"NoMo": las mujeres que han decidido decirle “no” a la maternidad | S1ngular
Especial

“NoMo”: las mujeres que han decidido decirle “no” a la maternidad

“No estoy destinada a ser madre sólo por tener útero”, “Mi trascendencia no se limita a dar vida”, “Tengo derecho a disfrutar la vida sin sacrificios”, “No hay instinto maternal en mí”, “No tengo tiempo ni ganas y sólo cuento con una vida”, “La maternidad es un largo camino de entrega que me parece innecesario vivir”, “No quiero tener hijos porque yo sí lo he pensado”, “La maternidad representa desventajas para la mujer y no estoy dispuesta a vivirlas”, “Los hijos te parten la vida, te quitan los sueños y te alejan del éxito”, “A mí esa alerta del reloj biológico no se me prende”, “Las mujeres no deberíamos justificarnos de no querer ser madres, se trata simplemente de decir no y listo”.

Son mujeres que forman parte de una tendencia mundial que cada vez crece más en los países occidentales; las llamadas NoMo (Not Mother), quienes levantan la voz, hacen visible su elección y asumen las consecuencias.

La escritora chilena Lina Meruane, en su libro Contra los hijos, dice que son la “revolución-de-los-sin-hijos”. Lo que está en el fondo de esta decisión, apunta, es que son mujeres que por primera vez se preguntan por qué no tener hijos.

Yanina Ávila González, antropóloga, lo define como un hecho histórico porque cuestionan que la maternidad sea “el núcleo natural y fundante de la identidad femenina”. Advierte que elegir y conducir sus vidas sin prestar atención a los mandatos o a las creencias externas es una gran transformación.

1b_NOMO

No es gratuito que el papa Francisco, quien observa la tendencia en los países europeos, y en Estados Unidos, critique la opción de no tener hijos como una elección “egoísta e irresponsable”, y afirme que tenerlos “es un don y un regalo, más que una realización”.

Al parecer, la palabra egoísmo ha perdido su fuerza demoledora para millones de mujeres que en distintos lugares del mundo apuestan por un estilo de vida diferente. “Teoría de las preferencias”, la llama la socióloga Catherine Hakim, quien realizó una investigación en 25 países para saber qué había detrás de la decisión voluntaria de no tener hijos. En esta investigación se encontró que muchas mujeres no quieren hijos y prefieren priorizar un estilo de vida; son una minoría, advierte, pero han revolucionado los parámetros demográficos.

Según el Centro de Investigaciones Pew, en Estados Unidos, la presión social ha disminuido y la decisión de tener hijos es una opción individual. Además, no están de acuerdo con que la gente sin hijos “vive vidas vacías”, y algo más subversivo: consideran que los niños son cada vez menos vistos como eje central de un buen matrimonio.