S1NGULAR / Techie

¿Un robot puede hacer tu trabajo?

¿Recuerdan Charlie y la Fábrica de Chocolate (2005)?, ¿recuerdan al señor Bucket, padre de familia honrado y trabajador, que perdió su empleo como colocador de tapas de dentífricos, sustituido por un brazo robótico? Ahora piensa qué tan probable es que tú te conviertas en el Sr. Bucket.

La ciencia ficción nos enseñó a temerle a los robots humanoides capaces de alcanzar y hasta mejorar las capacidades propias del ser humano, sin embargo, nada nos dijo de los pedazos alargados de metal, de esas máquinas rotatorias o de los programas computacionales diseñados para superar nuestro desempeño laboral.

Sí, la tecnología ha llegado a hacernos la vida más sencilla, pero tampoco podemos negar que ya ha sustituido miles de empleos y que lo seguirá haciendo, cada vez con mayor frecuencia.

Se estima que el 70 % de las máquinas robóticas están en los sectores de electrónica, audio, metales, maquinaria industrial y en el sector automotriz, que, por cierto, para el 2015 fue el cuarto generador de empleos más grande en México.

Además, se sabe que por cada mil trabajadores un robot le quita el empleo al menos a seis personas y el salario disminuye 0.75%, según un artículo publicado por los economistas Daron Acemough del M.I.T. y Pascual Restrepo de la Boston University. Dicho estudio es el primero en analizar el efecto directo y negativo de los robots.

De acuerdo al Banco Mundial 77 % de los trabajos en China, 85 % en Etiopía y 69 % en India se ven en riesgo debido a la amenaza mecánica. América Latina y México no se ven registrados en el estudio, sin embargo, la falta de especialización y el gran porcentaje de mano de obra que se dedica a la industria puede darnos una idea de cómo la problemática está latente y con gran fuerza.

Pero entonces, ¿qué podemos hacer ante el agigantado paso robótico?

Es cierto que el progreso económico depende en gran parte de la evolución tecnológica y que la inmediatez con la que las máquinas se abren paso en el mundo laboral está afectando a cientos de familias alrededor del mundo. Sin embargo, no todo está perdido, pues si bien los robots están ganando terreno en los ámbitos previamente mencionados, éstos han permitido que las profesiones dedicadas a las humanidades (incluidas las financieras) tengan una mayor proyección.

S1NGULAR / Sexualidad

6 maneras de darte cuenta de que estás harto de tu trabajo

¿Sientes que tu trabajo es demasiado estrenaste? Lamentamos decirte que no eres el único; 48% de los estadounidenses aseguran que su empleo mantiene sus nervios al borde, pero lo importante es reconocer si es momento de hacer algo al respecto.

Éstas son algunas señales para saber si tu situación va más allá de una mala racha.

1. Tu salud se comienza a ver afectada, física y psicológica. Algunos malestares comunes son dolor de espalda, obesidad, depresión o sentir debilidad de manera constante.

2. Si empiezas a olvidar cosas, te cuesta mucho trabajo tomar decisiones y controlar tus emociones, éstos son efectos del estrés en tu corteza frontal.

3. No puedes dejar de pensar en trabajo, aún cuando estás fuera de la oficina y en días de “descanso”.

4. Te sientes cansado todo el tiempo y la fatiga te acompaña 24/7.

5. Siempre tienes una actitud negativa, nada te pone de buenas y respondes con pésima actitud a cualquier comentario o instrucción.

6. Notas que tu desempeño laboral está viéndose afectado. Ya no das el 100% en lo que haces.

Bolsa de trabajo

5 formas de prepararte para el trabajo de tus sueños (aunque tengas otro ahora)

Si sientes que cada día en tu cubículo es más triste que el anterior y crees que no falta mucho para que recojas el sacapuntas que llevaste a la oficina y azotes la puerta de tu jefe después de renunciar, lo mejor es que estés preparado. Hay muchas cosas que puedes hacer desde ya según la coach de liderazgo Jennifer Davis. ¿Aún no sabes por dónde comenzar?

1. Averigua cuáles son las habilidades que necesitas para llevarlo a cabo.

Lo mejor es hablar con alguien que se dedique a eso para que te lo diga de experiencia propia.

2. Desarrolla un plan para trabajar estas habilidades.

Practica todos los días y cada semana hasta que las domines. No dejes de hacerlo sin importar los cambios, mantenerte firme hará que estés preparado para enfrentar cualquier obstáculo.

3. Tómate un serio la retroalimentación.

La crítica constructiva será tu mejor aliada para mejorar en tus áreas de oportunidad y crecer.

4. Acércate a los líderes en tu rubro y conviértelos en tu guía.

Aprende lo más que puedas de ellos y aprovecha su círculo de relaciones para adentrarte aún más en la dirección.

5. Explota todas las oportunidades que hay en tu trabajo actual para aprender más.

Talleres, conferencias, seminarios, todo, todo puede darte nuevos skills.

Especial / Finanzas

Adiós freelance, bienvenido freework

Los baby boomers, estos adultos que lograban independizarse financieramente con mayor facilidad, gozaron también de las mieles de un esquema de jubilación, inexistente hoy en día.

Las generaciones posteriores (X, de entre 30 y 40 años de edad, y Y, de 20 a 30) han tenido que malabarear las nuevas condiciones para emplearse en lugares que les ofrezcan desarrollo profesional, mantener ingresos que cubran sus gastos básicos, conseguir –con suerte– prestaciones mínimamente superiores a las de la ley y una carga de trabajo razonable que les permita recordar, de vez en vez, que existe vida más allá de su cubículo.

Ante este panorama, cada vez más personas deciden renunciar a la “estabilidad” de un contrato y a la subvención mensual de café, para empezar a vender sus skills al precio que les parece más justo, en los proyectos que más les interesan, dentro de su propio espacio y sin temor a ser castigados porque su estilo no comulga con el dress code establecido.

“Nadie es indispensable” es una de las amenazas favoritas de los jefes y, aunque nos duela aceptarlo, es verdad. La diferencia es que la fuerza laboral ahora se ha convertido en su propio medio de producción.

Los freelancers ya no son sólo ese grupo que alguna vez formó parte de una organización empresarial y migró al sistema independiente, se ha sumado también una importante cantidad de personas que, desde que comienzan a generar ingresos, lo hacen por esta vía.

Además, ahora muchos adultos jóvenes no sólo prescinden de la educación universitaria –un fenómeno que, cabe decir, se fortaleció con el surgimiento de figuras exitosas como Steve Jobs y Mark Zuckenberg, dueñas del mundo en que vivimos–, sino que rechazan cualquier acercamiento con el sistema establecido.

Sin embargo, así como los iPros están marcando una nueva dinámica de oferta y demanda laboral –con repercusión a nivel económico, cultural e incluso político–, no podemos dejar de lado la cantidad de huecos legales que el fenómeno está creando y para los que, eventualmente, habrá que buscar una regulación justa. Por ejemplo, al cumplir con el pago de impuestos, los servicios (como seguros de salud o créditos hipotecarios) proporcionados por el Estado tendrían que estar garantizados, entre otras cosas.

Finalmente, no podemos negar que las nuevas generaciones traen bajo el brazo esquemas laborales frescos que exigen dinámicas novedosas y responsabilidades compartidas.

Tendencias

La cantidad de mujeres líderes a nivel mundial va en aumento

 

LinkedIn, la comunidad web que funciona como enlace entre las empresas y los distintos perfiles profesionales, analizó la data de los países donde las mujeres están prosperando para ayudar a identificar las barreras que la fuerza de trabajo global todavía necesita superar.

De acuerdo con esta información, actualmente las mujeres ocupan un poco más del 25% de todas las posiciones a nivel mundial y la cantidad va en aumento.

En números:

  • De los 10 países que se analizaron, Canadá, Estados Unidos y Francia tienen el porcentaje más alto de género femenino en el liderazgo.
  • La industria educativa y organizaciones sin fines de lucro, son los sectores con mayor cantidad de contratación de mujeres en puestos de liderazgo (47%), seguidos de las áreas de cuidado de la salud y la farmacéutica.
  • Las 5 habilidades más destacables de las mujeres que ocupan estos puestos son: gestión, liderazgo, planificación estratégica, servicio al cliente y hablar en público.
  • Más del 37% de los líderes en adquisición de talento creen que la diversidad e inclusión de género será la tendencia número uno que define el futuro de la contratación.

Sin embargo, aunque las empresas han avanzado a nivel global para reducir la brecha de género, todavía queda mucho trabajo por hacer. Uno de los aspectos clave, según LinkedIn, es identificar dónde hemos progresado y recuperar estos modelos para replicar los recursos que amplíen los caminos de liderazgo para las mujeres.

S1NGULAR

Madres solteras buscan trabajo… ¡y no se los dan!

“Las madres solteras cargan con un estigma súper injusto, ya que generalmente son vistas como personas de dudosa moral o se les culpabiliza por no mantener a su pareja a su lado, cuando muchas veces es una elección de cualquiera de los dos –señala Manuel Turrent, psicoterapeuta especializado en género y pareja–. En contraste, los padres solteros gozan de muy buena fama. Lo que a las mujeres se les condena, a los hombres se les condona”.

Además de injusto, este prejuicio multiplica los problemas de las madres solteras. A la monumental tarea de cuidar a un hijo se le suma la de conseguir un empleo digno, que ofrezca un sueldo que pueda alcanzar para los dos y que tenga un horario que, al menos, se ajuste a los de una guardería.

«Lo que a las mujeres se les condena, a los hombres se les condona.»

Desafortunadamente, en muchas ocasiones, dichos empleos resultan inalcanzables para estas mujeres, precisamente por su condición de madres solteras. “Desde que dices que eres madre soltera y que tu hijo es pequeño, creen que faltarás a cada rato. Me tocaron jefas que eran señoras con hijos y se quejaban de las empleadas que pedían permiso para ir al festival del 10 de mayo. Durante el tiempo que estuve pidiendo empleo sí me sentí discriminada”, dice Alicia Torre, madre soltera.

La dificultad de encontrar un empleador libre de prejuicios va de la mano con las pocas oportunidades laborales que cuenten con las características que una madre soltera requiere para mantener y cuidar a su hijo. “Buscar trabajo es difícil cuando no tienes quien te apoye para cuidar a tu hijo, porque no puedes aceptar cualquier cosa. Si el horario es muy matado, te complica muchísimo la vida; entonces acabas en un trabajo con muy poco ingreso, pero lo aceptas con tal de tener un horario que te permita estar llevando y trayendo a tu hijo de la guardería a la casa”, asegura Alicia.