Un escenario muy simple, con solo unos sillones y un armario es lo que da la bienvenida al público del Foro Shakespeare, aprovechando sus últimos meses de existencia. Oscar Uriel, BH5 y La rama de teatro han apostado por una adaptación de El jardín de los cerezos, de Antón Chêjov, publicada originalmente en 1904. Justo después del cambio de era y del fin de la aristocracia rusa, hechos que inspiraron profundamente al autor para su creación.

Por Laura Uribe

 

No hay anuncio de primera, segunda o tercera llamada, entra en escena la actriz Ana Beatriz Martínez –quien interpreta a Varia–, tocando el violín y el público sabe que hay que callar. La historia ha empezado. Concepción Marqués y Alejandro Morales son los protagonistas de la primera escena, ahí nos enteramos que ambos personajes están esperando a la familia que solía vivir en la casa en la que están ellos ahora.

Foto: Facebook La Rama de Teatro

La historia gira alrededor de la hacienda de los cerezos, lugar que se vuelve un personaje más y que desencadena los hechos principales de la historia. Tras vivir cinco años en París, Andrea (una extraordinaria Blanca Guerra) regresa junto con su hija Ana (Adriana Llabrés) a su hogar, la hacienda, la cual está a punto de ser subastada ya que, por una mala administración la familia, ahora están prácticamente en bancarrota.

Publicidad

El problema viene cuando Alex (Alejandro Morales) hijo de uno de los ex sirvientes de la familia les anuncia que la única manera de que conserven la casa y el terreno es derribando los árboles de cerezos para construir edificios de departamentos, pero estos tienen un valor sentimental muy fuerte para toda la familia, especialmente para la matriarca, Andrea.

Con una duración de 1 hora con 50 minutos sin intermedio, El jardín de los cerezos muestra, además de la historia de una familia que cayó en desgracia, los descuidados engranajes de una sociedad cambiante, no olvidemos que el contexto de la obra original es el cambio de siglo y el fin de las viejas costumbres aristocráticas.

“Lo que queríamos con esta obra es que la gente se viera reflejada”.

“Es una experiencia para el público amante de Chéjov. Soy muy afortunada de poder interpretar a Andrea, cada noche en función me exijo muchísimo”, dijo Blanca Guerra en entrevista.

“Angélica tiene muy clara su propuesta con esta adaptación, es una obra que tiene una gran vigencia, no estamos viendo algo que desconocemos. Así nos comportamos los humanos. Lo que vivimos actualmente como sociedad, el cómo nos quedamos pasmados ante los cambios” añadió Guerra sobre la directora Angélica Rogel, quien tiene en su currículo créditos de dirección por producciones como La piel de Venus y Riñón de cerdo para el desconsuelo.

El jardín de los cerezos estará en la cartelera del Foro Shakespeare hasta el 10 de enero, con funciones todos los días excepto el 24 y 31 de diciembre. Los boletos tienen un costo de $350 pesos.