Admitámoslo. Es prácticamente IMPOSIBLE hacer dieta en diciembre y pues sí, ¿quién no disfruta el pavo, los ravioles y los drinks a cualquiera hora, todos los días de la semana?

Por Andrea Sánchez

Como sabemos que es más factible hacer ejercicio que pararle a la tragadera, los entrenadores profesionales de Energy Fitness (energyfitness.com.mx) hicieron una rutina para que puedas hacerla desde casa, te mantengas fit y no culpes a las fiestas por esos kilitos (muy legales) de más. Solo necesitarás un banco, pesas rusas y una pelota fit ball.

Ejercicio 1. Plancha en banco con pesas rusas

Coloca tus pies sobre un banco y apoya tus manos sobre dos pesas rusas. A continuación realiza una serie de toques sobre el hombro opuesto manteniendo el abdomen contraído en todo momento para tener balance durante toda la serie. Haz cuatro series de 40 segundos.

Ejercicio 2. Giros con piernas juntas

Sentado con las manos apoyadas atrás, dibuja círculos hacia un lado y sin bajar las piernas cambia de dirección al momento correcto. Mantén las piernas juntas y el abdomen contraído a lo largo de todas las series.  Haz tres series y 20 segundos por lado.

Ejercicio 3. “V-up” con pelota
Publicidad

Recuéstate boca arriba con una pelota (Fit ball) y realiza intercambios entre manos y piernas apretando la pelota en todo momento, manteniendo el ombligo lo más adentro posible. Haz cuatro series con 20 repeticiones en cada una.

Ejercicio 4. Toques de talón

Mantente boca arriba con las plantas de los pies apoyadas en el piso, extiende tus brazos e intenta tocar los talones en dos tiempos. Debes hacer cuatro series con 20 repeticiones.

Ejercicio 5. Rodillas y puntas en paralelas

Y para cerrar, una serie de abdominales. Haz tres series con 30 repeticiones en cada una.

Foto: Pexels

La rutina está pensada para que hombres y mujeres la puedan hacer. Obvio no por hacerla mágicamente todo lo que comieron desaparecerá; esta rutina es ideal para crear un balance, no excederte “taaaaanto” y no parar con el ejercicio, porque recuerden que el cuerpo es muy celoso y si dejas de ejercitarte –aunque sea una semana–, el regreso a la rutina pega duro.