Agenda

3 libros para leer antes de que finalice febrero

Si te quieres aventurar al mundo de las historias que mezclan lo real con la fantasía o la imaginación para hacer finales alternos en una etapa de la historia; darle vida a objetos inanimados, voz a los seres que comparten tiempo y espacio con nosotros, pero no lenguaje, entonces estos tres libros serán la mejor opción.

Evangelia

Si uno busca en internet la palabra ucronía, podrá encontrar definiciones como “reconstrucción de la historia sobre datos hipotéticos” o “género literario que puede denominarse como novela histórica alternativa”. La idea de esta corriente es aventurarse a narrar datos históricos que pudieron ser posibles. Historias como 11/22/63, de Stephen King,o la película Bastardos sin gloria, de QuentinTarantino, son ejemplos de tramas ucrónicas.

Éste es el caso de la novela de David Toscana (Nuevo León, 1961), Evangelia, en donde el “hubiera” permite el desarrollo de una historia en la que, de la mano del escritor, el que lee se imagina lo que pudo haber pasado si el primogénito de María hubiera sido mujer.

Con una fuerte carga irónica y un conocimiento portentoso de la Biblia, Toscana desarrolla maravillosamente la vida de Emanuel, la primogénita de María, desde su nacimiento hasta que se convierte en la redentora de los judíos. Y uno podría preguntarse, ¿qué habría pasado si esto hubiera sido cierto?

Trancapalanca

Julio Cortázar decía que “la novela gana siempre por puntos, mientras que el cuento debe ganar por knock-out”, y esto aplica perfectamente a los textos escritos por Élmer Mendoza (Sinaloa, 1949) en Trancapalanca, libro de cuentos donde se exploran los terrenos de la creación literaria. Con una mezcla de ironía, rompimiento temporal, intervenciones tipográficas, así como el uso de espacios en los párrafos para darle un ritmo o sentido particular, los cuentos se construyen para que uno como lector se adentre y participe en el juego narrativo, explote y se sacie con los finales catárticos.

Mendoza es, sin duda, considerado representante de la llamada narcoliteratura en el norte del país, por ser autor de las novelas cuyo protagonista es el detective Edgar “El Zurdo” Mendieta y su compañera Gris Toledo.

Asimismo, este autor se caracteriza por tener un oído desarrollado, ya que describe con maestría los tonos, los dichos y las variantes lingüísticas de sus personajes. Además, retrata con fidelidad el desarrollo y el horror detrás de la corrupción política o las muertes frente a la guerra del narcotráfico.

Elvis nunca se equivoca

La prosopopeya es una de las figuras retóricas que los escritores utilizan para darle vida a objetos inanimados o cualidades de personas a seres irracionales. Como ocurre con las Fábulas, de Esopo, donde son animales quienes piensan y hablan como personas.

Éste es el caso de Elvis nunca se equivoca, una novela escrita por Rodrigo Morlesin (Ciudad de México, 1972) e ilustrada por Satoshi Kitamura (Tokio, 1956), que cautiva de inicio a fin. Con un lenguaje sencillo, Elvis, un perro callejero como cualquier otro, nos relata sus peripecias y la búsqueda de una familia. La historia está llena por ese halo de inocencia (faltante en nuestra sociedad) que irradian los cachorros.

Bienestar

6 preguntas que debes hacerte antes de buscar pareja

¿Cómo vas a festejar el día de San Valentín? Si tienes novio(a) seguro harán algo romántico, pero si no tienes y tus amigos estarán ocupados con tu pareja, seguro te empezará a hacer ruido la idea de comenzar una relación, si en verdad así lo quieres, entonces toma en cuenta estas preguntas que la especialista de una de las plataformas más importantes de citas por internet match.com,Valeria Shapira, comparte para reflexionar si realmente se quiere una relación o sólo es momentáneo.

  • ¿Te quieres bien?

Si tu autoestima está por el piso, si te criticas por todo lo que haces o dejas de hacer, si no estás cómodo contigo, es hora de que trabajes en ti mismo antes de salir a buscar una pareja. Para atraer un buen amor primero hemos de sentirlo por nosotros. Un buen amor de pareja comienza por nuestro cuidado interior y el de quienes nos rodean.

  • ¿Te aceptas?

Aceptarnos no significa carecer de autocrítica sino entender que somos seres únicos en evolución y cambio permanente. Por lo tanto, siempre tendremos aspectos en los que trabajar para ir creciendo. Eso requiere poder observarnos, determinar qué nos gustaría modificar y accionar. Aunque suene raro, para cambiar primero hemos de aceptarnos tal como somos aquí y ahora. Y desde allí empezar.

  • ¿Sabes lo que quieres?

Quien no sabe lo que quiere encuentra lo que no debe. Cuando tenemos claridad en lo que deseamos no perdemos tiempo ni se lo hacemos perder a los demás. Un excelente ejercicio para clarificar hacia dónde queremos ir en materia sentimental es tomar lápiz y papel y anotar las cualidades que deseamos – y las que no – en una pareja y qué estamos dispuestos a brindar de nosotros a esa persona.

  • ¿Te centras en lo que tienes o en lo que te falta?

Focalizar en pensamientos positivos y de aceptación hace que atraigamos a personas que vibran en la misma frecuencia. Lo que pensamos y decimos es la realidad que creamos. Cuando nos expresamos con frases como “nunca me van a querer bien” cerramos las puertas a una buena relación. Para ser prósperos en el amor no podemos funcionar con sentimientos de carencia.

 

  • ¿Buscas a alguien que te complete?

Si estás buscando una pareja para que te haga sentir mejor, llene tus vacíos, tape tu sensación de soledad o te haga sentir “completo” estás atrayendo una relación olvidable. Nadie completa a nadie. Somos seres íntegros en nuestra individualidad y hemos de trabajar en ella. Suponer que alguien hará ese trabajo por nosotros es infantil e ingenuo. Caminar de a dos y nutrirse en ese intercambio es un paso posterior.

  • ¿Estás dispuesto a soltar?

Para comenzar a escribir una historia de amor hay que hacer las paces con el pasado y enamorarse del presente. Esto implica estar dispuesto a dejar de aferrarse a apegos de viejas relaciones. Soltar no significa olvidar sino no quedarse a vivir en los recuerdos y permitir que entren nuevas experiencias.

Recuerda, para amar bien hay que amarse bien.

Bienestar

19 razones para estar agradecido en esta época

Entre las tareas del dia, el tráfico, los pendientes que nunca terminan, el drama que a veces nos rodea, es fácil dejarse envolver por una nube de negatividad y olvidar todas esas pequeñas -y grandes- cosas que positivas que damos por sentado.

Aunque el Día de Gracias sólo se celebra en Estados Unidos, tal vez la fecha sea una buena excusa para recordar aquellas cosas por las que hay que sentirse agradecido:

1. Estás vivo y respiras.

Pitch on FOX pitch pitchonfox breathe calm down

2. Puedes leer esto, así que puedes leer otras grandes obras literarias y sumergirte en increíbles historias en cualquier momento.

HULU tv nbc scrubs reading

3. Tienes trabajo.

work happiness mercoled

4. Si no tienes trabajo, tienes tiempo libre.

MisterWives music school sunglasses relax

5. Tienes tan siquiera una persona -tal vez muchas- que te consideran un amigo.

friends hug friend black girls blackpeople

6. Y tienes a ese amigo, que siempre estará ahí para ti.

Miss Stevens love friends hugs group hug

7. Hay una persona en el mundo que está pensando en ti.

Spring Breakers friends hug ocean sunset

8. Por las veces que la lluvia te agarra justo cuando estás entrando a casa y ya no tienes que salir.

sad person of interest michael emerson harold finch window rain

9. Los fines de semana que se sienten más largos.

kim kardashian tired sleep keeping up with the kardashians sleeping

10. Por los puentes en los que te puedes escapar de la realidad.

movies beach driving scenery roadtrip

11. Cuando llegas al banco y no hay fila.

azealia banks finger guns 212

12. Las tardes con frío en los que nadie te busca y tienes tu chocolate caliente, Netflix y una cobija para ser feliz.

snow cake

13. Esos momentos en los que recuerdas a tu Ex y ya no sientes nada.

happy smile smiling blake lively smirk

14. Cuando recibes un mensaje de un amigo que vive lejos y se acordó de ti.

Google reaction happy friends video

15. Cuando prendes la TV y tu película favorita apenas está empezando.

filmeditor tv sacha baron cohen borat remote control

16. Porque tienes zapatos en tus pies.

PUMA cinemagraph shoes sneakers city living

17. Porque tienes Internet y estás conectado a una infinidad de posibilidades.

spiderman texting t-rex cell phone

18. Por los días difíciles y por todo lo que te enseñaron.

love sad cuddle bad day snuggle

19. Porque ya no eres la misma persona que el año pasado… ya creciste un poco más.

music video smile smiling justin justin timberlake

Psicología

¿Puede un hijo saber más que sus padres?

La idea es clara e incluso obvia: una vez que nos decidimos a ser padres, debemos ser los que ilustran, aquellos que, con su ejemplo y enseñanzas, convertirán a esos pequeños seres en hombres y mujeres de provecho.

Por lo menos en México (y seguramente en el resto del mundo también), la tradición y el anhelo de los padres es que sus hijos lleven una mejor vida que la de ellos y una de las claves es estudiar. Un padre obrero o empleado es feliz al criar un hijo con licenciatura. Por ejemplo, mi madre, nacida en Tamaulipas en los años 40, no pudo estudiar por ser mujer, se quedó con las ganas de hacer una carrera universitaria y suplió esta carencia con muchos cursillos y con la esperanza de que su hija la reivindicaría consiguiendo el título que ella no pudo tener.

Sin embargo, más allá de lo que podamos desear para nuestros hijos o enseñarles, ¿qué podrían enseñarnos ellos a nosotros? Y no nos quedemos en sentimientos y aptitudes como amor, perdón, tolerancia, perseverancia y demás, enfoquémonos en cosas realmente prácticas que, en los tiempos que corren, logran que los papeles se inviertan y nuestros vástagos se conviertan en improvisados profesores.

Las nuevas tecnologías, por supuesto

Aquellos que nacimos en los años 70 pasamos nuestra infancia entre teléfonos de disco y máquinas de escribir manuales, parándonos para cambiarle de canal a la tele y buscando unos locales de maquinitas de video llamadas coloquialmente “chispas”. Ahora, ya entrados en el cuarto piso, les pedimos a nuestros hijos adolescentes que nos abran páginas en redes sociales, que nos bajen alguna aplicación en el celular y, en principio, que nos enseñen cómo contestarlo.

El mayor beneficio de esta instrucción a la inversa es la entrada de nuevas ideas, así como una mayor socialización dentro del núcleo familiar

La investigadora colombiana Teresa Correa realizó en 2015 un estudio sobre qué tanto influían los jóvenes (de entre 12 y 18 años) en sus padres con respecto al uso de las nuevas tecnologías. El resultado fue que, efectivamente, la transmisión de los conocimientos tecnológicos se llevó a cabo en un 40% “de abajo hacia arriba”, es decir, que los hijos son quienes les enseñan a sus padres. Se tomaron en cuenta diversos factores, como el nivel socioeconómico y el género. El mayor beneficio de esta instrucción a la inversa es la entrada de nuevas ideas, así como una mayor socialización dentro del núcleo familiar. También se encontró que, mientras menos autoritario fuera el hogar, más se beneficiaban sus integrantes. Además, fueron los niños varones quienes más asesoraban a sus padres. Y lo cierto es que un buen número de progenitores se negó a aceptar que su hijo le enseñó a usar una laptop.

Pero no sólo en el uso de dispositivos de comunicación nos superan los jóvenes. En noviembre de 2014, 17 alumnos de la Escuela Mexicana de Robótica RobotiX asistieron a la nasa para concursar en proyectos de investigación y obtuvieron el primero y el segundo lugar por sus sofisticados diseños de robots.

Asimismo, cada año se llevan a cabo en el Reino Unido los TeenTech Awards, que premian innovaciones tecnológicas inventadas por los adolescentes, con el objetivo de construir un mundo mejor. Sólo por dar algunos ejemplos, en 2015 ganaron proyectos como: unos zapatos que aprovechan la energía generada al caminar y la utilizan para recargar dispositivos; una aplicación que calcula el valor monetario de las tareas en el hogar, y algo aún más humanitario, una llave que regula la distribución de agua en diversas regiones pobres de África, así como un detector de enfermedades de transmisión sexual (un condón que cambia de color al entrar en contacto con alguna de éstas), lo que nos lleva a comentar otro asunto en el que nuestros hijos nos superan.

Educación sexual

Puedo resumir en una palabra lo que aprendí de sexualidad en mi niñez: nada. Mi maestra de sexto de primaria nos contó que los espermatozoides fecundan a los óvulos, pero dejó para más tarde la explicación de cómo es que los espermatozoides, que están en el cuerpo del hombre, llegan a los óvulos, que se encuentran en el cuerpo de la mujer.

Mientras más informado esté un niño sobre sexualidad, se sentirá mejor preparado para ejercerla responsablemente cuando llegue a la edad adulta.

La época de explicar el sexo con abejitas y flores terminó. Estamos en tiempos de enfermedades de transmisión sexual y de escándalos sexuales provocados por la pedofilia. Los niños no pueden quedarse en blanco con respecto a temas que los podrían poner en riesgo. Por ello, en 2010 la UNESCO publicó un documento titulado “Orientaciones Técnicas Internacionales sobre Educación en Sexualidad”, cuya intención es hacer hincapié en la enseñanza de cuestiones sexuales desde preescolar. La premisa es que mientras más informado esté un niño sobre sexualidad, se sentirá mejor preparado para ejercerla responsablemente cuando llegue a la edad adulta.

Y sí, los niños del siglo xxi saben mucho más de sexo que lo que sabíamos sus padres a su edad. Están capacitados para decir “pene” y “vagina” sin sonrojarse y ven con gran naturalidad los actuales modelos de familias: las de padre y / o madre s1ngulares, las de dos padres o dos madres, etcétera.

Ecológicamente cultos

Muchos niños de hoy están mucho más conscientes que sus padres del desgaste ecológico de su planeta: saben separar la basura, hacer composta, y no faltan los que se niegan a comer carne una vez que se percatan de que los animales son sacrificados para el consumo humano.

Éstos son sólo tres temas que nos hablan de lo que nuestros hijos pueden enseñarnos; no los podemos subestimar ni sobreproteger, tal vez sería más inteligente dejarlos aprender, equivocarse y darles la oportunidad de demostrar de lo que son capaces.

Foto: asife / Foto de archivo