Robert Brengsdal, un chofer australiano, prefirió ver la cinta El Último Jedi antes que divertirse con la actriz.

Por Enrique Navarro

 

Foto: Shutterstock

Si ya es difícil pensar en alguien que no suspire por Margot Robbie, resulta increíble que alguien prefiera ver la nueva película de Star Wars que irse de fiesta con la australiana.

Pero este hombre existe: su nombre es Robert Bregnsdal y es conductor de Uber en Queensland, Australia, –ciudad natal de la rubia-.

Publicidad

Según el portal NME, la protagonista de Suicide Squad invitó al chofer a una fiesta apenas terminó su viaje, pero él declinó la oferta, en parte porque simplemente no la reconoció.

“Ellos parecían tan aterrizados, normales, amistoso y elocuentes”, dijo Robert sobre su encuentro.

“Después del viaje, ella me invitó a la casa de la fiesta. Dije que no porque iría a ver Star Wars con los chicos, y su esposo se río diciendo: ‘no te has dado cuenta de quiénes somos'”.

🍹

A post shared by @ margotrobbie on

Así fue como este hombre se quedó para siempre con la duda sobre cómo sería ir de fiesta con Margot Robbie, aunque aún puede presumir que, durante el viaje, platicó con ella sobre vodka.