S1NGULAR

Tanta positividad enferma

Hay una epidemia de positividad en las oficinas de todo el mundo y nadie se ha dado a la tarea de erradicarlo. ¿Quién no ha caído en esta tendencia de repetirse hasta el cansancio que su desempeño laboral depende en gran parte del estado de ánimo? “Todo es cuestión de actitud”, ¿cierto?

Por desgracia, rara vez esto es real y aparentar ser eternamente felices y optimistas nos está carcomiendo por dentro de manera lenta y dolorosa.

Simplemente pensemos que la jornada de trabajo de muchos implica regalar sonrisas y buen humor a quien sea que cruce por los pasillos, como si de reinas de carros alegóricos se tratara, y que incluso estamos dispuestos a responder con un sublime “muy bien. ¿Y a ti?” cuando, en realidad, en una cantidad considerable de estos momentos ni estamos bien ni tenemos el más mínimo interés por saber cómo está nuestro interlocutor.

Esta positividad es un aliado fundamental de los asesores de imagen y de los coaches motivacionales que contratan las pequeñas y grandes corporaciones, ¿por qué? Estratégicamente, hacer sentir a los empleados que la empresa se preocupa por su bienestar psicológico y emocional, los convierte en trabajadores incondicionales. Además, lograr un ambiente en apariencia feliz da un aspecto de estabilidad y eficacia.

Sin embargo, poco se sabe de los beneficios de la ira y el mal humor en nuestra productividad. Al respecto Joseph Forgass, profesor de psicología en la Universidad de Nueva Gales del Sur, sostiene que mientras el buen humor puede ayudar a nuestra creatividad y a la cooperación, nuestras habilidades de comunicación, atención y pensamiento crítico tienden a aumentar cuando la felicidad disminuye. Así, su estudio reveló también que un clima nublado o lluvioso mejora nuestra memoria mientras que los días soleados nos vuelven más olvidadizos.

No se trata de ser un malhumorado y descortés con todos y todo el tiempo, sino de descartar la idea de que ser sinceros con nuestros sentimientos únicamente está permitido en nuestras casas y alejados de la sociedad. Piensa que maquillar de un falso bienestar tus emociones puede tener efectos perjudiciales, que van desde depresión y problemas cardiovasculares hasta, claro, a una falta considerable de motivación en el trabajo.

Psicología / Salud

5 razones por las que sigues siendo infeliz

Sentirnos felices no es tan complicado; sin embargo, tendemos a culpar de nuestra falta alegría y satisfacción a las obligaciones, el estrés y cualquier situación que sea difícil de enfrentar porque ¿a quién no le gusta algo de drama?

Así, sorteamos los obstáculos con una terriblemente baja fuerza de voluntad y decidimos seguir adelante por pura inercia. Pero ¿qué es eso que haces sin darte cuenta y que te mantiene en un bache del que no encuentras cómo salir?

  1. Te faltan pasiones

Tener algo que te enchine la piel, te convierte en alguien con mayor seguridad porque ésta actividad se vuelve tanto una guarida como un lugar de descanso; no obstante, encontrarla y mantenerla requiere voluntad y esfuerzo. No tiene porqué ser sólo una, ni la misma a lo largo de tu vida; explora la literatura medieval, hazte un runner, enamórate de la jardinería o del arte contemporáneo; lo que sea, pero hazlo.

  1. No mantienes el control

Una de las principales razones por las que nos sentimos frustrados es no tener el control que quisiéramos sobre nuestra propia existencia, pero ésta es la vida, deal with it!

En lugar de vivir llorando por los rincones, identifica aquellas cosas sobre que dependen de ti y encárgate de ellas. En el caso de los asuntos incontrolables, reconoce hasta qué punto puedes intervenir y cumple con tu parte. No se trata de volverte una persona indiferente, sino de elegir las batallas que te corresponden.

  1. Te haces alérgico al sol

Está demostrado científicamente que entrar en contacto con la naturaleza, por breves que sean estos momentos, crea reacciones en tu cerebro que te levantan el ánimo de manera considerable. Así que inténtalo, da un paseo, aléjate lo más posible de la ciudad y descubre los beneficios que la sombra de un buen árbol te ofrece.

  1. No miras hacia adelante

¿Hace cuánto no estableces metas que quieras ver realizadas a corto, mediano o largo plazo? Tener propósitos en la vida te mantiene activo en pos de cumplirlos. ¡Ojo! No es vivir de esperanzas, sino de comenzar un camino que, llegues o no al objetivo esperado, te dará experiencias diferentes.

  1. Te esfuerzas poco en aprender cosas nuevas

Comprender otros puntos de vista y conocer distintos lugares, comidas o idiomas aumenta la confianza en ti mismo. Siempre tendrás algo de qué hablar y enriquecerá tu día a día al aplicarlos. No importa si se trata de carpintería, música o ballet, todos pueden aportar algo que no imaginas en tu trabajo, relaciones personales o salud física.

Especial / Psicología / S1NGULAR

No tener objetivos en la vida te hace multipotencial

En la actualidad no es raro conocer a alguien que es arquitecto, activista por los derechos ambientales y socio de una tienda de bicicletas; sin embargo, la educación tradicional nos sigue diciendo que lo “correcto” es elegir qué quieres ser en la vida y definirte por ello.

“¿Qué quieres ser de grande?” nunca ha sido una pegunta exclusiva de los niños. Muchos adultos enfrentan cierto grado de ansiedad pensando a qué les gustaría dedicarse al salir de la Universidad, después de un empleo e incluso, mientras tienen uno; y es una constante que vivan afligidos creyendo que son buenos para tocar la guitarra mientras pasan ocho horas del día en un despacho contable, pero ¿por qué no ser/hacer ambas?

Durante el Renacimiento, una persona respetable era una persona multidisciplinaria, que lo mismo dominara las leyes de la época que pudiera pintar un fresco en la Capilla Sixtina.

De acuerdo con Emilie Wapnick, autora de Cómo ser todo: una guía para aquellos que (todavía) no saben lo que quieren ser cuando sean grandes, ser multipotencial tiene grandes ventajas como:

  • Aprovechar las intersecciones. Haberte dedicado 3 años a la industria farmaceútica puede tener una utilidad que no te imaginas el día que quieras abrir una joyería. Todo lo que aprendes en un área puede trasladarse a otras completamente diferentes y, finalmente, enriquecerlas.
  • Aprender con mayor rapidez. Tener muchos intereses y haber iniciado varias veces desde cero, te da la habilidad profundizar con mayor velocidad en distintos campos, aún sin tener ningún antecedente en ellos. Lo mismo puedes pasar una noche leyendo la obra de un autor que acabas de descubrir, que viendo un documental sobre la dinámica de la economía global.
  • Adaptarte. Según la revista Fast Company, ser una persona capaz de adaptarse a nuevas condiciones es el skill más importante del siglo XXI. Los constantes y drásticos cambios del mercado exigen que las empresas -y sus líderes- puedan reaccionar de manera adecuada y favorable a las necesidades de los clientes.

Así que quizá antes de coartar la ilusión de cualquier niño por ser veterinario, chef y astronauta, deberíamos preguntarnos en qué nos hemos limitado consciente o inconscientemente a nosotros mismos y comenzar a llevarlo a cabo.

Bienestar / Psicología

Poder elegir te hace infeliz

Café, ¿americano, latte, cortado?, ¿chico, mediano, grande?, con leche ¿entera, light, deslactosada?, ¿regular, de almendras, coco o soya? Y al final ¿estás satisfecho con lo que elegiste?

El mundo actual nos ofrece opciones, muchas y en todo: ropa, comida, carreras universitarias, viajes, trabajos, parejas. Y todo es intercambiable y reemplazable a corto plazo.

En teoría, esto es una ventaja que nos haría más felices; pero de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades que más afectan a la sociedad hoy en día son patologías mentales y, como primer lugar, la depresión. ¿Por qué?

Una de las causas, según el psicólogo Barry Schwartz, es lo que se conoce como “paradoja de la elección”. Tener la posibilidad de elegir entre diversas opciones nos paraliza -antes de alegrarnos- al no saber qué escoger y, una vez que lo haces, te sientes infeliz al pensar que pudiste haber realizado una elección diferente. Es decir, no disfrutas lo que tienes porque subes las expectativas de aquello que no, de eso a lo que estás renunciando.

Actualmente, es difícil tener una experiencia placentera que te sorprenda, dice el especialista, porque al imaginar el nivel de satisfacción que pueden darte las demás cosas, los estándares están por encima todo el tiempo y, en consecuencia, vives en una insatisfacción continua. Además, al pensar que estaba en tus manos decidirte por otra opción, experimentas una especie de culpa. ¿Habías pensado en todo esto?

Por ello, concluye, una de las claves de la felicidad es aceptar las condiciones básicas que el entorno te ofrece -restando toda la complejidad- y tener bajas expectativas de tus decisiones.

S1NGULAR

5 Tips para mantener el buen humor

Te has preguntado ¿cuántas veces al día o a la semana estás de buen humor? Es algo que pudiera parecer bastante absurdo, banal, sin tanta relevancia, pero no es así. Mantener un ánimo positivo, que sea agradable para ti y para las personas que te rodean es algo que mantendrá una convivencia sana y cómoda.

Si bien es cierto que es inevitable sentir frustración o desilusión en ciertos momentos, éstos no deben reinar todo el día. Para conseguirlo, podemos modificar algunas actividades, por ejemplo:

  1. Duerme las horas que tu cuerpo te pide, por lo regular en la edad adulta son de 6 a 8 horas.

  1. Realiza actividad física regular

  1. Respeta tus horarios de comida, porque cuando se prolonga el ayuno, el cuerpo sufre estrés ya que las células están hambrientas y como resultado se acelera el envejecimiento celular.

  1. Disminuye el estrés: No es fácil con todo lo que sucede en el país y a veces hasta en el planeta, pero el estrés puede controlarse con actividades holísticas como yoga o meditación. Recuerda que el estrés también produce inflamación celular.

 

  1. Aunque parezca imposible, olvídate de ser multitask y concéntrate en tus prioridades.