Bienestar

La religión del body shaming

Mucha cadera, copa A, piernas delgadas, ojos oscuros, espalda ancha, orejas puntiagudas y la uña del pie “rara”. Piensa qué es lo que no te gusta de tu cuerpo; ahora piensa ¿por qué? ¿Qué o quién te ha hecho creer que no es perfecto?

Sentir vergüenza por cómo o quién eres (body shaming) no es un sentimiento innato, sino producto de nuestra cultura.

Sin considerar la época de la prehistoria en la que todos usaban taparrabos y la atracción física respondía casi enteramente a la capacidad de reproducción que el cuerpo reflejara (caderas anchas, pechos grandes, hombres altos y fuertes), ¿alguien recuerda otra momento de la historia en la que la gente no comparara su cuerpo con el estereotipo marcado como “ideal”?

La mayoría de las personas se esfuerza todos los días por salir a la calle, lidiar con los prototipos de belleza establecidos, mantener el amor propio y, sí tiene suerte, transmitir seguridad en sí mismos; lo cual es bastante fácil perder de vista si estamos inmersos en las responsabilidades diarias. “¿Qué hay de malo en burlarse por un momento de los ‘defectos’ de alguien más miento veo mi timeline de Facebook?” “¿Qué hay de malo en exponerlo y agregar un comentario ‘gracioso’?”

Es sano tener un criterio propio y una opinión sobre el estilo de los demás, lo que resulta nocivo es olvidar que muchas de estas “imperfecciones”, sobre todo cuando se tratan de algo físiológico, dependen de algo incontrolable como los genes. Más allá de lo grave que es aprobar vivir en una sociedad que tiene el derecho de desacreditar y humillar públicamente a cualquier persona, vale la pena considerar cuánto participamos en ello y qué tanto de las críticas que recibimos son provocadas por las mismas acciones que fomentamos.

Bienestar

¿Qué tanto conoces tu cuerpo?

Muchas veces pasa que nos olvidamos de las funciones de nuestro cuerpo. De alguna manera las damos por sentado, cuando, en realidad, juegan un papel importantísimo en nuestra cotidianidad.

Por ello, en esta ocasión le dedicamos al cuerpo, a ese templo que nos permite disfrutar de la vida, unos cuantos hechos curiosos que desconocías sobre él.

Los ojos

Parpadear es uno de los actos que hacemos en automático, que ni siquiera notamos, pero, si hacemos la cuenta y lo sumamos, pasamos un total de cerca de cinco años haciéndolo.

Un cabello

Uno solo de éstos puede sostener el peso de una manzana, aunque, por supuesto, según los científicos, no se especifica de qué tamaño podría ser este fruto.

La piel

Apenas un centímetro cuadrado de la piel contiene nada más que un centenar de sensores de dolor, por lo que se entiende por qué algunas veces cuando algo siquiera nos roza, nos causa molestia o daño.

Papilas gustativas

Sí hay diferencias entre géneros, tanto fisiológicas como de otro tipo, pero en este caso es acerca de la capacidad de degustar algo, cualquier alimento, porque las mujeres tienen más papilas gustativas en la superficie de su lengua que los hombres.

Los colores

¿Qué harían los diseñadores, los pintores, los artistas visuales en general, si supieran que en realidad el ojo humano puede distinguir aproximadamente 10 millones de colores diferentes? Pues quizá nada, porque no es posible para el cerebro recordarlos todos.

La comida en nuestro organismo

No te asustes, pero lo normal es que, a lo largo de tu vida, una persona consuma cerca de 35 toneladas de comida. Sin embargo, una buena alimentación balanceada puede hacer que esa cantidad sea para darle energía a cada una de sus actividades, en un periodo promedio de vida.

La sangre

Quizá sientas que siempre estás en el mismo lugar, que nada ocurre o que nada cambia en tu vida, pero si pones atención a cada mínimo aspecto, tal vez apreciarías más la simpleza de las cosas, como el hecho de saber que, aún estando la mayor parte del día quieto, tu sangre, a lo largo de 24 horas, “recorre” una distancia aproximada de 19,312 kilómetros.

Músculos de la cara

Cuando sonreímos, activamos cerca de 17 músculos de la cara, pero, cuando lloramos, 43 son los que se desencadenan. Así que, si quieres evitar esas patas de gallo, mejor a sonreír y a vivir.

La lengua

Ésta tiene la misma importancia que las huellas digitales, porque sus características de forma, textura, entre otras, son únicas. No hay una lengua igual a otra, así que seguramente el encuentro de dos en un beso, hace de éste también algo único e irrepetible.

Uñas

Hay partes del cuerpo que podrían darnos señales de que necesitamos atender nuestra salud. Por ejemplo, las uñas que son suaves y frágiles y que no tienen una semiluna en la parte baja, pueden indicar que padecemos de algún problema en la tiroides.

Sexualidad

¿Cuánto mide el pene promedio?

El tamaño de ciertas zonas del cuerpo siempre ha sido un tema que despierta curiosidad y, muchas veces también, complejos. En las mujeres, por ejemplo, son los senos y los glúteos, mientras que para los hombres su gran preocupación es el pene.

No por nada, muchos estuvimos en la prepa compartiendo medidas, y si eran más centímetros mejor, podrías ser el “macho alfa, pelo en pecho, lomo plateado” de la generación, o bueno, al menos de tus amigos sí. Por otro lado, ellas no podrán negar que también les acechaba la curiosidad y el morbo.

Muchas son las teorías de cuál debería ser el tamaño “normal” del pene, sin embargo, ya existe un estudio que lo confirma y lo da a conocer. Para poder llegar al resultado final, se analizaron más de 15,000 miembros en todo el mundo, determinando así que la longitud promedio del pene erecto es de 13.12 centímetros, con una circunferencia aproximada de 11.66cm. En estado de reposo, mide 9.16 de largo y 9.31 de grosor.

Esta investigación la realizó la revista británica de urología BJU Internacional, con la intención de dar a conocer los promedios generales y crear gráficos para, así, evitar y disminuir la cantidad de hombres con trastornos de dismórficos corporales, es decir, aquellos que se preocupan de más por las medidas de esa zona.

También se dio a conocer que sólo el 2.28% de los hombres tienen un pene anormalmente pequeño, y es el mismo porcentaje de forma contraria. Además, no existe relación entre el tamaño y la raza.

tamano pene promedio 2

 

 

 

Salud

6 beneficios de tomar café

A pesar de su delicioso olor y sabor, y de ser una de las mejores opciones para despertar, el café siempre ha tenido mala fama, al considerarlo  un alimento poco saludable, sin embargo, esto es falso. Los beneficios que tu cuerpo obtiene al consumirlo son realmente sorprendentes.

Los científicos han encontrado, a partir de 36 estudios en los que participaron aproximadamente 1.27 millones de personas, que quienes consumen una cantidad moderada de café, que es en promedio cinco tazas al día, tenían mucho menor riesgo de presentar problemas de salud, aunque los que excedía esa cantidad, tenían los mismos riesgos que quienes no consumían ninguna.

Aquí 6 razones que tu cuerpo agradecerá:

  1. Disminuye el riesgo de tener derrames cerebrales.
  1. Beber cuatro tazas al día previene los problemas cardiacos.
  1. Dos tazas diarias disminuyen (40%) el riesgo de cáncer de hígado. Aunque, en general, el café ayuda a la prevención de todos los tipos de cáncer.
  1. Mejora la calidad de vida de las personas que sufren enfermedades hepáticas.
  1. Disminuye el riesgo del mal de Parkinson.
  1. Previene la diabetes.

Es importante aclarar que los estudios están basados en el consumo de café de grano, dejando fuera las bebidas  hechas con base de café y azúcar, como capuchinos de sabores, mocha, latte, macchiato, que además incluyen una gran cantidad de carbohidratos.

 

Bienestar

Conoce a Arhe Molina, una mujer orgullosa de sus curvas

Por Kenia Rivera- Arhe Molina tiene 32 años y es, en México, toda una figura dentro del blogging, gracias a que desde 2014 emprendió con el blog Yo Curvilínea un camino de libertad femenina donde defiende que el estilo no tiene talla y que las personas con sobrepeso también pueden disfrutar de una plenitud y autoestima inimaginable.

¿Quién era Arhe antes de Yo Curvilínea?

Antes del blog trabajaba como relacionista pública, siempre he estado en el mundo de las relaciones públicas. Estudié comunicación y periodismo en la UNAM, pero siempre me he dedicado al lado corporativo, al trabajar para empresas y marcas. Nunca me imaginé ni figuré como alguien que se dedicara a televisión o a ser una reconocida periodista. De hecho, ni me imaginaba como alguien cuyo trabajo necesitara de ser sociable. Hasta antes de los 27 años yo no lograba aceptarme por completo. No hacía las cosas por miedo. Tenía planes, pero los iba postergando, no me creía lo suficientemente buena para triunfar. Aunque siempre he sido un tanto extrovertida, en el fondo, cada que quería arriesgarme, siempre estaba una vocecita en mi cabeza que me decía que yo no encajaba en el mundo, que por mi físico o por mis dudas simplemente no era como todo mundo dice que debes ser.

¿Qué sucedió para que esa voz dejara de atormentarte y te aventaras a realizar tus metas?

Tuve una gran suerte porque se dieron diferentes cosas al mismo tiempo; en la misma época experimenté cambios que me llevaron a sentirme acompañada y segura. El primero es que descubrí los sitios en internet de curvy bloggers estadounidenses, y de inmediato me dije: “Esto es hermoso, es una gorda vestida como flaca y se ve maravillosa”. Desde siempre me ha gustado la moda, pero por mi talla la única forma en la que podía tener moda era en cuestión de zapatos. Sin embargo, vestirse con el estilo y variedad con el que se visten las flacas era imposible. Y el segundo factor que modificó mi vida fue entrar a practicar pole fitness. Nunca fui deportista y gracias a este deporte conocí un cuerpo capaz de hacer cosas que ni de broma hubiera imaginado.

¿Al pole fitness le debes la seguridad?

No necesariamente, fue parte de la construcción de ella, pero la gran diferencia es que yo no hice ni hago ejercicio con la intención de bajar de peso o transformar mi cuerpo. La confianza que vas ganando con el pole viene mucho de cuando te atreves a quitarte la ropa. Es un deporte donde entre menos ropa mejor, porque la piel es la que te ayuda a hacer las rutinas.

¿Cómo te reconciliaste con tu cuerpo y físico?

Empecé a valorar mi cuerpo cuando me comenzaron a salir bien las cosas. El hecho de darte cuenta de todo lo que tu cuerpo puede hacer por ti es impresionante. En mi caso, fue encontrarme de frente con la impresión de que aunque estuviera gordita podía voltearme de cabeza en un tubo, treparme y quedar colgada. Fue simplemente maravilloso. Aun más porque nunca se me había inculcado la cuestión del ejercicio. A los 8 años fue mi primera dieta. Imagínate ir a las fiestas de cumpleaños de tus amigos y no poder comer pastel a esa edad porque tu familia te tenía en dieta vigilada.

¿Desarrollaste algún trastorno alimenticio por esas críticas e imposición de hábitos?

No. Nunca. A pesar de ser el foco de “la gordita” en mi familia. Incluso llegué a escuchar el típico “nadie te va a querer si eres gorda”. Sin embargo, yo seguí lo que creí que era correcto. Me afectó, por supuesto, en confianza, porque como te contaba, no siempre me sentí tan segura como ahora.

¿Cómo lidias con ese tipo de comentarios a los 8 años?

Incluso después. A esta edad, a la que sea. Por supuesto que depende de la fortaleza y el autoestima, pero cuando una es gordita y recibe esos comentarios sólo hay de dos: o me tiro o me levanto. No hay más. Las mujeres que somos criticadas de esa forma no nos podemos quedar deprimidas toda la vida. Querer despertar, abrir los ojos, bailar, triunfar, quitarte la ropa, ¡vivir!, todo eso no puede depender de la opinión de los demás.

¿Qué necesitaste para decidir levantarte?

Tocar fondo. En ocasiones de verdad necesitas estar muy en el hoyo para decir “basta” y con ese coraje levantarte. Además, en mi caso, el tercer factor en mi proceso de aceptación para sentirme cómoda conmigo fue un amor de pareja. Comencé una relación en la que tenía miedo de mostrarme, de que me tocaran, pero cuando alguien te dice que te ama, que no hace falta que seas más delgada, más alta, más blanca, etc. Todo eso te ayuda a caer en la cuenta de que si otros lo ven, una deber ía aprender a valorarlo: ¡sí, es cierto, soy bonita!

02

Mírate ahora, con más de 33,000 seguidores en tu página de Facebook… ¿Cómo comenzaste Yo Curvilínea?

Lo lancé en octubre de 2014, pero el verdadero crecimiento que he tenido con el blog se dio desde hace un año; gran parte de la difusión se debe a que fue uno de los primeros en mostrar fotografías de moda. Al principio temía mucho el estar frente a una cámara. Y ahora hasta desfilo en pasarelas; por ejemplo, el año pasado me invitaron a mí y a otras chicas plus size para modelar lencería. Ya enseñé todas mis carnitas, qué pena puedo tener ahora.

¿Qué otro factor catapultó el éxito de Yo Curvilínea?

Una de las principales razones que yo agradezco muchísimo es haberme reunido con las personas adecuadas. A veces vemos a las otras personas que hacen lo mismo que tú como una competencia, pero yo hice lo contrario, creo que el acierto fue sumar esfuerzos y creatividad con otras chicas de talla grande para hacer más ruido sobre lo que queríamos comunicar. Todo comenzó con Dana, autora del blog Más medidas, ella es psicóloga y tiene un poder de convocatoria impresionante. Y, por otro lado, está Priscila, autora del blog La Fatshionista, ella es maquillista profesional y estilista de moda. Ellas dos me ayudaron cuando me aventé a hacer fotografías para mostrar ropa que otras mujeres como yo (que son grandotas y que son plus size) quieren tener pero no se animan.

¿Cómo se ideó la campaña “Moda en grande”que creaste con ellas dos?
“Moda en grande”, más que una campaña, es una alianza por inspirar a las marcas a que acerquen prendas de tendencia a mujeres que no somos talla chica. Lo que nosotras hacemos no es difundir simplemente tendencias, ni mucho menos somos difusoras de la obesidad, al contrario, lo que yo busco, lo que nosotras tres hemos querido lograr es que las chicas de tallas grandes también seamos reconocidas para vestir como nos plazca. Normalmente la ropa que encontramos en tallas XL o más grande son blusas, vestidos o prendas para señoras mayores. La mayoría de las marcas no saben que hay chavitas de 15 años que son plus size.

¿Tienes algún nuevo proyecto en puerta?

Sí, en colaboración con otras chicas lanzaremos un espacio que se llama Espacio curvy, que es una revista digital. Funcionará como una central para tallas grandes, donde vamos a meter una tienda online que contenga variedad para las que supuestamente no hay (o había) cabida en ese mundo: el de la moda.

¿Te han llegado a lastimar o discriminar por cómo luces?

El mundo te puede llegar a hacer pensar que no importa qué es lo que hagas si eres inteligente, a qué te dedicas, cuánto te esfuerzas en lograr las cosas, al final hay y habrá quienes sólo juzgan por el físico. Y me tocó, me tocaron hombres que no se cansaban de decirme lo maravillosa que era, pero que ellos jamás estarían conmigo porque no querían ser vistos con una gorda. A veces uno se siente bien consigo pero el exterior sigue siendo dañino. Por ello hay que tener mucho cuidado con la gordofobia. No hay que tenerle miedo a la palabra “gordo”. Solemos pensar que es un insulto. Y no, ser gordo no tiene un significado negativo.

¿Cómo le inculcas ese tipo de valores a tu hijo?

Mi hijo me ve como un ser extraordinario, tengo que construir una relación en la que yo me sienta sana para que él se sienta sano. He observado que generalmente el peor juez está dentro de tu casa, y no porque no te quieran, pero no sabemos cómo decir las cosas. Hay que atender la forma en que nos comunicamos, hay que saber escuchar qué quieren los niños. Te repito, a mí nunca me inculcaron el ejercicio, me daba miedo hasta hablar, porque tenía una inseguridad impresionante. Y ahora veo a mi hijo y parece un adulto, platica mucho, es muy propio, le encanta socializar. Cuando lo veo así de contento, abierto, seguro y aventado sé que he hecho las cosas bien.

03

¿Y el sexo masculino? ¿Tienes lectores hombres?

El sobrepeso y la gordura no es un tema exclusivo de las mujeres, eso es más que claro, lo que no está atendido es que no se les habla a ellos igual que a nosotras. Hay un estereotipo de hombre gordo que ves en televisión y que, por ejemplo, es el tonto, el lento, el que se la pasa comiendo, el bulleado de la escuela, pero volvemos al principio, todo esto es una generalización. Realmente puede no ser así, ser gordo no es sinónimo de fracasado. Ser gordo tiene que ver más allá de nuestros hábitos alimenticios, conozco tanto hombres como mujeres que llevan una dieta súper saludable, ¡incluso comen pura ensalada! Pero son gordos, y son así por genética, por problemas de salud, o por cualquier otra causa que el mundo desconoce. Y volviendo a la pregunta, sí tengo lectores hombres, aunque debo reconocer que la mayoría no me busca por consejos, sino para ligarme.

 

Cuéntame alguna de las experiencias más satisfactorias que has vivido con tus lectoras del blog.

En alguna ocasión me escribió una lectora para decirme que gracias a mí se atrevió a ponerse por primera vez un traje de baño. Tú lo puedes leer como un acto completamente normal, pero de verdad hay personas que le tienen tanto pánico a su cuerpo que son capaces de limitarse vivir con tal de no lidiar con sus demonios internos.

¿Cómo aconsejarías lograr la autoaceptación?

Hay que creérsela. Tenemos las mismas oportunidades que las flacas. Hay que atreverse a vivir. El amor propio va totalmente ligado al amor hacia otra persona. No hablo sólo del amor en pareja, sino, por ejemplo, yo con mi hijo: él copia mucho de mi personalidad, los niños son unas esponjitas inteligentes que aprenden de lo que observan en nosotros los padres. Yo no le quiero transmitir infelicidad. Los hijos son tu reflejo.

¿Cuál es la relación más importante que has construido?

Conmigo misma. Conflictos de pareja siempre habrá, pero los conflictos que tengas contigo mismo determinan el rumbo de todo, absolutamente todo lo que haces.

¿Qué es el autoestima?

Quererme, procurarme y valorarme. El autoestima es abrazar lo que eres, lo bueno y lo malo. A veces creemos que autoestima es reconocer todo lo bueno de uno mismo, pero no, también significa abrazar mis defectos.

“Querer despertar, abrir los ojos, bailar, triunfar, quitarte la ropa, ¡vivir!, todo eso no puede depender de la opinión de los demás”.

Arhe Molina

01

Especial LGBTTTI

Nací en un cuerpo diferente y lo amo

El calor y sus 32 grados bajan, o quizá es el tono de la charla lo que nos despreocupa del clima, así que Ali Monterrosas toma del perchero una chaqueta de tres cuartos color blanca con negro, se la sobrepone en los hombros y continúa contándome de cuando volvió a México y le tocó vestirse por primera vez como mujer. Según ella fue toda una osadía, el único acto dentro de su narración que no puedo imaginarme, porque al menos yo, el mesero y quizá los demás comensales, seguimos atónitos con la elegancia que porta como mujer.

Su nombre en papeles oficiales es Pablo Alberto, pero hoy, para mí (en esta mesa), y para la industria de la moda entera, es Ali Monterrosas, una de los modelos andróginas más conocidas en nuestro país, ahora con 23 años y con miras a convertirse en un referente en el extranjero.

¿Cómo lograste tu primer trabajo?

En cuanto empecé a hacer book me llegó un casting porque estaban buscando un travesti para un comercial. Me llevé unos tacones y una camiseta, tenía una inseguridad impresionante de salir vestida como mujer a la calle; entré al casting, estaba súper nerviosa, tenía que simular ponerme unas medias, ese era el acting: simular. Estaba sudando, nerviosa, mirando al director del casting y todo su equipo; mientras simulaba ponerme las medias, me fui de lado porque me estaba cayendo. Salí pensando que me había ido fatal. Lo chistoso fue que me llamaron diciéndome que les había encantado y que comenzaba a filmar la semana entrante un comercial para HBO. Esa grabación catapultó todo, de ahí vinieron muchísimos proyectos más. El director del comercial fue el reconocido director venezolano Hernan Jabes; ahora es un buen amigo y de hecho tengo un nuevo proyecto con él.

s27-principal-ali-int3

¿Cómo forjaste la fortaleza para estar en esa industria?

No ha sido fácil, he tenido mis depresiones por cómo la gente piensa que debo ser, pero hoy en día, cuando escucho que me dicen que debo ser cual o tal, no me importa para nada, ya definí mi persona.

En su momento me cerraron varias puertas cuando les contaba de mi trabajo a las agencias y a las marcas, pero ahora que ya soy más visto y llamado, muchas de esas mismas personas que me rechazaron me están buscando. Cuando me pasa esto recuerdo mucho a una de mis musas, la modelo Doutzen Kroes, que en algún momento hizo casting para Gucci: ellos tenían un parámetro de tallas alrededor de 0 a 3 y Doutzen siempre ha sido una mujer con curvas, así que Gucci le dijo: No, muchas gracias, estás gorda. Tiempo después, Doutzen se volvió Doutzen la supermodelo, así que la gente de Gucci la llamó muy interesada, pero ella sólo dijo: “Gracias, pero estoy gorda para ustedes”. Así es esta industria, ¿sabes?, hay que permanecer con quien eres desde el principio.

«Nunca seremos más atractivos para otra persona o para nosotros mismos que cuando nos aceptamos. Sólo al estar cómodo puedes brillar».

Hay que darle a la gente el valor que quieres que te den a ti. Cuando iba caminando en la acera de la Avenida Álvaro Obregón, en la colonia Roma, para llegar a nuestro lugar de encuentro, creí que iba a entrevistar a alguien que me contaría que había nacido en el cuerpo equivocado. No sabía qué errada estaba…

¿Tú alguna vez llegaste a odiar tu cuerpo?

No, quizá me sentí frustrado cuando quería ser modelo masculino; recuerdo que estaba en la escuela de modelos de Glenda Reyna (empresaria y modelo mexicana), estudié con Daniela Blanco, Columba Díaz, varios de los modelos que estaban en el auge. En la escuela me decían que tenía que ser más masculino, hacer pesas, comer más arroz, de todo. Con tal de seguir esa línea empecé a tomar proteína, me metí al gimnasio, ¡hice un montón de cosas!, pero mi cuerpo no dio volumen, ¡porque mi cuerpo no es para volumen! Tengo las manos chicas, los pies también, biológicamente soy un hombre, pero tengo curvas. En la industria de la moda, los modelos sólo tenemos dos caminos: si no tienes un carácter fuerte, te tiras, o bien, generas una personalidad muchísimo más fuerte, porque las críticas te destruyen y te construyen.

s27-principal-ali-int1

¿Por qué buscas otro país? ¿México no está preparado para los modelos andróginos?

Al principio creía que la industria en México no estaba preparada. Alguna vez cuando me hicieron una entrevista, para un diario nacional, recibí comentarios diciendo que yo era el que estaba mal mentalmente por ser y actuar así. Pero yo no me quiero ir por el juicio en México, sino por las oportunidades de trabajo; pensaba en Corea, por ejemplo, porque en la cultura asiática los hombres pueden usar maquillaje, hay muchos modelos duales, puedo tener mayor apertura. Sin embargo, por ahora no viajaré, la llamada de la agencia norteamericana cambió mis planes. Yo me siento cómodo en el medio

¿Qué tiene Ali que no tiene Alberto, y viceversa?

Alberto es el hermano mayor, se preocupa mucho, piensa, planea el cómo lograr lo que quiere. Sin embargo, Ali es el valor, la valentía para hacer las cosas, es la arriesgada. Un complemento.

En alguna ocasión te etiquetaron como una persona intersexual, ¿qué es eso?, ¿tú te identificas con esta definición?

Yo no me considero una persona ni intersexual ni transexual, no soy un hombre, pero tampoco quiero ser una mujer. Sólo me identifico con las mujeres transexuales por la discriminación que a veces sufrimos, pero realmente no soy transexual; en todo caso, soy una persona tránsgenero, dejé de ser un hombre mentalmente, hice una transición, sólo dejé de pensar y actuar como mi género biológico.

s27-principal-ali-int2

A decir verdad, todos tenemos transiciones en la vida, heterosexuales u homosexuales, todos pasamos por etapas, lo importante en la vida es que estés feliz con quien eres en este momento.

No me remito a una persona intersexual porque ese término tiene mayor relación con lo hermafrodita. Yo soy andrógino o transgénero, no hermafrodita. Cuando la gente me pregunta qué soy, sólo respondo: Yo, Ali.

¿De tu familia has obtenido el mismo juicio?

A los 18, cuando hice mis primeras fotografías vestido de mujer, empecé a hablarles a mis padres sobre lo que estaba ocurriendo en otras partes del mundo. Hacía comentarios como “¿sabían que hay un grupo ucraniano de unos chavos que cantan y usan tacones?” o también “mira, papá, hay un modelo sirio que está trabajando como mujer”.

Y tuve toda la suerte del mundo, siempre me han apoyado, creo que ellos ya sabían que yo era diferente antes de que yo mismo lo insinuara, pero siempre respetaron lo que buscaba. He triunfado gracias a ellos también. Gracias a todo lo que he vivido aprendí que cuando alguien más te diga que no puedes hacerlo, es que sí puedes lograrlo.

¿Qué le dirías a quien cree que su cuerpo es su peor enemigo?

Creo que todos en algún momento tenemos que ser contemplativos con nosotros mismos. Hay que mirarnos en un espejo, debes observar cómo eres, si tienes la nariz grande, los ojos chiquitos, la espalda ancha, si tienes la cadera angosta… Debes conocerte y, una vez hecho eso, seguir con lo más importante: quererte. Tu cuerpo es tu templo. Es el reflejo de ti mismo. No podemos dañar lo que somos.

Por supuesto que es aceptable que existan quienes quieren cambiar cosas de ese cuerpo que ya conocen, pero debemos antes preguntarnos quiénes somos y quiénes queremos ser, sólo así tendremos la transición que buscamos. No hay un deber ser con el cuerpo. Todos somos distintos, ¿y sabes?, es increíble ser distinto. La belleza está en la diversidad.

Nunca seremos más atractivos para otra persona o para nosotros mismos que cuando nos aceptamos. Sólo al estar cómodo puedes brillar.

¿Qué es lo que más amas de ti?

Mi fortaleza. Porque me ha costado.

s27-principal-ali-int4

Sexualidad

El cuerpo y la mente: dos complejos enemigos del sexo

A la hora de tener sexo siempre hay una mosca en la sopa y, en este caso, el gran insecto negro se llama “complejo”. Son muchos los aspectos que construyen nuestra seguridad en relación al sexo. Por un lado está la parte emocional y por otro la física. Nuestro cuerpo y mente son herramientas fundamentales para gozar del placer.

El físico

Sentirte cómodo en tu piel te puede llevar a la plenitud en muchos planos. Algunos rechazamos partes de nuestro cuerpo que no se acercan al concepto que tenemos de belleza. Somos bombardeados con imágenes de cuerpos “perfectos” que nos hacen ver lo que nos falta y sobra. Estamos expuestos a mujeres de curvas plásticas u hombres que parecen tener el abdomen esculpido a mano. Esta propaganda puede lograr, si lo permitimos, que nos sintamos infelices y defectuosos. Algunas mujeres recurren al relleno en el brassier o los calzones con pompa para lucir un derrierenvidiable. Hay hombres que se inyectan anabólicos para desarrollar una falsa musculatura, y hasta recurren a un calcetín para aparentar atributos que despierten más de un antojo.

La realidad es que la mayoría de la población no luce como en las revistas. Así que vamos haciendo lo que esté en nuestras manos para sentirnos seguros y sexys con lo que tenemos. El resto se lo dejamos a las hormonas y a nuestro carisma (que no está de más mencionar), que puede ser nuestro mayor atractivo. Bien dice el dicho que “la suerte de la fea, la bonita la desea”.

La mente

Por otro lado está la parte mental. Nuestra cultura, educación, sociedad y religión nos han llenado de piedritas la conciencia, y todo esto está aderezado con la desinformación. Nos repitieron desde niños que el sexo es algo prohibido. Una “perversidad” que solo hacen algunos en lugares oscuros y escondidos. A muchos les dijeron, incluso, que es pecado. Y además es un tabú. Pero, nos ponemos a pensar: ¿si es tan repugnante cómo nos las hemos ingeniado para so-brepoblar el mundo? Con tanta información retorcida y antinatural es lógico que nos incomode estar en contacto con otro cuerpo, dándonos mutuo placer. Los complejos provocan ansiedad, inseguridad y timidez, impidiéndonos actuar con libertad. Detecta los tuyos y supéralos, el resultado será muy satisfactorio.

Bienestar

¿Cómo se transforma tu cuerpo según el deporte que practicas? Fotos

Todo afecta al cuerpo humano. Las circunstancias ambientales en las que vive, el tipo de actividad física que haga, las condiciones de salud y su alimentación provocan que cambie su forma.

Con eso en mente, el fotógrafo neoyorquino, Howard Schatz, realizó una serie fotográfica donde muestra las distintas formas que puede adoptar el cuerpo humano, según la disciplina deportiva con la que se moldee –tomando el desgaste físico, la dieta, y los músculos que se trabajan–. ¿Qué tipo de cuerpo te parece más estético? y ¿cuál te gustaría tener?

s1-cuerpo-de-deporte1
De izquierda a derecha:
1) Carrera de aventura
2) Carredora de larga distancia
3) Salto de longitud
4) Corredora de larga distancia
5) Heptatlón

s1-cuerpo-de-deporte2
De izquierda a derecha:
1) Fisico culturismo
2) Levantamiento de pesas
3) Levantamiento de pesas
4) Gimnasia rítmica
5) Gimnasia rítmica

s1-cuerpo-de-deporte3
De izquierda a derecha:
1) Box
2) Futbol Americano
3) Basketbol
4) Lucha
5) Maratón

s1-cuerpo-de-deporte4
De izquierda a derecha:
1) Nadador (estilo libre)
2) Nadador (estilo libre y mariposa)
3) Nado sincronizado
4) Nadador (Crol)
5) Esquiar (estilo libre)

s1-cuerpo-de-deporte5
De izquierda a derecha:
1) Gimnasia
2) Salto de altura
3) Trampolín
4) Salto de altura
5) Triple salto
6) Lucha

s1-cuerpo-de-deporte6
De izquierda a derecha:
1) Corredor de larga distancia
2) Maratonista
3) Decatlón
4) Maratonista
5) Corredor de 800 metros

s1-cuerpo-de-deporte7
De izquierda a derecha:
1) Disco
2) Lanzamiento de martillo
3) Jabalina
4) Lanzamiento de peso
5) Lanzamiento de peso

s1-cuerpo-de-deporte8
De izquierda a derecha:
1) Culturismo natural
2) Levantamiento de pesas
3) Fisico constructivismo
4) Levantamiento de pesas

s1-cuerpo-de-deporte9
De izquierda a derecha:
1) Lucha
2) Basketbol
3) Judo
4) Futbol Americano
5) Salto con pértiga
6) Gimnasia

s1-cuerpo-de-deporte10
De izquierda a derecha:
1) Obstáculos (110 metros)
2) Obstáculos  (110 metros)
3) Sprint (100 metros, 200 metros)
4) Sprint (200 metros)
5) Sprint (200 metros, 400 metros)

s1-cuerpo-de-deporte11
De izquierda a derecha:
1) Voleibol de playa
2) Futbol soccer
3) Ping pong
4) Basketbol
5) Box

s1-cuerpo-de-deporte12
De izquierda a derecha:
1) Futbol soccer
2) Lucha
3) Basketbol
4) Basketbol
5) Lucha

s1-cuerpo-de-deporte13
De izquierda a derecha:
1) Futbol soccer
2) Nadadora (estilo libre y mariposa)
3) Ciclista
4) Basketbol

s1-cuerpo-de-deporte14
De izquierda a derecha:
1) Basketbol
2) Futbol Americano
3) Futbol Americano
4) Futbol Americano
5) Basketbol

s1-cuerpo-de-deporte15
De izquierda a derecha:
1) Gimansia rítmica
2) Aerobics deportivos
3) Gimnasia
4) Salto de altura
5) Gimnasia

s1-cuerpo-de-deporte16
De izquierda a derecha:
1) Futbol
2) Escalar
3) Escalar
4) Triatlón

Bienestar

14 razones para hacer ejercicio

La gente que hace ejercicio dice que se vuelve adictivo. Si lo dejan de hacer, se sienten mal. Sin embargo, para los que no tienen esa “necesidad” de pararse a ejercitarse, no es tan sencillo mantenerse motivados.

Si estás teniendo dudas de salir a hacer ejercicio, aquí te damos buenas razones para sí hacerlo:

1. Te da gusto verte en el espejo

Ver cómo cambia tu cuerpo es de las mejores cosas que trae el ejercicio. Si eres muy delgado y haces ejercicio, se te empiezan a marcar los músculos. Y si tienes kilos de más, no hay mejor sensación que ver cómo tus pantalones te quedan mejor.

2. Crea un círculo virtuoso

Hacer ejercicio hace que comas más sano. Probablemente porque pararte a ejercitar requiere un esfuerzo, y no lo vas a echar a perder por cualquier comida chatarra.

3. Mejora la percepción de ti mismo

Incluso si no bajas de peso, hacer ejercicio hace que aprecies más tu cuerpo, y por lo tanto, te sientas mejor.

4. Conservas el peso sin sufrir dietas

Si haces mucho ejercicio puedes comer como siempre lo has hecho y no engordar.

5. Si ya tienes el cuerpo tonificado, ayuda a mantener los tejidos del cuerpo

Si crees que por hacer ejercicio un rato vas a quedarte así para siempre, estás equivocado. Para mantener tu cuerpo necesitas seguir haciendo ejercicio.

6. Te sientes más cómodo en tu ropa

Un día entero se puede arruinar si te pruebas unos pantalones y no te quedan. También es molesto probarse una playera y que se te marque la panza. En cambio, si haces ejercicio tu cuerpo se verá mejor en toda la ropa que te pruebes.

7. Ayuda a aliviar el estreñimiento

El ejercicio estimula el aparato digestivo, por lo que si sufres de problemas de estreñimiento, salir a hacer ejercicio hará que tu organismo funcione mejor.

8. Ayuda a aliviar síntomas de la menstruación

Las mujeres, por lo general, deciden dejar de hacer ejercicio cuando están en sus días. Esto es un error, considerando que el movimiento del cuerpo hará que se relajen sus músculos, y les duela menos.

9. Te ahorra dinero

Hacer ejercicio mejora tu sistema inmunológico, por lo tanto te enfermas menos. Menos enfermedad equivale a menos dinero gastado en doctores, hospitales y medicinas.

10. Te mantiene joven

Los adultos mayores que hicieron ejercicio toda su vida se ven hasta 15 años más jóvenes de lo que son. Lo mismo sucede si tienes 35 años.

11. Cuida tu cuerpo

El cuerpo que tienes es el único que vas a tener y es el que te mantiene vivo. Si deja de funcionar, tú dejas de funcionar.

12. Te hace sentir mejor en comparación con otros cuerpos

Ejercitarte te hace sentir bien en general. Sin embargo, también te hace sentir bien si comparas tu cuerpo con otros que no hacen ejercicio. La diferencia es abismal.

13. Mientras mejor cuerpo tengas, más miradas atraes

Es cierto que una relación la hace lo que eres por dentro, no por fuera. Sin embargo, la gente se acercará a ti mucho más mientras mejor te veas. Es un hecho.

14. Te ayuda a conseguir metas

Conseguir metas en el gimnasio (o en cualquier tipo de ejercicio) hace que te sientas más confiado y te animes a alcanzar tus metas fuera de. Es parte del círculo virtuoso.

Bienestar

Cómo ser más atractivo

No sólo debemos de tomar en cuenta la parte física, la belleza también está en las actitudes y los hábitos de vida.

Salud, naturalidad, higiene, serenidad, humor inteligente, autoestima. La belleza personal no sólo reside en el aspecto físico. Si cultivamos una serie de actitudes y hábitos de vida, podemos convertirnos en un verdadero imán para los demás.

La vestimenta, el corte de cabello, la gimnasia regular y la buena alimentación, así como los productos cosméticos y en última instancia la cirugía y los tratamientos estéticos, son grandes aliados de la belleza humana, pero hay otro amigo de la buena imagen, más económico, sencillo y accesible, que nunca debemos descuidar: nuestro atractivo original.

“Si aprendemos a querernos más, descubriremos la belleza natural que hay en nuestros rasgos personales, si la mimamos y realzamos sin obsesiones, todos la verán también”, señala la psicóloga clínica Patricia Villalba, en una investigación publicada en la revista especializada Psicología Práctica.

El atractivo no sólo consiste en lo físico

“El atractivo personal no reside sólo en un prototipo físico estandarizado. Ni siquiera las modelos que aparecen glamurosas y sofisticadas en los anuncios son así. Luces, retoques, programas de computadora que borran manchas y arrugas, y otros artilugios técnicos hacen que el resultado sea una obra de arte en muchos casos lejana de la realidad”, añade Villalba.

Según la experta, “no debemos olvidar que nacimos con una herencia genética que determinará, en una importante medida, la forma de nuestro cuerpo, nuestras peculiaridades: color de ojos y piel, estructura del cabello, altura, constitución ósea, longitud y amplitud de los músculos”.

“Está claro que cualquier constitución física es hermosa, si la llevas con orgullo en vez de disfrazarla, si la cuidas en lugar de luchar contra ella. En suma, si le sacas el partido propio del amor que te prodigas a ti mismo”

“Jamás deberíamos empeñarnos en la cruzada imposible de querer ser quien no somos: una persona que metaboliza rápidamente las grasas y nutrientes difícilmente conseguirá un cuerpo de redondeces sensuales, quien tiene el metabolismo lento engordará fácilmente comiendo lo mismo e incluso llevando una vida más activa que la primera”, aconseja la psicóloga.

La naturalidad nos hace irresistibles

Una de las claves del atractivo natural, según Villalba, es la salud “que suaviza los rasgos y los gestos, da brillo a los ojos, abre la franca sonrisa, y hace fluir la energía por todo el organismo. Por el contrario, los trastornos físicos y mentales encogen el cuerpo, hunden el pecho y dan rigidez a los rasgos”.

Otro ingrediente del sex-appeal innato es la naturalidad, ya que según la psicóloga “la mayoría de las personas nos sentimos atraídas por la gente con apariencia de normalidad, frescura y sin demasiados artificios, mientras que a los “bellos” los mira todo el mundo pero no muchos se les acercan”.

Para Villalba, el tercer pilar de nuestro atractivo es la higiene, ya que “sin limpieza no hay atractivo que valga. Nada  más hermoso que el pelo, los dientes, las uñas todos brillantes y cuidados, la piel fragante e hidratada, la ropa aseada”.

Para atraer a los demás, también es fundamental mantener la serenidad; es decir, esa “paz de espíritu que emana de dentro hacia fuera”. Según la psicóloga, “las personas que muestran ese estado de conciliación interior, resultan inevitablemente seductoras, a diferencia de quienes dejan traslucir ansiedades y neurosis”.

Cultiva el humor inteligente

Por último, Villalba aconseja cultivar el humor inteligente, porque “nadie puede resistirse a una persona ingeniosa, simpática, culta, franca y confiable, que sabe escuchar y decir cosas que interesan. “No hay nada más sexy que la inteligencia”.

¿Por qué somos atractivos? Algunas investigaciones recientes confirman que la belleza es un concepto relativo y subjetivo, y muestran que en lo que cada persona considera seductor influyen desde la simetría corporal y la genética, hasta la actitud y las emociones de cada uno, pasando por los estereotipos culturales y los modelos difundidos por los medios de comunicación.

De acuerdo a una serie de trabajos publicados en la revista estadounidense de Psicología Social Aplicada, el atractivo físico es una construcción social determinada culturalmente y que varía según patrones de estética y tendencias que dicta la moda, los cuales a su vez influyen sobre las relaciones sociales, y la valoración de la propia imagen corporal.

Según el principio “todo lo bello es bueno”, propuesto por los psicólogos sociales K. Dion, E. Berscheid y E. Walster, “hemos aprendido a catalogar a la gente según las pautas que han ido trasmitiendo sobre todo los medios de comunicación y el cine, que establecen de antemano las caras que corresponden al bueno y al malo”.

La alegría, sabiduría y amor también atraen

Las investigadoras norteamericanas Nancy Etcoff y Susie Orbach han analizado la relación de las mujeres con la belleza, su grado de satisfacción y cómo influye en su bienestar, concluyendo que además del atractivo físico, el concepto de lo bello también abarca la felicidad, la dignidad, la bondad, la sabiduría, el amor, la realización de uno mismo y la autenticidad.

Según estas expertas, las mujeres conciben la belleza como algo más que el cuerpo, incluyendo en el atractivo de una persona, su carácter y grado de pasión.

«Cuanto más te cuides, mejor aspecto tendrás y mejor te sentirás anímicamente»

Para fortalecer nuestra propia imagen, la psicóloga Patricia Villalba aconseja hacer una lista de los aspectos que consideramos parte nuestra, y en la que han de figurar las cosas que nos gustas hacer, la cosas que podemos hacer bien, si somos físicamente activos, si somos creativos, artísticos y cultivados.

¿Me gusta aprender?, ¿soy solidario?, ¿soy sociable?, ¿me intereso por mi salud?, ¿cultivo los valores en los que creo?, son algunas de las preguntas que la psicóloga recomienda respondernos para reconocer nuestro atractivo personal.

Con esa lista podemos construir un retrato objetivo de lo que somos por dentro y fuera. “Esa es la imagen que trasmitimos a quienes nos rodean. Somos un todo. No hemos de desequilibrar nuestra personalidad dedicando más tiempo, pensamientos, energía y recursos, a nuestra imagen física que al resto de nuestras cualidades. Hemos de cultivarlas todas”, señala Villalba.

Mente seductora

De acuerdo a la escritora Eva Gizowska, experta en bienestar y psicología afincada en Londres y autora del libro Seducción: 100 consejos para atraer, existe una serie de maneras completamente cautivadoras de ser irresistible.

Según esta escritora, “no hace falta ser guapo para resultar atractivo. Más que un cuerpo atractivo, lo que cuenta es tener una mente seductora. La seducción no tiene que ver con la perfección física, sino con la forma de actuar”.

De acuerdo con Gizowska, “ser seductor puede implicar multitud de cosas diferentes, como el modo de mirar, tocar o hablar, que muestran una intención subliminal. Pero sobre todo radica en tener sentido del humor, ser una persona cariñosa y cálida, en vez de fría y manipuladora”.

Para aprender a utilizar esa arma poderosa llamada atractivo natural, Gizowska aconseja elaborar una lista de al menos veinte aspectos de su cuerpo que valore y aprecie: por ejemplo, “tengo unas piernas largas, un pelo bonito, una piel suave, un cuello esbelto, etc. Entonces debes centrarte cada día en una de esas partes y mimarla. El “día de las piernas”,  dales una masaje, hidrátalas y sal dar un paseo”.

“Cuanto más te cuides, mejor aspecto tendrás y mejor te sentirás anímicamente”, señala la experta.