Años enteros bajando el cristal del auto y aspirando profundo al pasar cerca de la planta de Modelo por Río San Joaquín y hasta hoy me entero de lo que ocurre detrás de esa tremenda construcción. Les comparto el dato #NiceToKnow

Por Shantale Carrera

 

 

Foto: Cortesía Grupo Modelo

El lugar exacto es más bien Lago Alberto, pero con fines prácticos siempre decimos que pasar por San Joaquín es un agasajo por cómo huele. Después se entera uno que lleva desde 1925 como un icono de la ciudad, a cuya inauguración –por cierto– acudió el que fuera presidente en aquellos años, Plutarco Elías Calles (digo, para ponernos en contexto).

Foto: Cortesía Grupo Modelo
Publicidad

Nomás por puro morbo, pregunté en una visita guiada a la que nos invitaron a algunos periodistas, que cuánta gente trabaja allí y me llevé una sorpresa, pues alrededor de 2500 almas van diariamente a la planta cervecera de donde salen trailers llenos de Corona, Victoria, Negra Modelo y Modelo Especial (seguro alguna te suena) para distribuir a más de 180 países.

Foto: Cortesía Grupo Modelo

Cuando ves negocios de esa magnitud, con tantísima gente viviendo de ello y notas que en cada rincón del mundo al que viajes encuentras su producto, dices: sí hay fórmula de éxito, algo están haciendo bien.

No sé ustedes, pero cada vez que vuelva a pasar por allí o a toparme con una chela de Modelo (seguro eso ocurrirá con mayor frecuencia que lo primero, gulp!), me sentiré un poco más orgullosa de lo que sí ocurre en México. Está muy cañón el nivel de producción y logística que manejan. Pero #EstoyBien no se preocupen, solo un poco impresionada.