Especial / Psicología / S1NGULAR

El dinero (también) da la felicidad

En los medios existe una impresionante pandemia de gente que asegura tener el secreto de la felicidad. Algunos dicen que es necesario acercarse a Dios, otros recetan viajes y otros tantos aseguran que el secreto está en reencontrarse con la familia y amigos. Estamos acostumbrados a creer que sólo los ámbitos espirituales y vivenciales nos traerán felicidad pura y esto podría no ser del todo cierto.

¿Por qué negar que el dinero o las posesiones materiales nos hacen felices si todos hemos experimentado la emoción que causa obtener un nuevo coche, un buen libro o cualquier cosa para la que hayamos ahorrado cierta cantidad de dinero?

Y es que no podemos limitarnos a creer que existe un solo tipo de felicidad, afirma un estudio publicado en la revista Social Psychological and Personality Science. Si bien los “bellos momentos” nos hacen felices en cierta forma, el bienestar económico y materialista nos hará felices con mayor frecuencia, pues el gozo no sólo aparece en el momento de la compra o adquisición, sino que sigue ahí conforme se usa o se aprovecha lo adquirido.

Los tres tipos de felicidad propuestos por Aaron Weidman y Elizabeth Dunn, autores del trabajo, están basados en el tiempo respecto al objeto:

  • Felicidad anticipatoria: es la emoción que produce la expectativa de lo que vamos a adquirir o lo que estamos por vivir; cuando investigas sobre el lugar al que vas a viajar o revisas una y otra vez las especificaciones técnicas de tu futura lap-top.
  • Felicidad momentánea: ésta es en la que se han enfocado la mayoría de los estudios hechos sobre el tema. Es la felicidad que te da al momento, es decir, al probar el nuevo sabor de helado o el instante en el que estás tirado en la playa.
  • Felicidad crepuscular: es la producida por las memorias. Recordar tu primera bicicleta o el día que tu hijo dijo su primera palabra.

Además, la intensidad cambiará según la perspectiva que tengamos de lo que nos hace felices, por ejemplo, gozaremos de una gran felicidad anticipatoria al planear el viaje a Tailandia, pero al estar allá la momentánea será poca porque olvidaste la bolsa con tus pertenencias importantes; y finalmente, al recordar todo eso dentro de unos años, la felicidad crepuscular podría ser grande porque de ahí surgieron muchas anécdotas y vivencias gracias a lo sucedido.

Ahora bien, esto conforme a una experiencia, pero ¿qué tal si el objeto de nuestra felicidad fuera una nueva camisa? En este caso, la felicidad momentánea se repetirá por más tiempo, al sentir la tela o al admirar que bien se nos ve puesta dicha camisa, pues hay menor posibilidad de que existan estos altibajos en los niveles de cualquiera de los otros dos tipos.

Si algo nos hace felices, no hay más, eso es felicidad. Ya sea pasar tiempo de calidad con tus hijos o pasarlo en un Ferrari, todo depende de quién seas y cuáles sean tus prioridades.

Bienestar / Tendencias

6 cosas que debes hacer sola al menos una vez

Es verdad que la mayoría de las actividades que realizamos las hacemos en compañía de alguien más, ya sea con amigas, mamá, tía, novio, etc., sin embargo, es bueno empezar a realizar algunas solas, pues así podremos conocer otra parte de nosotras mismas, así como, aumentar nuestra seguridad. Algunas de éstas son:

1. Ir de compras

Una de las mejores terapias, además cuando vas sola, no hay quien te impida probarte infinidad de prendas, zapatos y accesorios. Además de visitar miles de tiendas.

2. Día de spa

El rélax que tanto te mereces y atreverte a probar nuevas mascarillas o masajes sin que alguien te cuestione.

3. Ver una serie o tu película favorita

Decidir ver la serie o película que tanto te mueres por ver, pero que muchas veces como a la otra persona no llama la atención no la pones.

4. ¡Viajar!

La mejor forma de encontrarte contigo misma.

5. Hacer ejercicio

Aprovecha este tiempo a solas para hacer la actividad que más te guste y, así, poder relajarte al máximo.

6. Ir a un restaurante 

Pensar en proyectos, leer un libro, disfrutar de la tarde, analizar tu vida, todo eso y más lo puedes hacer cuando comes o tomas una taza de café sin compañía.

 

Tendencias

Ellos son quienes se te acercarán después de tu divorcio

Finalizar una relación amorosa suele ser complicado y doloroso, más cuando pasaste noches y días enteros junto a la persona. Sin embargo, esas vivencias  te permiten conocerte aún más. Ahora tienes mucho más claro qué quieres, qué estás dispuesta a tolerar y qué no, sabes perfecto qué es vivir con alguien y, ahora, sabrás si estás dispuesta a volver a vivirlo o no.

De todas las cosas que aprendiste, aún falta que identifiques y conozcas el tipo de hombres que se te van a acercar después de tu divorcio, pues no serán los mismos que antes de casarte, algunos de ellos son:

1. El chiquillo de 25 años
Los chicos a esa edad buscan nuevas vivencias y entre sus múltiples fetiches siempre incluyen una relación con una mujer mayor, teniendo la idea de intercambiar los años de juventud a cambio de experiencia.

2. El cómodo
Es el que te ve como un proveedor -casa, comida, dinero, regalos, etc.- ¡Huye lo antes posible de ellos! A no ser que quieras convertirte en la mamá de tu pareja.

3. Divorciados 2.0
Son hombres que creen saber todo por lo que estás pasando y lo que te falta. En momentos puede ser incómodo que te cuente cosas que quizás sí estés pasando y hasta te dé un poco de miedo. Por otro lado, este tipo de hombres serán empáticos y comprensivos contigo.

4. Sin compromisos
No hay mucho que explicar de este tipo de hombres, simplemente, quieren todo contigo. Sí, todo en tono sugerente y quizás eso aumente tu autoestima, así como tu seguridad, sin embargo, no esperes de él una relación formal ni mucho menos.

5. Indeciso
Tiene tantas cosas en la cabeza, proyectos, dudas, etc., que no sabe qué es lo que exactamente quiere en la vida, es por eso que busca relaciones con mujeres mayores, para que lo ayude y lo oriente a tomar las mejores decisiones.

6. Maduro
Su madurez, enfoque y sensatez te podrán enamorar, y hacer creer que es un muy buen partido. Sin embargo, no te claves tan rápido. Dale tiempo para que se muestre por completo y así puedas valorar  si quieres algo más que una amistad con esa persona.

7. Extra maduro
No nos referimos a su mentalidad precisamente, sino a su edad. Puede que ahora te interesen los “mayorcitos”, aquellos que te llevan más de 10 años –más, menos-. Él verá en ti el elixir de la juventud, incluso se vestirá y comportará más jovial, lo cual a ti te puede encantar, pues ambos se encuentran en una etapa similar de la vida, aquella en la que buscan disfrutar del tiempo, la madurez y la estabilidad.

8. El salvador
Es quien hará todo lo posible para que no vuelvas a sufrir, a pasar malos ratos. Son extremadamente cariñosos y consentidores.

Comunidad / Tendencias

Las 5 mejores ciudades para ser gay y soltero

El sitio GayCities realizó una encuesta para que los miembros de la comunidad LGBT eligieran las mejores ciudades para ser gay y soltero. Las ganadoras fueron:

1 y 2. Londres y Berlín

El empate en primer lugar fue entre estas dos. A pesar de que en Alemania aún no es legal el matrimonio entre personas del mismo sexo, en Berlín se realiza la marcha de orgullo gay más grande del mundo. Además, estas ciudades cuentan con varios clubes de todo tipo, incluso los hay para satisfacer varios fetiches.

3. Puerto Vallarta, México

Este lugar fue elegido como el destino turístico gay friendly favorito de la comunidad, por la diversión y el clima que aquí se presenta.

4. Orlando, Florida

Esta ciudad fue nombrada “La Ciudad del Año” en honor a la compasión y la resiliencia que demostró la comunidad ante el tiroteo ocurrido en octubre en el club nocturno “Pulse”. En este estado, Miami es una de las ciudades favoritas por su vida nocturna y ambiente cosmopolita.

5. San Francisco, California

Recibió 22% del total de los votos y fue gracias a los cruceros y la promoción que se está realizando para el turismo LGBT, pues buscan que la diversidad y la inclusión reinen en el lugar.

 

Psicología

4 pasos para aprender a dialogar

A pesar de querer estar en un ambiente lleno de armonía y buena vibra, los conflictos siempre estarán presentes, pues “cada persona es un mundo” y por ende, la confrontación de ideas es inevitable. Lo que sí se puede evitar, es el “odio” o rencor al término de una discusión.

El comportamiento que tenemos al momento de “pelear” es el que va a determinar el fin del enfrentamiento, para ello, debemos aprender cómo discutir, para poder expresar nuestras ideas o inconformidades, sin tener consecuencias negativas. Algunas reglas básicas que te ayudarán a confrontarte con resultados contundentes.

1. No utilizar el escape como solución.
Si necesitas un tiempo antes de confrontar, está bien, sólo comunícalo de forma cordial, seguro la otra parte lo aceptará y podrán tener una conversación más tranquila, evitando que hablen las emociones y con argumentos sólidos.

2. No guardes rencores, impaciencia, irritación o disgustos.

Es mejor decir las cosas en el momento para no ir guardándolas y que después salgan de forma exagerada.

3. Discute en un ambiente de confianza y seguridad.

Deben sentirse cómodos para poder expresar sus ideas, sin temor y sin que ninguna de las dos partes reprima al otro.

4. Enfocarse a la solución del problema

La discusión no se debe tornar al reproche, ni a la búsqueda exhaustiva de un culpable. Lo ideal es manifestar la inconformidad, pero desde uno mismo, por ejemplo: “No me gusta que, me ofende, me hace sentir, me molesta, etc.”
Además de siempre llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes, o que estén de acuerdo con él.