¿Cómo sé si tengo una mala alimentación? Fácil, si sueles ingerir comida chatarra, fritangas y harinas, lo más probable es que eso afecte tu estado de ánimo e incluso provoque algún tipo de depresión.

Por Shantale Carrera

 

Foto: Flickr

Seguramente habías escuchado que los intestinos son conocidos como el segundo cerebro y no precisamente porque te permita resolver problemas físico-matemáticos, sino porque contiene más neuronas que la misma médula espinal. Estas células son las que se encargan del proceso de digestión y de varias de nuestras emociones.

La microbiota intestinal está compuesta de millones de bacterias que se requieren para proteger al sistema digestivo y también está relacionada con la depresión ya que produce serotonina y triptófano, que es un aminoácido regulador de la serotonina (conocida también como la hormona de la felicidad). Al tener altos niveles de ésta en el cuerpo, nos sentimos felices, plenos y en bienestar. Curiosamente cuando eso ocurre, disminuye considerablemente el antojo por la comida chatarra. Es como un círculo vicioso, pero a la inversa.

Publicidad

Pero no hemos aclarado por qué es tan importante lo que comemos para evitar la depresión. Resulta que entre el 75 y el 90% de la serotonina de nuestro organismo se produce en los intestinos, es por ello que lo que comemos afecta directamente nuestro estado de ánimo.

La pregunta lógica que seguiría entonces es: ¿dónde se pueden encontrar los aminoácidos y los nutrientes necesarios para crear serotonina? En los siguientes alimentos:

  • Carne magra (pollo y pavo)
  • Salmón
  • Plátano
  • Lácteos
  • Alcachofa
  • Chocolate
  • Frutos secos como almendras, pepitas y nueces

Para garantizar una buena ingesta de aminoácidos y grasas (buenas), procura llevar siempre contigo un sándwich de pan integral y pechuga de pavo. Además, trae siempre frutos secos para hacer colación.

Foto: Shutterstock

No pierdas de vista que:

  • Lo que comes afecta tu estado de ánimo. Una dieta alta en azúcares, grasas y pobre en vitaminas, minerales y antioxidantes está directamente relacionada con estados de ánimo depresivos
  • Los intestinos son tu segundo cerebro, así que aliméntate sanamente para así sentirte feliz
  • Las pepitas de calabaza son ricas en triptófano y éste produce serotonina (la hormona de la felicidad)
  • Consume mucha fibra para que tu microbiota intestinal esté sana y tu ánimo pueda mejorar
  • Las leguminosas son ricas en magnesio y vitaminas (B1, B3, B6, B9), esenciales para el funcionamiento del sistema nervioso
  • El exceso de azúcares disminuye la función de la vitamina B y afecta tu ánimo y energía
  • Los probióticos mejoran la salud de la microbiota intestinal
  • También una deliciosa taza de chocolate caliente aumenta el nivel de serotonina y pinta una sonrisita en tu cara, así que ya lo sabes

 

Dra. Julia Salinas Dücker, Médico especialista en nutrición y vocera oficial de Tupperware Brands México