Es temporada de apareamiento y los dos últimos pandas sobre la Tierra tienen la responsabilidad de preservar su especie, pero el macho se enamora de un cocodrilo…

Por Enrique Navarro

Los dos últimos pandas sobre la Tierra deben preservar la especie. Eso dictan los cánones, las tradiciones y la madre naturaleza. Por eso, Gwo Gwo (José Ramón Berganza) y Marion (Paola Arrioja) se lo toman tan en serio: ensayan cómo será el cuidado de su bebé, su rutina como pareja y, por supuesto, el acto de concepción.

Y aunque están convencidos de su tarea, hay algo que no les permite concretarla. Tienen dudas y un cocodrilo llamado Chester (Pablo Perroni), con su elegancia, gallardía y seducción, ayuda a potenciarlas. Es este reptil quien termina por enamorar al panda macho, al Panda Malo.

Foto: Cortesía PinPoint Comunicación.

En esta obra, que se estrenó el lunes 15 de enero en el Foro Lucerna, los tres animales son estudiados por unos científicos –que aparecen en pantallas sobre lo alto del teatro– que representan a una sociedad que dicta el rol, sexualidad y cómo debe comportarse cada individuo.

Publicidad

“Es un cuento pequeño que trata de muchos temas por demás importantes. Nuestro eslogan dice: ‘aunque la naturaleza dicte una cosa, ¿quién te dice qué eres o qué debes ser?’. Aunque la expectativa en general de ‘ellos’ sea que te comportes o hagas ciertas cosas, la realidad es otra. Es un himno a ser libre y ver desde dentro lo que uno quiere”, compartió Pablo Perroni, actor y productor.

Foto: cortesía PinPoint Comunicación.

Un escenario, rodeado por la gradería en sus cuatro lados, recrea esa especie de bosque en la que se encuentran los animales. De cuatro cubos van obteniendo los recursos vitales que, sin saberlo, les son enviados por sus analistas. Ahí dan tumbos y vueltas. Ruedan, pelean y retozan entre especies.

“Ha sido muy divertido explorar a partir del animal, de olvidarte del ‘deber ser’, explorar, subir y bajar. Las primeras exploraciones las hacíamos con el cuerpo para saber cómo se siente (ser un panda) y dónde se siente pesado”, explicó Paola.

Foto: cortesía PinPoint Comunicación.

“Hubo que jugar un poco como lo hacen los niños. Para nosotros es una obra muy lúdica e infantil en ese sentido. Creo que potenciamos nuestras personalidades”, añadió José Ramón.

En esta obra, escrita por Megan Gogerty y dirigida por Miguel Santa Rita, hay un inteligente trabajo de comedia, de esfuerzo físico para los actores y, sobre todo de coyuntura.

“Sí queremos contar esta historia. Creemos que es importante que en este momento se escuche el mensaje, es necesario que se vea.”

“Tiene un discurso personal sobre libertad, apertura y querernos bonito”.

Santa Rita

Panda Malo se presenta todos los lunes, a las 20:30 horas, en el Foro Lucerna. Esquina de Milán y Lucerna, Colonia Juárez.