí me daba entre miedo y culpa porque aparecía un diablito que te aconsejaba “feo” y un angelito que te decía cómo seguir el camino del “bien”. Hoy me río de imaginar a mis hijos, millennials los cuatro, viendo la simplicidad de lo que allí se planteaba en términos de decisiones de vida y de dilema moral. ¡Nada que ver con lo que enfrentan hoy mis criaturas!, las que les siguen a ellos y de pasadita los de generaciones anteriores que no sabemos bien pa’dónde jalar.

A mis 15 años se suponía que si hacías lo que te decían, conseguirías lo que querías. Pero ahora no hay caminos únicos, respuestas certeras ni verdades absolutas. Y si bien lo ético estará por siempre, los cuestionamientos presentes rebasan lo “moralino” de antaño y se instalan en el mundo de lo diverso y de la complejidad. Más allá de “lo que no se debe hacer”, un sin fin de quimeras entran en el territorio de las posibilidades reales.

Un mundo que nos pinta asequible tooodoooo lo que deseamos, te hace darte de topes ante la dificultad de conseguir lo que en un pasado reciente parecía conquistado. No se puede elegir con facilidad una carrera profesional porque hay 2000 opciones a escoger, difícilmente se puede sostener una relación longeva teniendo las largas vidas que ahora se pueden gozar, también hay pocas opciones de trabajos eternos en un mercado laboral salvaje y, por supuesto, no se puede asegurar que los hijos nos van a cuidar cuando uno esté viejo.

¡No se puede estar al 100 en una reunión, porque mientras cenas te invitan por chat a tantas otras fiestas más!

Andrés, mi tercer hijo, me compartió una reflexión que estaba fuera de mi alcance mental cuando me casé: “Madre, pensaba el otro día que, si quiero tener hijos, que aún ni siquiera sé, tendré que elegir a una mujer (más allá de que me guste y la quiera) con quien pueda formar un equipo de padres para toda la vida, muy aparte de lo que pueda durar nuestra relación”. ¡Uf, uf… pues síiiii! Y yo que el tema lo sé de memoria, con esa confesión comprobé que hoy los chavos y “treintichavos” observan cosas que ni de forma remota estaban en mi haber mental.

Y de estos ejemplos tengo miles (con mis hijos, con pacientes y en mi vida personal).

Pues bien, cómo no entender a los millennials y a sus contemporáneos que miran tanto y quieren todo. Yo me maravillo de lo que estamos viviendo (esto es lo que tenemos y con esto es con lo que podemos bordar). Por supuesto que por ratos me mareo un poco ante la infinidad de opciones y dudas que te presenta la vida moderna, pero tampoco paro (ni pararé) de soñar.

Psicología / S1NGULAR / Sexualidad

¿Qué pasa con los hijos de las familias poliamorosas?

Crecer dentro de una familia poliamorosa no es sinónimo de enfermedad. De acuerdo con la socióloga Elisabeth A. Sheff, autora del libro The Polyamorists Next Door: Inside Multiple-Partner, Relationships and Families, no hay un patrón que determine que este tipo de núcleos implique problemas para los niños.

La autora asegura que las familias con este modelo en las que están involucrados niños “pueden crear ambientes sanos, estables, cariñosos para los pequeños si los adultos se encargan de fomentarlo”.

Sin embargo, así como en su momento se llega a platicar acerca de un divorcio en una familia “tradicional”, los acuerdos poliamorosos necesitan también ser tratados en una conversación.

Sheff recomienda tomar en cuenta la edad de los niños, como primer paso, pues de eso depende qué palabras utilizar para explicarles este modo de convivencia amorosa.

Alrededor de los 8 años o menos, los niños no profundizan demasiado en los conceptos amorosos, por ello asegura que a esta edad no es rigurosamente necesario explicarles el significado del poliamor y sus variantes. Pero para los preadolescentes, de entre 9 y 12 años, que están formando estas ideas, es esencial expresarles que, dentro de esta dinámica, los padres son honestos con todos y cada uno de los involucrados en la relación, y que todas las parejas de su papá o mamá están en un acuerdo mutuo.

Sheff, quien ha estudiado los roles, el ambiente y las relaciones entre los padres poliamorosos y sus hijos durante 15 años, encontró que no sólo hay tabúes alrededor de este tipo de familias, sino que también existen ventajas para tanto para los niños como para los adultos que están involucradas en ellas:

  • Al haber más de un adulto involucrado, obtienen más atención y protección por parte de las parejas de sus padres.
  • Conviven distintos modelos paternos y posturas respecto a la educación para los menores. Lo ideal es que los adultos establezcan qué principios están de acuerdo en seguir para no confundir al niño.
  • Hay mayor tiempo libre para los adultos, ya que se pueden tener responsabilidades familiares compartidas.
  • En los casos en que también se acuerda compartir gastos de los menores, la economía podría resultar más flexible y funcional para la familia poliamorosa.
Psicología / S1NGULAR

¡Deja de criar niños narcisistas!

Si eres padre sabrás lo frustrante que es enfrentarte con actitudes desagradables de tus propios hijos, y si eres tía, amigo, primo o vecino, entiendes lo molesto que puede ser tratar con un niño egocéntrico.

Educar a un crío es un enigma. Muchas veces, por más que creas estar haciendo lo correcto, el resultado es muy distinto al que esperas. “En su escuela me recomendaron hacer A, B y C para fomentar su empatía”, “Acabo de leer este bestseller y me he dado cuenta que he hecho todo mal”, ¿Alguna vez has dicho o escuchado esto?

Para empezar, debes tener claro que el temperamento de casa persona (y por personas nos referimos también a los niños) y las condiciones de su formación pueden variar enormemente, por lo cual no hay una fórmula única que garantice lograr o, por el contrario, eliminar determinadas conductas. Pero no todo está perdido.

Un estudio reciente publicado en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos señala que el inicio de las actitudes narcisistas se debe, en mayor medida, a la sobreprotección de los padres y no a la falta de cariño, como muchos creen.

Esto quiere decir que por más que pienses que tu hijo es “el más inteligente de la clase”, “la mejor nadadora” o el que “tiene más bonita letra”, es importante hacerlo con medida.

Piensa que cada vez que les dices lo que ves en ellos, escuchan e interiorizan esa imagen con la que terminan por identificarse -aunque en realidad no la sean del todo-. Además, pueden crecer tan acostumbrados al reconocimiento externo que se conviertan en personas serviles en busca del mismo nivel de aceptación y, en el peor de los casos, frustrados por no conseguirlo.

S1NGULAR

Este video sobre ser padre soltero te conmoverá hasta las lágrimas

Ser padre soltero no es sencillo. En México, 796 mil hogares son encabezados por hombres solteros y el 69% de las mujeres que llevan una casa están separadas, divorciadas, viudas o solteras.

Las historias de estas admirables personas no se cuentan tan a menudo y mucho menos se celebran. Pero el Día del Padre Soltero existe y se festeja el 21 de marzo.

Para reconocer la incansable labor de estos s1ngulares, la marca Angel Soft entrevistó a tres de ellos y les pidió que contaran lo más satisfactorio y lo más difícil de estar a cargo del hogar sin el apoyo de una pareja.

Sus palabras y la manera en la que los sorprenden al final del video ha conmovido a miles de personas alrededor del mundo.

Bienestar / Psicología / S1NGULAR

Mi “egoísta” decisión de no tener hijos

Las mujeres enfrentan una constante presión por convertirse en madres; no sólo de manera externa, sino también interna, al crecer pensando que nacen y que están diseñadas para concebir.

Pero ¿qué pasa si por un momento hacemos a un lado lo que se espera de cada género? Tener o no tener hijos no las hace menos mujeres o personas.

Ésta es la carta de una S1ngular, con la que muchas de ustedes podrán identificarse.

 

“Durante años mi familia me ha pedido insistentemente “una niña”, porque hasta en eso se ponen espléndidos y se atreven a especificar el género, como si solo se tratara de ir al súper y elegir el sabor que te agrada. No solo mi familia sino amigas, tías, compañeras de oficina, ex novios, ex suegras. Todos y cada uno de ellos en su debido momento me han preguntado “¿por qué no quieres ser mamá? Si es lo mejor que te puede pasar en la vida, si una vez que lo tengas sabrás lo que significa el verdadero amor”.

Y hasta ahora, a mis casi 42 años, y a pesar de su insistir, no ha habido algo o alguien que me haya hecho cambiar de opinión. Porque para mí, la vida no solo se trata de seguir una receta de cocina dónde naces, creces, te reproduces y mueres. Tampoco me convence la frase de “dejar huella en este mundo” o peor aún, la que me han dicho muchas personas “¿y qué harás cuando seas vieja, quién te cuidara?” ¿De verdad pensamos así en esta época?

Para mí, la decisión de no tener hijos refleja un acto de introspección que inicié hace años cuando me preguntaba una y otra vez, “¿qué quieres hacer con tu vida?” En realidad nunca me he cuestionado “¿qué espera la sociedad qué haga con mi vida?” Por eso creo que cualquier explicación que me haya hecho para responder el porqué no quiero ser madre es suficientemente válida.

Sólo pido que respeten mi elección. Yo no ando por la vida preguntando “Y usted por qué tuvo tantos hijos? ¿Por qué solo tuvo uno? ¿Por qué lo tuvo a tan temprana edad? ¿Por qué se esperó tanto tiempo? ¿Por qué no educa a sus hijos?

Después de todo, es una decisión que como todas conlleva responsabilidad. Y aunque me han tachado de egoísta, puedo decir orgullosamente que soy una mujer INMENSAMENTE FELIZ y que eso es lo que importa. Lo demás, es lo de menos.

Bienestar

10 Retos de la vida que sólo los solteros entienden

En la actualidad, la vida en soltería empieza a dejar de ser un mito, un sueño, un imposible, y menos aún, una catástrofe. Ser soltero hoy es una posibilidad de vida válida, una conquista, una tendencia, una elección.

La transición a un estilo de vida como solter@s implica retos importantes: primero, porque la vida misma tiene una serie de desafíos en su recorrido, y segundo, porque estos desafíos se acentúan cuando la cultura dominante sigue privilegiando la idea de que el matrimonio “forever” y la familia nuclear “intacta” son los caminos de la “estabilidad y el éxito”.

<<Hay que derrumbar creencias>>

Somos, inevitablemente, moldeados por el entorno en el que crecemos: familia, escuela, comunidad, sociedad, época histórica con sus consecuentes paradigmas en puerta, entre muchos otros aspectos.

Sin embargo, hay que cuestionarse las propias creencias anquilosadas, de lo contrario, podrían repetirse los roles del “soltero tradicional”: triste, incompleto, y al servicio del trabajo o la familia porque no tiene una vida propia.

Superación de rompimientos amorosos
Quienes son arrojados a la soltería por una separación no deseada, además de la frustración y el resentimiento que les produce su estado, albergan sentimientos de enojo, de depresión y de angustia que tienen que superar. No obstante, necesitan trabajar la inseguridad personal que produce sentirse “dejado” para hallar las virtudes de su nuevo estado civil. Asimismo, aquellos que deciden terminar con la relación, deberán aprender a manejar la dosis de culpa que su decisión implica. Para ambas partes, es un camino que necesita repararse y cada uno debe sanarlo por su cuenta.

Presión y señalamiento social
Capotear los mandatos culturales que favorecen el “cada oveja con su pareja”no es nada sencillo. Constantemente se reciben “sugerencias” de ciertos amigos, familiares, e incluso se nos bombardea en los medios, y lo vemos hasta en los privilegios económicos, patrimoniales y laborales que destacan desde lo “malo” de no tener pareja, hasta lo inadecuado de no sentar cabeza y casarse de una vez por todas.

La supremacía conyugal observa la vida en s1ngular más como una “expulsión del paraíso terrenal” que como una elección digna y apetecible. Esto ha llevado a un gran colectivo de personas a pensar que los solteros son raros, inmaduros, egoístas, infelices, poco comprometidos, incompletos, superfluose infantiles, ideas y prejuicios absolutamente erróneos e injustificados.

Ciclos de cambio
Para poder integrar una forma diferente de vida (fuera de la “norma” tradicional) hay que estar dispuesto al cambio, tener apertura a la movilidad y la capacidad de soltar. Esto no significa que la soltería implique una sucesión de experiencias banales y poco comprometidas, más bien es el aplomo de vivir con intensidad y responsabilidad la experiencia elegida y tener el coraje de saber dejar ir cuando el ciclo de lo vivido llegó a su punto final.

Aceptación de la incertidumbre
Si bien la incertidumbre es parte de la vida de cualquiera, quienes viven en una “pareja estable” creen transitar un trayecto bien definido y un futuro asegurado (¡cuántos no se dan un frentazo cuando descubren que “fíjate que siempre no”!). A los solteros, en cambio, si bien planean, desean, emprenden y logran, los visita con más frecuencia la estimulante (e inquietante) pregunta: “¿cómo será mi vida a lo largo del tiempo?”.

Soltería “forzada”
Los solteros que ya han tenido un matrimonio o una pareja formal se consideran de “mejor estatus” que los que nunca han estado en una situación así. Pareciera que el estigma de la soltería baja de tono si tuviste un matrimonio previo, porque eso de nunca, nunca, nunca haber estado casado es medio sospechoso. De ahí que muchos solterazos experimenten una mayor inadecuación interna y presión externa.

¡No falta el que se sube a cualquier “tren” con tal de poner paloma al pendientito! En esos casos no impera el “más vale solo que mal acompañado”, sino el “más vale mal casado que soltero”. ¡Qué horror!

Manejo de la soledad
La soledad tiene una pésima fama porque con frecuencia se la empata con la idea de aislamiento o desolación. El aislamiento (a diferencia de la soledad) es traumático: somos seres sociales que, de una u otra forma y con mayor o menor necesidad de convivencia, requerimos del intercambio con los otros, tanto para sobrevivir como para construirnos como personas. Es distinto estar solo y poder hacerlo (incluso disfrutarlo) contando con la posibilidad de interactuar, convivir, solicitar ayuda y dar cariño, a no tener a quien recurrir en caso de desear compañía o necesitarla.

Por otro lado, la desolación tiene que ver más con la interpretación que le damos al hecho de no tener pareja (y a veces hijos), desde la visión de la cultura dominante. Pero, independientemente de que decidamos estar con alguien, ser padres o no, aprender a vivir en soledad es tarea básica para cualquier ser humano. Es en la soledad donde nos relacionamos con nosotros mismos, donde construimos la autonomía necesaria para crecer y el espacio donde planeamos quienes queremos ser.

Construcción de redes sociales
Puede ser lastimoso y frustrante querer seguir encajando en antiguos grupos que se sostienen en estilos de vida que invisibilizan la vida en soltería, de ahí la necesidad de soltar espacios que restan más de lo que aportan, al tiempo de construir nuevos ambientes que respondan a la persona que son en su presente. Sobra decir que un soltero ajeno al mundo virtual queda fuera de infinidad de intercambios y encuentros propios de la s1ngularidad: ¡los solteros están en las redes! Así que a navegar en ellas.

Incorporar el error
La libertad que tienen los solteros facilita el despliegue de vivencias que se construyen a base de “prueba y error”: experimentan más, se equivocan más, pero aprenden más. Sin embargo, aceptar los errores y continuar requiere de un trabajo de seguridad personal, de medir los riesgos, y de capacidad de recuperación.

Es reto especial de los solteros aprender a no vivir como fracaso los errores que, inevitablemente, se cometen en el camino.

Crianza compartida
El sufrimiento es parte de la vida y no podemos erradicarlo de la de nuestros hijos. Sin embargo, un divorcio no tiene por qué dejar huellas traumáticas en los hijos: será una experiencia dolorosa, sí, pero también un ejemplo de corresponsabilidad, y de la posibilidad de transformar una familia nuclear intacta en una funcional y amorosa binuclear.

Ser soltero no es estar disponible todo el tiempo
Un reto de la soltería es poner límites a las personas que creen que por no tener pareja se está disponible para la exploración sexual o para cualquier plan (que incluye incluso cuidar a los sobrinos o acompañar a tu tía-abuela al doctor).

Cómo explicar que la s1ngularidad se trata de poder disponer de más tiempo libre para uno mismo, para los proyectos personales, para las elecciones preferidas. Una cosa es estar dispuesto a ciertas experiencias diversas, pero otra muy distinta a una disponibilidad incondicional de satisfacer las necesidades de los demás.

 

Tendencias

10 mitos de solteros

Ser s1ngular no es cosa de juego, es un papel muy importante y complicado llevar sin tabúes ni prejuicios. La sociedad está bastante acostumbrada a recordarte que cuando llegas a cierta edad, ya debes buscarte una pareja con quien formar una familia y pensar en tu vejez. Sin embargo, ya no es así, nosotros los s1ngualres podemos realizar y disfrutar un sin fin de actividades, como muestra, aquí hay algunas:

Tener familia

Aunque parezca irreal, es un hecho. No es necesario el estereotipo típico (mamá, papá e hijos) para formar una familia. Actualmente, las familias también están conformadas por amigos, perros, gatos, peces, etc., todo los seres con los que sentimos una conexión más allá de la amistad.

perrhijo

Hijos

Es verdad que para que exista un nuevo ser se requiere de hombre y mujer, sin embargo, ya hay muchas formas en las cuales una persona sin pareja puede tener un hijo, por ejemplo, adoptando o por métodos clínicos.

Father and son playing with plastic dinosaurs

Viajar a París

Súper cliché la idea de ir a la “ciudad del amor” en pareja, si está padre, pero también se disfruta muchísimo si vas solo porque decides a qué lugares ir, en qué tiempo, qué comer, a qué hora ir de compras, si quieres quedarte toda la tarde en un café, etc., además, una gran amiga me dijo alguna vez: “si vas, ve sola porque así es como se te acercan las personas y puedes hacer muchos amigos de todo el mundo”.

paris

Comprar una casa

Las empresas de bienes raíces, así como los bancos, solían dar facilidades de compra sólo a matrimonios, por suerte las cosas han cambiado mucho, ahora si estás interesado en adquirir un inmueble, tu estado civil ya no es requisito.

soltera-casa

Ir al cine

Ver una peli solo es una experiencia casi religiosa, la disfrutas de una forma impresionante porque no hay quien te interrumpa para que le pases las palomitas, o le expliques algo porque no entendió. Y, en caso de que la movie sea bastante mala, sólo tú lo sabrás, no habrá reclamos de nadie.

cine-sola

Salir a cenar

Lamentablemente este punto si es todo un tema para algunos dueños o gerentes de restaurantes, pues si te ven solo luego te quieren mandar a la barra o a un lugar poco agradable. Pero cuando esto no pasa, la verdad es que está padrísimo comer con tu propia compañía, puedes disfrutar del ambiente que te rodea, leer algún libro, escuchar música, etc.

dinner

Tener placer sexual 

Es algo natural y estimulante. Es el contacto más cercano con tu propio cuerpo, aprenderás a conocerlo hasta el último centímetro, hacer este ejercicio -psicológicamente- ayuda a tener mejores experiencias con otra persona, pues empiezas a identificar las caricias que te gusta o los lugares que te excitan.

placer

Asistir a conciertos

Poca gente se atreve a ir solo a este tipo de eventos, por lo regular van con amigos, pero cuando sólo a ti te gusta el grupo o cantante, ni modo que no vayas.

Silhouette of a girl while enjoying the concert.

Tener un seguro de vida

Este tipo de inversiones ya no deberían ser opcionales, es una forma de asegurar que tu dinero se destine a la persona que quieras si algo te pasa. Además, no requieres de una pareja para que sea el beneficiario, puede ser otro miembro de la familia que elijas.

seguro_de_vida_para_adultos_mayores-614895-edited

Ir a una boda

Es lo más divertido del mundo, conoces y conversas con muchìsimas personas, por ende, amplìas tu cultura general. Te ayuda a incrementar tu seguridad, ¿cómo?, fácil, te tienes que acercar a la gente para no aburrirte y por qué no, cabe la posibilidad de que ahí conozcas al “amor de tu vida” o consigas un buen ligue.

wedding-alone

Agenda

4 lugares para visitar con tus hijos

¿Le prometiste a tus hijos hacer cosas padres y no tienes ni idea de dónde llevarlos? ¿Te dijeron que ya se aburrieron del mismo parque? Tranquilo, por suerte es quincena y en la ciudad hay varias atracciones padrísimas para ellos. No importa la edad que tengan, seguro, se la pasarán bomba en estos lugares.

1.- Hacienda Panoaya

También conocido como Parque de los Venados Acariciables, se encuentra en el kilómetro 58 de ka Carretera Federal México-Cuautla, a excasos 40 min de la ciudad de México. Aquí conocerán diferentes tipos de animales, como venados, emús, borregos, cebras, un dromedario, entre otros,  a los que además de poder acariciarlos, también pueden alimentar.

Si son de aventuras más extremas, entonces la tirolesa no será problema y podrán volar en ella. Cuando sea momento de ir relajando los músculos, la alberca o el lago Panoaya será la mejor opción. Antes de irse no olviden pasar al museo Juana Inés de la Cruz en la Antigua Hacienda, que fue el hogar de esta maravillosa poeta.

panoaya

2.- Sky Zone

Este lugar tiene todo lo necesario para divertirse como chapulines. Es el primer parque de trampolines en México que no se encuentra al aire libre y mezcla otro tipo de actividades como e aerobics, Dodge balla (quemados), foam zone (alberca de espuma),  y slam (clavadas de basketball). Tiene sucursales en Lomas verdes, Metepec y Santa Fe.

foamzone

3.- The Muro

Para los deportistas, y no tanto, este lugar se encuentra al sur de la ciudad, en Eje Central Lázaro Cárdenas 807. Se trata de un muro artificial de 36 metros de altura, tiene 14 rutas para escalarlo, esta considerado como el más alto de América Latina. No necesitas llevar nada más que tu ropa deportiva, ganas y agua, seguro será una experiencia increíble.

the-muro

4.- Museo Interactivo de Economía (MIDE)

Es verdad que a los niños la idea de los museos no es tan agradable, incluso, les puede parecer aburrido. Sin embargo, la economía se ha convertido en un pilar fundamental de la educación (pregúntenle al dólar y al peso), por tanto, no está de más tener nociones básicas del tema, y qué mejor que adquirirlas de forma divertida como lo hace el MIDE.

mide

Salud

Ahora, ser soltero es una discapacidad ¡y es una buena noticia!

Aunque parezca mentira, una broma o un comentario muy al estilo de Trump, la Organización Mundial de la Salud decidió incluir a los s1ngulares como personas infértiles.

Pero no te lo tomes como un insulto, ¡todo lo contrario! Esto no es malo, ya que este cambio busca que puedas ser madre o padre soltero sin tanto problema.

Con esta modificación en el tecnicismo, se pretende facilitar y reducir los gastos de procedimientos neo-natales, como la fecundación in vitro.

De acuerdo con David Adamosn, responsable del cambio, aceptar este nuevo término indica que también habrá mayores facilidades para que los miembros de la comunidad LGBT formen una familia propia, pues hará posible que todos los individuos tengan derecho a tener hijos ¡con o sin pareja!

Ahora, la definición de infertilidad quedará como: “la incapacidad para encontrar una pareja sexual”, dejando a un lado la parte biológica que antes implicaba.

Enhorabuena para todos los solteros que quieren dejar un legado en el mundo terrenal, pero sin la estigma de tener, forzosamente, una pareja.

Especial Viajes

¿Qué debemos considerar al viajar como padres solteros?

Planificar, prever y disfrutar: premisas básicas de un buen viaje con tus hijos. Por eso, esta ocasión te dejamos algunos tips para que puedas pasarla bien con ellos y sin contratiempos innecesarios:

Busca información sobre el destino

Antes de hacer las maletas y aventurarte tienes que investigar sobre el lugar o los lugares que quieras visitar: costos, tipo de turismo, atracciones, seguridad, entre muchos aspectos más.

Decide cuánto tiempo planeas salir de vacaciones

Decídelo de acuerdo a tus posibilidades (presupuesto, transporte, destino, etc.), pero, basándote en eso, plantéaselo a tus hijos para ver qué es lo que prefieren. Eso los involucra y los hace sentir parte de las decisiones de familia.

Ponte un presupuesto, recorta gastos y ahorra

Saca cuentas de cuánto te saldrá el viaje en total: transporte, hospedaje, comidas, atracciones, imprevistos, e incluso compras previas necesarias para el viaje (trajes de baño, mochilas, kit médico de emergencia, etc.). Para cubrir todos estos gastos necesitarás apretarte el cinturón (mínimo un par de meses antes); de esta manera podrás ajustarte al presupuesto y tener un extra para cualquier emergencia.

s35-viajes-viajarpapasoltero-int

Haz reservaciones

Las aventuras y los viajes por impulso son refrescantes y necesarios en algunas ocasiones, pero cuando se tiene hijos no es tan sencillo. Tener a nuestro cargo la responsabilidad de su salud, bienestar y seguridad lo hace más complejo. Por ello, lo mejor es ceñirte a algunos pasos básicos, como reservar. Verás que tiene sus ventajas, como conseguir alguna promoción o paquete especial si lo haces previamente.

De preferencia, viaja en temporada baja

Aquí necesitarás considerar tus vacaciones laborales, las de la escuela, como las de tu expareja. Quizá él o ella quieran justamente aprovechar ese tiempo para estar con sus hijos, por lo que tendrás que llegar a acuerdos. Si, por fortuna, pudiste negociar a tu favor, busca planificar ese paseo tan añorado en temporada baja. Aunque suene exagerado, quizá necesites ir planeando la salida con seis meses de antelación para que todo salga bien.

Prevé el clima

Muchas veces planeamos todo, pero se nos olvida averiguar el tipo de clima que habrá en el lugar y en la temporada en que vayamos. Esto puede ahorrarnos bastante espacio en la maleta o, al contrario, evitarnos compras que no estaban contempladas en el presupuesto.

Haz un itinerario

Después de que hayas investigado el destino y las actividades que ofrece, planea al menos la mitad de los días que estarás ahí. Esto puede ahorrarte perder horas y horas buscando algún lugar que, quizá, no valga tanto la pena. O bien, te ayude a prever desde el gasto, hasta cualquier imprevisto sanitario, de seguridad, entre otros.

Bienestar / Finanzas

Cómo administrar tus finanzas si eres madre soltera

Las madres solteras se han vuelto expertas en el desempeño de múltiples tareas. Trabajan, mantienen la casa limpia y en orden, pagan las cuentas, cuidan a sus hijos y buscan momentos de esparcimiento para sus pequeños.

Es por todo esto que muchas madres solteras pueden llegar a sentirse abrumadas por el esfuerzo que implica la administración de su propio futuro financiero.

La Fundación de la Asociación Nacional de Tesoreros Estatales propone 6 pasos que las madres solteras pueden seguir para manejar sus finanzas hoy y en el futuro:

1. Fija metas

Es esencial que te tomes por lo menos 15 minutos de manera regular, para pensar en lo que realmente quieres para ti y tu familia. Establece algunas metas financieras a corto, mediano y largo plazo. Toma nota de éstas para recordar constantemente por qué estás ahorrando dinero. Por ejemplo, si una de sus metas es que tu hijo vaya a la universidad, podrías pensar en un fondo de ahorro universitario. Si te acostumbras a fijar metas mientras tu hijo es pequeño, podrás acumular significativos ahorros y cumplirlas.

2. Elabora presupuestos

Una de las claves para una crianza exitosa cuando solo está presente uno de los padres es decidir con anticipación y actuar al respecto para no sentir que se toman decisiones apresuradas a medida que las situaciones ocurren y las circunstancias cambian, por lo tanto es importante administrar las finanzas, una manera de lograrlo es crear un presupuesto real al que te puedas ajustar. El diseño de un presupuesto basado en los gastos fijos y el monto para el ahorro, te ayudará a liberarte de presiones, así podrás tomar decisiones de forma anticipada.

s34-finanzas-mamasoltera-int2

3. Crea un fondo de ahorros de emergencia

La mayoría de las madres solteras viven al borde del abismo financiero. Una deuda grande e inesperada, una reducción de las horas de trabajo, una enfermedad o un accidente, pueden marcar la diferencia entre estar apretado económicamente y estar al borde del abismo. Estudia tu presupuesto e identifica en qué gastos podrías recortar y cómo podrías ahorrar dinero, con el fin de acumular una reserva de efectivo suficiente para cubrir los gastos de tres o preferentemente seis meses.

4. Protege el futuro de tus hijos

Como madre soltera, estás consciente de la responsabilidad de cuidarte a ti y a tu(s) hijo(s) ahora y en el futuro, por lo tanto es importante contar con un seguro de gastos médicos. Si no cuentas con seguro de vida y testamento antes de fallecer, puede ocurrir que un ex cónyuge, un familiar o el estado decida quién será el tutor legal de tus hijos.

5. Pon en orden tus tarjetas de crédito

Al principio, puede ser fácil usar la tarjeta de crédito para cubrir gastos de emergencia. Luego se convierte en una manera habitual de complementar tu ingreso. Sin embargo, la acumulación de deudas mediante las tarjetas de crédito puede transformarse en una obligación financiera que no se puede pagar y a la larga puede convertirse en un impedimento en la toma de decisiones.

s34-finanzas-mamasoltera-int

6. Invierte en tu educación

Considera tomar clases para obtener una certificación laboral adicional (como una maestría o diplomado) y continua capacitándote. La educación adicional proporciona mayores oportunidades de trabajo y rentabilidad que pueden proporcionarles a ti y a tus hijo (s) seguridad financiera en el futuro. Además servirá de ejemplo a tus hijos para siempre sigan estudiando, es un legado que siempre recordarán poniéndolo en práctica.

Agenda / Teatro

Lobos por corderos

En el terrible accidente de un camión escolar dos niños pierden la vida. A cambio, el colegio pretende compensar económicamente a los padres de los alumnos interpretados por Mariana Garza, Alejandro De la Madrid y Fernanda Borches. Un millón de dólares es la cifra que les ofrecen a cambio de no tomar partido en contra de la institución.

Lobos por corderos presenta un cuestionamiento ético y moral tras otro. ¿Un millón de dólares suplen la ausencia de un hijo?, ¿es posible comprar la voluntad y la conciencia?, ¿todos tenemos un precio? Y de aceptar, ¿cómo se puede vivir con algo así?, ¿qué se hace después de la pérdida como esta? Una profunda discusión entre los padres de los niños y la directora del colegio, interetada por Mónica Huarte, quien es la encargada de darles la noticia y convencerlos para que acepten el trato.

s32-agenda-lobos-int

A lo largo de la historia vemos como cada personaje debe enfrentar el duelo, la ira, la tristeza y la resignación por la pérdida de un hijo. Un relato conmovedor y humano de Reynolds Robledo que no juzga ni toma partido por ninguno y que deja al espectador llegar a sus propias conclusiones. Estoy seguro que horas después seguirás cuestionándote qué harías tú en el lugar de los personajes

¿Dónde?: Teatro Milán (Lucerna 64 col. Juarez, C.P. 06600 Del. Cuauhtémoc)
Fecha: Todos los miércoles hasta el 24 de agosto
Horario: 19:00 horas.

Psicología

Los don’ts del divorcio con hijos de por medio

La mayoría de los divorcios no son nada sencillos, se combinan muchos aspectos complejos (legales, emocionales, entre otros) que lo hacen mucho más difícil de sobrellevar. Además, un aspecto muy importante a discutir cuando se disuelve un matrimonio son los hijos. Pero no sólo quién ganará la custodia, cómo será el arreglo de las visitas, con quién pasarán fechas importantes, y un largo etcétera que pierde de vista un aspecto mucho más importante e inmediato: cómo vivir el proceso de divorcio junto con ellos.

Es un hecho que cuando una pareja se divorcia la relación familiar se transforma (de nosotros depende que así sea y que no se desintegre), pero también es un hecho que cada uno de los padres representa para los hijos confianza, amor, seguridad, lealtad y muchas más cosas, por lo que en este proceso no hay que dejar de otorgarles estas cualidades que ayudan a su bienestar y tranquilidad. Como padres (incluso separados), tenemos la responsabilidad de ver por nuestros hijos y eso incluye pensar antes que actuar. Recordemos que ciertos comportamientos pueden ser mucho más dañinos que el divorcio mismo; por ello, evitemos lo siguiente para prevenir caer en ciertas actitudes o comportamientos que quizá nosotros, inmersos en el proceso, no vemos, pero que dañan mucho a nuestro hijos y la relación que tenemos con ellos en el presente y que podamos formar en el futuro. 

Jamás los involucres en los problemas que haya entre tu pareja y tú (incluso estando casados esto debe evitarse)

¿Por qué?

Aunque entendemos que no hay modo de que pasen inmunes todo el proceso, sí existe la posibilidad de mantenerlos más al margen de cosas que no les competen, como: convertirlos en “papás” de sus propios padres, buscando que ellos los aconsejen y los apapachen, ni tampoco usarlos como elemento de venganza o chantaje.

En la medida de lo posible, no hay que hacerlos parte de los pleitos legales

¿Por qué?

Porque esto les genera ansiedad y estrés innecesarios. Sólo en algunos casos específicos es inevitable que ellos se involucren en esto, pero, mientras esté en tus manos, evita que tengan que vivir esa parte del divorcio. Suficiente es con lo que tienen que renunciar, modificar y aceptar.

«Ellos no decidieron divorciarse, ni mucho menos tienen que elegir entre uno y otro: ambos, separados o no, son sus padres».

Por favor, nunca los utilices como mensajeros, ni los fuerces a tomar partido.

¿Por qué?

Esto es algo que ocurre más seguido de lo que quisiéramos. Creemos que ser una especie de intermediario es una de las tareas de nuestros hijos, pero no, al contrario, esto no les compete. Todo lo relacionado con el divorcio tiene que verse estrictamente entre los adultos que tomaron esa decisión. Tampoco hay que ponerlos entre la espada y la pared, obligándolos a que tomen partido. Ellos no decidieron divorciarse, ni mucho menos tienen que elegir entre uno y otro: ambos, separados o no, son sus padres. 

Salvo algunos casos en que es necesario (por diversas razones), si está en tu poder, no obstaculices o impidas la relación con uno de los padres

¿Por qué?

Porque nuestros hijos necesitan la presencia de ambos y porque manejar las cosas de manera mucho más cordial fomenta una actitud de acuerdos, negociación y armonía en ellos.

Aunque estés inmerso(a) en todo lo que involucra el divorcio, evita dejar de prestarles atención a sus hijos

¿Por qué?

Sí, es muy importante observarse y estar bien consigo mismos, pero a la par necesitamos también atenderlos y procurarlos a ellos, quizá aún más que antes debido a que se encuentran más vulnerables. La atención y el amor constantes son clave en el bienestar de todas las partes involucradas en este proceso tan complejo y doloroso.

Ni tú ni tu familia critiquen al otro frente a ellos

¿Por qué?

Aunque no siempre nuestros hijos nos hagan ver o nos manifiesten que eso les molesta, eso no quiere decir que no les afecte. Cualquier comentario, desahogo o aspecto negativo relacionado con el divorcio es mejor hablarlo aparte. Apóyate mejor en la familia, los amigos o conocidos que hayan pasado por algo similar.

s32-psicologia-divorcio-int

Ojo con hacer comentarios que favorezcan el sentimiento de abandono

¿Por qué?

Si de por sí los hijos están enfrentándose a una situación de la que, la mayoría, se sienten “culpables” (hay que dejarles claro que no lo son y reforzarles esto), echarles más al saco alimentando sentimientos negativos no genera una buena convivencia y tampoco una noción adecuada de la situación. Lo que haya sido entre los adultos, que se resuelva entre ellos, pero es completamente innecesario echar mano de frases como: “Tu papá, que no se ocupa de ti…”, “Tu mamá que ha roto nuestra familia”. El sentimiento de abandono puede traerles consecuencias muy dañinas en sus relaciones futuras como adultos, así que mucho cuidado en alimentar esto.

No les mientas

¿Por qué?

Es mejor darles explicaciones sobre lo que está ocurriendo (usando aspectos positivos), siempre con la verdad. Incluso cuando les tengan que explicar asuntos más complejos, como el porqué está pasando todo eso y por qué no todo puede volver a ser como antes, es mejor que busques la forma de hacerlo en lugar de mentirles. No hay que subestimar a los hijos: sí son capaces de poder manejar, a su propio ritmo, lo que les digas.

Demuestra respeto por el otro

¿Por qué?

Por difícil que pueda ser para algunos, siempre hay que ser respetuosos con el otro. Además de que esto ayuda a fomentar una buena actitud en nuestros hijos frente a cualquier problema, también les enseña que, aunque no compartas con el otro lo que dice o hace, siempre hay que buscar llegar a acuerdos de manera respetuosa. No olvidemos que todo el tiempo nuestras acciones y palabras son ejemplo a seguir para nuestros hijos. Por ello, hay que buscar, en la medida de lo posible, sacar lo mejor de nosotros mismos incluso en las peores situaciones.

Psicología

¿Cómo influye un entorno hedonista en la conducta de los hijos?

“Si te portas bien, te compro un dulce”, “si sacas buenas calificaciones, te doy un iPhone”. ¿Les suena conocido? Algunos científicos sociales, tales como Ulrich Beck, Jürgen Habermas y Gilles Lipovetsky, piensan que este tipo de interacción se encuentra fácilmente en sociedades hedonistas, y en realidad a lo que invitan los padres es al consumo, no a la buena conducta.

Los niños que tienen problemas de comportamiento, como desobediencia, rebeldías injustificadas y faltas de respeto, entre otros, son el reflejo de una sociedad hedonista. Por tanto, ellos son:

Niños hedonistas

De acuerdo con la doctora Eva Marcuschamer, de la Asociación Psicoanalítica Mexicana, un niño hedonista suele ser alguien que está continuamente insatisfecho, que es egocéntrico, que tiene poca tolerancia a la frustración, que no es empático, que traspasa límites, que exige mucho y que no cumple acuerdos.

«También intervienen en su educación y desarrollo la televisión, la escuela, los amigos, el transitar diario, los vecinos, la familia y un largo etcétera que se llama “vivir en sociedad”».

Al respecto, desde la psicología se proponen algunos consejos básicos para los padres de estos niños:

  • Aprender a poner límites
  • Definir tiempos y espacios de actividades
  • Hacerles partícipes de obligaciones y responsabilidades

Asimismo, es importante que el adulto cumpla con lo necesario como autoridad, para que el menor sepa que debe seguir ciertas reglas y que son sus padres quienes le dan las pautas y las normas básicas. Sin duda, esto ayuda mucho a la relación entre padres e hijos, pero hay que estar conscientes de que el padre o la madre no son los únicos que los educan; también intervienen en su educación y desarrollo la televisión, la escuela, los amigos, el transitar diario, los vecinos, la familia y un largo etcétera que se llama “vivir en sociedad”.

Contexto hedonista que envuelve a los hijos

Nuestra cultura social está en caducidad constante; ya nada permanece inmutable: todo parece ser desechable. Y, en este contexto, los niños y los adolescentes encuentran placeres que se terminan al siguiente instante y la búsqueda vuelve comenzar. Esto no es característico sólo de los menores, sino que se ha vuelto un síntoma del consumo del que son partícipes.

«La satisfacción ya no se encuentra en el objeto mismo, sino en el consumo de ese objeto».

Es decir, el consumo irracional fomenta este tipo de hedonismo, el cual se caracteriza por el efímero placer de las cosas y por la constante insatisfacción. De acuerdo con las ideas de Lipovetsky, filósofo y sociólogo francés, la diferencia entre estos niños y sus padres es que, en el siglo XXI, la satisfacción ya no se encuentra en el objeto mismo, sino en el consumo de ese objeto.

s31-psicologia-hedonistas-int

Por ello, es importante estar atentos a que, si se continúa generando satisfacción en la adquisición de cualquier artículo, es posible que se produzcan mayores ausencias emotivas. Sus asociaciones empáticas y emocionales estarán más relacionadas con la adquisición de algo que con la socialización entre personas. Por esa razón, no comprenden la empatía, la solidaridad, la amistad, el respeto, porque en ello no encuentran la satisfacción que genera el consumo. No le es útil, de acuerdo con los estándares socioculturales.

Educar no significa aislar

No es posible aislarlos de lo social, pero sí crear vínculos emotivos, sentimentales, que los “humanicen” más. Y tampoco es necesario quitarles todos sus tesoros tecnológicos; es decir, no se trata de cambiar al mundo, sino de evitar que el mundo los aísle, de que su contexto los aparte de los placeres más simples y de prevenir que se vuelvan incapaces de disfrutar sin esperar algo a cambio.

«No es posible aislarlos de lo social, pero sí crear vínculos emotivos, sentimentales, que los “humanicen” más».

Entre las posibles actividades para modificar conductas en los hijos está el contacto con otros niños en espacios abiertos, lo cual propicia la socialización, que es una parte fundamental del desarrollo de todos los seres humanos. Asimismo, promueve los valores, la convivencia y ayuda a la creación de identidad.

Otra opción que puede ser positiva para crear empatía es hacerlos participar en eventos altruistas o conseguirles una mascota que forme parte de la familia. Aunque, si la mascota llegara a morir, es muy importante permitir que la pérdida forme parte de sus emociones. En este tenor, la doctora Kübler Ross invita a los adultos a no ocultar a los menores las vivencias dolorosas, pues éstas les ayudan a tomar conciencia de sí mismos como humanos y de lo que ello implica.

Por último, es importante que nuestros hijos se den cuenta de que el placer y las satisfacciones tienen muchas tonalidades y que se hallan en distintas vivencias enriquecedoras, no sólo en la adquisición de algo más a cambio.

S1NGULAR

Adoptar o no (siendo singular)… ésa es la cuestión

¿Por qué adoptar a un niño de otro país? Ésta es la primera pregunta que hay que hacerse cuando se está interesado en la adopción internacional. Quizá haya algo que nos vincule con ese otro país o simplemente deseamos darle la oportunidad a un pequeño de otra cultura. Sea cual sea la razón, es básico estar consciente de los motivos.

Además, también es importante investigar cuáles son los requisitos que se piden cuando se es soltero, si existen más trabas para realizar el trámite, qué países aceptan la adopción de padres solteros, cuál es el rango de edad para adoptar a un bebé, etcétera.

Una vez que se haya tomado la decisión y que se esté seguro de que se puede adquirir esa responsabilidad y que se le dará el mejor espacio al nuevo miembro de la familia, es momento de resolver otros puntos básicos.

s31-s1ngular-adopcion-int

Decálogo del singular y la adopción internacional

  1. Prepara respuestas para las muchas preguntas lógicas que te harán sobre por qué lo haces solo. ¿Cómo vas a mantener a un niño con un solo ingreso? Podrías no estar casada(o) ahora, pero ¿cómo vas a manejar la situación si, más adelante, conoces a alguien que no quiera tener hijos? El proceso de revisión para personas solteras es mucho más riguroso que el que se le aplica a las
  2. Respóndete: ¿puedo amar a un niño de una raza o cultura diferente?
  3. Reflexiona profundamente: ¿estoy preparado(a) financieramente para enfrentar todos los gastos que acarrea este tipo de adopción? Por ejemplo: los gastos legales, de transportación (comida, estancias, etc.). De hecho, algunas agencias que trabajan con orfanatos internacionales y servicios sociales gubernamentales piden que se responda un formulario para determinar si el solicitante puede cubrir todos los gastos que implica una adopción internacional.
  4. Asegúrate, cuando vas a adoptar bajo esta modalidad, de que te atrae la idea de pasar un tiempo en otro país, con todas sus implicaciones, como estar en contacto con otra cultura, tradiciones, clima, lenguaje, etc. Recuerda que tendrás que destinar un tiempo indeterminado con tu hijo, en lo que se libera todo el proceso de adopción, en un territorio que no te será familiar.
  5. Toma en cuenta que, antes de partir, tienes que dejar todo en orden en tu país de origen, y eso incluye cuestiones de trabajo, como el seguro médico, pendientes diversos, aclaración absoluta con tu jefe de que quizá tu ausencia se prolongue un poco más y, por supuesto, asegurar que tendrás tu lugar en ese trabajo cuando retomes tu vida cotidiana… acompañado de tu hijo.
  6. Considera que los beneficios de pasar un tiempo en el país de tu hijo son muy grandes y te ofrecerán la oportunidad de llenar los huecos de memoria de su infancia cuando él esté más grande y se lo cuentes.
  7. Cultiva la paciencia. La adopción internacional requiere un extra de papeleo: el de tu país y el del lugar de adopción.
  8. Define con la agencia si quieres que se te dé un historial familiar del pasado de tu hijo. Depende, por supuesto, de que quieras o no compartir con él la información de su procedencia. En términos generales, suele recomendarse que sí se tenga a mano dicho historial.
  9. Sé consciente de que, incluso bajo las mejores circunstancias, es posible que el historial médico de tu hijo esté incompleto o sea impreciso debido a las condiciones médicas y del sistema de salud de su país.
  10. Apoya a tu hijo en la transición de su primer hogar al tuyo. Recuerda que también estás adoptando su cultura; por ello, es esencial respetar sus tradiciones y costumbres. Sé muy observador, para que encuentres el modo de ir integrando las de tu propio país con las suyas.

Sitios de interés sobre el tema 

Psicología

¿Podemos ser amigos de nuestros hijos?

Antes de profundizar en cualquier situación, es importante saber cuáles son las bases de una amistad: es una relación que se basa en el afecto, la simpatía y la confianza y se da entre pares.

El sitio lafamilia.info plantea que, a menudo, los padres se cuestionan qué tan amigos y qué tanta autoridad tienen que ser con sus hijos, por lo que es muy importante diferenciar lo que es una relación de amistad y una de confianza.

Por ejemplo, ¿puede uno ser amigo de su jefe(a) en espacios en donde no estén bajo ningún compromiso laboral? Por supuesto que sí, porque no todo el tiempo se es jefe(a) o empleado(a). Sin embargo, no se puede afirmar lo mismo entre padres e hijos, pues no se puede dejar de ser papá, mamá o hijo según el espacio o la situación en la que se esté, puesto que existe el riesgo de perder la línea autoritaria necesaria para que los hijos identifiquen los límites que existen en la vida.

Las mamás y los papás son los primeros que representarán un límite para cualquier niño, lo cual no quiere decir que no se pueda tener una relación cercana, de confianza o empatía, pero para eso es importantísimo tener bien clara la línea de autoridad, planteada de manera respetuosa.

Es muy importante dejar en claro que el límite no significa tener el control de absolutamente todo lo que hacen los hijos, sino marcarles la pauta para que ellos puedan ir manejándose individualmente en distintas situaciones.

Un conflicto común que se presenta en las amistades entre padres e hijos es el uso abusivo de la relación. Los hijos pueden identificar la necesidad de cercanía con ellos y utilizarlo para manipular o; en otros casos, los papás pueden ser quienes impongan su autoridad, sosteniéndola en que ésta se debe respetar para cuidar la amistad.

Además, según se ha expresado en diversos foros, a los hijos les genera inseguridad y ansiedad sentirse a la par de sus papás. Los seres humanos tardamos varios años en desarrollar las capacidades que nos permiten sobrevivir por nuestros propios medios; por eso es fundamental para los hijos ver a sus padres como personas superiores a ellos.

Como puedes leer, ser amigo de tu hijo tiene desventajas claras, pero también tiene su lado positivo. La principal ventaja es la cercanía, pues, al fomentar una relación abierta y de confianza con ellos, sentirán que pueden acudir a ti como apoyo en situaciones complicadas.

Más allá de las diversas posturas que pueda haber respecto a la amistad con los hijos, lo importante es no caer en los juicios de si está “bien” o “mal”, sino identificar los puntos importantes para ambas partes.

He ahí el reto para los padres: construir una relación de confianza y empatía con los hijos, sin dejar de lado un límite ético y respetuoso, en donde se tenga clara la autoridad y la necesidad de ésta, de forma que ambos puedan ocupar el lugar que requieren y generar un ambiente familiar sano.

Psicología

Familias poco convencionales: una manera distinta de vivir

Escribir sobre familias monoparentales o mono-nucleares requiere, como inicio, establecer un marco de referencia. ¿Qué significa ser padres solteros? ¿Cuáles son los alcances? Delimitar este concepto no es sencillo; sin embargo, según los estudios de género y familia, “familias monoparentales son aquellas en las que un progenitor convive con, y es responsable en solitario de sus hijos e hijas menores o dependientes, quienes viven bajo la tutela emocional y económica de uno solo de los padres”.

Existen varios tipos de familias mono-nucleares. Los casos más comunes son: madres o padres viudos; madres solteras (padre desconocido o sin estar presente); madre o padre que se hace cargo de los hijos después de una situación de abandono; progenitores que eligen tener sus hijos solos…

Los estudios sobre psicología y familia demuestran que, mientras el amor y los cuidados sean lo que prevalezca en los lazos de parentesco, los roles pasarán a un nivel inferior. Estaríamos hablando de estructura y no de necesidades afectivas. La happy family (mamá, papá e hijos) es el modelo reinante dentro del sistema patriarcal en el que vivimos. Desde esta perspectiva, es claro que los niños criados por un solo progenitor serán considerados como “con problemas”.

«Mientras el amor y los cuidados sean lo que prevalezca en los lazos de parentesco, los roles pasarán a un nivel inferior»

Pero, ¿es verdad esto? No necesariamente. Las estructuras familiares han ido transformándose a lo largo de la historia. La familia no siempre ha sido concebida de la misma forma, ni para iguales fines. Es claro que gran parte de la sociedad sostiene que los hijos requieren la figura de ambos padres. Aquí radica el meollo del asunto. Pero el hecho de que una pareja constituida decida tener hijos, tampoco garantiza que dichos padres puedan cubrir todas las necesidades de los menores.

Hace muchos años, cuando mi hijo aún era pequeño, asistía a una escuela de tendencias pedagógicas modernas. Después de cinco años, en una de las evaluaciones que me entregaron, la psicóloga expresó: “Tu hijo está muy bien. Es inteligente, sensible y excelente compañero –podrán imaginar cómo se me caía la baba–. Sin embargo, creemos que necesita una figura masculina”.

Preocupada, llena de culpa, indagué: “¿Por qué? ¿Qué han visto? Díganme más, por favor”. Lo sorprendente fue la respuesta: “No te alarmes. En realidad no vemos nada extraño pero, como puedes comprender, todos los niños necesitan las dos figuras: madre y padre. Y tu hijo no la tiene”. Se acabó mi tolerancia. Indignada, pregunté: “¿Qué opciones tengo? ¿Acostarme con el marido de otra madre? ¿Sacar un hombre de un chippendale o mejor lo fabrico de barro? No hubo respuesta. Lo evidente no hace falta mencionarlo.

Existen numerosos pros de educar a los hijos desde la familia tradicional: cada uno de los padres ofrecerá su amor y su visón del mundo a los hijos y los hijos sentirán los roles masculino y femenino. Representa un modelo socialmente aceptado, con reglas preestablecidas.

«Lo más importante es dar amor y tiempo de calidad. Pero, sobre todo, alejar la culpa»

En contraparte, los contras son: no siempre los dos progenitores están de acuerdo ni respetan las diferencias; en muchos casos, utilizan la educación de los niños como campos de batalla conyugal, y los juegos de roles están cargados de prejuicios y estereotipos dañinos.

Asimismo, las familias mono-nucleares arrojan su propia luz y sombra, como diría Jung, sobre algunos aspectos: la capacidad de decidir sobre el futuro y la educación de los hijos en completa armonía con una única visión del mundo; el establecimiento de una relación muy estrecha, basada en la responsabilidad absoluta que el progenitor ha adquirido; pero, al haber un sólo adulto responsable, algunas veces se puede caer en tiranías o chantajes o alguna forma de sesgar al niño.

Finalmente, una de las principales características que en la actualidad se observa es que las familias mono-nucleares establecen profundos lazos más allá de los sanguíneos: hacer familia con los amigos, abuelos, primos, tíos, compañeros y parejas, lo que les da un sentido más amplio y profundo del concepto “familia”. En conclusión, sí hay diferencias, como en cada ser humano, pero sin juicios. Lo más importante es dar amor y tiempo de calidad. Pero, sobre todo, alejar la culpa.

Psicología

Ideas para sobrevivir a la maternidad siendo soltera

Pese a lo compleja que puede resultar la maternidad sin contar con una pareja con la cual dividir los gastos y las responsabilidades, existen diversas maneras de sobrellevar las etapas más difíciles de la crianza y manutención de los hijos. Éstas son tan sólo algunas de ellas:

Pedir ayuda a la familia. Muchas mujeres evitan solicitar apoyo económico o presencial de sus seres queridos para no generarles problemas o preocupaciones. Sin embargo, en la mayoría de los casos, ellos son precisamente quienes pueden brindarles justo lo que necesitan de manera incondicional. “Mi familia me ha dado el apoyo económico… y el moral, las porras.

Ellos son la única imagen de familia que tiene mi hijo”, explica Alicia. No obstante, quienes se apoyan en la familia, e incluso viven con ella, deben permanecer en comunicación constante para evitar problemas de crianza. Según Manuel Turrent —especialista en terapia familiar—, “tiene que haber un diálogo muy grande entre la mamá soltera y sus padres, buscando que éstos no dejen de ser abuelos, pues ellos no educan: consienten, cuidan, acompañan, contienen. La parte de la educación no hay que delegarla en los abuelos, pues se pierde la jerarquía de la mamá y ella se vuelve la hermana. Hay que tener cuidado”.

singlemomdifferent

Construir una red de ayuda fuera de la familia. ¿Para qué son las amigas? Para echarnos la mano cuando más las necesitamos. El respaldo de otras personas es la vía más sana y accesible con la que cuenta una madre soltera para resolver problemas cotidianos. Por ejemplo, cuando no puede salir del trabajo a tiempo para recoger a su hijo o cuando le es urgente tener un momento de descanso y/o esparcimiento. “Las madres solteras necesitan forjar redes de solidaridad. Últimamente hay una tendencia entre las mujeres trabajadoras de ponerse de acuerdo entre ellas (sean solteras o no) para repartirse actividades y cuidar a los hijos de las otras. Esa ayuda es fundamental”, menciona la socióloga Carla Carpio.

La parte de la educación no hay que delegarla en los abuelos, pues se pierde la jerarquía de la mamá y ella se vuelve la hermana. Hay que tener cuidado

Buscar organizaciones de madres solteras. En México existen organizaciones civiles, creadas por madres solteras, que tienen el propósito de ofrecer apoyo emocional y laboral a las mujeres que crían a sus hijos sin ayuda de una pareja. En estas asociaciones se publican constantemente ofertas laborales, así como talleres donde las madres pueden compartir sus experiencias, sus miedos y también las soluciones. Manuel Turrent explica: “Si tengo un buen grupo de apoyo, me voy a sentir mejor. Los grupos de apoyo de madres solteras pueden dar mucha fortaleza y, al juntarse ellas con personas que viven una situación parecida, pueden hablar de problemas similares, pero también encontrar virtudes similares. Una comunidad de apoyo es fundamental”.

s25-psicologia-mama-soltero-int

Procurarse el poder sanador de la terapia. “En algunos casos extremos, es importante aceptar que no pueden con todo solas y que necesitan terapia para estar bien, porque la carga es muy fuerte”, señala Turrent. Pedir ayuda es el primer paso para resolver una situación que quizá nos ha rebasado y con la que ya no sabemos qué hacer. Los pretextos (normalmente la falta de dinero o de tiempo) se terminan si recordamos que, al estar bien nosotras, nuestros hijos también lo estarán.

Pedir ayuda es el primer paso para resolver una situación que quizá nos ha rebasado y con la que ya no sabemos qué hacer.

Contar con figuras masculinas, ¡sí las hay! A muchas madres solteras les preocupa que sus hijos crezcan sin una imagen paterna, pero existe una sencilla solución a esta situación, y está al alcance de sus manos. “Siempre hay figuras masculinas a nuestro alrededor. Yo enfatizaría, con ellas, que buscaran a alguien que fuera como la figura antigua del mentor, es decir, un hombre a quien los hijos vean como una persona que ya recorrió un camino que es el que ellos querrían recorrer”, sugiere Turrent. Esta figura puede ser un amigo, un tío, el abuelo: una persona con valores que ellas compartan y a quien les gustaría que sus hijos imitaran.

Aprovechar los escasos programas de gobierno. Muchas madres solteras lo desconocen, pero tanto el gobierno federal como los locales cuentan con algunos programas de ayuda que ellas podrían aprovechar. Uno de ellos les permite inscribir a sus hijos a un Centro de Desarrollo Infantil (Cendi) aunque no cuenten con IMSS o ISSSTE. El costo es mínimo y sólo necesitan solicitar el espacio. Si no tienen seguro médico y no pueden pagar uno privado, tienen la posibilidad de inscribirse, junto con sus pequeños, al Seguro Popular; en éste se les cobrará una tarifa de acuerdo a los resultados de un estudio socioeconómico que se realiza a quienes lo solicitan.

Hacer una cita mensual con ellas mismas. Si una madre soltera ha tenido esa voluntad de hierro necesaria para sacar adelante a su hijo, sin compartir ese proceso con una pareja, sin duda encontrará la manera de lograr estar consigo misma, al menos un par de horas al mes. Para lograrlo, puede pedirle a su mejor amiga que le ayude con el cuidado del niño, y hacer algo que le encante: salir a correr, darse un baño en una tina, leer tranquilamente un libro, ir a bailar, pedir un masaje o procurarse un encuentro sexy con un amante del pasado. En esta sesión, es esencial que tenga en mente lo mucho que se merece ese espacio para ella. “Reconozcan lo que han hecho; hagan un autoanálisis: qué inteligentes, qué fregonas son: sacan adelante la educación de sus hijos, trabajan, socializan, se paran frente al mundo. Hay que valorar todo lo que sí hacen y todo lo que sí son; todo lo que han construido y todo lo que han madurado”, dice Turrent.

Tendencias

Cat Ladies: una tendencia que crece a nivel mundial

A sus 36 años, Miriam vive sola en una casa amplia de un fraccionamiento de Huixquilucan. Bueno, casi sola, si no fuera por la compañía de sus mininos, de los que ha llegado a tener hasta 13 al mismo tiempo. “Me han dicho que voy a terminar como ‘La loca de los gatos’ (el personaje de Los Simpson) miles de veces”, hace una pausa y agrega: “Para colmo, las dos somos abogadas”, dice seria aunque con tono de risa (ella es de esas personas que hacen reír sin siquiera musitar una sonrisa, fórmula que le debe funcionar bien mientras hace stand up, su hobbie).

El estereotipo de “La loca de los gatos”, una mujer soltera que vive rodeada de muchos mininos, se propaga rápidamente, entre otras razones, porque cada vez más mujeres posponen la decisión de casarse y tener hijos, o bien, sencillamente optan por no hacerlo. Es entonces cuando los felinos pueden asumir el rol de cuasi hijos muy peludos.
230px-Eleanor_Abernathy
Las mujeres suelen tener relaciones más intensas con sus gatos, advierte la psicóloga Angelina Guerrero, especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México. La situación se ha remarcado por el estrés y las constantes actividades de las personas, en donde “muchas veces, hasta parece que es más fácil tener una mascota que un hijo”, dice la especialista.

Y es que cuidar animales en casa es otra forma de hacer familia, explica Guerrero Luna: “Ha habido una sofisticación y sensibilidad tremenda por las mascotas en los últimos años… Y esto nos ayuda a establecer vínculos fuertes”.

Por eso, cuando Vladimir murió, hace un par de semanas, Miriam sintió su partida casi tanto como cuando falleció su padre, confiesa ella.

Miriam es la prueba viviente de los resultados de un estudio, realizado en 2011, en la Universidad de Viena, el cual concluye que las mujeres sostienen relaciones más estrechas con sus gatos que los hombres. “Un humano y un gato pueden desarrollar relaciones complejas con mutuo entendimiento”, dice Dorothy Gracey, coautora del estudio en Discovery news.

«Las mujeres sostienen relaciones más estrechas con sus gatos que los hombres»

Hace seis años, recuerda Miriam, Vladimir (el gato que recientemente murió por fibrosis pulmonar) la despertó a las 5 am, parándose en su pecho y con la mirada fija en ella. Entre sueños, ella veía que su felino hacía lo imposible por permanecer en su pecho. Esa misma mañana, a las nueve, Miriam recibió la noticia de que su madre había muerto. No sabe cómo, pero está segura que el comportamiento de Vladimir tiene que ver con la partida de su madre.

Miriam, quien además de ser standopera de noche, es asistente ejecutiva de día, afirma que no le molesta que la comparen con “La loca de los gatos”, pues “ese es problema de la gente”, asegura. “Luego me dicen que, en lugar de tener gatos, tenga un hijo”. Voltea los ojos hasta que, por unos segundos, sólo se ven dos pelotitas de golf bajo sus párpados. Está segura que quiere tener hijos… sólo espera que llegue la pareja indicada.

Tendencias

Los «no papás»

La primera vez que sucedió estábamos en un paseo de verano con mi familia de segunda vuelta, o sea, con el padre de mi tercera hija. Mi hijo de 11 le llamó “no-papá” al padre de la más pequeña, para que fuera a jugar con él. Al final, nos gustó el apelativo. El señor ya no comparte techo con nosotros, pero en la escuela de mis hijos ya impusimos moda. Muchos de sus compañeros del colegio en situación similar ya le dicen a las parejas de sus padres “mi no-mamá” o “mi no-papá”.

Y siguiendo con las situaciones con las que se enfrenta una madre soltera, mi renovación de licencia se convirtió en un cruce de miradas filosas entre los empleados de la delegación. En el espacio en donde uno debe poner su estado civil (habiendo por ley sólo dos: soltero o casado) se sacó de la manga un listado que iba desde “juntada, dejada, quedada, divorciada o viuda”, hasta “sola con hijos”. Hasta los niños se rieron. Mi respuesta fue simple y digna: “soltera”.

La familia sigue, sólo está conformada de diferente manera

En general, es interesante llenar los documentos de los niños en cualquier tipo de trámite: a la hora de poner sus nombres con diferentes apellidos los funcionarios se descuadran. A algunos se les alcanzan a ver los pensamientos lascivos por su servidora, que en su imaginario debe ser bien “facilota”. Otros despiden un halo de lástima. No señores, no pasa nada: ni prostituta, ni madre sufrida. Y ojalá también pudiera impedir ser por esos breves momentos su fantasía de deseos sexuales reprimidos. ¡Ash!

Pero no deja de ser rara su extrañeza, siendo que las mamás solteras somos casi mayoría. Yo, como Salinas de Gortari: ni los veo ni los oigo. Y es que aquí tendríamos que entrar en la discusión de qué es lo normal. En estos días las únicas familias nucleares que conozco están en los envases tetrapack de la leche, y eso en las de leche entera, porque de todas las demás ya también las quitaron.

Uno tiene que ir agarrando las curvas que se presentan en el camino de la mejor manera posible, y sin perder la elegancia. La familia sigue, sólo está conformada de diferente manera. Ahora las decisiones en mi hogar las tomo yo, y mi soñado jardín con flores ahí sigue, salvo que ahora soy yo la que debe cortar el pasto… y deshacerme con ello el manicure. No voy a mentir: esa parte me cuesta trabajo, pero al final me queda la gran satisfacción de saber que tengo material para seguir escribiendo mis textos.

Psicología

¿Puede un hijo saber más que sus padres?

La idea es clara e incluso obvia: una vez que nos decidimos a ser padres, debemos ser los que ilustran, aquellos que, con su ejemplo y enseñanzas, convertirán a esos pequeños seres en hombres y mujeres de provecho.

Por lo menos en México (y seguramente en el resto del mundo también), la tradición y el anhelo de los padres es que sus hijos lleven una mejor vida que la de ellos y una de las claves es estudiar. Un padre obrero o empleado es feliz al criar un hijo con licenciatura. Por ejemplo, mi madre, nacida en Tamaulipas en los años 40, no pudo estudiar por ser mujer, se quedó con las ganas de hacer una carrera universitaria y suplió esta carencia con muchos cursillos y con la esperanza de que su hija la reivindicaría consiguiendo el título que ella no pudo tener.

Sin embargo, más allá de lo que podamos desear para nuestros hijos o enseñarles, ¿qué podrían enseñarnos ellos a nosotros? Y no nos quedemos en sentimientos y aptitudes como amor, perdón, tolerancia, perseverancia y demás, enfoquémonos en cosas realmente prácticas que, en los tiempos que corren, logran que los papeles se inviertan y nuestros vástagos se conviertan en improvisados profesores.

Las nuevas tecnologías, por supuesto

Aquellos que nacimos en los años 70 pasamos nuestra infancia entre teléfonos de disco y máquinas de escribir manuales, parándonos para cambiarle de canal a la tele y buscando unos locales de maquinitas de video llamadas coloquialmente “chispas”. Ahora, ya entrados en el cuarto piso, les pedimos a nuestros hijos adolescentes que nos abran páginas en redes sociales, que nos bajen alguna aplicación en el celular y, en principio, que nos enseñen cómo contestarlo.

El mayor beneficio de esta instrucción a la inversa es la entrada de nuevas ideas, así como una mayor socialización dentro del núcleo familiar

La investigadora colombiana Teresa Correa realizó en 2015 un estudio sobre qué tanto influían los jóvenes (de entre 12 y 18 años) en sus padres con respecto al uso de las nuevas tecnologías. El resultado fue que, efectivamente, la transmisión de los conocimientos tecnológicos se llevó a cabo en un 40% “de abajo hacia arriba”, es decir, que los hijos son quienes les enseñan a sus padres. Se tomaron en cuenta diversos factores, como el nivel socioeconómico y el género. El mayor beneficio de esta instrucción a la inversa es la entrada de nuevas ideas, así como una mayor socialización dentro del núcleo familiar. También se encontró que, mientras menos autoritario fuera el hogar, más se beneficiaban sus integrantes. Además, fueron los niños varones quienes más asesoraban a sus padres. Y lo cierto es que un buen número de progenitores se negó a aceptar que su hijo le enseñó a usar una laptop.

Pero no sólo en el uso de dispositivos de comunicación nos superan los jóvenes. En noviembre de 2014, 17 alumnos de la Escuela Mexicana de Robótica RobotiX asistieron a la nasa para concursar en proyectos de investigación y obtuvieron el primero y el segundo lugar por sus sofisticados diseños de robots.

Asimismo, cada año se llevan a cabo en el Reino Unido los TeenTech Awards, que premian innovaciones tecnológicas inventadas por los adolescentes, con el objetivo de construir un mundo mejor. Sólo por dar algunos ejemplos, en 2015 ganaron proyectos como: unos zapatos que aprovechan la energía generada al caminar y la utilizan para recargar dispositivos; una aplicación que calcula el valor monetario de las tareas en el hogar, y algo aún más humanitario, una llave que regula la distribución de agua en diversas regiones pobres de África, así como un detector de enfermedades de transmisión sexual (un condón que cambia de color al entrar en contacto con alguna de éstas), lo que nos lleva a comentar otro asunto en el que nuestros hijos nos superan.

Educación sexual

Puedo resumir en una palabra lo que aprendí de sexualidad en mi niñez: nada. Mi maestra de sexto de primaria nos contó que los espermatozoides fecundan a los óvulos, pero dejó para más tarde la explicación de cómo es que los espermatozoides, que están en el cuerpo del hombre, llegan a los óvulos, que se encuentran en el cuerpo de la mujer.

Mientras más informado esté un niño sobre sexualidad, se sentirá mejor preparado para ejercerla responsablemente cuando llegue a la edad adulta.

La época de explicar el sexo con abejitas y flores terminó. Estamos en tiempos de enfermedades de transmisión sexual y de escándalos sexuales provocados por la pedofilia. Los niños no pueden quedarse en blanco con respecto a temas que los podrían poner en riesgo. Por ello, en 2010 la UNESCO publicó un documento titulado “Orientaciones Técnicas Internacionales sobre Educación en Sexualidad”, cuya intención es hacer hincapié en la enseñanza de cuestiones sexuales desde preescolar. La premisa es que mientras más informado esté un niño sobre sexualidad, se sentirá mejor preparado para ejercerla responsablemente cuando llegue a la edad adulta.

Y sí, los niños del siglo xxi saben mucho más de sexo que lo que sabíamos sus padres a su edad. Están capacitados para decir “pene” y “vagina” sin sonrojarse y ven con gran naturalidad los actuales modelos de familias: las de padre y / o madre s1ngulares, las de dos padres o dos madres, etcétera.

Ecológicamente cultos

Muchos niños de hoy están mucho más conscientes que sus padres del desgaste ecológico de su planeta: saben separar la basura, hacer composta, y no faltan los que se niegan a comer carne una vez que se percatan de que los animales son sacrificados para el consumo humano.

Éstos son sólo tres temas que nos hablan de lo que nuestros hijos pueden enseñarnos; no los podemos subestimar ni sobreproteger, tal vez sería más inteligente dejarlos aprender, equivocarse y darles la oportunidad de demostrar de lo que son capaces.

Foto: asife / Foto de archivo

S1NGULAR

Los espejos de la maternidad: las mujeres que eligen no ser madres

La relación de las mujeres con la maternidad es un proceso tan naturalizado y mitificado que “elegir” no ejercerla, sobre todo de manera voluntaria, se convierte en un factor de tensión, que se expresa en la estigmatización y la presión social.

Por eso, es necesario no sólo hacer visible esta situación como un llamado a la tolerancia y al respeto de las mujeres que deciden no ser madres aun cuando pueden serlo. Se trata de algo mucho más profundo: es ubicar a la figura y función de la maternidad: la madre amorosa y solícita con el niño (y la paternidad en el caso de los hombres), como un producto histórico y cultural “inventado”, que puede ser ubicado a partir del siglo XIX.

Dicho modelo basado en la construcción de la identidad femenina y masculina a partir de la maternidad-paternidad, ha servido, entre otras cosas, para legitimar el orden de la heterosexualidad obligatoria y el de una supuesta división natural del trabajo, que asigna a los varones el espacio del mundo público y la proveeduría y a las mujeres el de lo privado o lo doméstico.

Esta elección hacia la “no maternidad” tiene como antecedente el momento histórico bajo el cual fue posible que las mujeres pudieran tener acceso a este derecho reproductivo, al exigir la autonomía de controlar sus cuerpos para decidir libremente la maternidad. Al mismo tiempo, esta defensa por la autonomía del cuerpo ha sido un eje de lucha del movimiento feminista, desde entonces las feministas son quienes han cuestionado este orden natural, al desafiar el axioma que sostiene que la “biología es destino”.

En este contexto, muchas mujeres (madres o no) han derribado las prohibiciones que les impedían participar en los espacios y actividades masculinas, fueran éstas referentes al campo de la ciencia, la política, el arte, el deporte o la tecnología. Esta incursión en el mundo público las ratifica en su condición de ciudadanas, misma que se extiende a todos los espacios, incluyendo la familia y la identidad, ámbitos que también resultan afectados por esta nueva condición, misma que las separa del otrora lugar naturalizado por el sistema de género.

Estos cambios inéditos en la historia son desafíos que llaman a la reflexión y al diálogo, en busca no sólo de describir la realidad, sino principalmente de transformarla. La pregunta que plantea María de Jesús Izquierdo nos convoca a repensar la maternidad, desde una nueva perspectiva: “¿Tiene sentido hablar de una asignación de la función materna a la madre y de la paterna al padre? o ¿es más correcto hablar genéricamente del ejercicio de la parentalidad sin establecer diferencias entre el papel de las mujeres y el de los hombres?”

Especial

“NoMo”: las mujeres que han decidido decirle “no” a la maternidad

“No estoy destinada a ser madre sólo por tener útero”, “Mi trascendencia no se limita a dar vida”, “Tengo derecho a disfrutar la vida sin sacrificios”, “No hay instinto maternal en mí”, “No tengo tiempo ni ganas y sólo cuento con una vida”, “La maternidad es un largo camino de entrega que me parece innecesario vivir”, “No quiero tener hijos porque yo sí lo he pensado”, “La maternidad representa desventajas para la mujer y no estoy dispuesta a vivirlas”, “Los hijos te parten la vida, te quitan los sueños y te alejan del éxito”, “A mí esa alerta del reloj biológico no se me prende”, “Las mujeres no deberíamos justificarnos de no querer ser madres, se trata simplemente de decir no y listo”.

Son mujeres que forman parte de una tendencia mundial que cada vez crece más en los países occidentales; las llamadas NoMo (Not Mother), quienes levantan la voz, hacen visible su elección y asumen las consecuencias.

La escritora chilena Lina Meruane, en su libro Contra los hijos, dice que son la “revolución-de-los-sin-hijos”. Lo que está en el fondo de esta decisión, apunta, es que son mujeres que por primera vez se preguntan por qué no tener hijos.

Yanina Ávila González, antropóloga, lo define como un hecho histórico porque cuestionan que la maternidad sea “el núcleo natural y fundante de la identidad femenina”. Advierte que elegir y conducir sus vidas sin prestar atención a los mandatos o a las creencias externas es una gran transformación.

1b_NOMO

No es gratuito que el papa Francisco, quien observa la tendencia en los países europeos, y en Estados Unidos, critique la opción de no tener hijos como una elección “egoísta e irresponsable”, y afirme que tenerlos “es un don y un regalo, más que una realización”.

Al parecer, la palabra egoísmo ha perdido su fuerza demoledora para millones de mujeres que en distintos lugares del mundo apuestan por un estilo de vida diferente. “Teoría de las preferencias”, la llama la socióloga Catherine Hakim, quien realizó una investigación en 25 países para saber qué había detrás de la decisión voluntaria de no tener hijos. En esta investigación se encontró que muchas mujeres no quieren hijos y prefieren priorizar un estilo de vida; son una minoría, advierte, pero han revolucionado los parámetros demográficos.

Según el Centro de Investigaciones Pew, en Estados Unidos, la presión social ha disminuido y la decisión de tener hijos es una opción individual. Además, no están de acuerdo con que la gente sin hijos “vive vidas vacías”, y algo más subversivo: consideran que los niños son cada vez menos vistos como eje central de un buen matrimonio.